Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Valverde, líder entre paradojas

| 10

Ernesto Valverde, director técnico del fútbol club Barcelona. Foto: Marca.

Marcha líder y es vilipendiado. Vence, pero no convence. La paradoja mayor radica en esta fórmula tan común en el fútbol, convertida en tabú para los santos inquisidores del sentimiento barcelonista. En el Camp Nou, templo del esteticismo y la retórica exquisita, el éxito nunca ha sido suficiente. Importa encantar, tocar, gustar, aunque, para ser justos, pocas veces ha logrado el Barça andar por los senderos del triunfo sin respetar las normas más
identificativas de su mítico ADN.

El de Valverde no tiene los vericuetos del laberinto del general, ni es tampoco el Txingurri aquel héroe enjuto cuyos últimos días transcurrieron con unas condiciones indignas de su estirpe. Su trayectoria carece del romanticismo de una novela del Gabo. Pero el bueno de Ernesto ve pasar los días como disparos. Su rostro ya no es el mismo. Llegó como un técnico valorado por conocimiento y elegancia y hoy, tres temporadas después, muestra un rostro añoso por el desgaste. Ha ganado dos Ligas y aun cuando suene hiperbólico, muchos califican su estancia en Can Barça como un fracaso.

Y no, evidentemente la gestión de Valverde no constituye la peor del siglo en curso ni muchísimo menos de la historia culé. Su equipo ha sido regular y aunque el juego cada día aburre más, ha logrado engullir la guerra de egos que
representa un vestuario pletórico de estrellas. Apaciguador primero, luego estratega, en su currículo resaltan dos ralladuras antológicas: Roma y Anfield representan un lastre muy pesado y aunque este año volverá luchar por la
Orejona, difícilmente vea la resurrección de su figura a los ojos del respetable azulgrana.

El pasado miércoles, en el Clásico, apuntó en la agenda el enésimo varapalo ante la hinchada. Los futbolistas le quieren –¡ay de él si no fuera así! -, pero la gente le reprueba. El Madrid, en uno de los partidos más raros que se recuerden entre blancos y blaugranas, dominó a su antojo y si no venció en casa ajena fue por causa de una meridiana incapacidad para concretar las jugadas. La ruptura del guion establecido durante muchísimos años desvió todos los reflectores hacia el banquillo: ver al Barça depender de individualidades y aguardar las embestidas madridistas para salir al contragolpe fue un balde de agua helada en las tribunas del Camp Nou.

El sábado, ante el Alavés, ratificó que lo suyo no es un problema de resultados. A fin de cuenta, en equipos grandes como el azulgrana, un entrenador con experiencia y la capacidad suficiente para aplacar rencillas de cualquier índole, posee todas las papeletas para triunfar. Tiene a Messi, además, con todo lo que esto conlleva. El argentino gana partidos como ganaba combates Stevenson, sin importarle un bledo que sea el fútbol un deporte de once contra once en un terreno de 100 metros y no un cuadrilátero con solo dos contendientes encima. Tan bueno es el rosarino.

Sin embargo, los lujos innecesarios se pagan, como se paga condenar a Iván Rakitic al ostracismo durante semanas o no conseguir enrolar a Antoine Griezmann en la dinámica del conjunto. Fruncir la estrategia a esperar oportunidades con los hombres más talentosos y no construir a partir del
manejo del balón constituyen dos errores inexcusables. El Barça para ganar necesita moldear su esquema táctico con el balón y no sin él. Valverde, hoy líder, quizás recuerde algo tan elemental como eso cuando llegue otra vez algún partido de Champions. Entonces ya no tendrá remedio.

Llegan las navidades y en las entrañas de la Masía los feligreses más encumbrados de la religión culé entonan los villancicos desde la cúspide. El Barça es líder, mira a su más acérrimo enemigo por encima del hombro y añora, casi suplica con un rosario entre sus dedos, que Ernesto Valverde despierte y vuelva a ser el entrenador sabio y hábil que un día fue aclamado en campos tan exigentes como San Mamés y Mestalla. El tiempo dirá y el fútbol, cambiante siempre, no suele perdonar traiciones.

La caricatura

Caricatura de Roberto Carlos Serrano Prieto.

La frase:

Los buenos jugadores de fútbol no necesitan ser titanes esculpidos por Miguel Ángel. En el fútbol, la capacidad es mucho más importante que la forma, y en muchos casos, la habilidad es el arte de convertir las limitaciones en virtudes. (Eduardo Galeano).

Cpatura de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

Capturas de Superdeporte.

* Pinar del Río se coronó campeón nacional tras ganarle 4 x 3 en ronda de penales a Ciego de Ávila. De esta forma, los más occidentales obtuvieron su octavo título en clásicos domésticos de fútbol.

