Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Un documento penoso

| 104

Cuba. Foto: Abel Padrón Padilla/Cubadebate

Ha circulado una declaración conjunta sobre derechos humanos en Cuba, elaborada por el Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos, el Centro Hutchins de Investigaciones Africanas y Afroamericanas y el Instituto de Investigaciones Afrolatinoamericanas de la Universidad de Harvard.

La amplitud de los respectivos campos de trabajo de estas instituciones, así como las zonas que comparten, hace pensar que esta confluencia para la confección y presentación pública sólo puede deberse a una situación absolutamente excepcional de las comunidades afrolatinoamericanas y afroamericanas; de esta manera, mientras que la coincidencia entre campos de acción se verifica en el nivel las poblaciones afrodescendientes del continente, podemos imaginar la existencia de una suerte de “efecto de derrame” que se traduce en que lo apuntado en el documento también opera como ejemplo o guía —cuando menos— para grupos subalternos de Latinoamérica (por ejemplo, indígenas) y minorías (por ejemplo, hispanos) en los Estados Unidos.

Fui becario del Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos en el año 2000 y del Centro Hutchins de Investigaciones Africanas y Afroamericanas junto con el Instituto de Investigaciones Afrolatinoamericanas de la Universidad de Harvard en el año 2016; aunque no tengo total certeza de ello, creo haber sido el único cubano residente en la Isla que ha gozado de semejante condición en estas tres instituciones. Dado que, además de esto, soy escritor y negro, la invitación a diálogo en la que insiste el documento y la atención que deposita en grupos afrodescendientes cubanos me estimulan a compartir algunas valoraciones.

El documento se anuncia realizado por “unidades de investigación y docencia”, propone una “enérgica condena a la reciente represión del gobierno cubano contra artistas y activistas que buscan la libertad artística y la libertad de expresión.” y llama al alineamiento con dicha posición. ¿Qué hacer con este texto que estima que los medios estatales cubanos desacreditan “activistas incluidos artistas visitantes de Harvard” como "mercenarios" o agentes de gobiernos y organizaciones extranjeras hostiles”, a la misma vez que no dice la más diminuta palabra sobre si realmente existen mercenarios (sin entrecomillar), agentes de gobiernos y organizaciones extranjeras operando contra la estabilidad nacional en Cuba y financiados con dinero procedente de los Estados Unidos. No de organizaciones privadas, sino con presupuestos estatales, anualmente asignados para cambiar (sea cual sea esta) la realidad nacional cubana.

¿Hay alguna conexión entre la entrega de estos fondos en manos de actores cubanos y las actitudes políticas (y las expresiones públicas organizadas como actos de oposición) de tales actores? No incluir, como parte del panorama de la Isla que dibuja la declaración, aunque sea la consideración mínima de exista algún lazo de causa-consecuencia entre financiación-proyección política, o es un caso de inocencia alucinante o un típico ejemplo de conducta de avestruz, con la cabeza enterrada en la arena para no ver.

Además de ello, el documento —cuya intención principal es manifestar apoyo a los participantes del llamado Movimiento de San Isidro— propone una genealogía según la cual este acontecimiento surgió como respuesta al “Decreto 349 que criminaliza la creación artística independiente”. Una vez más, el texto prefiere no decir que el Decreto 349 no sólo no criminaliza la creación artística independiente, sino que resulta ser nada menos que aquel que define como sujetos de sanción administrativa e incluso penal los chistes y actos racistas en espectáculos y otros actos públicos dentro del sistema institucional del Ministerio de Cultura, lo mismo que en espacios no-institucionales de presentación artística. Aquí debe ser agregado que el decreto, que nunca fue aplicado a ningún artista, fue debatido entre autoridades culturales y artistas en encuentros sostenidos al efecto en todas las provincias del país en ambientes de diálogo constructivo.

Utilizar la pobreza histórica de más de 200 años, en San Isidro (“es un barrio pobre habitado mayoritariamente por afrodescendientes”, dice el documento), iguala temporalidades diferentes y —sobre todo— aligera, hasta prácticamente borrarlo, el enorme impacto dignificador que en las poblaciones del lugar tuvo la Revolución cubana de 1959. Es por eso que, en lugar de una masa amorfa de “pobres” (abandonados, alienados, sin acceso a ninguna posibilidad de desarrollo) allí hay —como en los más disímiles espacios de la Isla— policlínicos, escuelas, instituciones culturales, etc., al servicio de un universo de personas de las más variadas profesiones, razas y niveles culturales.

Si bien la pobreza cubana es innegable, identificarla como detonador de incomodidades sociales (articuladas o no en el espacio público) sin decir una línea sobre la responsabilidad inmediata, directa, que en ello tiene la continuada política de embargo/bloqueo de los Estados Unidos contra la Isla durante 60 años, es una decisión doblemente cuestionable: como modelo académico de análisis de un acontecimiento social y como gesto ético.

