Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

El último gol de Maradona

| 17

Foto: La Nación.

Dormía. Hizo el pase a la inmortalidad con su genialidad de siempre. Desde las 11 de la noche anterior dormía. Y cuando al mediodía del 25 de noviembre fueron a hablarle ya había dado el último gol. Tan solo Diego. Bastaría Maradona. Para algunos simplemente Pelusa. El más humano de los dioses, como lo definiera Eduardo Galeano, le pegó duro al corazón y no dejó que disfrutáramos ese último gol.

Soñaba. Su vida desde que salió de Villa Fiorito fue de triunfos y fama, pero también de sueños. Puros sueños. Jugó fútbol para darle una mejor casa a sus viejos: Doña tota y Don Diego. Se fue a Europa para demostrar que los latinos con una pelota en los pies no eran futbolistas, sino magos. Y no triunfó con el Barcelona de España, pero sí lo hizo con el Napoli de Italia. Soñó tanto que hizo campeón mundial a Argentina y besó la Copa de Oro, cual barrilete cósmico descrito por Víctor Hugo Morales.

Peleaba. No solo por un pase peligroso en la cancha con falta incluida, sino también por el penal que le gustaba tirar mejor que nadie. Pero peleaba más por los derechos de los jugadores, por contratos justos para ellos y por desterrar la corrupción de la Federación Internacional de Fútbol. Tanto lo hizo que acabó en tribunales, le tendieron trampas y fue absuelto por la historia varias veces como su amigo Fidel Castro.

Amistad. Desde el tatuaje del líder de la Revolución Cubana en su pierna izquierda hasta definirlo como su segundo padre, Maradona  jamás traicionó a quien le regaló su gorra, su chaqueta verde olivo y sobre todo el cariño más sincero desde aquel primer encuentro en 1987. Cada viaje a La Habana era un nuevo encuentro con Fidel. Y en cada definición obligada a hacer por el mundo lo decía alto y claro: soy fidelista.

Lloraba. Varias veces al campeón, al autor del mejor gol de la historia del fútbol, al dios del 10, al albiceleste más seguido en 90 minutos de juego, se le vio derramar lágrimas de emoción e impotencia. De emoción con las maravillas y diabluras de sus piernas; de impotencia cuando la droga se apoderó de sus venas y no sabía cómo desintoxicarse. Lloraba. Lo vimos y lo curamos en Cuba también.

Moría. Quiso la divina y rara coincidencia que su último gol fuera el mismo día que partió a la inmortalidad el amigo tatuado de la pierna izquierda. ¿Murió o vivirá más desde este 25 de noviembre del 2020 el Maradona guevariano, el más imperfecto y paradójicamente más genial de todos los seres humanos que han jugado fútbol? ¿Murió realmente para los millones que lo tuvieron y lo tienen en su altar más sagrado?

Golazo. No habrá más descripciones fenomenales para sus travesuras futbolísticas. No existirán más entrevistas ni fotos, ni acusaciones infundadas o propuestas para dirigir clubes. No habrá aplausos ni rechiflas en los estadios. Desde el golazo de la eternidad Maradona nos mira y solo recuerda: “Yo soy el Dios de la gente”. Y tiene razón. Como un templo. Como el primer día que nos hizo amarlo para siempre.

(Tomado de Trabajadores)

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • marce dijo:

    Yoel, tienes toda la razón, el Diego le pegó duro al corazon y no dejo que disfrutaramos su ultimo gol. El más humano de los dioses como dijera Galeano. Pero este año ha sido fatidico, y como si no bastaran tantas calamidades, ahora se nos lleva al Diego, a Maradona, al Pelusa. Lo vamos a extrañar. Descansa en paz Diego.

  • ilumi@infomed.sld.cu dijo:

    Bellas y conmovedoras parabras dedicadas a este gran deportista y amante del deporte y la justicia.
    Tuvo el privilegio de morir el mismo día de nuestro comandante, persona a la cual admiró y respetó con afecto.

  • chemistry dijo:

    lindo escrito , relamente me gusto feleicidades al autor

  • idalmis mena dijo:

    Muy bonito artículo. Merecido.

