Imprimir
Inicio » Opinión, Salud  »

2020: ¿el año maldito?

| 41 |

París, 21 de marzo de 2020. Foto: Francois Mori / AP.

Por: Omar Olazábal Rodríguez

Desde enero se suceden, una tras otra, teorías y opiniones, memes y cuasi-tratados sobre la malignidad que acompaña al año 2020. Cábalas, profecías del siempre recurrente Nostradamus, la conjugación de las cifras del año, los días y los meses, año bisiesto, en fin, todo un reto para el esoterismo globalizado. Y cada suceso negativo es vinculado automáticamente a esos designios del destino. Ya nos pasó en el 2000 y el 2012. Así está ocurriendo con la pandemia del Coronavirus, que tanta desgracia ha traído a nuestro mundo.

Voy a comenzar diciendo que el 2020 hasta ahora se está mostrando maldito. Tiene que serlo cuando cada día siguen muriendo seres humanos a consecuencia de un nuevo virus. Es cierto que podría haber ocurrido en cualquier otro año, pero nos ha caído en éste. Y su rápida y mortal dispersión tiene que ver, de manera directa, con los movimientos humanos en un mundo ya tan conectado, que ha provocado en algunos políticos la errónea y malsana idea de que solo poniendo muros podrán cerrarse las fronteras. Y de los muros se burló también el COVID 19. No hay freno total salvo la rápida elaboración de una vacuna que prevenga su completa difusión.

Los países ahora cierran sus fronteras. El tráfico aéreo y marítimo ha sido llevado al mínimo indispensable para una economía interdependiente. Los héroes del momento, pues al parecer antes no lo eran, son los médicos, enfermeros y enfermeras, y todo el personal dedicado a salvar vidas en tan angustioso momento. Una de las más grandes lecciones de esta pandemia es que debemos tratar siempre a esas personas como merecen. Cuidarlas y protegerlas, pues su heroísmo es diario. Se hace épico en momentos como éstos, pero cada día de cada año dan su sudor, y muchas veces su vida, por salvar a otros.

Es en momentos de crisis cuando el ser humano saca sus más nobles y, también, sus más viles sentimientos. Hay políticos que no descansan para tomar las medidas que se necesiten para salvar a los ciudadanos de su país y de otras naciones. Que protegen a sus pueblos y extienden la mano a otros que también necesitan apoyo. Que no piden nada a cambio, ni publicidad ni prebendas futuras, salvo que la historia juzgue cada acción en el lugar que merecen. Y que toman el ejemplo de humanismo de sus ancestros y lo convierten en estandarte.

Pero también hay aquellos que se olvidan de sus ciudadanos abandonados en otros lares. No dejan entrar aviones a sus países con esos, sus propios, ciudadanos. O cierran pistas con carros para que no aterrice un avión que llegó a salvar a connacionales de esa aerolínea y regresarlos a su país. O intentan comprar empresas para que, en exclusiva para su propio país, produzcan la vacuna que salva. Reparten migajas cuando se requiere poner todo el servicio de salud a disposición de sus ciudadanos, de manera gratuita, para que puedan ser salvados. No piensan como estadistas. Actúan como empresarios. No levantan sanciones a otros países, quizá con la malvada esperanza de que desaparezcan sus poblaciones. No tengo otra manera de interpretar sus acciones.

Hay también aquellos que, en medio de su decepción diaria, han llegado a desear que el virus acabe con el país que los parió. No importa que en ese país viva el resto de su familia. Si estuviera vivo Adolf Hitler, esos formarían parte de sus diabólicas huestes.

Para nuestro continente, el 2020 está lleno de maldiciones. No solo es el virus, también hechos que ocurren a diario y que no debemos dejar de mencionar por la trascendencia que tienen. Ayer, por ejemplo, una maniobra estadounidense de chantaje y oportunismo hizo reelegir a Luis Almagro al frente de la OEA. Voces dignas como la de México se alzaron contra ese hecho. Y prometen una fuerte batalla en esa desprestigiada organización. De todas formas, seguiremos viendo como el títere avala golpes de estado e intentos de cambio de régimen. Incluso participa de ello. Al parecer la tajada monetaria es grande.

