Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Historietas acerca de los Beatles en Cuba

| 100

Dediqué un tuit a John Lennon por su asesinato en Nueva York el 8 de diciembre de 1980 y por el monumento a su memoria que se inauguró veinte años después, en la Habana, con la presencia de Fidel. Han aparecido en las redes respuestas irritadas, furiosas, a menudo insultantes, que esgrimen “testimonios” insostenibles, francamente mentirosos, sobre la supuesta represión que sufrieron en Cuba los jóvenes que se atrevían a escuchar la música de los Beatles. La mayoría de estos “testimoniantes ofendidos” tienen una cifra ínfima de seguidores. Obviamente son trolls.

Dicen que mi tuit “ofende a todo el que cumplió condena por oír música rock o de Los Beatles” y acusan (sin pudor alguno) a “la dictadura castrista” de (1) “meter presos a todos los rockeros”, (2) “perseguir y encarcelar a quienes escuchaban esa música en Cuba” y (3) “ser marcado por el sistema represivo del dictador solo por tener un disco de Los Beatles”. Aparte de esta sarta de desvergonzadas falsedades, añaden fábulas risibles sobre cómo había que esconderse, por ejemplo, debajo de la cama, para escuchar al cuarteto británico.

Publico a continuación un artículo que escribió Guille Vilar, inspirado en los 50 años del legendario Festival de Woodstock, donde narra además algunas experiencias personales vividas en su juventud rockera y beatlómana.

Guille desinfla en ese texto, con unas pocas anécdotas, con su lenguaje sencillo y directo y su honestidad a toda prueba, el panorama que quiere pintarnos un omnipresente clima aterrador en torno a Los Beatles y al rock.

Puede criticarse la falta de promoción o acaso una promoción insuficiente y errática de Los Beatles y de otras agrupaciones rockeras de vanguardia en Cuba. Pero no es posible derivar de estas pifias una historieta opresiva y caricaturesca fabricada a base de mentiras, donde la simple posesión de un disco podía llevarte a la cárcel.

El error esencial fue, a mi juicio, no diseñar una auténtica política para promover el rock de calidad, el más auténtico, el más subversivo y revolucionario, porque se expresaba en inglés, y propagar en cambio hasta la saciedad el pop venido de la España franquista por considerarlo menos “nocivo”.

Una valoración lo más ajustada posible a la verdad histórica

Reflexionar sobre los 50 años de la celebración del memorable Festival de Woodstock, es mucho más que circunscribirnos al hecho musical en sí mismo, pues su trascendencia social llega hasta nuestros días. Es cierto que estamos hablando de una generación de músicos marcados por un aliento de autenticidad reflejado no solo en su proyección profesional sino en su condición humana. Tal es el caso de figuras paradigmáticas como Jimi Hendrix, Janis Joplin o Crosby, Stills, Nash and Young, cuya obra, si todavía impacta en la actualidad, entonces, por aquellos tiempos, arrastraba a multitudes de jóvenes norteamericanos.

Hablamos de quienes apostaron por asumir el privilegio de vivir desde la multiplicidad de colores de la creación con la mayor honestidad posible. Hablamos de los jóvenes que fueron masacrados por la Guardia Nacional en la Universidad de Kent. Hablamos de los jóvenes que acompañaron a John y Yoko en sus manifestaciones contra la guerra de Vietnam.

Lamentablemente, recordar aquellos años cargados de pura vitalidad existencial en la historia contemporánea de los Estados Unidos, es solo un ejercicio de nostalgia, pues el establishment se ha encargado de dominar los mecanismos imprescindibles de la sociedad a favor de sus intereses mercantiles. Aunque siempre pueden aparecer músicos impresionantes, la tendencia actual de la música popular norteamericana está definida por el éxito de cada cual, por los índices de venta de sus discos en el mercado, independientemente de la ausencia de aquellos mensajes que movilizaron a millones de personas en los años setenta.

Semejante añoranza, nos obliga a preguntarnos dónde está aquel espíritu de rebeldía en la sociedad norteamericana de estos tiempos, qué se ha hecho de aquella vocación indomable de miles de jóvenes que reclamaron sus plenos derechos como ciudadanos ante el inquilino de turno en la Casa Blanca, actitudes que hoy en día para nada le hubieran permitido a Donald Trump imponer a su libre albedrío la agresiva política de su gobierno, no solo contra el mundo sino hasta contra sus propios coterráneos. He aquí el valor de rememorar los 50 años del Festival de Woodstock en las peligrosas circunstancias que vive el mundo en estos momentos.

Pero como casi siempre que se toca el tema del rock, en cualquier contexto, sale a relucir cómo se manifestó dicha corriente musical en nuestro país durante la segunda mitad del siglo pasado, quisiera compartir con ustedes algunos puntos de vista sobre este polémico asunto.

Para comenzar, no quisiera extenderme demasiado sobre mis experiencias en los años sesenta con la música de Los Beatles. Quizás basta decir que yo era de esos jóvenes que montaba en la guagua con un “discreto” radio portátil Zenith con la emisora miamense WQAM sintonizada, y nunca nadie me llamó la atención por escuchar esa música. Tampoco me sentí “vigilado” en el puente del círculo Cubanaleco cuando compartía con decenas de jóvenes los éxitos del rock de aquellos tiempos que eran radiados por la WQAM.

