Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Donde afirmo no ser un intelectual independiente

| 15 |

"El pensador", de Marcelo Pogolotti.

Los seres humanos somos animales de opinión. Una fuerza interna nos impulsa a exponer con vehemencia lo que consideramos verdades; algo que pareciera natural si no fuese por un simple detalle: hasta ahora ningún humano ha demostrado tener la verdad absoluta sobre nada.

Hace unos días, salí a la calle y alguien me dijo: “Caramba, muy bueno ese artículo que publicaste. A todo el mundo le ha gustado”. Media cuadra después otra persona me haló por la manga: “Muy malo ese artículo que publicaste. Todo el mundo lo está criticando”. Tras el instante de perplejidad, recordé una máxima de Nietzsche: “El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación”.

Ciertamente, no somos objetos, sino sujetos: por eso somos más subjetivos que objetivos. Ironizo, desde luego, pero tome un cilindro en la mano, colóquelo frente a una luz, y verá que la sombra proyectada alguna vez será un círculo y otra un rectángulo: depende de cómo lo movamos. Semejante espejismo quizá sea lo que provoque cierto tipo de “anorexia expresiva”.

Determinadas proyecciones internas hacen que veamos gorda nuestra opinión, aunque esta sea puro esqueleto, y luego, ni siquiera acudiendo a la verdad pura de las matemáticas (kilogramos de peso por centímetros de altura), hay quien pueda convencernos de lo contrario.

Pero los humanos también somos personas juiciosas: quizá por eso hemos inventado tantas filosofías, sociedades, clubes, congregaciones, castas, gremios, comunidades y religiones. Por alguna razón nos parece que una flaca verdad dicha por muchos termina por hacerse redonda.

Naturalmente, si un solo periódico o medio da una opinión, no todos la aceptan; pero si el mismo criterio aparece en varios, aun cuando estos pertenezcan a un mismo dueño –o a otros que en realidad son clones de aquel– para muchas personas lo dicho parecerá un axioma. Esa es la razón por la cual se crean los “conglomerados mediáticos”.

Tengo una alerta de Google para Cuba. De cada noticia en cuyo titular aparezca la palabra Cuba, Google manda un breve resumen a mi correo electrónico. Así puedo ver cómo funcionan determinadas “corrientes de opinión” que, con frecuencia, fomentan campañas con el fin de satanizar a personas e instituciones. En apariencia, las opiniones provienen de distintos medios y usan palabras diferentes –da la impresión de que el mundo ha logrado unanimidad por esa vez–. Sin embargo, cuando empiezas a desenredar la madeja, descubres cosas muy interesantes.

Pondré un ejemplo general: el grupo español Prisa, campeón en la orquestación de campañas mediáticas a escala mundial, cuenta con más de 1 250 estaciones de radio en 22 países, cada una con su respectiva versión en la web. Por si esto fuera poco, también es dueño –o sustancial accionista– de publicaciones globales como El País, As, Cinco Días, Huffington Post y MeriStation; de editoriales orientadas a la enseñanza como Santillana Educación y Alfaguara infantil y juvenil; o de importantes televisoras como Mediaset, Telecinco o Cuatro en España; tvi en Portugal y v-me en Estados Unidos. Cuando el gerente general de Prisa expresa una opinión personal, esta sí que parece dicha por el mundo.

Una de esas “corrientes de opinión” anuncia que yo aquí –apenas por vivir aquí– no soy un intelectual independiente, y, en consecuencia, tampoco tengo libertad de expresión. Desde luego, yo pudiera argumentar que lo afirman porque quisieran verme repetir las medias verdades suyas en vez de las mías: ¡vaya paradoja de una libertad que pretende esclavizar el pensamiento!

También pudiera decir que nada atenta más contra mi libertad de expresión que una campaña global donde por todas las vías se remacha que por vivir aquí yo no la tengo. Quizá por ahí vaya su real propósito: pretender –mediante la intimidación y la infamia– que no goce de credibilidad la opinión adversa que llegue desde Cuba.

Yo, sin embargo, tengo un criterio muy propio de lo que es independencia intelectual, ¡atiendan a la paradoja!, por eso afirmo no poseerla. Subrayo lo dicho: no soy un intelectual independiente. Y no porque alguien soborne mi palabra o susurre en mi oído qué debo decir, sino porque mi opinión depende de una ideología, una memoria histórica, una cultura, ciertos principios morales y lo que entiendo por ética.