Y menciono la OEA no solo por la elección en sí, sino también por cómo la avaricia y la deshonra pasa por encima de la seguridad de las personas. Realizar esa elección en medio de una pandemia es un indicio de que, para los organizadores de la maniobra, sus intereses están por encima de la vida de seres humanos, en este caso, diplomáticos latinoamericanos y caribeños. Un ejemplo de vileza que no debe dejar de ser denunciado.

Nos queda otro hecho que podría marcar definitivamente el año 2020 como maldito. Si Donald Trump es reelecto en noviembre, los Estados Unidos habrán dado el espaldarazo final a la marcha del fascismo en ese país y en el mundo. El racismo, la misoginia, la xenofobia se desatarán como nunca contra todos. La maquinaria de guerra de Norteamérica será puesta en alarma de combate para arrasar con países incómodos para el establishment. Nuestro planeta entrará de lleno en la época del invierno eterno. Y en eso no hay profecía de nadie. Será la más cruda realidad.

Yo no pierdo la esperanza de que el Coronavirus demuestre de una vez por todas cuán frágil es nuestro mundo. Y que los malvados deben ser detenidos en su intento por dominar el mundo. Por eso puse entre signos de interrogación el título de este escrito. Porque queda una rendija para demostrar que sabremos salvar al mundo no solo de este, sino de todos los virus posibles, llámense COVID 19 o Malvados Políticos. Y entonces la maldición hasta ahora del 2020 se habrá convertido en una gran y bendita lección.

Se han publicado 41 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • karla.ortega@estudiantes.ffh.uh.cu dijo:

    Mis respetos para el autor del artículo. Está estupendo. Sin palabras... Me encantó

    • Yuniel dijo:

      Yo creo que no hay año maldito sino humanidad inconciente .La vida está echa de pequeños momentos vivamolos como si fueran eterno ....

  • Pliska dijo:

    Es cierto que el 2020 se está tornando un año difícil, pero en cada siglo la humanidad a pasado por etapas difíciles dígase enfermedades, conflictos armados, desastres naturales. Este siglo a traído muchas de ellas juntas como el tsunami que afectó grandemente a Indonesia, el terremoto de Pakistan, así como el maremoto de Japón que desencadenó el accidente nuclear,,, y ahora esto que sinceramente esas preocupante y desolador que todo lo antes sucedido.
    Ojalá que la cura aparezca pronto y terminemos con esta pesadilla, por nuestros padres y abuelos que serán los más afectados,,, y ojalá como comento usted en su artículo nos sirva para reconocer cuando frágiles somos en este hermoso planeta y podamos poner a un lado el egoísmo y trabajemos en pos de la misma causa..
    Dios nos bendiga a todos

  • Jane dijo:

    Excelente!

  • Elieser, jamás Ávila dijo:

