Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Sobre “Con 2 que se quieran”

| 103

Amaury Pérez en "Con dos que se quieran". Foto tomada del Portal de la TV cubana.

Tuve el privilegio de asistir a la gestación de este proyecto al que Amaury ha dedicado tanto tiempo y energías. La suma de sus dotes de comunicador, su preparación para cada programa y la rigurosa selección de las personalidades entrevistadas le han permitido hacer un aporte relevante a la difusión de lo mejor de la cultura cubana (aunque ha incursionado además en otros campos).

“Con 2 que se quieran” ha calado en nuestro pueblo de un modo muy particular. He sido testigo en más de una ocasión de las muestras de simpatía que recibe su director y conductor de las personas más sencillas. Y es que se ven reflejadas de algún modo en la sensibilidad humana y el itinerario vital de los entrevistados.

La gente descubrió con este programa, por ejemplo, que alguien tan admirable como el doctor Berlanga, inventor de un medicamento milagroso, es de una nobleza, modestia y generosidad ilimitadas y que rechaza todo tipo de protagonismo; o que la extraordinaria actriz Isabel Santos creció en un pequeño batey sin luz eléctrica y vio una película por primera vez a través del cine móvil del ICAIC, en el almacén donde guardaban los sacos de abono; o que un artista de la talla de Roberto Fabelo, nacido en el seno de una familia campesina muy pobre, tenía que fabricarse sus propios juguetes; o que ese otro grande de la plástica cubana, Nelson Domínguez, era “un guajirito de la Sierra Maestra” cuando ingresó, asustado, en la Escuela Nacional de Arte; o que una figura mundial de la música coral, Digna Guerra, vino al mundo “en Centro Habana, un barrio muy humilde, cerquita del Ameijeiras, donde antes estaba la Beneficencia” y que es “hija de padres muy humildes, un albañil y una ama de casa”.

Recuerdo el extraordinario impacto que causó la entrevista al excepcional bailarín y coreógrafo Carlos Acosta y cómo toda Cuba comentó la llegada al Olimpo de la danza del hijo de un camionero. Tampoco es posible olvidar la anécdota que cuenta Choco sobre su viaje a la Habana, siendo un niño, desde un barrio marginal de Santiago. Se había ganado una beca para formarse como instructor de arte y, como todos sabemos, terminó convirtiéndose en un creador imprescindible de nuestra cultura.

Sobran los ejemplos en “Con 2 que se quieran” de figuras que han crecido como personas y como profesionales gracias a las oportunidades abiertas por la Revolución. Gracias también a esas oportunidades y a su esfuerzo y capacidad, por supuesto, han hecho aportes inestimables a la patria.

El programa ha ido construyendo, sin grandilocuencia, sin retórica, un homenaje a la obra educativa incomparable de la Revolución y a aquella idea de Fidel de que no debe perderse ningún talento. Este es, sin ninguna duda, uno de los mensajes centrales de “Con 2 que se quieran”.

Otro mensaje principalísimo del programa tiene que ver con la devoción hacia Cuba. Cuba como inspiración permanente, como destino, como materialización de nuestros sueños de justicia, emancipación y solidaridad. Una Cuba dulce y risueña, inclusiva, ecuménica; ajena desde su raíz al dogma, al racismo, a la intolerancia, a la insidia.

El tercer mensaje que quiero destacar se asocia a Fidel. Entre Amaury, su esposa Petí y Fidel nació una amistad muy hermosa. En “Con 2 que se quieran” brota continuamente este hondo sentimiento de afecto. El entrevistador guía muy a menudo a sus entrevistados hacia Fidel, y ellos no ofrecen resistencia. Hasta que se produce una chispa incontrolable.

Después de diez años de trabajo en este empeño, tenemos que agradecer a Amaury y a su equipo por este paisaje tan abarcador de la creatividad y la nobleza de Cuba y de sus hijos.

