Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

El día después

| 18

Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

He pensado mucho en el día después de esta pandemia. Y como yo, muchos. El ser humano es optimista por naturaleza. De otra manera no hubiese podido atravesar tantas desgracias en la Historia, muchas de las cuales han sido provocadas por otros humanos. Las guerras y masacres, los odios y venganzas no han podido acabar con la especie. Muchas veces ha tenido que enfrentar pandemias y se ha salvado.

Pero, repito, somos optimistas. Habrá un día después. ¿Nos imaginamos cómo será ese amanecer? Hagamos un ejercicio reflexivo. Porque hay que prepararse para ello en medio de tantas cifras que nos espantan, pero que debemos saber con transparencia para estar cada día más sobre aviso de lo que puede ocurrirnos, si no actuamos con cordura y responsabilidad. Eso nos ha enseñado, entre otras cosas, este inoportuno y malvado virus.

Habrá muchos que amanecerán con la cabeza baja. Sentirán vergüenza de su actitud egoísta y de sus hechos contra sus semejantes. Aquellos que robaron y maltrataron, los que, sin pensar en las consecuencias para ellos mismos, abusaron de la necesidad y la honestidad de otros. Tendrán que vivir, si es que lo lograron, con el enorme peso de las miradas de reproche y enojo de los honestos, de los que se quitaban de lo suyo para dárselo a otros más necesitados. Algunos se arrepentirán en privado, como en confesión, para tratar de minimizar el impacto de su culpa, aunque no todos creamos en la contrición de quien no hizo bien, cuando tuvo la oportunidad de hacerlo.

Otros seguirán por la vida como si nada hubiera pasado. Son aquellos que, quizá por un cheque momentáneo, se sentirán con derecho de ofender a quienes seguimos aferrados a una idea de justicia inentendible para ellos. No importa que hayan nacido, y se hayan criado también, en la misma tierra que nos nutre, a la mayoría, de nobleza y ansias de igualdad. Son los que no pueden comprender a los agradecidos. Los que nunca sabrán lo que es la solidaridad.

Y los hay aún peores. Son aquellos gobernantes que no cuidaron a sus pueblos. Los que temen perder el favor de sus amos antes que salvar vidas. Y los amos que anteponen sus intereses personales y de clase a la vida de millones de sus conciudadanos. En medio de la pandemia se enzarzan en disputas de poder para ver quién prevalece. Es la misma ley de la selva que impera a diario en esos lares, enaltecida por una pandemia que no respeta clases ni estratos sociales. Con migajas tratan de acallar a quienes no tienen dinero para hacerse una prueba o, incluso, llamar a una ambulancia. Buscan fallas ajenas, no las propias, para justificar lo que no hicieron. Esos mismos que anticipan cifras de posibles muertes, como un macabro juego de números, mientras prosiguen persiguiendo a quienes están ayudando realmente al mundo.

Esos comparecerán ante el tribunal de la historia. Un día después recibirán la condena universal por todo el mal hecho. Sus intentos de socavar el orden internacional y sus estructuras, chocarán con la voluntad de millones de personas que creen en la colaboración sincera, no en los ataques. No lograrán el objetivo de cerrar todas las puertas de acceso a la igualdad. Miles de años de lucha contra seres como ellos hacen a la humanidad invencible.

Mientras tanto, el día después en mi país lo imagino glorioso. Saldremos a la calle, quizá aún guardando una sana distancia, por costumbre. Nos miraremos sonrientes y agradecidos. Nuestros hijos retornarán a sus escuelas para reencontrarse con sus amigos y profesores. Los novios, separados por la circunstancia,  se volverán a besar. Los que tuvieron que ir a otras tierras a ayudar regresarán.

Habrá fiesta, algarabía. Habrá también momentos de recordación a quienes no pudieron vencer la enfermedad. Pero habrá orgullo porque pudimos derrotar al virus. Y, seguro estoy, brindaremos también por el aporte a la ciencia de nuestros propios talentos, que permitió salvar a tantas personas.