Incluso, en el verano de 1965, cuando el viejo me trajo de Londres el disco Help, cuya canción homónima estaba en ese mismo momento en el número uno del hit parade de la WQAM, estábamos tan emocionados que con varios amigos fuimos a distintas tiendas capitalinas que vendían discos y pedimos que nos lo pusieran por el audio local y no llegó ninguna perseguidora para detenernos por el atrevimiento de poner una música prohibida en un lugar público.

No obstante, cada cual puede tener otras experiencias personales que quizás no fueron agradables, pues gente atravesada existe en todo momento.

En cuanto a la difusión del rock anglosajón en nuestros medios, solo pido no dejarse llevar por el rumor que llega a convertirse en leyenda y tratar de ser precisos en cuanto a fechas y concretar lo más posible cualquier anécdota.

Para los más jóvenes lectores, puede que les resulte difícil concebir el universo de la difusión de música en una emisora capitalina como Radio Progreso en los años sesenta. Si bien por aquella época estaban todavía lejanos los tiempos en que los graduados universitarios llegarían con sus conocimientos a insertarse en el sistema de la radio, tampoco se imaginen que había algún experimentado Juanito Camacho hablando de la historia del rock ni mucho menos. Como en la mayoría de los medios profesionales del país, hubo una fuerte emigración hacia los Estados Unidos de las personas de mayor experiencia en la radio y muchos de los que asumieron dichos puestos vacantes, no tenían la preparación intelectual adecuada, pero no había nadie más.

Tampoco podemos obviar que, por aquellos años, hacía muy poco tiempo de la invasión mercenaria a Playa Girón, al igual que de la Crisis de Octubre y de la lucha contra bandidos en el Escambray, por lo que es lógico que en el personal de la radio cubana existiera un fuerte sentimiento anti yanqui. Al propio tiempo, la presencia de Los Beatles en nuestra radio por aquel entonces, no podían verse como ahora desde la certeza de que son unos verdaderos mitos de la cultura universal. Para muchos adultos de aquellos años, en realidad Los Beatles no eran nada más que cuatro peludos, con los pantalones apretados, y que además cantaban en el idioma del enemigo.

No obstante, a pesar de tener esos elementos en su contra, de ninguna manera se podía ignorar el impacto de su música y, sin irnos muy atrás en el tiempo, recuerdo haber escuchado por el programa Nocturno de Radio Progreso canciones del disco Magical Mistery Tour de 1967 como Hello Godbye y The Fool on the Hill.

También recuerdo con gran emoción que después de haber escuchado en la WQAM el estreno mundial de Hey Jude, a la semana de este suceso ya se radiaba por Nocturno en el verano de 1968.

Así sucedió con otras canciones como While my Guitar Gentil Weeps del White Album, Something del disco Abbey Road o The Long and Winding Road del disco Let it Be, todas estrenadas en Nocturno al poco tiempo de haber salido al mercado. A la vez se radiaban canciones de contemporáneos de Los Beatles como The Grass Roots o The Turtles, además, por supuesto, de temas de los Rolling Stones entre otros. Por lo tanto, el tema de la censura del rock en Cuba, es una herida que permanece abierta; pero debemos de ser capaces de analizarla desde perspectivas diversas para llegar a una valoración lo más ajustada posible a la verdad histórica.

(Tomado de El vuelo del gato)

Se han publicado 100 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • JORGE dijo:

    Fui un joven de esa epoca. Honestamente no hubo censura ni represion, si falta de difusion y tambien una politica a difundir la musica cubana. Tiempos dificiles fueron. Eso fue todo, todavia lo son, con mejores tecnologias de acceso a la musica de todo el mundo.

    • Carlos dijo:

      Tampoco hubo censura jamás a Julio Iglesias, Roberto Carlos, José Feliciano, verdad Jorge?

  • Juan dijo:

    Abel. Fui de los jovenes del Vedado en los 60. Para nosotros una fiesta era un lugar donde nos reuniamos y bailabamos con 2 o 3 discos o placas de los Beatles. Jamás fuimos reprimidos en nada. Es tal como dicen tu y Guille.

  • Germán Nogueira dijo:

    Me pregunto cuando fue la censura a Los Beatles. En mi casa todos los domingos se escuchaba Nocturno, programa famoso de la radio cubana y nunca faltaron Los Beatles con canciones como Ana, Oh darling, Yesterday, muchas!!!. También en otros programas radiales se escuchaban. Era un adolescente . Hablo de inicio y mediados de los 70, y antes también.

  • Polavana Loma Glande dijo:

    En Cuba jamás se persiguió ni sancionó a nadie por escuchar Los Beatles y por ser homosexual tampoco. Calumniadores!