(Tomado del blog El vuelo del gato)

Se han publicado 103 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • spra dijo:

    Soy testigo y partícipe de como la gente está pendiente cada semana acerca quién será el próximo invitado

    • Intruso dijo:

      De acuerdo con ud. Lástima que la sección que tuvo Amaury aquí en Cubadebate haya desaparecido. Saludos

  • Olguita dijo:

    Estoy totalmente de acuerdo con Abel. No soy de las personas que dedican todo el tiempo a la televisión, pero sí a algunos programas, entre ellos, "Con dos que se quieran". Añoro que en algún momento todas esas entrevistas sean recogicas en un libro, si ha sido así, me disculpo, no lo he visto. Creo que merece la pena que lo expresado por entrevistados y entrevistador, quede en un formato perdurable, asequible y de consulta. Pienso que vale la pena. ¿Qué cómo describo el programa?, pues:
    1.Inteligente
    2.Respetuoso
    3. Demostración de cuánto ha hecho la Revolución porque no se pierda un solo talento, no importa ni el lugar ni el medio social de procedencia.
    4. Reflejo del amor por Cuba.
    5. Presencia de Fidel en la obra cultural de la Revolución, como tributo a esa verdad.
    6. Demostración de cómo debe prepararse un entrevistador.
    7. Auténtico.
    8. Expresión de talento y sentimientos.

    Si escribiera desde las redes sociales diría: "Me gusta", es más, "Me gusta mucho". ¡Que siga siendo nuestro mejor regalo de martes!

    • Hector dijo:

      Muy de Acuerdo con los atributos del programa y al profesionalidad de amaury, solo agregaria que se realiza una critica muy constructiva e inteligente

  • roxy dijo:

    saludos, estoy de acuerdo con su cometario a mi en lo personal me gusta,lo veo desde su primera temporada, un dialogo muy ameno e interesante.....saludos para Amaury

  • carlos Alberto callejas valcarce dijo:

    Muy buen artículo y muy merecido elogio al programa de referencia. Ojalá pueda ser publicado een otros medios donde tenga acceso la mayor cantidad de personas posible.

  • celia dijo:

    Esa es la grandeza d esta revolucion los humildes hemos tenido todas las oportunidades para estudiar,todavía no le damos el valor que eso tiene

  • Gehissa dijo:

    Concuerdo con su comentario Abel y también felicito al equipo completo, gracias por cada entrega de martes ,ojalá tengamos a Amaury y su programa por muchos años más, un abrazo desde Santiago.

  • Alicia Almaguer Santiesteban dijo:

    Comparto su criterio totalmente, hemos sabido gracias a Amaury de esos orígenes y de las gratitudes a nuestra sociedad, quisiera que no fuera a perderse este programa como pasó con Alegrías de Sobremesa, Amaury nos ha hecho emocionar con los testimonios de sus invitados. Gracias Amaury por ser tan profesional y no caer en la farándula que otros medios fuera de Cuba les borbota.

  • MARIA VICTORIA dijo:

    ESTE PROGRAMA ES MUY BUENO E INSTRUCTIVO, ESTOY DE ACUERDO CON LO PLANTEADO POR ABEL PRIETO EN ESTE ARTICULO. SALUDOS PARA AMAURY

  • Rosa Elis Bell Heredia dijo:

    Hablar del programa de Amaury después de Abel Prieto es casi una Osadia pero me atrevo; para mi lo mejor que tiene el programa es que entra en el alma de las personas y nos trasmite la terrenalidad del entrevistado y nos hace comprender que esa eterogeneidad es precisamente la Cuba de hoy, los que no practicamos ninguna religión nos sentimos placenteros, los que las tienen sienten que son parte de un proceso irreversible y que su espacio es asegurado, cada tipo de ser humano visto desde cualquier ángulo tiene cabida y oportunidad de ser mejor persona. Gracias Amaury por ese ese "cbano de verda" por suerte para esta Isla son miles que co tu la habitan
    Rosa

  • Rafa dijo:

    Muy de acuerdo con los halagos y coomentarios acerca del programa, uno de los mejores de la TV actual. Solo una sugerencia: el nivel de teleaudiencia y aceptación del programa depende mucho del invitado. En ocasiones se trata de personalidades muy reconocidas pero en círculos más estrechos que no son muy conocidas por el gran público y entonces ahí se pierde un poco de interés en el programa (no es mi opinión aislada, es compartida por mucha gente dee gran nivel intelectual que conozco). Aquí funciona la máxima de que lo que es válido para un grupo social no tiene por qué serlo para la sociedad en su conjunto. La aceptación mayor o menor de ese programa depende mucho del invitado.