    ¡Bien dicho! No hay peor ciego que el que no quiere ver. En momentos de crisis está demostrado que somos capaces de los actos más heroicos, pero por desgracia también de los más viles. ¿Y que propicia que se tome una u otro de estas actitudes? El trasfondo y la base sobre la que se formó cada uno de nosotros. Eso no miente. Aunque los milagros pueden ocurrir, es bien difícil, por no decir casi imposible, que los olmos den peras. Y ya está plasmado desde hace milenios en los libros sagrados de todas las religiones. En la Biblia, el que más conocemos, las palabras de Jesús lo dejan bien claro "por sus frutos los conoceréis".
    Y es hacia ahí hacia dónde debe mirar cada uno de nosotros, más en tiempos de dolor, sufrimiento y angustia. No debemos tener en cuenta solamente las palabras, el papel, se ha dicho, aguenta todo lo que le pongan. Debemos tener en cuenta los hechos y la congruencia entre estos y las palabras. Si no hay concordancia, si no hay congruencia, si se dice una cosa y se hace otra, entonces los frutos los traicionan. Ya lo dijo nuestro eterno Martí "hacer es el mejor modo de decir".
    Entonces, debemos saber algo. Todos los hombres de buena voluntad debemos mantenernos alertas y en pie de guerra. Cualquier vaticinio sobre la malignidad del 2020 son sólo especulaciones. Pero la sabiduría popular es apabullante y, al menos en Cuba, siempre se ha dicho "que las cosas para que se pongan buenas primero tienen que ponerse bien malas".
    Entonces, el 2020 no es un año maldito, es una prueba para la sociedad humana, es la criba que separará el grano de la paja. ¿Cuál de las dos prevalecerá? Eso depende de nosotros. El 2020 no lo podemos ver cómo una desgracia solamente, sino como un peldaño para escalar un nuevo nivel en la sociedad humana. Pero eso no ocurrirá por sí sólo. Debemos unir fuerzas todos los pueblos para de una vez y por todas, los productores de malos frutos dejen de ser los que llevan las riendas del mundo.
    2020 de seguro es el fin del mundo. Pero no será un fin apocalíptico como muchos lo han esperado tantas veces. Será el fin del mundo tal y como lo conocemos. De seguro habrá un antes y un después del coronavirus, el mundo no será el mismo, ahora, dependerá de los pueblos si el nuevo mundo será definitivamente de los pueblos y de los hombres de buena voluntad, de los que producen buenos frutos, o si pasará definitivamente a manos de los que hasta ahora se lo han querido apropiar.
    ¡Alerta pueblos, no veamos al coronavirus como un enemigo, veámoslo cómo una bofetada de advertencia que nos ha dado la historia para que definitivamente despertemos y reclamemos lo que es nuestro por derecho!

    • Carmencita dijo:

      Si asì es...Es principio de padecimiento y dolor.Pero tambien es oportunidad de arrepentimiento para la humanidad q tanto mal ha hecho a este mundo.Y como mismo dice la biblia, asi mismo aconteserà.Por favor arrodillaos todos ante Dios y el sanara la tierra.Y empezara un mundo nuevo lleno de vida.Dios nos ayude...

  • Alexis dijo:

    Que buen trabajo!!!!!

  • felo dijo:

    Excelente articulo Omar. Gracias.

  • Adelkys dijo:

    Gracias por este excelente artículo.

  • Elier garcia dijo:

    Buen artículo Omar, comparto con usted.
    Mis saludos
    Elier

  • Lord of Rings dijo:

    Que esperaban despues de ver a Sauron, el Rey Mordor conquistar la Casablanca.

    El Rey Donald Mordor desea destruir la obra de Dios, se hace pasar por cristiano, y aparenta defender a Israel, pero en realidad ha firmado un pacto con el Diablo para destruir el planeta.

    Increiblemente, muchos cristianos le creen, pues escuchan sus mentiras pero no ven las acciones que hace para destruir la obra divina.

    Los judios (algunos, los judios son muy inteligentes y no les puedes engañar a todos) le creen a pesar de que ha puesto a enriquecer uranio sin parar al mayor enemigo de Israel, y para ello les ha dado la mayor de las razones, asesinar impunemente a su jefe de ejercito.

    Ha preparado condiciones en EEUU para que el virus entre y tome desprevenido al sistema de salud nortemericano. Ha estado todo el tiempo tratando de crear el caos en China, y de fomentar las energias negativas para que algo como el coronavirus acontezca y echarle la culpa a los chinos.

    Ha bajado impuestos a los ricos para catapultar la desigualdad y preparar condiciones para otra MegaCrisis Economica que creara el caos en el planeta, esto es equivalente a "enriquecer uranio" para crear una Mega Bomba Atomica-Economica.

    Su maxima para eleciones es Make America Great Again, pero en el contrato con el eje del mal, la maxima es: Make America Worst As Ever & Destroy the Planet, the Creation of The Lord.

    Todo esta escrito, quien no lo crea es porque no esta prestando suficiente atencion, solo hay que preguntarse: Frodo, y el anillo pa' cuando?