  • Camagüeyano dijo:

    En mi modesta opinión no queramos tapar el sol con un dedo, a mediados de los 70 se ponían a escuchar a lo Beatles y a Feliciano a escondidas, porque era penalizado, al menos en Camagüey

  • Rodolfo Garcia-Ramo dijo:

    Desde 1965 fui seguidor de la obra de la Beatles. Tenia 11 años. Vivía en Playa, La Habana, frente a la unidad de la Policía de la calle 62. En un tocadiscos viejo, en mi casa se pusieron por primera vez, placa de los Beatles que conseguimos en La Lisa. En 1968 ingreses en los Camilitos de Baracoa. Los fines de semana, a través de un amigo mejicano, traíamos a casa discos de los Beatles como el Álbum Blanco, Sargento Peeper y otros. También de los Credence Clearwater Revival, Ley Zeppelin, etc. !JAMAS FUIMOS NI SIQUIERA CRITICADOS! De dónde inventan los anexionistas arrepentidos tal represión?

  • TT dijo:

    Yo pertenezco a esa generacion q en aquella epoca de los 60's oiamos y bailabamos con los Beatles, todos los sabados. Eramos estudiantes de medicina, comprometidos y sobre todo revolucionarios.... y parece q otros llevados por "el ambiente" y a veces por "envidia" nos miraban como niños "bitongos". Pero nada de eso impidio q siguieramos x el buen camino y q los jovenes de aquel "grupo" , a tono con su tiempo, seamos hoy mejores personas. Nos sentiamos distintos pero no perseguidos ni acosados. Cada cosa en su momento historico, bien comprensible hoy.

  • TT dijo:

    Gracias Abel por este articulo.... graciasss

  • M dijo:

    Amigo mío, publique siempre aquí en Cubadebate, que aquí jamás recibirá una ofensa de algún troll que quiera llevarle a Ud. la contraria. Aquí todos sabemos que todo eso que usted dice es 100% cierto y lo apoyamos totalmente.
    Yo también me montaba en la guagua escuchando esa emisora miamense en mi radio Órbita y jamás nadie ni siquiera intentó acusarme de diversionismo ideológico. Es que muchos pretenden borrar la historia tal como ocurrió, pero tristemente no podrán.
    Excelente su artículo; es una joya literaria y política que debe ser conocida por todos.

  • Eduardo González S. dijo:

    Creo que el mismo Guille se refirió a lo que para él es censura musical y cito (de memoria): "que te coja un milico en Santiago de Chile y te pegue un tiro por tener un casette de Silvio en tiempos de Pinochet" o el espectáculo grotesco de triturar en la Calle 8, discos de Juanes y la Tañón por el concierto sin fronteras en la Habana.

  • O.Frias dijo:

    En 1965 yo escuchaba música de los Beatles en un salón de recreo que teníamos los soldados en el Servicio Militar, en el Tecnológico Hermanos Gómez en discos que llevábamos nosotros. Para más detalle me parece recordar que la UJC era la que se encargaba del salón.

  • Orl dijo:

    Muy bueno que Abel Prieto toque ese tema de las patrañas que se inventan nuestros enemigos para denigrar la obra de la revolución cubana. La verdad, la tenemos acá, en esta maravillosa canción.

    Speaking words of wisdom, let it be
    And in my hour of darkness she is standing right in front of me. Let it be, let it be, let it be, let it be

  • alexander dijo:

    Me recuerda el texto la anécdota de Silvio con el funcionario al cual le dijo que se sacara la revolución del bolsillo. Creo que con muchas cosas en Cuba ha pasado así. Hay autoridades que no conocen tampoco bien las leyes y otros que se creen que están por encima de ellas. Todavía te encuentras tipos que si pudieran metían presos a todos los que oigan regaetton. Por eso no podemos promover cuadros que no tengan la mente lo suficientemente abierta como para estar alertas ante los ataques reales, pero que no vea detrás de cada cosa un colapso inminente del socialismo.
    A veces es difícil saber donde está la línea, pero casi siempre de una u otra forma ellos mismos se descubren.
    En el caso de la cultura es peligroso equivocarse, pero la lucha de los revolucionarios nunca puede ser prohibir. Hay que ser más creativos o lo que es lo mismo más revolucionarios.
    Personalmente tuve experiencias con autoridades policiales de joven tan sólo por mi aspecto. Ahora al parecer me veo como un "puro de respeto". Pero tambien tuve compañeros que les ocurría lo mismo. Casi siempre la cosa se complicaba por la baja preparación de muchos de esos policías donde a veces se nos faltaba el respeto. Mi suerte siempre fue conocer la Constitución como si fuera mi biblia y casi nunca llegaba a la unidad. Demostrando que el conocimiento siempre nos hará libres, o más bien desarma a los ignorantes.
    Estoy muy de acuerdo con Abel (me voy a tomar el atrevimiento de tratarlo por el nombre de pila), nunca fue una cuestión de Estado la censura. No existe una ley que prohíba tal o más cual cosa. Aunque sí hubo por ahí sus indicaciones de "arriba" que sospecho eran del mismo que lo decía. Siempre ha habido censores.
    Siempre me llama la atención que los cubaniches que tanto hablan de censuras nunca se refieren a la censura de nuestra cultura del otro lado. Todavía están los restos en muchas calles de Miami de los discos de Van Van y muchos más. Todavía se le niegan visas a artistas y científicos cubanos. Los números cubanos de grandes músicos han pasado muchas veces porque les es imposible ignorarlos, gracias también a la solidaridad y a los cubanos que siguen pensando en ayudar a su país y no en destruirlo. Nosotros oyendo música buena, mala y de todos lados y en EUA todavía siguen empeñados en la Guerra Fría. Muchos en las redes tergiversando la Historia y lo peor es que muchos se lo creen. Es cierto que hubo quien tuvo otras experiencias debido a los funcionarios que hacen más daño que beneficio a la revolución (muchos ni se dan cuenta), pero no fue el sentido de la revolución cubana y me baso en que esta fue una revolución que construímos juntos. El secreto de Cuba es que el pueblo es quien ha construido la revolución.