En este punto, no hay manera de que este embargo/bloqueo no nos obligue a tal toma de posición que afecta todos los campos del pensamiento y la vida; en especial porque depende (para su promulgación y sostenimiento a través de continuas reformulaciones) de la enorme desmesura que existe entre la nación más poderosa en toda la historia humana y una isla subdesarrollada, con una economía débil. A partir de aquí debe ser visto con otra luz si las autoridades de la Isla cometieron (o cometen) los errores que hayan podido ser en la administración de su pequeña economía porque lo que el gesto ético obliga a no callar es que esto ha ocurrido debajo de una de las presiones desintegradoras más violentas que ningún país haya sufrido jamás.

En cuanto al llamado Movimiento de San Isidro, hay unos pocos segundos de una grabación hecha con teléfono celular en la que Luis Manuel Otero Alcántara (la principal figura líder) parece estar respondiendo alguna interpelación crítica que le acaba de hacer una mujer de edad mayor; aquí, en tono de respuesta, Otero, visiblemente disgustado, reprende a la mujer con una frase: “Por eso mereces comer perritos”. Para quienes desconozcan Cuba, la escena habla de humildes paquetes de “perro caliente”, lo cual no es solo lo que esta mujer pobre alcanza comprar, sino lo que en muchas ocasiones el Estado (cuya estructura económica es golpeada sin pausa por las arremetidas diversificadas que se tejen para conformar el embargo/bloqueo) consigue ofrecer a su población. El atractivo de la escena, un instante aislado en la ejecutoria del personaje, unos pocos segundos sin aparente significación, justamente está en que el intercambio hace transparente que “lo real” no trata de artistas oponiéndose a un decreto ministerial, ni de “derechos humanos”, ni de educadas peticiones de “diálogo y comprensión”, sino de la proyección de un actor político situado en la línea del retorno de Cuba al circuito del mismo capitalismo dependiente del que una vez salió.

Si el desaprovisionamiento en condiciones de hostilidad externa es doloroso, lo realmente terrible y deleznable es que Otero, con una vaciedad política total, hace dos cosas espantosas: se presenta a sí mismo como supuesto líder racial, pero le habla a una mujer también negra con el lenguaje de un autoritarismo y una ausencia de empatía que la memoria de esos sectores pobres registra como proveniente de los sujetos de esa hegemonía blanca que desde siempre los reprimió. Y, acaso peor aún, la respuesta lleva implícita la seguridad de que —sea cual sea el modelo de mundo post-socialista que Otero imagina para el país— sectores pobres como los que esa mujer representa (desde San Isidro hasta todas las zonas de pobreza) van a recibir algo mejor.

Por cierto que no se me escapa la facilidad con la cual aquí, en este exacto punto, es tentador introducir un comentario irónico y afirmar que, aunque sea, la persona pobre del mundo post-socialista va a comer mejor; pero entonces habría que sostener también la afirmación de que esta es una verdad universal para cualquier subdesarrollo del capitalismo global o (como he escuchado en numerosas ocasiones) unir dos realidades en alucinante combinación: sostener que el post-socialismo cubano va a estar lleno de posibilidades gracias al alto nivel de instrucción y cultura que hay en la población (¡cosa que se debe a la propia Revolución que es negada!) e identificar y traducir esta población educada con una enorme reserva potencial de obreros, técnicos, empleados de servicio y profesionales de todo tipo al servicio del tipo de transformación del país que se produzca cuando suceda el encuentro final con el gran capital (que es muy difícil que no sea muy mayoritariamente estadounidense).

Este sueño entreguista, incapaz de percibir la violencia de la pobreza que el capital genera en zonas de subdesarrollo, es portador de un debate sobre pasado-presente y reduce al sujeto popular al nivel de si come o no algo mejor que ese “perrito”, sin alcanzar a ver, interpretar o colocar en sus estructuras de análisis aquellas garantías que —para el desarrollo de la persona humana— el Estado socialista de un país pobre ofrece a sus poblaciones en las esferas de la salud y la educación (ambas gratuitas y universales), la protección laboral y la seguridad de nunca ser obligado a dejar la vivienda que se habita por causas económicas.