  • Livia de Holguin dijo:

    Es uno de los mejores programas de todos los tiempos de nuestro pais Ojala siga por mucho mas, mis respetos a sus realizadores que como el propio Amaury Admiramos desde la gestacion de su mama Saludos

  • Eduardo González S. dijo:

    En este programa de Amaury se da una paradoja digna de destacar. La mayoría de los invitados son personas de la llamada farádula pero sin embargo el espacio no es farandulero. Y todos sin excepción, nos brindan vivencias e ideas que nos ponen a pensar. Ahí está el meollo de esa paradoja. No he visto ninguna emisión floja: todo calculado, todo cultura y hasta esclarecimientos de carácter histórico. Amaury descubrió ese filón y el oro fluye por montones. Gracias, compadre.

  • Rendón. dijo:

    Cierto. Amaury ha logrado ser revolucionario sin ser panfletario. No rehuye hablar de los errores cometidos, de los funcionarios endiosados que han hecho daño, de las políticas culturales equivocadas. Y resurge siempre el valor de lo realizado por los fundadores. Sólo le quitaría el excesivo uso de halagos y besuqueos.... pero bueno asi es Amaury, a él le sale sincero, y eso es de dos que se quieren... Gracias Amaury.

  • Ramón Rodriguez Hidalgo dijo:

    Me sumo de modo general al criterio emitido por Abel Prieto, en cuanto al reconocimiento del programa ¡Con 2 que se quieran basta!, a la dedicación, el empeño y la profesionalidad del equipo de realización y sobre todo el carisma y hábil conducción de Amaury Perez Vidal, sin lugar a dudas es uno de los espacios televisivos cubano más visto, por su excelente factura… Pero sin ánimo de un detractor, o un enemigo necesario como se refiriera el propio Amaury en el último programa de ayer martes 26 de noviembre 2019, “soy uno más de la gran cantidad de cubano que comentan sobre el programa en sus pláticas interpersonales y sociales”, reconociendo sus valores, pero que encuentran en este espacio también elementos de utopía, toda vez que Amaury en su retórica de intelectual de la cultura destaca e invariablemente que sus invitados siempre “residen, o han residido en el exterior”, sobre todo en los EEUU, recibiendo una influencia externa en su formación como profesionales de la música, la cultura, las letras, el arte en sentido general, o de ser personajes de la vida política, económica o social tampoco deja dejar de entrever que “sus familiares e hijos viven en el exterior”, como si fuera una condición singular, especial y necesaria para ser considerado un “excelente artista o intelectual cubano”, y que solo así le permite alcanzar un grado mayor de culturización, sin siempre matizar muy ligeramente que sus inicios u origen fue en Cuba. Comparto otros criterios de amigos y colegas, en cuanto que el programa siempre se enfila a que ineludiblemente existe de un grado de afinidad sublime, empatía que propicia la invitación, ya que la inmensa mayoría de los invitados o estudiaron, fueron coparticipes en proyectos, o tiene vínculos afectivos, tradiciones familiar e incluyo constituye un agradecimiento a gestos personales en beneficio propio, y no obedece a una política general vista desde la perspectiva de difundir todas las manifestaciones de la cultura y la vida política social y económica del país, Soy de los que reconoce la calidad del programa, “la humildad, sencillez de todos los compañeros”, pero nos queda el sabor amargo de que no se reconozca en programa estelares como ¡Con 2 que se quieran basta! a los intelectuales cubanos que desde Cuba y para Cuba, trabajan duro día a día en pos de nuestra cultura.