  • mario luis dijo:

    El Diego tambien fue nuestro, recuerdo en el 87 cuando vino por primera ves a Cuba, fue para recoger el premio de prensa latina al mejor deportista latinomericano de 1986. Ahi comenzo su identificación con Cuba y con Fidel. Los que crecimos y maduramos con sus genialidades tuvimos la suerte que por ley natura otros solo pueden leer o escuchar. Duele mucho aceptar ahora la realidad, pero se queda en el recuerdo como uno de los grandes en la historia del deporte universal

  • D@y dijo:

    Un escrito precioso,bellas palabras para el pelusa,q cosas tiene la vida,partió hacia la eternidad el mismo dia q lo hiciese su entrañable amigo,Fidel, EPD

  • Sevillista dijo:

    E.P.D. Diego. El fútbol no será igual sin ti. Gracias por lo que hiciste por el fútbol y por Argentina. "No me importa lo que hiciste con tu vida, me importa lo que hiciste con la mía".

  • gladys regina dijo:

    Hermoso trabajo,digno del Astro.Gracias Joel.

  • Bayames dijo:

    Golazo largo, ya usted lo dijo, otro cubano que no nació en cuba, pero cubano por siempre.

  • Paquita dijo:

    ¡¡¡¡EXCELENTE!!!!!

  • Alberto Naranjo dijo:

    Excelente lo escrito en honor a Maradora.

  • Ultra dijo:

    Tuve el privilegio de verlo jugar, perdón... de verlo hacer magia con un balón en sus pies (y en sus manos también)... aun recuerdo aquellos días... eran los últimos de junio del 86... por azares de la vida me encontraba fuera de cuba estudiando... por azares del destino o del Dios Futbol Argentina se enfrentaría en una semana a Inglaterra, Belgica y finalmente a Alemania... éramos pocos cubanos, con nosotros y nicaraguenses todos con la albiceleste parecería que eran partidos de Europa contra América, pero no... con la albiceleste tambien angolanos, etiopes, libios, yemenitas, vietnamitas, kampucheanos... de la otra parte: alemanes (entonces RDA, pero alemanes al fin), húngaros, polacos, yugoslavos, rusos, ucranianos... era el primer mundo contra el tercero... a todos nos hizo soñar Maradona... es cierto que despachó a Inglaterra con dos goles de otra galaxia, pero tres o cuatro dias despues hizo lo mismo con Belgica con dos golazos de otro mundo... y finalmente el remate contra Alemania... es lo mas grande que he visto en futbol y que me perdonen los fanaticos... nada de lo que he visto despues siquiera se le acerca a aquellos dias... fue el climax de una carrera en la cumbre del futbol mundial... Gracias Diego por esos recuerdos... Gracias por enseñarnos a admirar el futbol como obra de arte donde pocos artesanos como tu han dejado una obra imperecedera... No puedo desearte un descanso en paz porque se que no lo harás... que estarás gritando en cada estadio donde juegue un grande contra un chico... en cada plaza donde se enfrente un poderoso contra un oprimido... en cada piedra que se lanza en palestina, en cada lagrima en la Plaza de Mayo... allí te veremos Hermano... Hasta Siempre

  • José Manuel Alonso Garcia dijo:

    Emotivo.sublime todo lo que se refiere al pelusa.descanse en paz.no se olvidará jamás

  • Odalys dijo:

    Él partió a la eternidad casualmente el mismo día que nuestro Comandante en Jefe, su gran amigo y su segundo padre. Sencillamente se ha convertido en otra estrella en el universo como mismo lo fue aquí en la tierra, las estrellas como él, Fidel, el Ché, Camilo, Martí y otros que han cumplido con la obra de la vida, nos iluminan para siempre y no mueren jamás.

  • Josh Aletico dijo:

    ... "el más imperfecto y paradójicamente más genial de todos los seres humanos que han jugado fútbol"... genialmente descrito

  • Pastor Batista dijo:

    Muy bien Joel. Excelente. Puede parecer imagen irreal, pero no lo es: algo me dice que desde la dimensión donde continúa vivo, Maradona está disfrutando también tú crónica, como nosotros, los que entendemos un tin de este oficio y como los que no pueden vivir sin la sana adicción del buen futbol. Un abrazo, hermano.

  • Ramber dijo:

    Excelente artículo.

Se han publicado 17 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Joel García

Joel García

Periodista cubano. Editor-jefe de la Redacción Deportiva del periódico Trabajadores desde 2007. En twitter: @joelgarcialeon

Vea también