Todo lo anterior sin contar con que la disminución del horizonte de expresión de los sectores pobres que esa mujer encarna (por ejemplo, colocando el acontecimiento al nivel de un intercambio acerca de alimentos) anula la opción de libertad que esa persona ha elegido para sí; es decir, que al estar en las antípodas de Otero (y por esto es que él la reprende), entonces hay que aceptar que ella decidió entregar su vida (y esto es así dado que se trata de una persona de edad mayor) a una manera de existir en el país donde la escala de medir la libertad y, sobre todo, los caminos de realización de plenitud humana son otros. La clave aquí está en preguntarnos si acaso la fusión entre el color de la piel (negra) de la mujer, su edad, el barrio en el cual vive (el San Isidro de pobreza histórica) y la diferencia de apreciación con respecto a Otero, no significa simplemente que la mujer juzga la realidad del presente y toma posición desde una memoria de exclusión continuamente reactivada a través de las protecciones y oportunidades de realización, crecimiento y libertad de ser que estos sectores han recibido con la Revolución. ¿Dónde, en el documento harvardiano, se escucha la voz de esta mujer con la verdad de la cual es portadora y lo que —a lo largo del país entero— simboliza; la voz de la gente negra (o no) que, en los sectores populares, se posiciona en las antípodas del “movimiento” de San Isidro?

Todavía me resta un comentario más y este con respecto al carácter diferenciador y pavorosamente exclusivo de la propuesta; es decir, respecto a la manera en la que tres instituciones académicas se posicionan ante la situación política de un país ubicado en un continente de cuyas dinámicas recientes son parte situaciones de convulsión política que incluyen asesinatos, mutilaciones, desapariciones y torturas (entre otras formas de violencia policial), corrupción política en muy altos niveles, golpes de estado que siguen el modelo del “lawfare”, secuestros políticos, asesinatos de periodistas, caravanas de miles de personas desesperadas por la pobreza, etc. De esta forma es grotesco, ridículo, vergonzoso y horriblemente ofensivo y cruel (sobre todo muy cruel) para quienes han sufrido espantosas violencias de estado en tiempos recientes de Latinoamérica un fragmento como el siguiente a propósito del barrio San Isidro:
“La naturaleza, calidad e intensidad de la violencia estatal desatada contra sus residentes se asemeja a formas de violencia estatal racializada en otros países de América, incluido Estados Unidos, que también hemos denunciado enérgicamente desde nuestras plataformas. Las vidas de los negros cubanos también importan”.

Puesto que absolutamente ninguna de las variedades de violencia que antes mencioné tienen lugar en ese San Isidro que imaginan y defienden voy a hacer una petición pública para mis colegas: les ruego que tengan la honestidad y el valor de repetir y explicar esto que han afirmado a los familiares de los muertos, torturados, mutilados, desaparecidos, a las mujeres violadas, a los que han perdido la vista, a las familias de los líderes sociales y periodistas asesinados en todos estos países del continente. No en congresos, cátedras, revistas y documentos impresos o virtuales, en una cabina de radio o frente a una cámara, sino ante personas concretas, en carne y hueso, mirándoles a los ojos, personas cuyas vidas (o las de sus seres queridos) hayan sido destrozadas por lo mismo por la violencia de estado en su variante represiva y castigadora que por el abandono de estado, este último verdadero reverso de la violencia. Hasta donde conozco, no existen documentos que —emitidos por esta triada de instituciones harvardianas— se refiera, con la misma urgencia e intensidad de preocupación (y nunca menos) a la situación de “derechos humanos” en ningún otro país del continente; y, en paralelo, tampoco —hasta donde conozco— existen las declaraciones y solidaridades urgentes del líder del Movimiento de San Isidro y de quienes lo siguen con luchas sociales como las que, en el último año, han tenido lugar en Bolivia, Chile o Colombia, todas con un significativo componente de activismo político de izquierda.

Pero mucho peor aún es que tampoco conocemos las declaraciones conjuntas del Centro David Rockefeller de Estudios Latinoamericanos, el Centro Hutchins de Investigaciones Africanas y Afroamericanas y el Instituto de Investigaciones Afrolatinoamericanas de la Universidad de Harvard (y recuérdese que pido que esto sea hecho “con la misma urgencia e intensidad de preocupación y no menos”), a propósito de la situación de los “derechos humanos de las comunidades negras en los Estados Unidos”. No basándose en la idea de que se trata de “fallas” o “problemas” transitorios y corregibles del sistema, sino enfocadas a entender el sufrimiento como un asunto de “derechos humanos” que, por ser tal (por ejemplo) bien que merecería peticiones de solidaridad y campañas de condena internacional en todo tipo de organismo y escenario político. Hablar como si las violencias estructurales que el modelo capitalista produce durante su funcionamiento, como parte de sus propias lógicas internas, no fuesen cuestiones de “derechos humanos”, sino de otro orden (cualquiera que se diga e imagine) o es empobrecimiento de las herramientas del análisis social/político, una manipulación del conocimiento, una treta cargada de obediencia ideológica o un vulgar acto de doblez moral.