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ly dijo:

    Muy buen articulo, tiene toda la razon Valverde no pasa de esta Champios; el hace rato que sobra en el banquillo, es el unico animal que tropiesa con la misma piedra, en el Madrid eso no lo pasan por alto,,,,,,,!Cuidado con el Madrid, !!!

  • Max dijo:

    Y ha tenido suerte, pues los de Madrid (ambos, Atlético y Real) han estado igual de mal, si no el FC BARCELONA estaría en un tercer lugar... Si no cambia su historia en Champion será su fin.

  • FuriaNaranja dijo:

    felicidades triples para utd amigo eduardo, primero por el nuevo año, segundo por el siempre bienvenido e interesante escrito suyo y por ultimo por el titulo de PRi en el nacional de futbol

  • EL DINÁMICO dijo:

    SI NO GANAN LA CHAMPIONS , EL NO SE VA A IR SOLO ,SE VA MUNDELE HASTA EL PRESIDENTE.

  • Sevillista dijo:

    Es un técnico demasiado conservador para este equipo. Gana por la plantilla que tiene, pero esa falta de perspicacia es la que le hace perder los partidos claves.

  • NelsonSM dijo:

    El equipo se ha encomendado a las individualidades. No se puede dirigir este Barca como se dirige a otros equipos mas pequeños. El esquema 4-3-3 tiene que, si los equipos contrarios te meten 4 o hasta 5 en el centro, lo pasas mal. De igual forma es de señalar el estado físico de unos cuantos jugadores. Cuando juegan contra equipos que trabajan, lo sufren y mucho. Busquets ha sido en crack, pero ya no es el mismo ni de cerca, Sergi Roberto no defiende nada....ni tampoco encara en el extremo. Vidal forma algún que otro reguero táctico pero debe jugar siempre, porque preocupa al contrario, ocupa mucho espacio por el despliegue físico y encima, tiene gol. Hay que recuperar a Arthur (que ya sabemos no es Xavi). Luisito parece que corre cargado de plomo. Ojalá les salgan las cosas, pero en mi opinión van camino (en Champion) a otro desastre, porque el equipo tiene las mismas carencias del año pasado.

  • eeah dijo:

    Solo una aclaración al artículo. El Real Madrid no gano en el Camp Nou porque ni Hernandez Hernandez en el campo ni De Burgos Bengoetxea en el VAR vieron 2 penales claros a Varane. Arbitros abiertamente declarados enemigos del RM.

    • Gonzalito Jara dijo:

      Mi saludito especial marca de la casa para ti eeah, amplificado como lo mereces por navidad.

      Buen punto el tuyo, que me recuerda que la justificación es la prostitución del carácter. Despues te quejas cuando muchos dicen que el mandril ganó las champios que ganó con goles en fuera de juego de la barbie o empates en el minuto noventa y quince, jugando un alargue infinito para dar tiempo al empate de Ramos.

      Ese comentario tuyo solo demuestra tu frustración. Tambien fuera bicicleta mi abuela si tuviera ruedas.

      Aprende a perder con dignidad, ya el Barcelona te supera por dos puntos porque hizo su tarea y tu no, es eso y nada mas. No llores mas.

      Te repito mi saludo especial, tan sincero y tam profundo como tu lo mereces.

      Feliz navidad yo en primer lugar ¿y tu?

  • Jose10 dijo:

    Buen artículo que los aficionados culés esperábamos hace tiempo. Realmente Valverde no es un técnico para el Barca, tiene a la mejor plantilla del mundo, si no analicen posición por posición y verán que cada jugador titular está entre los primeros 5 del mundo.
    Y además tiene a Messi que como los entrenadores argentinos no ha sabido aprovechar a un futbolista único, irrepetible. Cuando vi el último clásico pensaba si fuera Zidane el que dirigiera al Barca, seríamos invencibles realmente.
    Como culé me encantaría que el Barca ganara la Champions pero sabemos que con Valverde eso no será posible, es una lástima pero es la realidad.
    Buenas tardes

  • kerin dijo:

    Ahora toda la culpa recae en el pobre Valverde , es verdad que en ocasiones es conservador pero en no juega en el campo , los mismos jugadores te juegan un partido que parecen invencible y a la hora del partido bueno se pierden, solo hay q recordar cuando le ganaron al PSG, el que se hecho el equipo arriba fue neymar , ademas el barca ya no tiene ni a xavi y iniesta que eran dos mountruos en el campo y le hacian las cosas mas faciles a messi

Se han publicado 10 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eduardo Grenier Rodríguez

Eduardo Grenier Rodríguez

Estudiante de Periodismo en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también