Y, entonces, en fila interminable aplaudiremos. A los que cada noche homenajeamos durante los largos días de la tragedia. Pero también a quienes supieron guiarnos en medio de tan dura tempestad. A los que nos enseñaron, hace muchos años, el valor de la justicia plena. Y nos aplaudiremos a nosotros mismos, también, ¿por qué no? Al final, resistimos y demostramos que hay un modelo más preparado para vencer cualquier atentado a la vida humana. Y ese modelo es el nuestro.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Yoanna dijo:

    Quedé muy conmovida con su exposición,,seriamente no veo la hora de volver a abrazar a mi familia a mi pareja que hoy se encuentra muy lejos de mí y q añoro todos los días con tenerlo a mi lado al igual q su madre,,,me acuesto cada día rezando xq esta situación pare,volver a la Facultad en la que estudió y poder de nuevo abrazar a mis compañeros y profesores,,decirle con el corazón oprimido q lo logramos.Actualmente estudio Medicina en la Facultad Salvador Allende,y como pilar del futuro estaré siempre agradecida con eso valientes q cada mañana despiertan con el objetivo d acabar de una vez y por todas con este virus...Pienso en un mañana,tngo fé en Dios q esto terminará y cuando eso pase tendré la satisfacción de haber colaborado con mi país y con aquellos ciudadanos q viven en él...Gracias x tus palabras,seriamente me llenaron de esperanza.Saludos y q dios nos bendiga a todos.

  • Alis Le dijo:

    Todavía tengo un nudo en la garganta...seguro que saldremos victoriosos!!!!

    !!!!!CUBA SALVA!!!!!!

    y muchas gracias por tan precioso artículo

  • Hugo Andrés Govin Díaz dijo:

    Bueno, Omar, realmente la primera gran Odisea de los seres humanos fue llegar a este lugar en donde bichitos, hongos, bacterias y virus de todas las especies ¡eran amos y señores del lugar!
    La mejor evidencia de que nuestra especie se impuso lo somos nosotros mismos, los más de siete mil cuatrocientos millones que deambulamos el lugar.
    Ademas, tuvimos la osadía de poner a trabajar para nosotros a muchos de esos antiguos dueños del negocio. Si slguien tiene dudas, que mire en el microscopio un coctelito de levadura, de queso; una gota de yogurt, etc. Dentro de los esclavos trabajando para nosotros tenemos a la mismisima asesina scherichia coli.
    El problema serio aparece cuando nos confiamos demasiado y cometemos errores imperdonables. Una cepa de hongos mal manejada o la scherichia haciendo lo que le plazca fuera del intestino grueso por negligencia nuestra, nos hacen perder el juego inmediatamente.
    Del otro lado se encuentra todo eso que brillantemente señalas en tu artículo.
    Me sumo a tu opinión y seguiré siendo de los que, como tú, ponemos todas nuestras esperanzas en ese día después en el cual, sin lugar a dudas, seremos mejores personas.

  • M dijo:

    ¡Hermoso!

  • Lucia dijo:

    Perfeccion muy bien esacto en lo que subcribes magnifico sin palabra.VIVA CUBA .AQUI NO SE RINDE NADIE .VENCEREMOS VENCEREMOS.

  • Naira dijo:

    El día q esto termine, voy a besar y abrazar a mi familia y mis amigos y les voy y a decir lo mucho q los amo y cuánto los extrañé. Todo va a pasar, somos fuertes y lo lograremos.

  • Mena dijo:

    Profesor Validas Afirmaciones es Cierto Continuaremos Aplaudiendo Eternamente a Muchos que como Usted y desde sus Posiciones Nunca Permitieron que se Apagaran Nuestras Luces Nuestras Esperanzas y Quedaremos por Siempre Agradecidos.Gracias Profesor por sus Saludables Reflexiones. Mis Respetos.

  • Memoria Cubana dijo:

    Estimado periodista
    Sin ánimos de predicción, este mundo seguirá estando dividido entre buenos y malos.
    Los sinvergüenzas lo seguirán siendo, sean ladrones, truhanes, revendedores o políticos. Esos NUNCA bajarán la cabeza, al contrario, siempre estarán al acecho para cometer sus fechorías.
    Posiblemente cambien algo si las leyes fueran lo suficientemente duras con ellos que en lugar de estar en una cárcel tipo hotel dos estrellas escuchando música, pintando y recibiendo “pabellón”, estuvieran trabajando en la construcción de las líneas del ferrocarril central.
    Yo propongo que ese sea el AHORA MISMO. Solo así bajarán la cabeza un día después.