    • DRT dijo:

      Excelente! Deberías publicar también.

  • May dijo:

    Este trabajo debiera tener espacio en otras publicaciones para que lo leyeran más personas.
    Gracias a Olazábal.

  • Alfre dijo:

    Exelente trabajo el de Cubadebate en estos tiempos de información, ojalá q esto q estamos pasando sirva de lección para darnos cuenta q lo material es secundario y q al final tanto el país más Rico del mundo como el más pobre afronta esta situación el coronavirus no entiende de clases sociales. Ojalá q se levanten las medidas de bloqueo hacia nuestro país es el deseo de muchos 0

  • Marlen dijo:

    Coincido con usted Alexis, genial artículo!

  • Cubanita dijo:

    El problema es que Dios está hablando u el mundo no escucha. Guerras,terremotos, incendios masivos y ahora esta pandemia . El mundo necesita de Dios y la personas también , y este virus lo comprueba , el mundo entero muere y grandes potencias hace rato ya trabajan en una cura sin obtener resultados, este virus ni creo ni en pobres o ricos. No es un año maldito es un año de clamar por nuestra tierra

  • Hendris Manuel dijo:

    Perfecto... Felicidades al autor... Lo compartiré sin dudas, esto merece ser viralizado

  • Che dijo:

    El poder y la maldad de los imperios a través de la historia los ha llevado a cometer errores y con ello a desrunbarse .el imperio que hoy conocemos está más cerca que nunca de su destrucción por muchos factores.ya están en el túnel sin regreso,solo queda esperar.no hay mal que dure cien años.

  • Mágico dijo:

    No se preocupe, señor Olazábal, los cubanos están acostumbrados ya a los años malditos, pues el 2020 no va a ser el primero.

  • Norma dijo:

    Tremendo comentario!!! la reelección del Presidente actual de EE.UU, si lo logran, dejará pequeño al COVID 19.

  • Mary dijo:

    Según Einstein, «solo hay dos cosas que son infinitas, el universo y la estupidez humana, ...y sobre lo primero, no estoy muy seguro...». Como seres humanos, tenemos dos opciones: O aprovechamos esta gran tragedia, que es esta pandemia, para darnos cuenta de que al mundo no le queda otra opción que la solidaridad y la hermandad de los seres humanos, lo cuál sería una maldición para los que, hasta ahora, han ejercido el poder, devastando al resto de los terrícolas, o bien, seguir cruzados de brazos, viendo como, con nuestra venia como habitantes de este planeta, nos devoramos unos a otros (por supuesto, el más fuerte al más débil), y eso entonces le daría la razón a todo aquel que vaticinara la maldición para la bolita del mundo.

  • Blindado dijo:

    Nada tiene que ver con un número del año, y Mucho tiene que ver con la forma en que el ser humano, sobre todo de las grandes potencias desarrolladas, asumen una actitud responsable ante el medio ambiente y el bienestar de la sociedad. La naturaleza cambia, se transforma en la medida que el ser humano rompe el justo equilibrio.

  • Yan dijo:

    Estoy de acuerdo con usted, sabias palabras.

  • Yo dijo:

    Considero que estamos viviendo tiempos muy difíciles, pero no para declararlo maldito. Tenemos que tener Fe y pensamiento positivo de que todo va a mejorar con la ayuda de Dios que tanto necesitamos.

  • Catalina dijo:

    Muy realista su comentario.Esperaremos con calma que la paguen por tanto desprecio a la humanidad, aquí en nuestro hemisferio, el llamado "Ministerio de Colonias" y los prepotentes gobernantes de EUA.

