Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Brasil: Indignación y tristeza en medio del caos

| 11

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: Página 12.

El Brasil presidido por el ultraderechista Jair Bolsonaro superó a Gran Bretaña y desde el pasado viernes tiene el segundo mayor número de víctimas fatales de la COVID-19. Acorde con los últimos datos conocidos el sábado, se llegó a la marca de 42 720 muertos y 850 514 infectados.

Ocurre que tales datos, obtenidos por los medios de comunicación directamente de las secretarias de Salud de las provincias para evitar su manipulación por parte de Bolsonaro, no corresponden a la realidad.

Brasil es el país cuyo testeo de enfermos sospechosos de haber contraído el nuevo coronavirus es el más bajo del mundo. Mientras, Estados Unidos aplica 61,59 exámenes por cada cien mil habitantes, Italia 69,25 y Portugal 85,81, aquí tal proporción es de ínfimos 2,28.

Especialistas, entidades científicas y hasta funcionarios del Ministerio de Salud dicen que en realidad serían al menos un millón y medio de contaminados y unos cien mil muertos. Es imposible prever cuándo se sabrá el tamaño de la devastación, mientras Bolsonaro insiste en menospreciar las dimensiones de la tragedia.

No hay ninguna coordinación de medidas preventivas, ni un proyecto concreto para enfrentar la crisis y, en última instancia, siquiera hay un ministro de Salud: lo que existe es un general en activo, Eduardo Pazuello, cuya misión exclusiva es no contrariar a un capitán reformado, su jefe.

Sudamérica, gracias a Brasil, se transforma en el epicentro de la pandemia. Y eso ocurre mientras el país se ve cada vez más enfrascado en un lío político tremendamente tenso y sin salida a la vista.

Dando muestras cada vez más estruendosas de desequilibrio e irresponsabilidad, el jueves pasado Bolsonaro llegó al colmo de pedir a sus seguidores fanáticos que invadan hospitales públicos, inclusive los de campaña, para hacer fotos y grabaciones que muestren que los lechos destinados a los infectados por la COVID-19 están vacíos, que los números divulgados por estados y municipios son falsos y que lo que quieren gobernadores y alcaldes son fondos del gobierno nacional.

A tiempo: del total de recursos anunciados en abril para dar combate a la pandemia, lo efectivamente ejecutado no llega a 40 por ciento.

En medio al avance del nuevo coronavirus, del desmonte de la economía y de la creciente marea de inseguridad general, el gobierno de Bolsonaro sigue sin ninguna otra propuesta que no sea la de estirar al máximo sus deseos de asumir poderes absolutos.

Hace pocos días, el vicepresidente, general reformado Hamilton Mourão, había advertido sobre los riesgos de ultrapasar «determinados límites» entre los poderes. El pasado jueves, el jefe de la Secretaría General de Gobierno, general activo Luis Eduardo Ramos, descartó cualquier posibilidad de golpe (en el caso, el autogolpe muchas veces insinuado por Bolsonaro), criticó las acusaciones de fascista lanzadas con intensidad cada vez más fuerte, y advirtió que todo permanecerá igual siempre que ‘no se estire la soga’.

¿A quién se dirigía?

La oposición es minoritaria en el Congreso. Los sindicatos están sin norte, los partidos autonombrados“indecisos”son literalmente comprados por Bolsonaro a través de nombramientos de segunda línea, o sea, menos visibles pero que manejan presupuestos millonarios.

Quedan para oír el mensaje alarmante de un general activo los otros dos poderes, el Legislativo y el Judicial. Y tanto uno como otro vienen poniéndole duro freno a los desvaríos cada vez más alucinados del cada vez más descontrolado Bolsonaro.

Un PD, caros amigos y eventuales lectores, para contarles algo: Me cuentan que en la noche del viernes Argentina vivió una conmoción: en 24 horas hubo 25 muertes a raíz del covid-19. El presidente Alberto Fernández, el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de la provincia, Axel Kiciloff, hicieron un pronunciamiento en vivo a la Nación. A lo largo de hora y media informaron sobre la situación. En el mismo día mi país contó 1.473 muertos. A cada hora, 61. Uno por minuto. Ninguna palabra de consuelo de Bolsonaro a las familias enlutadas. Ninguna palabra de agradecimiento a médicos y enfermeros. Nada de nada. Bolsonaro me causa indignación y asco. Mi país me llena de dolor y tristeza.

(Tomado de Página 12)

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Adelante dijo:

    Pienso que no les importa la vida.
    O no aprecian el alto riesgo.
    Pasan días, meses y esto no se sabe cuándo será su fin.

  • Osmani dijo:

    Los Estados que han enfrentado la pandemia con medidas objetivas les ha costado mucho trabajo evitar perdidas económicas y vidas humanas,Imagínese usted un estado que no tengan ningún plan serio para enfrentarla,es el caos total,muchas vidas perdidas por las malas decisiones o las no decisiones de la ultraderecha en el poder.