    • JOSE dijo:

      ME GUSTÓ MUCHO EL COMENTARIO DE ALEXANDER, POR LA FORMA DE VER ESTE PUNTO. YO TUVE ALGUNOS "ATRAVESADOS" EN MI CAMINO: PROFESORES QUE ABOCHORNABAN A LOS QUE ESCUCHÁBAMOS MÚSICA ANGLOSAJONA, Y NOS QUITABAN LA CONDICIÓN DE EJEMPLARES EN LA ESCUELA POR ESTE MOTIVO, A PESAR DE NUESTROS ALTOS RENDIMIENTOS ACADÉMICOS. FUNCIONARIOS DE CULTURA QUE NO PERMITÍAN QUE LOS "COMBOS" CANTARAN EN INGLÉS EN SAN ANTONIO DE LOS BAÑOS Y SANTIAGO DE LAS VEGAS...PROFESORES Y FUNCIONARIOS QUE AHORA CAMINAN POR LAS CALLES DE MIAMI. PARA QUE SE CELEBRARA EL PRIMER ENCUENTRO DE ROCK EN SANTIAGO DE LAS VEGAS, EL ORGANIZADOR TUVO QUE REUNIRSE HASTA CON COMUNALES Y SER SOMETIDO A INVESTIGACIÓN PREVIA. SOLO PARTICIPABAN DOS AGRUPACIONES EN ESE ENCUENTRO. LOS DADA NUNCA CANTARON EN INGLÉS POR TELEVISIÓN EN LOS 70s... POLICÍAS QUE INTENTARON DICTARNOS LO QUE DEBÍAMOS TOCAR EN EL CÍRCULO SOCIAL DE RINCÓN...ES MUY CIERTO QUE ENCONTRAREMOS ANÉCDOTAS QUE CONSTITUYEN VERDADERAS HIPÉRBOLES, OTRAS QUE SERÁN VERDADERAS MENTIRAS (ESTARÉ REDUNDANDO?), PERO HAY OTRAS QUE SÍ OCURRIERON. TAMBIÉN ES CIERTO QUE ESTA SITUACIÓN NO FUE JAMÁS INSTITUCIONALIZADA. CREO QUE LA REPERCUSIÓN FUE DIRECTAMENTE PROPORCIONAL A LA REGIÓN DONDE SUCEDÍA: MAYOR, MIENTRAS MÁS LEJOS DE LA CIUDAD. A MÍ ME TOCÓ EN ESTE CASO EL FATALISMO GEOGRÁFICO. PUEDE QUE CON EL TIEMPO LAS HISTORIAS SE MAGNIFIQUEN, PERO SIEMPRE SERÁN SUBJETIVAS, Y ESTA REALIDAD NUNCA SERÁ ABSOLUTA. NO SE PUEDE DECIR QUE HUBO CENSURA, PORQUE NO EXISTE NINGUNA PRUEBA TANGIBLE DE QUE LA HUBIESE. RECUERDO QUE EN LA RADIO CAPITALINA DE INICIOS DE LOS 70s SOLO RADIABAN MÚSICA ANGLOSAJONA LOS PROGRAMAS "NOW", QUE ERA MÁS DE COMENTARIO QUE MUSICAL, 27 MINUTOS, CASI SEIS TEMAS, PORQUE EL ÚLTIMO LO DEJABAN EN FADE; "FESTIVAL" SEGUNDA Y ÚLTIMA CANCIÓN DE LA SELECCIÓN, LA ÚLTIMA TAMBIÉN EN FADE; "BUENAS TARDES, JUVENTUD" CON LA MISMA TÓNICA... Y UNO O DOS MÁS QUE SE ME ESCAPAN DE LA MENTE. AH!!! NOCTURNO...!! ES POR ESO QUE SE IBA A WQAM, KAAY, WGBS, WLZY Y CUANTA EMISORA PUSIERA MÚSICA ANGLOSAJONA MÁS QUE LAS NUESTRAS. TAMBIÉN HUBO PUBLICACIONES QUE INTENTARON SATANIZAR ESTA MÚSICA, COMO LA REVISTA SOMOS JÓVENES, QUE EN UN ARTÍCULO COMPARABA A KISS CON LAS SS NAZI, POR PONER UN EJEMPLO, Y LA DIRECCIÓN ESTUVO DE ACUERDO EN PUBLICAR EL ARTÍCULO.
      PERO BUENO...LA HISTORIA COMO ES...LA EPOCA CONDICIONÓ ESTAS ACCIONES, ABEL LO EXPLICÓ MAGISTRALMENTE, PARA BIEN O PARA MAL. Y YA TODO ESO PASÓ. LO QUE NO DEBE SUCEDER ES QUE SE REPITA.