Además de todo lo dicho, desestimar la multiplicidad de esfuerzos de intención igualitaria, emprendidos por el Estado cubano desde 1959, con un caprichoso acto de prestidigitación —gracias al cual el documento aplica a Cuba una interpretación de pasado, presente y futuro propia de la nación estadounidense— es un desatino teórico que bordea la monstruosidad ética; porque una parte sustancial de lo que el Estado cubano no haya podido ofrecer a estas poblaciones de signo afrodescendiente en el país (o a las poblaciones populares, en general) es exactamente debido a los impactos brutales, sostenidos, entretejidos e incluso extraterritoriales de las políticas de hostilidad imperial provenientes de los Estados Unidos y acompañadas por sus diversos aliados. ¿De qué modo entender y cómo aceptar el traslado a Cuba que el documento hace de las dinámicas de las comunidades afroamericanas pobres mediante el empleo de la frase: “Las vidas de los negros cubanos también importan”? ¿Dónde se encuentran en Cuba los aspectos más sórdidos, agresivos y propios de un modelo de opresión estructural dentro de las comunidades pobres? Cuando el gobierno anterior de los Estados Unidos hizo de la destrucción de la economía cubana un tópico favorito de su discurso (muchos recordarán la expresión amenazante de Trump mientras, hablando de sus próximos proyectos contra la Isla, avisaba —en una intervención televisada— a sus seguidores y al mundo: “No saben lo que les espera”), ¿cómo se las arreglan los académicos para no encontrar relación alguna entre las dinámicas que puedan tener lugar en los espacios de pobreza en Cuba y la articulación de la maldad imperial?
Dejo para el final una coincidencia feliz. En fecha todavía reciente, en ese lugar de pobreza histórica que es San Isidro se inauguró un complejo cultural, cuyo nombre es “Oficio de Isla”, una institución abierta y destinada a la comunidad, al intercambio y a la expresión artística. Esto sucedió, a pesar de y en mitad de las numerosas constricciones económicas derivadas de la actual pandemia de Covid-19; es decir, cuando más cuenta hasta el último de los centavos porque apenas los hay. La coincidencia es especialmente interesante porque “Oficio de Isla” es el título de una pieza teatral, que en ese mismo barrio tuvo numerosas representaciones el año pasado y que involucra por entero a esta misma Universidad de Harvard de la cual proviene ahora este documento; la pieza, en cuestión, presenta una historia de resistencia nacional que toma como base la célebre visita de más de 1, 200 maestros cubanos a la Universidad de Harvard durante el verano de 1901.

Vivir es una experiencia tan extraña que en esta historia me toca un lugar particular. Pasé en Harvard todo un curso académico, como invitado a una beca de investigación precisamente por dos de las instituciones que firman el documento que comento; durante ese mismo tiempo el realizador Danny González Lucena hizo el trabajo de investigación para su documental “Los cubanos de Harvard” del cual tuve el honor de ser co-guionista. Debo contarlo porque fue este documental el que inspiró la pieza teatral “Oficio de isla”, concebida por Arturo Sotto y dirigida por Osvaldo Doimeadiós. El título de la obra, a su vez, fue el nombre elegido para el complejo cultural al que antes me referí, ubicado justo en el mismo barrio de San Isidro del cual nos habla el documento harvardiano.

Frente al triste ejemplo de “intervencionismo académico” que protagoniza el trío de instituciones mencionadas, aplaudo lo que —exactamente para esos sectores populares— representan la pieza teatral y el complejo cultural "Oficio de Isla": otro camino de acceso al conocimiento y al disfrute de la mejor cultura, un espacio de desarrollo espiritual, otra muestra de la interacción entre poblaciones e institución y, no en menor grado, un episodio más en la historia de la resistencia y la cultura nacional.

Se han publicado 104 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Mario R. Galaz R. dijo:

    Lo sobresaliente y admirable d'esas situaciones es la carencia total de moralidad y, paradoja mayor, no es sorprendente viniendo d'quienes vienen: los campeones mundiales de la inmoralidad, recurriendo reiteradamnt a verdades a medias y completas mentiras, sin importarles un ápice la inteligencia humana capaz de negarles sus dichos, sus escritos, su actitud CRIMINAL.

    • CDMF68 dijo:

      Artículo de verdades aplastantes y lapidarias.

  • Rfg dijo:

    Cuba. Nuestra Cuba. La Cuba de todo los cubanos. Mi Cuba es única. Muchas gracias

  • LuisC dijo:

    Este artículo de Fowler debería de ser traducido al inglés y publicado en el NY Times, pero viendo los vientos que soplan, no creo que ese diario esté interesado, desfortunadamente.

    • Moraima dijo:

      Luis, precisamente iba a sugerirle Fowler si era posible su publicación en alguna prensa en el exterior o por las vías que posibilita internet para su difusión. Es una valiosa respuesta que hay que hacer llegar a Harvard y a las otras que se prestaron a semejante infundio para que lo asuman, si es que tienen vergüenza, como respuesta de la pequeña isla bloqueada hace más de 60 años por el imperio yanqui y asuman lo mendaz de su petición.