No puedo sintetizar un hecho ignorando contextos, fundamentos sociales o procesos dialécticos que lo generan, porque esto sería una inconsecuencia. No puedo reducir a un adjetivo o a un tópico lo que es diverso y complejo en la condición humana, porque esto cosifica a las personas. No puedo pretender que mi juicio sea himno de todos, porque tan solo es una nota en la dinámica del consenso.

Pero también mi opinión depende de una estética, por ello en modo alguno puede ser libre (o tal vez debiera decir libertina). Si lo que importa es altercar y no dialogar, la tarea es fácil; mas no por gusto el Homo sapiens recorrió un largo trecho entre el gruñido y la palabra.

Tras inventar la alfarería, a seguidas, los humanos empezamos a colocar dibujos en las vasijas de barro. ¿Para qué sirven las cenefas en un puchero, si con ello no se protege mejor el alimento? Tal vez el más importante salto evolutivo de nuestra especie fue desarrollar un sentido para la belleza.

Pero no solo la forma obliga. En esa labor flauberteana también procuro librarme de estereotipos, vanas retóricas, perogrulladas, muletillas, lugares comunes y pobre imaginación. En fin, no doy un sesgo ni acudo a malabáricos verbales para eludir un fenómeno complejo. Todo lo contrario, irrumpo en otro igual de controversial. Estoy absolutamente convencido de que uno siempre puede expresar la opinión más polémica. Solo que ardua resulta la palabra cuando se considera al lector, cuando uno mismo se respeta.

(Tomado de Granma)

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pedro Antonio dijo:

    Me gusta su reflexión la independencia o la supuesta, la subjetiva siempre està alineada a una concepción del mundo a una forma de vivir a una materialidad a una experiencia historica, humana, personal. Cual es el problema desde mi punto de vista; que en está batalla ideologica no podemos esperar que nos cuenten la Historia y los principales criticos a nuestros desaciertos debemos ser nosotros mismos, no toda critica o señalamiento es malsana o contrarevolucionaria; aun así nos corrige el camino, no se puede amordazar la opinión bajo ningún pretexto, se combate no se prohibe.

    En estos temas recuerdo lo del latigo de las Revoluciones y el flautista de Hamelin. Tampoco pequemos de ingenuos hay toda una fuerte campaña contra Cuba.Necesitamos estar instruidos, preparados, informados y beber de la fuente de la experiencia historica de clasicos de la izquierda revolucionaria Marx, Engels, Lenin, quien más critico que Lenin a la Revolución Rusa y sus dirigentes, leer a Gramcsi a Martí a Chavez y la fabula que nos recordo del "Alacran y la ranita" leer y reflexionar con Fidel.

    Es importante recordar el papel del funcionario publico; ocupar un puesto cualquiera por mucha experiencia y preparación no està por encima del pueblo, al menos escuchar, leer.Propiciar el debate es mejor que el silencio, la uninamidad complice de la decidia y el conformismo, la inercia.Unidad de objetivos, de construcción del Socialismo de Soberania, de identificación de un enemigo, el capitalismo mundial.

    • mary.hernánd. dijo:

      PEDRO ANTONIO SIEMPRE LEO ALGUNAS OPINIONES, PORQUE LA OPINIÓN TE UBICA EN EL PUNTO MEDIO Y PUEDES SER MÁS PRÁCTICO Y OBJETIVO EN TU PUTO DE VISTA, Y USTED ESTÁ MÁS QUE CLARO, LO FELICITO POR DAR LA SUYA, OJALÁ ODOS LA LEAN... PORQUE ESTE ARTÍCULO PUDIERA CONFUNDIR A LOS INSEGUROS, ESE CUENTO DEL ALACRÁN Y LA RANITA ES UN CUENTO DE PSICOLOGÍA MUY REALISTA, QUE USTED MENCIONA DE CHÁVEZ, CADA ANIMAL Y CADA PERSONA TIENE SU NATURALEZA E INSTINTO Y HAY QUE EXPULSARLO Y SI SOMOS RACIONALES CONTROLARLO Y ES AHÍ COMO DECÍAN MARX Y ENGELS, ESAS CONTRADICCIONES NOS HACEN LLEGAR A UN ACUERDO, PERO HE CONOCIDO PERIODISTAS, RECIENTE ME HA SUCEDIDO QUE CONSIDERAN QUE AUNQUE ESTÉN FRENTE AL HECHO REAL, ESE HECHO ES SUBJETIVO, CLARO QUE EN TODO HAY SUBJETIVIDAD, PERO HAY QUE SABER TOMAR, DISCERNIR PORQUE ESO ES LO QUE TE AVALA COMO PERIODISTA PARA AYUDAR A UN PAIS, PORQUE SI NO PUEDE INTERPRETARSE QUE ESTÁS INSEGURO..... LAS VERDADES SON LAS QUE REVOLUCIONAN LAS HUMANIDADES SEAN PEQUEÑAS O GRANDES SIEMPRE LA VERDAD, Y DAN LUZ A LA VERDAD QUE CUALQUIER SOCIEDAD NECESITA PARA PROSPERAR. GRACIAS.