  • Lórenz dijo:

    Yo estudié en la capital, años 73-75, tuve la suerte de tener muchos discos long playing o larga duración de acetato,cierto es que un día cargamos con el Album White de los Beatles a la casa de un compañero de estudios en Marianao y ese amigo mientras escuchábamos uno de los discos,se asomaba seguidamente a la persiana mirando a la calle,al ver su nerviosismo, le pregunté que qué pasaba y me dijo que sus padres no querían que ese tipo de música se pusiera en su casa.Bueno recogimos y nos marchamos.Creo que hubo un choque generacional,quizás sus padres veían a los Beatles con otro cristal,aunque en el Instituto que estudié (entonces Amistad Cubano Soviética)existían ciertos profesores extremistas que tildaban de Diversionista ideológico a todo aquel que escuchara esa música o llevase un pullover con letreros en idioma del enemigo.Es muy cierto lo que dice Abel sobre la WQAM, utilizando una frase de estos tiempos, esa emisora entre los amantes del rock era VIRAL,por lo demás en mi casa ponía a mis discos de Deep Purple,Clearwater,Led Zeppelin,Beatles,James Brown, Paul McCarthney y su nuevo grupo,y otros tantos que no recuerdo y no pasó nada aunque hubo personas que criticaban mis gustos musicales, pero para los gustos se hicieron los colores,OK?

  • Victor Angel Fernández dijo:

    Estimado Abel:
    Debo hacer un acto de fé. Tengo tres guerras en las costillas, vivo en Alamar y creo que sin lugar a dudas, el nuestro es el mejor sistema social que ha existido. Los que me conocen saben que lo he dicho y defendido en muchos lugares, Pero eso no quita los lunares que mientras nosotros no los contemos, alguien vendrá a dar su versión.
    Yo entré al Pre de Marianao, en el curso 1967-1968, al año siguiente de salir Usted y fui compañero de estudio del Guille.

    El recibimiento fue que a partir de ese momento, la enseñanza se convertía en militar y nos dedicamos a ablandar el asfalto entre el Obelisco y el Hospital Militar. No puedo olvidar algunas cuñas de nuestro mismo palo, que después han sido personajes, que desplegaron sus más bajas pasiones humanas.

    Nunca nadie me golpeó, ni me llevó preso, pero el estado de cosas reinante (de quien fuera la responsabilidad), llevaba a casi ser un delito la condición de joven.

    El 6 de enero de 1968, el Coney Island se puso gratuito. En la entrada que daba a 5ta Avenida, hacia un lado estaba la adminsitración y hacia el otro un puesto de la policía. Los "delitos" más frecuentes tratados allí fueron: Tener un pullover de rayas azules y blancas de la marina, un cinturón ancho con hebilla con el escudo de la URS y unos pantalones estrechos. Sanciones aplicadas: quitarte el pullover y el cinto (diz que por ser prendas de propiedad militar) y romper las costuras del pantalón. Resultado en el medio de la calle sin camisa y con los pantalones rotos.

    No debe olvidar que es muy conocido la anécdota (nada de fábula) de la artista de la TV que traía tijeras y exhortaba: vamos a cortar pelos y pantalones en La Rampa.

    Las discrepancias de Silvio y Papo Serguera, no son fábula. La música de ellos sufrió tanto o más que el rock. Silvio no dice que "se me archiva en copias y no en originales" por simple amor al arte.

    Tampoco las recogidas de La Rampa fueron fábulas de Hans Christian Andersen. Como no lo fue el desastroso experimetno del pre Héroes de Yaguajay, donde se recibía un telegrama otorgando una beca que nadie solicitara, sólo por la condición de matricular el segundo año de pre y tener más de 16 años en el inicio del curso escolar 1968-1969.

    En varias ocasiones, se interrumpieron por meses transmisiones de música en inglés (se seguían en otros idiomas) y sí es verdad, que la simple exhibición de un disco de los Beatles, de los Beach Boys o de los Rolling Stones, podía exacerbar la furia del algún funcionario (o simple persona) de turno.

    ¿Para qué hablar del pelo? ¿Para qué hablar de la UMAP? ¿Para qué hablar del SMO?

    Esa fue una situación que vivimos, por lo menos hasta el año del Congreso del Partido. Después, cuando fuimos muchos los jóvenes en Misiones Internacionalistas, empezaron a cambiar algunos cánones.

    La versión histórico literaria, nos la seguimos debiendo y obviamente, seguimos dando pie a que otros, las escriban, poniendo diferentes "condimentos" según sus gustos o sus clientes particulares.