      • Zai dijo:

        De acuerdo en que se deben hacer las gestiones necesarias para publicar este excelente artículo en prensa extranjera, especialmente en USA. Verdades bien definidas que muchos deben conocer y entender.

  • Casandra dijo:

    Todavía no me explico como defecar envuelto en una bandera nacional puede considerarse un performan, ni desnudarse en una esquina céntrica, un hecho artístico, más bien , modestamente, los calificaría de PERCANCES ENAJENADOS, tampoco me explico como con tanto derecho humano vulnerado que hay en EL MUNDO, llamado Primer Mundo , se hable de violaciones de derechos humanos en Cuba , donde NADIE muere de hambre, donde NADIE es desatendido en su salud , más allá de opioniones políticas, credos, razas y hasta conductas antisociales, no importa que la ONU lleve más de veinte años sancionando el bloqueo que impide la mayor eficiencia de nuestro proyecto, eso no es violación de derechos humanos, no importa que nuestros niños mueran por la falta , no de un arma nuclear, sino de un medicamento, no importa que la adquisición de los fertilizantes o alimentos, no de bases para dominar el mundo, no puedan llegar a nuestros agricultores para mejorar la calidad de vida, no del Gobierno , sino del pueblo, y me pregunto ¿ Hasta cuando personas en el mundo se van a dedicar a ver la paja en el ojo ajeno y no la enorme viga que los ciega
    La democracia , hoy , es la decisión de las mayorias, y no lo que hizo Pericles en la antigüedad, cuando un Gobierno mantiene su autoridad y aceptación de mayorias, es porque rs aceptado por la mayoría, que hay minorias inconformes, si, las hay aqui, allá y donde quiera, wue hay wuien se creé artista , si aquí y dónde quiera , wue hay que arregalar, mejorar , cambiar, cosas, si, aquí y donde quiera , pero mientras EL PUEBLO no decida otra cosa hay que respetar lo que éste proclama, y me sigo preguntando POR QUÉ L imperio le es tan difícil dejarnos vivir en paz

    • Moraima dijo:

      Casandra, excelente comentario! Una verdad de perogruyo. Si la mayoría de este heroico pueblo no hubiese acompañado a la Revolución desde 1959, hace rato que no existiría. Lo nuestro es también democracia, con virtudes y defectos, con logros y desaciertos, pero es la nuestra, no la que quiere imponernos desde hace dos siglos el imperio yanqui.

    • Amelia del Cerro dijo:

      Excelente su análisis. Me uno a quienes proponen la publicación, de Victor, al inglés.

    • Agudo dijo:

      Discúlpame, todos tienen el derecho a opinar y contrastar sus ideas etc, pero si vas a hablar de arte al menos debes tener un mínimo de conocimiento de este. Si exponer tu criterio sobre lo que es el arte performatico, el body art u cualquier otro environment incidental, debes saber que se dice Performance, no como usted lo escucho. Y para cultura general, la remito al arte de lo 60’s en el mundo y se sorprenderá de lo que fue aprobado como arte y lo que no. Después del ejercicio, puede usted decir que eso no es lo trascendental etc etc, pero aprendió algo.

      • AlexP dijo:

        Ciertamente: el arte, es eso, arte. Sin apellidos, sin otras intensiones y fines que arte. sea de la forma que sea, en el lugar que sea: el arte es eso arte, y quien lo hace, quien lo genera entonces es artista. Otra cosa, es otra cosa. El "arte" que lleve otro sentido y esté dirigido a otra finalidad, no lo es, sino que es "otra cosa" y quien lo hace, quien lo genera también es "otra cosa" nunca un artista. Y quien aún sabiendo lo que significa y lo que es el arte, y califica a esta "otra cosa" como arte, también se acerca -por lo menos- a ser "otra cosa". No bastan solo los conocimientos teóricos de determinada materia, también se necesitan los sentidos y un cerebro diestro en análisis contextual -por lo menos- para identificar las diferencias entre "una cosa" y "otra cosa".

  • Carmen dijo:

    Se verán horrores.....
    Muy buen artículo, Víctor.

  • Maestra dijo:

    Gracias Víctor!!!! Como siempre muy inteligentes, precisas y valientes sus palabras. Me llena de orgullo ver que un cubano tan talentoso usa su inteligencia, su verbo y su obra para defender nuestra verdad, nuestra historia y esa obra colosal que ha sido la Revolución sobre todo para los más humildes y marginados de esa etapa capitalista que muchos se empeñan en presentarla con añoranza.
    No creo que haya en el mundo muchos países que hayan hecho por los derechos humanos más que la Cuba revolucionaria. Me indigna como a usted que hablen de derechos humanos los que con su apoyo o con su silencio son cómplices de todas las bárbaras represiones que se comenten en muchos países de América Latina en tiempos tan recientes y a la que usted hace referencia en sus reflexiones.
    Quisiera que este artículo se difundiera por la prensa escrita para que llegue a más personas con su mensaje esclarecedor y pródigo en verdades dichas desde el conocimiento, la razón y el corazón de un cubano culto y revolucionario.
    Con su permiso hago mías sus palabras. Todo el apoyo de una guajirita del Escambray que lo debe todo a la Revolución.

