Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Homenaje a Isa

| 7

He estado viendo por la televisión en vísperas del 8 de marzo las historias de la abnegada contribución de decenas de mujeres cubanas a la construcción y consolidación de la nueva patria que edificamos.

He tenido la fortuna de no solo haber conocido, sino de haberlas tratado y de haberme beneficiado, de la actuación ejemplar durante varias décadas de mujeres cubanas sumamente conocidas por su trascendencia en la conquista y consolidación de la nueva patria que hemos logrado establecer. Me refiero a Melba Hernández, Haydee Santamaría, Celia Sánchez, Vilma Espín y muchas otras.

No puedo dejar de recordar a mi abuela mambisa Isabel y a otras contemporáneas conmigo como Norma Porras, única sobreviviente del combate más violento en la capital en que su compañero Machaco Ameijeiras peleó hasta la última bala y fue ascendido póstumamente a comandante y a otras muchas mujeres valientes que conocí en los tensos momentos de la lucha contra la tiranía.

Pero en estos días recuerdo con particular emoción a una mujer que quien la valorara por su pequeña estatura, voz atiplada y aparente debilidad física, no podía imaginar cuanta fortaleza, inteligencia, sagacidad y valentía albergaba en su mínimo cuerpo femenino.

Me refiero a Isa y su farmacia que están insertadas en la heroica lucha de los combatientes capitalinos.

No sé cómo aprendió a ser una conspiradora sumamente organizada, sagaz, discreta y a la vez tierna y capaz de aconsejar a jóvenes audaces, pero a veces inexpertos, formas de actuar  más eficientes.

Después del desembarco del Granma y durante casi un año y medio, en el mismo centro del Vedado, en L entre 23 y 21, su farmacia y su casa, fueron un centro de conexión de la dirección provincial del MR  26 -7 y del jefe de los grupos de acción  con sus combatientes.

Al pensar en eso ahora parece increíble que los servicios secretos de la tiranía no hubieran detectado tanta actividad subversiva en tan céntrico lugar y pienso, al reflexionar décadas después sobre eso, que la capacidad organizativa de Isa no puede disociarse de ese asunto.

Tenía códigos crípticos para recibir y dar mensajes. En mi caso recuerdo que cuando me llamaba a la sala Gálvez del Calixto García, me decía “doctor, el medicamento que estaba buscando ya me entró”  Me había instruido que cuando me dijera doctor, y sabía que me gustaba, cualquiera que fuera el recado, significaba que debía ir con toda urgencia a la farmacia.

Cuando el Gallego Franco tuvo que enfrentarse en un tiroteo memorable al traidor Calviño en la puerta de la farmacia, en septiembre de 1957, eso dio fin al rol de aquel increíble centro de contacto.

Isa fue detenida después y Sergio González, El Curita, cuando ella salió del vivac de mujeres de Mantilla, le ordenó exilarse. Confesó a sus íntimos que cumplió esa indicación contra su voluntad pues Sergio ya había sido asesinado y fue la última decisión  que le orientó en vida. En Mexico prosiguió con la misma humildad e idéntica capacidad organizativa y con renovado instintivo y espíritu unitario aunando voluntades en el exilio.

Cuando retornó después de la victoria, perdida ya su farmacia, no acudió a ver a ninguno de los ya victoriosos comandantes que conoció  y se sumergió discretamente en laboratorios farmacéuticos donde por sus conocimientos técnicos, su pericia y eterna abnegación, conquistó nada menos que el título de Heroína del Trabajo.

Retirada por problemas de salud pero incansable e insoportablemente activa, en su barrio fue elegida delegada de circunscripción y por sobresalir relevantemente en esa actividad fue elegida diputada en 1976 a la Asamblea Nacional del Poder Popular, ANPP, donde se destacó por su perseverante actividad durante 10 años.