    Cierro como empecé y parafraseadno al poeta: Con tantos palos que me ha dado la vida, sigo dándole a la vida sueños y en mi puerta, nunca ha sido necesario tocar dos veces para salir a defender este proceso que, como a muchos, nunca nos hubiera gustado que tuviera oscuridades.

    Nunca he ido al parque John Lennon.

    Perdón por la longitud del comentario.

  • Dimmu Filth Of Bodom dijo:

    “…El error esencial fue, a mi juicio, no diseñar una auténtica política para promover el rock de calidad…” ¿Y acaso existe en la actualidad? . Admiro a quien fuera nuestro ministro de cultura, pero pienso que pudiese incidir más en la promoción de ese género. En la actualidad, existen aún grandes prejuicios con respecto a la música rock, y no solo por el hecho de que sea una música de procedencia foránea (lamentablemente en nuestro país se promociona por diversas vías, a “artistas” que transmiten productos de dudosa calidad artística tanto del patio como del exterior), también considero que existe una incultura musical en un por ciento de nuestra población influyente, que hace que muchos discriminen a este género tan popular e histórico, tan virtuoso y energético, padre de varias leyendas como The Beatles, Queen, Iron Maiden, Metallica por solo mencionar algunos. Por otra parte, no tuve la oportunidad de vivir en los tiempos que narra el autor, pero mi padre si me habló de situaciones desagradables en las que se vio involucrado por el hecho de escuchar al cuarteto de Liverpool aunque siempre me recalcó que estuvo dado por malas interpretaciones a la política a seguir en aquel momento.
    Saludos.

  • acuario dijo:

    yo recuerdo en una escuela al campo en Pinar del Rio que el director del campamento nos llamo enemigos por escuchar una cancion de roberto carlos que en ese tiempo no se difundia, la cancion era Jesus Cristo

    • JRM dijo:

      Siempre hubo extremistas, ese debe seer un caso.

      • Cid dijo:

        En los años 70 si hubo extremismo con la música anglosajona...el rock...recuerdo haber estado en la calle Santa Catalina donde en una casa estaba tocando el grupo de rock Secciones Ocultas...eran como las 9.30 de la noche...llego la poolicia y trajeron un carro jaula y se llevaron preso a los musicos y a Conde el cantante le dieron unos pescozones...y en otra fiesta, donde se estab escuchando boleros de Jose Feliciano,,,,tambien llego la poolicia y cargo hasta con la grabadora.....parece que en el municipoio 10 de octubre se aplicaban otras leyes....si pasaban cosas...tal vez en el vedado no...pero en otrso barrios ...si

    • BERTO dijo:

      acuario.
      No sólo Roberto Carlos, hubo un tiempo en que muchos interpretes de habla hispana igual fueron suspendido de la radio, ahí estuvo Camilo Sesto, Nelson Ned y tantos otros.
      También recuerdo en mi etapa de escuela al campo, teníamos que escuchar a escondidas la WQAM y en algunas ocasiones los directivos y dirigentes políticos nos decían que era "divisionismo ideológico" escuchar esa emisora, aunque sólo oyéramos música, nos amenazaban con expulsarnos de la escuela....vaya!!

    • Sergio dijo:

      A m-í me hicieron una consejo de disciplina en la lenin, en el año 85, por estar escuchando, en horario de almuerzo, ROCK en una grabadora,,,,, además del consejo de disciplina, me amonestaron delante del colectivo, ya puede usted imaginar lo que sentí.

      Sí, era el llamado diversionismo ideológico. Hubo de todo, se estigmatizaba mucho todo lo relacionado con el ROCK´n´Roll.

      Yo recuerdo de una edición de la revista SOMOS JOVENES sobre el llamado diversionismo ideólogico, en el cual se decía, a groso modo, que Michael Jackson era un reaccionario porque Reagan le había dado no se cual premio en la Casa Blanca, di tú?. Y ni hablar del Grupo Kiss, un poco más y eran la resurrección viva de Hitler o Himmler.

      Pero para que ven como son las cosas. Hoy en día, junto con las corrientes TIERRAPLANISTAS, se ha desatado una OLA de histeria en relación al ROCK, desde corrientes de pensamietno conservadores y reaccionarias, las cuales manifiestan que los BEATLES fueron financiando por la ex-URSS para derrocar al capitalismo internacional, jajajajajaj, me dió risa cuando escuché eso,,, todo esto elaborado desde la escuela de pensamiento de Frankfort bajo la tutela del filosofo alemán Theodor Adorno, jajajajaja, pues esas son las nuevas tendencias.

      Nada, que el Rock´n´Roll sigue siendo un género que detrás sigue teniendo muchisima polémica.