  • Eugene de rastignac dijo:

    Pero hay alguien que pueda de forma legal financiar un medio fisico de divulgacion de alguna opinion contraria a la opinion de los medios financiados por el estado?

    • m&m dijo:

      resulta que todos esos medios, incluidos los llamados "independientes" el $ les viene de ..... adivine

      de una u otra forma, mas visible o escondido, el enemigo los hace parte de su ataque

      y en plaza sitiada.....

  • Memoria dijo:

    !!!La acumulacion de verdades relativas nos llevará a la absolutes de nuestro criterio!!!

  • tr dijo:

    Excelente artículo, así se defiende la identidad y la pertenencia a un pedazo de tierra a la que nadie eligió para nacer y echar raíces en ella.

  • rafael emilio cervantes martínez dijo:

    Me voy a incluir en el grupo que lo felicitan por un artículo, éste artículo. Encuentro con frecuencia como en ése ejercicio de pensar se obvian los contextos, se realizan abstracciones de lo esencial de un asunto porque no hay la fuerza teórica que permita levantar los kilogramos que se han puesto en la barra. ¿Cómo se puede pretender hacer la historia de la Revolución Cubana en cualquiera de sus esferas, tiempos y acontecimientos sin analizar a fondo la variable contexto internacional en que ella ha transcurrido?¿Cómo no reconocer aquella afirmación de Fidel de que el principal error que hemos cometido fue pensar que alguien sabía algo de socialismo?¿Y cómo sin reconocer lo anterior se puede pretender erigir cátedra, calificar resultados y etiquetar procesos sin advertir que los átomos de la molécula teórica sobre nuestra realidad existen ya en el pensamiento acumulado y que esperan por una integración estructurada de la totalidad? Soy militante de la Revolución, del Partido y pienso y actúo en consecuencia.

  • Leonardo Capote Martin dijo:

    100% contigo, yo también soy de esos dependientes de la verdad y la honestidad,fuerza!!!

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Magnifico artículo. Es importante que tengamos en cuenta que las claves del éxito para los medios de comunicación, y dentro de ellos, para los intelectuales-articulistas, están en lograr una cada vez mayor y estrecha interacción con el individuo destinatario de la información, en otras palabras, un liderazgo como una forma superior de comunicación e información, donde el medio y el intelectual actúan e interactúan más personalizados con el destinatario de la información potenciándolo como un; “verdadero protagonista, que ayuda a construir esa información”, una tendencia que desplaza la habitual presentación de hechos o ideas como un producto conclusivo, terminado, listo para ser aceptado, o “consumido”. Un camino que obliga al intelectual a pensar y escribir más épicamente, dejando atrás la vanidad o el desmedido ego, para poder asumir su nuevo rol, “DE FACILITADOR” del debate. Un vía dialéctica para aproximarnos más a esa posible verdad. El debate como única verdad. Porque no existe idea buena o mala, todas valen en el campo de los argumentos. Los argumentos sostienen y dan vida a una idea o punto de vista, solo nos aproximamos a una verdad al poner esa idea dentro de un debate, un argumento sin debate en la actual modernidad es una verdad incompleta. Debatir es una actitud contemporánea, una tendencia cada vez mayor, en la medida que también se empodera más a ese individuo destinatario de la información al ponerle en sus manos un teléfono inteligente. El debate, una de las vías científica que más fija conocimientos en el proceso de aprendizaje, y un novedoso sistema de organización del trabajo y la dirección empresarial. Una herramienta de múltiples usos, revolucionaria, que nos permite llegar con mucha facilidad al punto cumbre del razonamiento, un proceso en sí, que tiene el mismo valor o más que la verdad que intentamos exponer.
    El debate es el campo de batalla para los intelectuales que hacen ese riesgoso ejercicio que es escribir. Un debate argumentado aporta igual o más valor que el propio artículo, en la actual modernidad, el artículo actúa como el vehículo para propiciar el debate. Los tiempos están cambiando, el individuo destinatario de la información es cada vez más protagonista, el reto mayor de los intelectuales que escriben es propiciar primero que todo ese debate constructivo, y con el involucrar más de forma protagónica a ese individuo, edificando así con su pluma, su propio liderazgo. Formando su “ciudad “o comunidad de seguidores. Hay que saber escribir para propiciar el debate.