Nada mejor en su despedida del parlamento que lo que le dijo Fidel a su oído cuando subió a la tribuna acompañada de los aplausos de los diputados y lo saludó “Isa, te extrañaremos”

Ya enferma, como vivía cerca del cementerio de Colón, hasta su fallecimiento, no hubo actividad de recordación a mártires o compañeros caídos, donde no estuviera en una esquina, diminuta y apartada con su discreción eterna y con su ajado uniforme de miliciana, recordando a “sus muchachos”.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • @adriancamaguey dijo:

    Muy buen homenaje. Cada vez conocemos más de nuestras heroínas. Porque no crear una web dedicada a ellas y en general a todos nuestros héroes más importantes ?. La Ecured tiene fichas de muchos de ellos...pero se puede más.

  • RDB dijo:

    Precioso artículo de este hombre lleno de historia ,mostrando siempre en sus anécdotas la cantidad de héroes y heroínas anónimos que hay en nuestro pueblo.
    Siempre le solicitamos escriba tantas historias para que no se pierdan.
    Un abrazo embajador, por tan lindo regalo.

  • Niurka dijo:

    Bonito recordatorio. Deben rectificar circunspección por circunscrpción. Saludos y no tienen que publicarlo.

  • belitamari dijo:

    Conocí a Isa(belita) amiga de mi mamá, farmaceútica como ella, y compañeras todas del barrio, ciertamente siempre presente, callada, discreta, diminuta, pero presente en todo lo que pudiera estar. Muy buen artículo, que sirva para recordar a todas las compañeras que desde su más humilde labor dieron y dan aún todo por esta revolución. Estas historias de vida merecen la pena conocerse más, y las más jóvenes generaciones deben conocerlas y no olvidar. Viva la mujer cubana!!!

  • Zar Kástico dijo:

    Conocí a Isa, tía de uno de mis jefes, y no supe de su historia hasta después de su fallecimiento. Iba a su casa todos los meses durante varios años y nunca tuve la idea de todo lo que hizo. Cuando lo supe, que no debe ser ni el 10% de todo, pues en aquellos tiempos arriesgar la vida era el día a día, quedé sorprendido con su historia. Realmente así tan pequeña nunca imaginé que giardaba tantas historias de valentía y dedicación como las de mi valiente abuela tras el triunfo revolucionario.
    Estoy de acuerdo con el comentario de adriancamaguey realmente conocemos poco de nuestra propia historia, no solo de lo hecho por las mujeres, y ojalá se hiciera más por darla a conocer.
    Saludos.

  • Alina dijo:

    Por el artículo asumo que hablan de Isabelita, la Delegada de base y Diputada a la ANPP por la circuscripción 65 del Consejo Popular El Carmelo anteriormente llamado Chullima. Después de dejar de ser Delegada siguió como Secretaria del Núcleo Zonal, y así la conocí siendo yo la Presidenta del Consejo Popular, fue una bellísima persona, sencilla y amable, profunda y sobre todo revolucionaria y patriota. Siempre mis relaciones con ella fueron muy bonitas en todos los temas que abordamos y de ella guardo un grato recuerdo y cariño.

  • Daniel Noa Monzón dijo:

    Mi Felicitación, mi agradecimiento...para usted Mazola y para Cubadebate...Coincido con los demás comentarios que invitan a dar a la publicidad más y más historias como ésta, de hombres y mujeres de la lucha clandestina (héroes y márrtires) que han estado en el anonimato o de los cuales no se conoce mucho...La historia hay que enriquecerla con todos los elementos que la conforman. Nada más justo que resaltar no sólo los grandes acontecimientos y los personajes más encumbrados...hay que hacer igual homenaje de reconocimiento a los más humildes y sencillos actores que a veces con un sólo acto contribuyeron al éxito de la Revolución de todos....Honrar, honra...La obra es de todos, hombres y mujeres...niños, adolescentes, jóvenes, adultos y ancianos...En cada etapa de la obra revolucionaria, antes y después de 1959, en la Sierra y en el Llano todos ellos han tenido un granito de arena...que juntándolos se verán como una montaña, como una barrera infranqueable, como un muro contra el que se estrellarán todos los intentos de los enemigos de la Revolución Cubana.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Giraldo Mazola

Giraldo Mazola

Diplomático y periodista, colaborador de Cubadebate.

Vea también