    • Moraima dijo:

      Maestra: Guajirita del Escambray a la que la Revolución le proporcionó la educación y cultura que asoma en su comentario. En tiempos pasados, no habría tenido escuela donde aprender siquiera el abecedario. Excelente su comentario. Coincido también en lo necesario de la publicacion en la prensa escrita, no solamente por este medio que sabemos no todos tenemos acceso a la prensa digital.

    • Jean de la Torre dijo:

      Apoyo y me sumo incondicionalmete a su opiniòn expresada aqui. Gracias maestra.

  • Aurora dijo:

    Lúcido, exacto.

    • Federico Guiñol dijo:

      donde puedo ir a comprar Divisa para ir a las tiendas de MLC por favor un cubano de apie

      • Moraima dijo:

        Federico, hay otras publicaciones donde puede hacer su supuesta inquietud por la compra de Dólares, porque precisamente esa pregunta no tiene nada que ver con el artículo que se está comentando. Cierto que tiene derecho a hacer esa pregunta donde le plazca,pero aqui se está comentando sobre un tema de mucha importancia para Cuba, que se nota no ha sido de su interés.

  • Jesús Noel dijo:

    Totalmente de acuerdo con su análisis.

  • Paloma dijo:

    Excelente, gracias

  • alejo dijo:

    Pienso que lo que está sucediendo es que el gobierno de los Estados Unidos está preparando el terreno para arreciar aún más el bloqueo, ya son varios artículos en diferentes medios , todos sobre lo mismo, esta cosa llamada Movimiento San Isidro lo único que está haciendo es mas daño al pueblo cubano , más nada que eso

  • Enrique Ubieta Gómez dijo:

    Brillante análisis. Solo desconociendo de manera intencional la verdad puede ser defendida ahora la declaración seudoacadémica de esa tríada de instituciones.

    • Rafael Emilio Cervantes Martínez dijo:

      Coincido contigo Ubieta, brillante artículo. Desde que lo leí y sumando lo que denunció ayer el Parlamento cubano sobre maniobras similares en el Parlamento europeo donde instaba a los parlamentarios a frenar tales acciones que forman parte de un plan mayor de desestabilización del gobierno norteamericano contra Cuba, me venía a la mente la imagen de la Palma Real resistiendo fuertes vientos en múltiples direcciones sin quebrar una sola de sus fibras. Así es el pueblo cubano que se ha propuesto vencer cualquier obstáculo para llevar adelante su proyecto histórico socialista que tiene derecho a construir aunque el Imperio del Norte despliegue todo su potencial para tratar de impedirlo. Y al frente de ésta voluntad plasmada en la nueva Constitución están Diaz Canel, Marrero, Morales, Inés María, Gladys, Gerardo, Teresa Amarelle, Rafael, Ulises, Lazo que lideran la sólida institucional revolucionaria que nos hemos dado. No hay en Cuba barrio, municipio, provincia ni cuadra sin hegemonía revolucionaria, no existe base social alguna para los títeres del Imperio, no hay ningún movimiento social contrarrevolucionario, no hay nada de carácter político que cubran los medios de desinformación que no sean los espectáculos orquestados desde el financiamiento imperialista. Un proceso revolucionario auténtico jamás podrá ser volteado por ninguna fuerza mercenaria. Dejen las esperanzas de ver ensangrentadas laa calles de Cuba, dejen las esperanzas de recolonizar a Cuba, dejen las esperanzas de confundir a un pueblo culto, heroico y de probada militancia revolucionaria. Gracias hermano Victor.

      • Heliodoro Chacón dijo:

        Y yo coincido con los TRES y me resulta muy oportuna " la imagen de la Palma Real resistiendo fuertes vientos en múltiples direcciones sin quebrar una sola de sus fibras". No me cabe dudas que nada de esto es improvisado, todo nace desde los planes que no cesan para liquidar la Revolución, son partes del mismo todo. Seguimos en combate. PATRIA O MUERTE. VENCEREMOS

  • Marta María Cruz Bravo dijo:

    Un excelente artículo, digno de ser publicado en todas lad plataformas, muy inteligente, muy atinado, incluso conmovedor .Soy mujer negra cubana y debo tanto a esta revolución cubana , de ser quien soy, de trabajar en una universidad, algo que no hubiera sucedido nunca , estoy segura , porque de donde vengo , jamás hubiera tenido, está y otros oportunidades.
    Es lamentable e indignante ser testigos de infamias como estas. Pero estoy muy emocionda, que perdí as tan importantes de la cultura, como Víctor escriban cosas como estas.Gracias Víctor por los agradecidos de nuestra raza en este país donde se nos ha significado, como en ningún otro.