    • tony dijo:

      Amigo, yo no lo veo así: cuando usted se refiera a que los invitados tienen de algún modo releciones con el exterior. Considero que en ese gremio de atistas es muy recurrente que trabajajen fuera, viajen, tengan amistades y familia afuera, es muy normal en Cuba que en muchisimas familias exista alguien que viva fuera, nuestra generación pasó y pasa por un perido especial en el que mucha gente se marcha, esa es nuestra realidad: no se puede negar. Muchos creadores se han ido, algunos nunca perdieron el vinculo con este pueblo ni con nuestras instituciones, otros regresaron, otros están trabajando acá y allá. Eso es nuestra realidad. Lo que he persibido es que los invitados están bien comprometidos con su pueblo y su obra fuera ha representado a nuestra cultura. Tambien he visto algunos que nada refieren de fuera.

    • Norge Rojas dijo:

      Ante todo mis felicitaciones a Amaury y al equipo de realización por tan excelente programa, la forma diáfana y sencilla en que nos muestra las interioridades de sus invitados, la agudeza de sus preguntas hacen del programa una de las vías para conocer la grandeza de personas que de otra manera pasarían inadvertidas.

  • Rubert SL dijo:

    Excelente resumen por parte de Olguita el que comparto en su totalidad. El programa de Amaury es un reconocimiento a todos esos valores que tenemos en Cuba, valores a veces indispensables de nuestra cultura que merecen ser conocidos. Muy importante sería que el mismo Amaury fuera entrevistado para conocer un pocondensu historia. Un día vi una entrevista donde él contaba de las experiencias muy cómicas cuando fue a dar una actuación en un cine-teatro de Pinar del Río junto a Silvio Rodríguez donde casi terminan bajo los efectos del alcohol en unión de un espectador.
    Muy cubano el momento que se narró.
    Consuelito Vidal, su madre, es un ícono en nuestra cultura.

  • Andrés dijo:

    Siento, con todo el respeto, la necesidad de hacer una acotación a las palabras de Abel Prieto, figura pública cubana a quién estimo y aprecio. El hecho de que Con 2 que se quieran sea un excelente programa no justifica el empleo de apelativos que a estas alturas se consideran ofensivos, y francamente racistas, para una buena parte de la población. Me refiero, como todos deben imaginar, al programa reciente donde se entrevistó a Miguel Cabrera, el cual ha motivado la preocupación de numerosas personas, incluyendo reconocidos periodistas e intelectuales. Una sentida disculpa hubiera sido suficiente.

    Nada de esto persigue restar mérito al entrevistado o al entrevistador, los cuales se han ganado lo suyo por derecho propio. Sin embargo, este tipo de comentarios, tan recurrentes y cada vez menos tolerados en nuestro día a día, son una muestra de lo enraizado que está el racismo en nuestro país. Evidentemente no hubo intención ofensiva por parte del entrevistado. Lo que dijo lo dijo de todo corazón y con absoluta franqueza, incluso con ánimos de exaltar. Pero el resultado fue otro. La revolución nos equiparó a todos legalmente, pero hay actitudes cuya erradicación merece debate y monitoreo constante.

    El hecho de que nadie se sienta en la necesidad de ofrecer una modesta disculpa da una idea de la medida en que este maltrato se considera normal en nuestra sociedad. Pues no lo es. Y allí dónde asome, hay que atajarlo, precisamente por los más encumbrados, cuya labor pública les otorga capacidad de difusión de ideas, pero al mismo tiempo responsabilidad.

    Necesitamos un debate en este sentido donde todas las partes involucradas tengan un espacio. De ese modo actitudes nocivas que consideramos normales por el simple hecho de pertenecer a nuestra tradición serán puestas bajo escrutinio y miradas con nuevos ojos. No permitamos que estas cosas nos desunan.