      Saludos,

  • Israel dijo:

    Como bien dice en el articulo, el sentimiento "anti-yanqui" que existió en aquellos tiempos no vino de la nada, independientemente de las agresiones a que fuimos objeto durante muchos años, y aún seguimos siendo, se creó un movimiento "devenido quien sabe de donde" de que todo lo que viniera "del norte" era malo, y si eso venia en idioma "del enemigo" peor, es evidente que las nuevas generaciones no puedan recordar, pero yo si recuerdo cuando en las escuelas al campo los profesores, y dirigentes políticos nos prohibían escuchar la WQAM que también se menciona en este articulo y por supuesto las canciones en inglés eran según decían algunos "un arma ideológico" del enemigo y así tantas barrabasadas más, no hay que negar las exageraciones y los extremismos de la época, quizás por eso muchos hablan de que en aquel entonces era difícil y hasta prohibido escuchar a los Beatles y otros grupos de rock y hasta de jazz, aunque en realidad oficialmente nunca estuvieran prohibidos ciertamente, la historia de esa época lleva un estudio más profundo.

  • Víctor dijo:

    Bueno amigo Abel,es malo meterse en una trinchera(cualquiera de las dos) a criticar lo que pasó con la censura no sólo de la música en esos años del quinquenio-decenio gris-negro, en nuestro país. Tampoco creo en el contexto porque entonces instituciones culturales como el ICAIC, el ballet nacional, la Casa de lasAmeticas, evolucionaban en torno al fenómeno revolucionario de los beatles, no sólo en la música, sino en la moda, nos colores, la ruptura con lo convencional, y hacían cultura revolucionaria en cuba con esos ingredientes. Pero tampoco podemos tapar el sol con un dedo y olvidar las masivas recogidas de jóvenes en autobuses por la policía y las tristemente célebres UMAP. Algún día tendríamos que escribir nuestra historia como fue de verdad, sin extremos, con objetividad.

  • José Miguel dijo:

    Todo absolutamente cierto en tu comentario. Yo, aunque llegué un poquitín tarde, me asumo como parte de aquella generación, la misma que seguía fervientemente la WQAM con sus 100 hit los domingo, los que merodeabamos los alrrededores del Coppelia o pasábamos el día en la playa de Santa María siempre pegados a esos "discretos" radios.
    Yo soy de los que nunca fue requerido o discriminado por la música que escuchaba y mucho menos reprimido.
    Cuántos buenos recuerdos me traen tus comentarios. Aquellas memorables reuniones de amigos para escuchar un disco que alguien afortunadamente tenía. En ocasiones recorríamos largas distancias por toda La Habana para ese sólo ejercicio.
    Gracias por tu comentario.
    Los fabricantes de historietas que sigan cocinandose en su putrefacta salsa.

  • sidupuy dijo:

    yo naci en el 64 y no puedo hablar con veracidad de como se trataba a los oyentes de rock en esa epoca, pero en los 80 cuando estudiaba en el pre Saul Delgado del Vedado nos tenian prohibido oir Kiss, Pink Floyd y algunos más, asi que discrepo, el rock y los rokeros siempre han sido un tema controvertido, lo que pasa es que al final como lo bueno no pasa de moda, el rock acabo por imponerse, gustele al que le guste y pesele al que le pese.

  • Orl dijo:

    Maravillosa música

    Speaking words of wisdom, let it be
    And in my hour of darkness she is standing right in front of me. Let it be, let it be, let it be, let it be

  • mirilla latina dijo:

    Bueno, indudablemente incompleto o parcializado este articulo. Era quizas demasiado niño en los primeros años de los 60 y no le contaron bien el asunto o no se ha preocupado de documentarse. La radio cubana, en aquel entonces el medio más popular para escuchar música, tenía prohibido la difusión de grupos en idioma inglés y toda la musica rock y generalmente se escuchaban canciones del campo socialista, al margen de la musica nacional. Santiago Alvarez se mofó de los Beatles poniendo la imagen de un cuarteto de monitos tocando música con fondo musical del grupo inglés. Inferir que esa prohibición era iniciativa del personal de la radio es digna de un monologo para un Aquelarre. Pero bueno, la historia no la cambia nadie y los que vivimos esa epoca ya estamos suficiente claro de lo que paso y de los vericuetos del oportunismo politico.

  • isauro dijo:

    El el año 1970 yo tenia 6 años y un primo de mi madre tenia un sencillo de The Beatles, recuerdo que en la casa oiamos hasta el cansancio Oh Darling. Nunca nadie nos dijo nada.

  • luis dijo:

    Excelente artículo.Recuerdo muy bien esa época , en que en La Habana , nos concentramos para estudiar, becados de todo el País . En mi caso procedo de una zona humilde de la provincia Granma , y casi no habia oido hablar de los Beatles, hasta que en el IPU Carlos Marx del reparto Siboney el grupo musical estudiantil , en el año 1965,en todos los matutinos interpretaba , con mucho éxito las canciones de La noche de un duro dia , o Mr Postman , y entonces los estudiantes oiamos en un disco de acetato esas canciones en un tocadisco que poniamos a todo volumen, en mi albergue.Yo no recuerdo que hubiera persecución alguna

  • Francisco dijo:

    Muy de acierdo con Abel. Tuve la oportunidad de que en mi infancia, amigos mios accedian a discos de los Beatles, Rolling y otros. Los escuchabamos a todo volumen. Vi , con 12 años, tocar en la Finlay a grupos cubanos de rock musica en ingles ...
    Desgraciadamente en Nocturno de los Beatles la cancion que mas ponian era You not my name? , que no era precisamente de las mejores..
    Fui y vi tocar a diversos grupos extranjeros, como Lokomotiv Gt, o Phonograf, no recuerdo bien...
    En mi escuela si te veian ciertos profesores escuchando musi p
    ca en ingles , te acusaban de diversionismo ideologico, pero en la recreacion escuchabamos Get ready, y otras en ese idioma. Paradojas!
    No puedo decir categoricamente que haya habido una politica antirock. Extremistas, si.