  • Ricardo dijo:

    Muy bueno, escrito con rigor y profesionalismo.

  • Tomas dijo:

    A todas luces, los servicios de inteligencia en EU están apostando como en los 90, de tirarnos a matar, se están moviendo desde diferentes ámbitos: creando primero el "foco" de disidencia mercenaria; amplificación de esto en sus servicios de prensa; ámbito académico; erosión de nuestras relaciones con la UE., creando así un ambiente enrarecido previo a la votación en ONU de resolución contra el bloqueo
    Asumen como hecho que con la finalidad de la dirección y liderazgo de la generación de la Sierra en lo físico, ha llegado el momento crítico para lograr viejos anhelos y pretensiones imperiales sobre Cuba, este artículo, desmonta esa jugada oportunista y viciada políticamente desde esas instituciones académicas, sabremos en la continuidad ganar está batalla una vez más

  • Lazara dijo:

    Excelente y brillante artículo, llevamos más de 60 años batallando con la ley del dinero y los mercenarios, la mejor y más reciente y rotunda respuesta fue la aprobación de nuestra Constitución con más del 80%, pocos gobernantes alcanzan tan alto índice de aprobación, como definió nuestro inolvidable Fidel, es una batalla de ideas y tal como expresa el artículo hay que responder a viva voz con nuestra verdad en todos los medios. Lo bueno de las redes y la globalización es que todos nos podemos expresar, no se les puede dejar el más mínimo espacio sin una rotunda respuesta, Gracias. CUBA VIVA

  • Katiuska dijo:

    Gracias Víctor, un abrazo. Sencilla y magistralmente escritas nuestras proverbiales verdades. ¡Viva la Revolución Cubana!

  • Tulio dijo:

    Es esta una reflexión sumamente atinada, oportuna y precisa, que comparto en su esencia esclarecedora y su llamado a una justa apreciación de la realidad cubana actual.

  • Juan José. dijo:

    Brillante artículo por su análisis profundo y objetivo. Desmonta con irrebatibles argumentos una más de las falacias que contra este pueblo digno, valiente y culto se gestan desde el Norte revuelto y brutal.

  • Kiki García dijo:

    Es una ofensa a la inteligencia y la memoria del pueblo cubano que no es negro ni blanco: es patriota. Como los que empuñaron el machete en 1868 y lo siguen empuñando hoy para hacer vacunas. Indudablemente es otra arma de su arsenal de guerra que intenta borrar el ejemplo de un pueblo por demás a 90 millas de su poderoso Imperio.

  • Blindado dijo:

    Este artículo, unido al de los Eurodiputados, dan la medida exacta y demuestra a muchos "Ingenuos " acá por qué nuestro país debe desenmascarar constantemente el doble rasero y la inmoralidad del actuar del Gobierno de los EEUU y sus Títeres, partiendo del "Churre" que esconden (o pretenden esconder) bajo sus propias alfombras.
    Hay muchos Acá que cuestionan la actitud de Nuestra prensa.
    Estos hechos y muchos más demuestran que es muuuuuucho más el "Enfoque" permanente y obsesivo hacia cualquier detalle que ocurra en Cuba, y cuando no hay nada Lo Inventan, el asunto es un Jaque constante a la sociedad cubana.
    Basta con Revisar las redes de vez en cuando y es fácil percatarse como hay muuuchos Cubanos no radicados en Cuba que No Viven la supuesta felicidad que salieron a buscar, su única "Felicidad" se reduce a la cacería (día y noche) de cualquier detalle que ocurra en Cuba, cualquier palabra o frase de un dirigente, cualquier decisión, lo más mínimo, para arremeter con toda la fuerza que el rencor y el odio les aporta y , sobre todo, con una altísima carga de indecencia, eso último no puede faltar en Publicaciones, Memes, etc. Es notable como acá, muchos hasta evadian hablar de política, luego allá devienen en expertos "Filósofos Francotiradores políticos". Peores algunos otros que incitan constantemente al enfrentamiento entre Cubanos, a la violencia extrema, "Caiga quien caiga" dicen. Cómo poder poner crédito en semejantes especímenes. Ahhh, pero de lejos, de lejos..., donde no los salpique el agua revuelta.
    Cualquier infamia de éstas que estamos viendo en ambos artículos es música para los oídos de dichos Mequetrefes. Simplemente, con su acto hipócrita intentan esconder que desprecian al pueblo porque les desagrada el Gobierno, intentan.

  • La rel verdad dijo:

    En solo un segmento de un comentario de Galeano se sintetiza una contundente respuesta a todo esto:

    ..."Astuto enemigo, sin duda, que condena las consecuencias de sus propios actos"....