    • Dora dijo:

      Seguí el debate a raíz de la entrevista al historiador del ballet. Honestamente yo no vi que la referencia al color negro de la piel se usará de forma racista. Al contrario, pues es muy difícil encontrar en una gran compañía de ballet clásico bailarines con ascendencia africana. Nuestra escuela de ballet no sufre ese mal y en ese sentido no lo vi racista. Soy mulata de edad mediana y me dedico a la enseñanza especial. Saludos

      • Andrés dijo:

        Saludos Dora, le agradezco el ánimo de debate. A mí, en lo personal, el comentario me pareció fuera de lugar, sobre todo cuando se hace desde una postura de privilegio. Probablemente en Cuba estemos acostumbrados a ello, pero eso no lo convierte en algo apropiado. Hay otros lugares de cultura occidental, a la que pertenecemos, dónde un comentario de este tipo, incluso en los tristes tiempos fascistas que corren en el mundo, hubiera costado la carrera del que lo emite. En Cuba, durante los últimos tiempos, cada vez más gente también se sensibiliza con el asunto y hoy en día este comportamiento se va viendo cada vez más como un anacronismo con tintes inequívocamente racistas. Si aún muchos lo ven normal en Cuba es porque el debate en este tema se cortó, y creo que nos hemos atrasado al respecto en comparación con una buena parte del mundo occidental. No creo que haya que singularizar al que comentó (ni al comentarista) pues no parece haberlo hecho intencionalmente ni es el único que piensa así. Pero es definitivamente una manifestación de un fenómeno que aunque viejo no se ha discutido lo suficiente.

        El hecho de que usted sea mestiza y no lo haya visto no quiere decir que no esté. Puede que, efectivamente, para usted no haya ningún problema en lo dicho y eso lo respeto sin reservas. Pero también puede ser el hecho de que generaciones y generaciones de cubanos, blancos y negros, hemos internalizado estos estereotipos de tal manera que ya no nos damos cuenta. Reproducimos un sistema de percepciones y valores históricamente blanco y occidental sin ni siquiera percatarnos, pues hemos sido educados acríticamente en ello desde la cuna. De la misma manera en que hubo esclavos que apoyaban a sus amos incondicionalmente, o mujeres vehementemente opuestas al sufragio femenino. Para todos ellos el mundo existente era normal, incluso cuando les perjudicaba. No es un fenómeno nuevo.

        Pero más allá de su criterio o el mío, ha habido mucha gente en desacuerdo. Una cantidad lo suficientemente importante como para crear todo este debate. Existen fricciones obvias en la sociedad cubana en este tema, cada vez más agudas y frecuentes. Evidentemente hay necesidad de una conversación al respecto. De lo contrario, opino que el asunto nos puede desunir, lo último que necesitamos hoy en Cuba.

  • Martica dijo:

    Estoy muy de acuerdo con todo lo que Abel dice en el articulo ,soy de las que no me pierdo el programa e incluso lo comentamos al otrodia en el trabajo.Es interesante la condiccion de Amaury ,como logra que el entrevistado sin miedo le responda preguntas muy personales pero que lo hace con un cariño que el publico aparece.Comparto los ejemlos que que ponen en el articulo y hay muchos más, conocemos de cosas que nos hacen quere más anuestros artistas ,de valorar más que tesoros tenemos en nuesyra cultura,como aman la patria y aunque a veces lejos su inspiración y amor es por Cuba.
    Sabemos que faltan muchos más que por estar en el anonimato noconocemos ,perom ahi esta el valor del programa Amaury hace que lo visivilisemos y podamos admirar lo que hacen.
    En la escenografia se mantiene algo muy cubano ,la bandera y claro que hay que hablar de Fidel ,fue fue quien nos enseño el lugar de la cultura para el pueblo.Como Amaury tambien nosotros nos emocionamos con lo que cuentan los entrevistados,y doy gracias porque asi no olvidamos que la cultura es escudo y espada de la nación.
    Felicidades

  • Kenia Serrano dijo:

    El programa se parece a Amaury y esa naturalidad de él ante el entrevistado invita a conversar ,algo que tanto nos gusta a los cubanos.
    Amaury tiene una conexion muy especial con mi generación;lo vimos siempre y lo seguimos viendo con hondo respeto y admiramos su capacidad de acompañar proyectos y emprendimientos de nuestra etapa juvenil que,si él se hubiese puesto a calcular el¨¨
    costo beneficio¨,como hacen muchos,quizas no los hubiese hecho.
    Soy seguidora habitual de ¨Cön 2 que se quieran¨ y casi siempre los veo hasta el final,¨hasta la chispa¨como ha dicho el poeta Abel Prieto. Gracias ,Amaury, por dedicar tu talento a visibilizar lo sencillo en la gente especial que nos rodea.