  • Yanet dijo:

    Muy emocionante y bella publicación.

  • Yanet medina tabio dijo:

    Muy emocionante y bella publicación.

  • Ketty dijo:

    CLARO Q HEMOS PENSANDO EN ESE DIA EN Q ESE METRO Y MEDIO DE DISTANCIA YA NO EXISTA ,EN Q LA VIDA NOS REGALE UN DESPERTAR SIN LA PROHIBICIÓN DE DARLE UN BESO O UN ABRAZO A NUESTROS SERES QUERIDOS Y PORQUE NO A NUESTROS VECINOS O A QUIENES SIMPLEMENTE NI NOS HABLAN ,COMO BUENA CUBANA NO PIERDO LA ESPERANZA DE VER A MI HIJA JUGANDO EN LA ESCUELA O EN EL BARRIO,QUIEN NO HA PENSADO EN ESE DIA ? PERO AUNQUE AHORA PAREZCA LEJANO LLEGARA Y ENTONCES SI TODOS SALDREMOS A LA CALLE A FESTEJAR OTRA VEZ LA DICHA DE VIVIR EN UN PAIS COMO ESTE Y EL PRIVILEGIO DE TENER VIDA .

  • Caste dijo:

    Me gusta el trabajo, será un momento de inmensa alegría.
    Creo que, entre las experiencias más importantes que esto nos deja, está la de la disciplina social y su exigencia, con la participación de todos, pero con la adecuada actuación de las autoridades e instituciones. Dos ejemplos:
    La prohibición de ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública, mal que ha proliferado desagradablemente y, según tengo conocimiento, no se permite en muchos otros países.
    El otro es el de la música alta, de lo que se ha hablado en los medios, pero no para; sin embargo, cuando el Presidente lo dijo en una de las reuniones de análisis de la Covid, se ha controlado y en eso ha ayudado el patrullar policial.
    Hay que combatir el desorden y con eso contribuimos a tener un país mejor.

  • mary.hernánd. dijo:

    NO HE PODIDO DEJAR DE REIRME DESPUÉS DE HABER LEIDO ESTE COMENTARIO, ANÁLISIS O ARTÍCULO, NO PIENSEN COLEGAS QUE ESA RISA ES UN ACTO DE INMADUREZ NI DE IRRESPONSABILIDAD, TODO LO CONTRARIO ESTA LECTURA DEL DÍA, DESPUÉS DEL FILÓLOGO OMAR OLAZABAL RODRÍGUEZ HABER PLASMADO SU ARTÍCULO EN CUBADEBATE, A MI ME HA RESULTADO UNA SÁTIRA NECESARIA, DIGNA DE NO OLVIDAR, UNA REALIDAD DE UN HECHO BIEN TRISTE, QUE CON SUS MATICES DE ESTA PANDEMIA HA SACADO A LA LUZ ALGUNAS CARACTERÍSITCAS Y Ó COMPORTAMIENTOS DE CIERTOS INDIVIDUOS O PERSONAS, QUE SU IDENTIDAD, SU VALENTÍA, SUS VALORES TODOS HAN SUFRIDO UNA METAMORFOSIS QUE ESTABA COMO ENCUBIERTA... Ó QUE NUNCA EXISTIÓ, DÍGASE EN EL CONCEPTO MÁS HUMANO DE LA PERSONA, SOLIDARIO, INTELIGENTE, PROPORCIONAL, RACIONAL E INTEGRADOR Y QUE ES PARTE DEL CONCEPTO DE PERSONALIDAD. SIN EMBARGO EN OTRAS PERSONAS SIN TANTO ESTUDIO HA ESTADO PRESENTE ESTE CONCEPTO Y MÁS ALLÁ, ESA PARTE HUMANA, SOLIDARIA, LLENA DE RICOS SENTIMIENTOS QUE PUEDEN OFRECERSE Y QUE NUNCA OLVIDA QUIEN LOS RECIBE, EN MOMENTO DE UNA PANDEMIA, HABRÍA TANTO QUE DECIR, QUE MI INTERÉS Y RESPETO POR EL PROFESOR OMAR OLAZABAL NO ME PERMITEN, NO DARLE LAS GRACIAS POR SU ANÁLISIS, POR SU REALIDAD OBJETIVA, PARA MÍ REITERO ES UN HUMOR REFINADO DE DICHA REALIDAD QUE COMO PERSONA NTELIGENTE NOS LLAMA A LA REFLEXIÓN DEL MISMO, INCLUSO PARA LOS ILUSOS QUE SABEN QUE SE HAN PORTADO DE ESA MANERA, OJALÁ LES CREZCA EL CEREBRO PARA QUE LES DE TIEMPO A ENMENDAR SUS ERRORES, QUE PUEDAN HACER UN EXAMEN DE CONCIENCIA COMO HACEMOS TODOS AL IR A DORMIR ANTES DE COLOCAR O COLOCANDO LA CABEZA EN LA ALMOHADA, PARA EL OTRO DÍA QUE PEDE SER MAÑANA NO COMETAMOS LOS MISMOS ERRORES Y NO SEAN MUCHOS LOS QUE AMNEZCAN CON LAS CABEZAS BAJAS, NUESTTRO PUEBLO ES CULTO Y MÁS BIEN SENTIRÁ VERGUENZA Y LES OFRECERÁ LA MANO A ESOS QUE SÉ SALDRÁN CON LAS CABEZAS BAJAS, PORQUE PROFESOR OMAR AQUÍ EN CUBA SOMOS MÁS, QUEREMOS Y SABEMOS LO QUE TENEMOS, CUIDAMOS NUESTRO SISTEMA DE SALUD, CUIDAMOS A NUESTRO ESTADO, ESTADO ES TODO... Y HACEMOS TANTAS COSAS INIMAGINABLES PARA QUE TODO SALGA BIEN, QUE LE JURO, LE PROMETO, QUE SALDREMOS PRONTO Y MEJOR DE LO QUE SE ESPERABA DE ESTA PANDEMIA, PORQUE SE NOS HA PROTEGIDO AL 100 POR CIENTO Y MUCHO MÁS, CON CREATIVIDAD DEL ESTADO, DEL SISTEMA DE SALUD, DE UN PUEBLO QUE NO SE RINDE...SI HEMOS LLEGADO HASTA AQUÍ, DESGRACIADAMENTE AUNQUE EN MEDIO DE UNA SITUACIÓN TRISTE, TAMBIÉN EL PASI Y PERSONAS COMO USTED QUE NO SON POCAS HAN PODIDO AYUDAR AL PAIS SABIENDO CON ESTA OBSERVACIÓN, DÓNDE ESTÁ CADA QUIÉN Y CON QUIÉN SE PUEDE CONTAR DE VERDAD, SIN HACER ALARDES, EN SILENCIO COMO NOS ENSEÑÓ MARTÍ Y COMO SU ALUMNO CUMPLIÓ LA PROMESA DE MARTÍ, NUESTRO FIDEL Y DÍAZ CANEL LE SIGIÓ Y ESTÁ FORMANDO A LOS SIGUIENTES, CUBA PARA SIEMPRE, Y SU ALUMNO SOMOS TODOS, GRACIAS PROESOR OMAR OLAZÁBAL.

  • Revolución dijo:

    Viviremos y venceremos.. Fuerza cuba

  • Luis Manuel Amador dijo:

    Excelente reflexión!

  • Betty dijo:

    que bonito, me ha tocado el corazón, optimismo para todos, hoy luchamos y venceremos

  • matico dijo:

    gracias profesor.-buen artículo,es verdad, habrá quien cambie y también quien siga igual,lleno de egoísmo y desagradecido hasta la pared de enfrente..

  • Joel Vera Corzo dijo:

    CLARO HERMANO , VENCEREMOS, VENCEREMOS Y VENCEREMOS, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ VIVA CUBA SOCIALISTA !!!!!!!!!!!

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también