  • Maria dijo:

    Ok. Hay leyendas en ese tema. Hay que ver en lugares o ciudades puntualmente las reacciones y sucesos. Lo cierto es que oficialmente no se promovían. Los que tuvieron el privilegio de escucharlos en tiempo real de sus éxitos era porque tenían familia que viajaba y se escuchaba discretamente. Comentar públicamente está preferencia valía ser considerado con debilidades ideológicas. Aquella fue una etapa de extremismos fáciles. Finalmente es cierto que fueron radicados en Nocturno....en su etapa final como grupo después de años de éxitos y ser conocidos en el mundo

    • Mágico dijo:

      Así mismo es. Bien prohibidos que estaban los Beatles, por lo menos en el ambiente de pueblo nato, donde yo me desarrollé. No conozco cuál es el origen del señor Prieto; pero quizás sea uno de esos privilegiados, cuyo papá viajaba a Londres y traía música y otras cositas para su familia, que eran desconocidas o tabúes en la mía. El joven Prieto entonces, si es verdad lo que cuenta, tendría su círculo especial de amigos, que oían sin problemas, la música de la Mafia de Miami en una guagua, en el puente del Cubanaleco, o hasta en una tienda estatal capitalina. Pero yo era un becadito uniformado, que pude oír a los Beatles bastante tiempo después de que fueran famosos. Y la inmensa mayoría de los jóvenes cubanos vivía como yo, sin privilegios especiales, ni para oír música inclusive. Aunque entienda que mi pensamiento supone bastante especulación, creo que el señor Prieto no es la persona más adecuada para hablar de este tema. Probablemente lo que él dice haber leído en Internet sobre la juventud cubana y los Beatles en la década del sesenta, se acerca más a la realidad, que lo que dice el artículo escrito por él. También he visto comentarios de foristas, los cuales dicen que la música del conjunto inglés se oía en Nocturno; pero eso fue "después de años de éxitos y ser conocidos en el mundo", como bien dice María.

  • Hugo Andrés Govín Díaz dijo:

    Como testigo presencial de la época, me atrevo a compartir en su totalidad el artículo, pero resaltando la dura realidad reflejada en el párrafo que menciona el momento posterior a la invasión mercenaria y la valoración superficial, por desconocimiento, que se le dio a los "cuatro peludos con pantalones apretados que cantaban en el idioma del enemigo".
    Tratar de negar eso ahora sería mucho más superficial que admitirlo, pero no podemos jamás olvidar el momento que vivimos, las condiciones bajo las cuales se trabajaba, recibiendo agresiones de todo tipo, amenazas, emisoras radiales transmitiendo las 24 horas material subversivo, calumnias, embustes; llamando a la rebelión, tildando (como lo siguen haciendo) de "dictadura" a nuestro gobierno, con un hemisferio plagado de reales dictaduras, pero que eran las admitidas por los yanquis. Estamos hablando de la época en donde se pusieron en práctica todas las modalidades desestabilizadoras en contra de nuestro país.
    Afortunadamente, nuestros medios de difusión maduraron y se comenzó a valorar la real dimensión de la cultura; la política fué más coherente al respecto y ganamos todos. Se pusieron las cosas en su lugar. Con el perdón de los foristas y sin pretender asumir posiciones de extremo, pienso que quien no sea capaz de ver la dimensión cultural de la obra de Los Beatles y en particular la de Lennon, debe regresar nuevamente a la escuela.
    Pero, al mismo tiempo digo que muchas de esas posiciones consideradas y admitidas ahora como erróneas, se alinearon en su momento al esfuerzo de todo un pueblo por mantener las conquistas ganadas con mucho esfuerzo por generaciones de cubanos desde 1868, materializadas el primer día del año 1959.
    Hoy estamos en el deber de analizarlas y hasta de admitir sin miedo en dónde estuvieron los errores, para no volver a cometerlos.

  • damian dijo:

    muy acertado tu comentario,gracias abel

  • capitalinadeapie dijo:

    Qué articulo!!!

Se han publicado 100 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel Prieto Jiménez

Abel Prieto Jiménez

Reconocido intelectual cubano. Fue Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y en dos ocasiones Ministro de Cultura. Actualmente dirige la Oficina del Programa Martiano y es el Presidente de la Sociedad Cultural "José Martí".Autor de numerosos cuentos y novelas como "El vuelo del gato" (1991). Diputado a la Asamblea Nacional.

Vea también