  • Mauricio dijo:

    Muy bueno y merecido el artículo. Además de los temas que menciona Abel, Amaury lleva a los entrevistados a abordar temas escabrosos y tropiezos por mal actuar y cuadraturas de alguien q en algún momento decidía cosas y cómo siempre había otras personas buenas q ayudaban y solucionaba, como Yeyé. Felicidades Amaury. Gracias Abel.

  • María Elena Martero Fernandez dijo:

    Es un programa fabuloso lo disfruto infinitamente. La conducción de Amaury es muy buena es sencillo y se comunica de maravillas con los entrevistados. No me pierdo ninguno de sus programas pues aprendo y conozco personas increíbles. Felicidades

  • May dijo:

    Agradezco a Abel Prieto el haber escrito este artículo, ya sabía de las extraordinarias dotes de Amauri como entrevistador, por lo que me dispuse desde que se anunció el primer programa a disfrutar de algo bueno, y lo he recibido con creces.

    Felicidades Amauri

  • Maka dijo:

    Concuerdo 100 %, además es un programa Valiente.
    Hace Revolución.
    Gracias

  • luis dijo:

    muy bueno

  • guillermo dijo:

    Abel, ojala que este articulo tuyo y la opinion tan positiva de tanta gente, sirva de enamoramiento a Amaury para otra temporada.

  • Sonia dijo:

    Muy buen programa con invitados tan interesantes que siempre nos sorprenden con sus narraciones o sus respuestas, a veces detalles familiares, escolares, íntimos. Con eso se nos amplía el horizonte y entendemos por qué es tan fuerte el arraigo y la incidencia de nuestra nacionalidad en las manifestaciones artísticas.

  • Reina Echevarría Cruz dijo:

    Bueno a Amaury las personas de su generación y de otras lo admirábamos mucho como cantante y compositor, su música se coleccionba con los discos de vinilo, fue en determinado momento nuestro Sabina, Joan Manuel Serrat, Arjona, es una lástima que hayamos sufrido una discontinuidad en su obra musical, nos quedamos en el pasado; pero hemos ganado en un gran comunicador, su programa me encanta, lo sigo semana tras semana.
    Lo que no me gusta a veces que se le diga a algún entrevistado "milagro que siendo tú de tal punto de la geografía cubana te inclinastes por.....", nada con el triunfo de la Revolución la llama de la ensenñanza llegó a todas partes, se construyeron miles de centros de enseñanaza, todos tuvimos oportunidades de formarnos y los de origen humilde más (eramos la mayoría), fue una gran motivación, soy de un barrio que era muy pobre en Consolación del Sur (tuve una mestra llamada Nora Prieto que me ayudó mucho), nada estudié y hoy son Bióloga, graduada de la UH.
    Queen

  • Arquímedes dijo:

    Excelente programa, a tal punto que, a veces, yo veo en la programación al entrevistado de turno y me digo: "no voy a verlo, no me interesa". Y después, si por casualidad paso por el frente del televisor y escucho un par de palabras....... ahí me quedo
    Muy bien Amaury como comunicador, felicidades a él y a todo su equipo de trabajo.

  • L.R.A dijo:

    Me escandalizo cuando oigo que no se debe resaltar lo foraneo, tanto en lo,prodesional como en lo familiar. Señores esa es la realialidad de este pais de toda la vida. Cuando no es la persona como tal, son los familiares, los estudios y mas recientemente los hijos. No hay que abochornarse por eso. Lo que no se puede perder es el patriotismo, el amor a Cuba, a nuestras raices estemos donde estemos o esten dinde esten las personas.