  • Frank José Reina Abreu dijo:

    Nuestra revolución ha hecho tanto por la cultura y superación de nuestro pueblo que atacar y mentir es ya agenda diaria de nuestros enemigos en Cuba somos cubanos , cubanos y querer separarnos no les será posible jamás

  • Leandro dijo:

    Magnífico artículo. Solo sería interesante saber cuánto dinero fluye desde las arcas del norteño Estado hacia esas instituciones para financiar tal "estudio" y en particular hacia los académicos que manchan su reputación en tales cloacas "investigativas".
    No podemos alvidar qu vivimos en un mundo donde la posverdad está jugando un papel importante: la realidad no importa, lo que importa es convencer de que el asunto es tal y como se presenta, sobre todo si quienes lo representan son prestigiosas instituciones. En Uno de los manuales de Guerra No Convencional de la Fuerzas Armadas de los EE.UU. se patentiza que el mundo real o los hechos, son relativamente menos importantes en las operaciones subversivas; sin embargo, la formación de actitudes, valores y creencias son vitales a lo que se agrega que mediante el empleo de técnicas de subversión pueden ser manipuladas las multitudes. En mi criterio, tal informe no solo pretende manipular multitudes sobre la base de mentiras descaradas, sino que aunque sea totalmente contradictorio, es un instrumento más al servicio del Gobierno de ese país para mantener la mayor violación masiva de los Derechos Humanos: el Bloqueo Económico, Comercial y Financiero contra el pueblo cubano.

  • Ale dijo:

    La verdad triunfará , se han cometido demasiadas injusticias contra nuestro pueblo

  • Maricela dijo:

    Lamentable que la gran libertad de prensa en EEUU no tenga espacio para publicar un EXCELENTE artículo como éste

  • David dijo:

    Brillante. El escrito en si es una prueba de lo que se ha hecho en Cuba por la igualdad racial.
    Lo que más me molesta de la actitud de estás instituciones, incluyendo a Harvard, es lo racista que son y ese derroche de hipocresía.

  • Ysyi dijo:

    Víctor muy buen artículo,Casandra muy de acuerdo contigo pues no concibo como personas supuestamente inteligentes puedan estar y defender a este como lo llaman ellos líder del movimiento San Isidro persona que se enorgullece de menospreciar sus símbolos patrios ultrajar y burlarse de su BANDERA ,y esto no lo fijo como dicen ellos la prensa del gobierno, lo subió a las redes el mismo muy orgulloso, al igual ke dijo ke quiere libertad poder hacer lo ke quiera como y andar desnudo cuando y donde lo desee ,si estos son los líderes ke proponen los del movimiento San Isidro y los "supuestos" defensores de los derechos humanos ke pena me da con ellos pues debian empezar por respetar por lo menos un poco a su pueblo y sobre todo por encima de su discrepancias políticas a su BANDERA , honrarla ,amarla y estar orgullosos de ella como se merece no tratar 'lider de San Isidro "de desprestigiarla como lo hizo

  • Modesto Rodiguez dijo:

    Brillante. Repito nuevamente q hoy más que nunca me siento orgulloso de ser cubano. Gracias al autor por este trabajo.

  • Manuel dijo:

    Brillante! Lo verdaderamente lastimoso es que constituye un hecho brillante AISLADO. Donde están las decenas de periodistas que deberían hacer análisis semejantes, variados, bien argumentados, SIN TEQUES, SIN CONSIGNAS NI TRIUNFALISMOS, NI APOLOGIAS?
    Este trabajo es un ejemplo de lo que TOD la prensa cubana debería estar haciendo.

    • Moraima dijo:

      Manuel, no se trata solo de que nuestra prensa, o sea, los periodistas, aborde estos tema sobre con la mesura e inteligencia que lo hace Fowler. Llamados a hacer estos profundos análisis están nuestros intelectuales, cienciologos, historiadores, escritores, pero no solo en nuestra prensa digital (qué efectivamente sí puede ser leída por muchos dentro y fuera de nuestras fronteras) sino en nuestra prensa escrita que si llega, aún reducida sus tiradas, a una mayoría. Tenemos intelectuales de prestigio plenamente identificados que pueden hacerlo. El pueblo espera por ellos, sobre todo para esclarecer a los ingenuos y confundidos que tenemos en el país que Los afanes del imperio yanqui contra Cuba se recrudecen en los últimos tiempos utilizando todo tipo de medios y mercenarios a su servicio.

  • Leo dijo:

    Espectacular trabajo.!!!
    Lo tiene todo. Gracias Fowler por expresar tan claramente lo que muchos no alcanzan a ver o, peor, no quieren ver.

Se han publicado 104 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Victor Fowler

Victor Fowler

Poeta, ensayista, crítico y narrador cubano.

Vea también