  • Julio Lazaro Acosta Aguero dijo:

    Veo con profundo dolor la situación provocada por la covid 19 en países como Brasil,Bolivia y Ecuador ,y me pregunto si hubiera sido igual la cantidad de muertos de ocurrir esto con los gobiernos anteriores y la presencia de miles de médicos cubanos,creo que hubiera sido completamente diferente,en este sentido sinceramente veo a la izquierda latinoamericana como dormida,no se oye hablar nada de ella,o es idea mía,es el momento de atacar y atacar duro a esos gobiernos entreguistas que sienten gran desprecio por la vida de sus pueblos,es hora de llegar al corazón de cada persona ,de movilizarlos y crear las condiciones para recuperar el poder

    • Osmani dijo:

      Coincido 100% con usted,la realidad hoy seguro hubiera sido otra y ¿que le pasa a la verdadera izquierda en Latinoamerica?

  • Dr. Morales dijo:

    Repito nuevamente ... ese es el Presidente elegido por ellos,. ahora que sufran la falta de confianza en Lula y su PT, que pueden tener mil problemas pero un millon menos que el Mal Elegido Bolsonaro

    • enrique triana paredes dijo:

      Completamente de acuerdo con usted, espero la izquierda aprenda la lección (a veces la letra entra con sangre), el emporio mediático manipula a su antojo a las grandes masas y les mete en la cabeza la satanización de los dirigentes y va desmoralizando a estos a tal extremo que terminan excluidos, y hacen una y otra vez promesas que nunca cumplen (cuantas veces hemos visto lo mismo). Ahora nuevamente la derecha no quedara de brazos cruzados. Espero la izquierda aproveche esta oportunidad y se organice y trase una estrategia comunicacional de forma que le habra los ojos a la gente y tomen conciencia para no volver a recibir un país hecho un desastre para levantarlo y después volverlo a perder.

    • Arturo dijo:

      ojala el, PT y sus seguidores aprendan la lección,,, y que vean las nefastas conscuencias de sus actos, el PEOR, servir en bandeja la presidencia a un ANORAMAL como este.

  • Alheli dijo:

    Los pueblos son dueños de su propio destino, y es necesarlo que Brasil y Bolivia tomen esto en cuenta cuando les corresponda volver a las urnas, o cuando su institucionalidad se vea amenazada. Nuestros medicos tendrian que empezar por haber sido llamados a la primera linea, pues estaban originalmente insertados en un sistema de atencion primaria, similar al Medico de Familia. Las regiones rurales y aborigenes en las cuales estaban ubicados la mayor parte de ellos, no son las que mas significativamente inciden en el incremento de muertos y enfermos. Pero aparte de eso, el problema de Brasil se da a partir de que el propio presidente le importa un comino cuantas gentes se enfemen o se mueran, y solo piensa en que el pais siga produciendo. A esta actitud irresponsable y mediocre le ha seguido la renuncia sucesiva de ni se sabe cuantos Ministros de Salud, por lo que a ningun nivel se ha podido establecer una politica articulada de enfrentamiento al virus. El colmo es que en algunos de los barrios mas vulnerables, son los lideres criminales quienes estan llevando algun tipo de estrategia contra el Covid, como muestran reportajes de televisoras nacionales y extranjeras. En estas comunidades, las pandillas se estan ocupando -me imagino que de manera muy particular- de que la gente que anda por la calle guarde la distancia social y use mascara. Han declarado una tregua en sus actividades habituales, y han dedicado parte de sus mal ganados dineros a ayudar a los enfermos a sobrellevar sus gastos. Obligan a los sospechosos a testarse y a aislarse; custodian al personal medico que se aventura a visitarlos, y colaboran con la Iglesia y las ONG en la reparticion de las donaciones y ayudas. Algunos lideres declaran que tambien se estan ocupando de que 'su' poblacion no sean tratada con la hydroxicloroquina, sino con resdemsivir. Imaginese como esta la situacion cuando los delincuentes son los que tienen que contener el avance del Covid en algunos de los lugares donde mas facilidad se esta propagando.

  • Cira Velasco Elizalde dijo:

    Infelizmente ese fue el presidente y el gobierno q ellos eligieron y q no han sabido y/o querido quitarlo del poder. Si ellos no despiertan de esa inmovilidad el mal sera cada dia peor; tienen las conditions objetivas: desmanes, mala administracion y no respeto ni cuidado al pueblo, pero no tienen la conciencia real de su problema: condiciones subjetivas, parece q tienen q pasar cosas muy muy terrible en ese pais para q el pueblo se una y luchen

  • Francisca dijo:

    SOBREVIVIRA BRASIL A ESTE GOBIERNO???
    QUE DIOS BENDIGA, PROTEJA Y GUARDE A ESTE PUEBLO !!!

  • Idania Rosa dijo:

    Que dios tenga piedad del pueblo brazileño, de esos que no son millonarios, que son de a pie, como se le dice al pueblo humilde, que van hacer, solo ellos sabran.

Se han publicado 11 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eric Nepomuceno

Eric Nepomuceno

Escritor, periodista, investigador y traductor brasileño.

Vea también