  • Africano dijo:

    Que bueno seria que el binomio Amaury y Cuba debate que ya otras veces han colaborado y trabajado juntos publicara por este sitio los textos de las entrevistas ya emitidas por la televisión, yo personal mente e imagino que muchos otros igual no las he podido ver todas, incluso sabemos Abel porque usted es un promotor de eso que cuando leemos nos permite asimilar mejor todos los detalles, sin dudas será muy provechoso, gracias para Amaury, Abel y Cuba Debate.

  • Lupe María dijo:

    Andrés, por qué pedir disculpas por llamar al negro, negro, dónde está la ofensa, me parece más ofensivo obviar el tema, y el programa lo ha abordado con absoluta claridad en diferentes ocasiones, recuerdo los de Gerardo Alfonso, Fátima Paterson, Rogelio Martínez Furé, Victor Fowler, Carlos Acosta entre otros. No entiendo ese afán de buscar manchas en lo que aporta luz, de verdad, no lo puedo entender

    • Andrés dijo:

      Lupe, el entrevistado no le dijo negro al negro. En realidad empleó un epíteto muy conocido en nuestras calles y que muchas personas consideran ofensivo, dependiendo del contexto y de quién lo emplee. Un gran amigo blanco le dice a su gran amigo negro "mi negro" y hay que ser muy tonto o extremadamente suspicaz para resultar ofendido. Pero este no fue el caso.

      Pero también resulta problemático, en mi opinión, el hecho de que un grupo social determinado, cualesquiera que este sea, se tome la atribución de definir arbitrariamente los límites comunicacionales en términos de otro grupo, con el cual ni siquiera se cuenta para el asunto, sobre todo cuando ha habido discriminación histórica y poder asimétrico de por medio. Del mismo modo en que los hombres, independientemente de su sensibilidad, no pueden ser los que tengan el poder para definir la narrativa de la emancipación femenina, o los heterosexuales no pueden definir la narrativa de la comunidad LGBT, la comunidad afrocubana tiene derecho a definir lo que se considera ofensivo o no en términos de discriminación. Hay sobradas justificaciones históricas para todas estas cosas. Cuando cada uno ha tenido el chance de hablar, entonces la vida ha demostrado que lo que el hombre veía como emancipación femenina no era necesariamente tal; del mismo modo con los heterosexuales o con la comunidad de origen europeo. Es muy fácil tener el privilegio histórico de definir los límites de acción de otro grupo desde nuestros intereses o perspectiva y verlo todo como muy normal y natural, pero esto, y por razones obvias, no siempre hace justicia al otro grupo.

      Por otro lado, no soy yo solo quién notó el asunto del programa último. Una buena cantidad de gente, incluyendo periodistas e intelectuales han expresado su desacuerdo de una forma u otra. ¿O sugieres que a tanta gente se le ha ocurrido simultáneamente ver las manchas en el sol? Reconozcamos que esto no es una coincidencia. Estamos divididos en este asunto. Y creo que una de las razones es que no se acaba de ventilar el tema a puertas abiertas. Que hablen los que arrastran los prejuicios y que hablen los que se sienten discriminados, pero a camisa quitada. Entonces podremos ver en realidad por dónde vamos en el tema.

      Hasta hoy hemos reproducido, blancos y negros, determinados conceptos y hábitos sociales que poco a poco el mundo va exponiendo como lo que son. En Cuba el tema se cerró. Hacer alguna alusión al mismo era considerado, hasta hace relativamente poco tiempo, incluso contrarrevolución. La vida nos ha mostrado, sin embargo, que hay mucho que hacer en el particular. Tenemos que hablar de esto con prontitud.

Se han publicado 103 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abel Prieto Jiménez

Abel Prieto Jiménez

Reconocido intelectual cubano. Fue Presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y en dos ocasiones Ministro de Cultura. Actualmente dirige la Oficina del Programa Martiano y es el Presidente de la Sociedad Cultural "José Martí".Autor de numerosos cuentos y novelas como "El vuelo del gato" (1991). Diputado a la Asamblea Nacional.

Vea también