  • Fernando dijo:

    Muy bien Antonio,al final a todos nos pasa lo mismo, solo que algunos no lo reconocen por vergüenza o por soberbia y el tiempo y la vida misma nos muestra quienes son.Un bello artículo.

  • Rudolf Ivanovich Abel dijo:

    Y como puede acusarse de propaganda contra los gobiernos a estas agencias??

  • Humberto Tellez Victoria dijo:

    Excelente artículo, cuando me inicie como profesor universitario, confundía el principio de partidismo en la enseñanza, no lograba entender cómo podría conjugar mi asignatura profundamente técnica con el partido comunista al que recién me incorporé, solo cuando un colega de mucho más experiencia pedagógica me explicó que se trataba de tomar partido al crear las situaciones problémicas fue que logré superar el escollo, hoy pienso que el partidismo debe estar presente en todas nuestras acciones y manifestaciones y aquellos que se ocultan tras una"neutralidad" política o de criterios en general, (no me refiero a los enemigos confesos de nuestros puntos de vista) bajo una supuesta libertad de expresión, no logran elevarse un milímetro sobre la contemplativa filosofía de Feuerbach.

  • El Catalán dijo:

    Los seres humanos son"animales de opinión". Sí pero de opinión Política. !!!

  • isauro dijo:

    Complejo e interesante análisis. Estoy de acuerdo en un gran porciento.

  • Jose R Oro dijo:

    Este es un análisis profundo, sincero y además expresado de una forma clara, casi coloquial. Lo que evidencia que quienes escriben de estos temas de manera enrevesada, ininteligible, ambigua/de medias verdades, u otras limitantes que lastran la penetración de tales escritos, no expresan realmente todo o para todos. Independencia no puede ser concebida de ninguna manera como “no comprometido”.
    Pero yo si creo que el autor es independiente, el mismo hecho de escribir este infrecuente articulo lo hace independiente. Cuando uno esta comprometido con su país, con su pueblo, con la verdad por dura que sea, se es independiente en el sentido mas genuino de esa palabra, que es por supuesto muy diferente de la acepcion que pretenden darle algunas personas del mundo del pensamiente o de los medios controlados por intereses muy lejanos a la independencia de nada., y de total "dependencia" al dinero.
    Los que pretendan desde posiciones contrarrevolucionarias disimuladas, que ser “independiente” es no tener compromiso, parten de un concepto moralmente endeble y éticamente falaz. Decir que ser independiente implica tratar igual la verdad o la mentira, o el bien y el mal, o “aceptar” el predominio de la individualidad sobre lo social, es algo o muy equivocado o expresamente dirigido a confundir y erosionar. Esas personas no son “independientes” para nada simplemente “hipócritas” o “enemigos disfrazados”.
    Los que dicen con diferente perspectiva pero comparable impostura, que hay cosas que no se deben expresar o criticar, aunque sean ciertas, para no afectar "un bien mayor", no están comprometidos con la patria, el pueblo o el socialismo. Están cubiertos con un manto de supuesta “pureza ideológica”, pero no son más comprometidos, simplemente mienten u omiten, por no entender que el socialismo se basa siempre en la verdad.
    Antonio Rodríguez Salvador es un gran intelectual cubano, con un prístino compromiso con su país y su pueblo. Si para ser “independientes” tenemos que negar ese compromiso (lo que es completamente falso), y se acusa a quienes lo hagan no ser “independientes”, pues entrego de inmediato mi “independencia” personal y defiendo el compromiso, le guste a quien le guste y le pese a quien le pese.
    ¡Mis más sinceras y humildes felicitaciones al gran Antonio Rodríguez Salvador por hacer público este fenomenal acto de catarsis intelectual!.

Se han publicado 15 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Antonio Rodríguez Salvador

Antonio Rodríguez Salvador

Es poeta, narrador, dramaturgo y ensayista cubano.

Vea también