  • Martinela dijo:

    Estimado profesor, me encantó su artículo.
    Soy de las que opina como usted, que al final de esta crisis, la humanidad habrá obtenido una gran y bendita lección como
    que:
    - el modelo neoliberal de exacerbación del egoísmo y el individualismo, es totalmente inoperante, mucho más en un mundo globalizado e interconectado donde para salvarnos, todos necesitamos de todos.
    - las grandes diferencias sociales y de desarrollo dentro y entre naciones, son la principal epidemia a combatir, porque justamente el escaso acceso a los sistemas de salud, agua, alimentación, condiciones de vida, pobreza es lo que activa la ocurrencia de nuevos virus.
    - la carrera armamentista es pura basura frente a un enemigo invisible que se cobra vidas sin mirar fronteras.
    - que son más efectivas las tropas de médicos entrenadas para enfrentar epidemias, que las bombas, los portaaviones y toda la parafernalia militar.
    - que las armas salvadoras son la inteligencia, la cultura, el orden y la solidaridad.
    -que los crecimientos económicos no valen, si las riquezas no se distribuyen.
    - que los países que logran sostenibilidad alimentaria en condiciones higiénicas, están mejor preparados para enfrentar catástrofes
    - que la naturaleza cuenta y hay que respetarla, si queremos seguir existiendo como especie...

    y muchas más...

  • Nery dijo:

    Buena pregunta para que cada cual saque sus propias conclusiones, que darán paso a otras preguntas más, sólo digo, que Dios nos ayude.

  • Vikktor dijo:

    A lo largo de los siglos la humanidad ha padecido pandemias de todo tipo, incluso de enfermedades que hoy en día son curables por la medicina moderna. Durante los aproximadamente mil años que duró la Edad Media, la enfermedad conocida como Peste Bubónica (o Peste Negra) cobró la vida de cientos de miles de personas durante varios siglos, y a cada rato aparecían brotes en todos los países de Europa. Y en esos tiempos la población mundial no era ni la cuarta parte parte de lo que es hoy en día, pero los fallecidos se contaban por miles y miles.
    De modo que siempre habrán epidemias y pandemias. Cada cierto tiempo aparece un nuevo virus que mata miles de personas. Recuerden el brote del Ébola en Africa hace pocos años atrás. Pero la humanidad sobrevive, y siempre sobrevivirá. Siempre lo ha hecho.

  • Raul dijo:

    Magistral trabajo!!!

  • Mary dijo:

    Excelente!!!

  • Ernesto Bolaños Rodríguez dijo:

    Excelente artículo, lleno de sabias reflexiones y un contenido humano inigualable. Muchas felicitaciones es Ud. un ejemplo de llevar la verdad a todo el planeta.

  • HOLGUINERO dijo:

    Cuantas maravillosas reflexiones de un admirable articulo, esto demuestra lo culto que es nuestro pueblo , todos de una forma u otra expresan que el hombre es lo fundamental y el peligro actual de extinsion de la humanidad .

  • Alemay dijo:

    Estoy de acuerdo con la refleccion en su articulo, pero donde estan los seres humanos que les puedan poner freno a aquellos que solo les importa el poder, la codicia, el estinguir de la vida a los mas pobres, la ambicion de gobernar los recursos de la naturaleza que hoy en dia son indispensables para la vida de todos los seres humanos, los que pueden cambiar el desastre que estamos viviendo son esos mismos que estan generando las guerras, los mismos que gobiernan la gran parte del mundo, son aquellos que con mentiras los eligen y luego se olvidan de quienes los eligieron, no tengo palabras para expresar las inconformidades que como ser humano tengo hacerca de lo que hoy en dia estamos viviendo, la muerte, el hambre y todo lo buieno y lo malo es propia de todo ser viviente, no de los pobres o ricos, no de los negros o blancos, no del asiatico o el americano.
    Hay dias que no se que hacer, pero tengo fe de que algun dia no se cuando el mundo tiene que cambiar y el mundo somos los seres vivos que lo poblamos.

Se han publicado 41 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Omar Olazábal Rodríguez

Omar Olazábal Rodríguez

Filólogo. Profesor y Productor audiovisual. Fue Director de los Estudios Mundo Latino, Vicepresidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión y dirigió la Oficina de Comunicación e Imagen de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). En la actualidad trabaja en el capítulo cubano de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad.

Vea también