Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Debemos concentrarnos en lo que sí depende de todos nosotros: la inteligencia, la creatividad y el esfuerzo

| 127

El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel interviene en el Congreso de la Asociación Nacional de Economistas de Cuba. Foto: ACN

Discurso en la clausura del Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), Palacio de Convenciones, 14 de junio de 2019.

(Versiones Taquigráficas–Consejo de Estado)

 

Queridos economistas, contadores y auditores:

Hoy podemos afirmar que el formidable aporte de este Congreso es el mejor homenaje a Maceo y al Che, en la fecha de sus natalicios.

Todos los temas abordados en la Relatoría son hoy objeto de discusión y valoración en el Gobierno. Esta Relatoría se constituye hoy en hoja de ruta para nuestro trabajo.

Los temas a abordar ya han sido también encaminados por ustedes, y por la disposición que han mostrado les podemos decir que tendrán oídos, y, por lo tanto, les aseguro que no demoraremos en estos días en darles nuevas tareas.

Me hubiera gustado asistir a todas las sesiones del Congreso y escuchar especialmente las exposiciones de los delegados que han trabajado en un “banco de problemas”, buscando la solución de obstáculos para el desarrollo con los que estamos lidiando todos los días.

Nadie mejor que ustedes comprenden por qué, junto con la defensa, la tarea fundamental de la Revolución hoy es la economía. No solo porque el bloqueo, cruel, inmoral, genocida, se recrudece y es preciso enfrentarlo con una creatividad a la altura de la gran masa profesional de la que dispone el país. Es que no hemos renunciado ni renunciaremos nunca a hacer que nuestra economía, pequeña y asediada hace 60 años, sea próspera y sostenible. Y somos conscientes de que para lograrlo, en la vanguardia de esa batalla, deben estar los profesionales de las Ciencias Económicas.

Los economistas, los contadores y también los auditores son los únicos profesionales que están en todas partes y a los que les atañe todo.

En la gran empresa y en el pequeño negocio, en el hospital y en la escuela, en la transportación y en los abastecimientos materiales, en los centros recreativos y en los medios de comunicación, en lo estatal y en lo privado, es imposible prosperar sin el trabajo de ustedes.

Es cierto que no hay sociedad sin economía. Y si bien no hay economía sin producción, tampoco es posible hacerla funcionar eficientemente sin economistas, contadores y auditores eficaces. Cuando ustedes trabajan bien, casi siempre se prospera. Cuando no es así, nos estancamos, retrocedemos y la prosperidad se pospone.

No digo estas palabras para engordarles la vanidad ni para endulzar el mensaje. Es mi manera de confirmarles lo que ya ustedes saben: que el país necesita a sus profesionales de la economía; necesita de su talento, de sus aportes y de su trabajo.

Y lo necesitará particularmente para que se pueda aplicar con éxito la decisión, anunciada en este Congreso por el compañero Alejandro Gil, ministro de Economía y Planificación, de que a partir del año próximo vamos a propiciar con objetividad e intencionalidad, dentro de lo posible, que sean los trabajadores quienes elaboren los planes de sus empresas.

Alejandro habló aquí también de la necesidad de un cambio de mentalidad para hacer efectiva esta medida, reclamada durante años por los trabajadores.

Hay que saltar a un nuevo momento y saber que ya el plan “no llegará desde arriba”. En mi opinión, se trata de una medida audaz y muy revolucionaria que, como dijo el ministro, exige objetividad, realismo y conciencia.

¿Y quiénes sino ustedes pueden ayudar a que así sea?

Leo continuamente los análisis y cuestionamientos que han comenzado a proliferar en las redes en los últimos meses, y comprendo y comparto la angustia de quienes, honestamente, quieren apurar las salidas de los mayores problemas. En eso coincidimos absolutamente.

Soslayando algunas evaluaciones que descalifican y juzgan duramente todas las decisiones del Gobierno —sin contar con todos los elementos de juicio— valoramos los criterios y tomamos su validez en cuenta en lo que decidimos y proyectamos, aunque sé que algunos esperan más, quizás un reconocimiento público de sus razones.

Créanme que nos encantaría hacerlo si pudiéramos disponer de los recursos que cada día debemos manejar a punta de lápiz para garantizar que la justicia social conquistada se mantenga.

Quiero confesar aquí que pensamos en todos cada vez que nos toca enfrentar la cotidianidad y tomar decisiones sobre dónde y cómo situar los pocos recursos financieros que la persecución del bloqueo no alcanza a quitarnos. El dilema de cada día es cómo utilizar mejor lo que disponemos que, generalmente, es quince o veinte veces menos que lo demandado.

En esos momentos pienso particularmente en aquellos que parecen tener una solución rápida para cada problema y me pregunto: ¿será que pueden decirnos cómo repartir todo lo que nos falta?

Si en algún escenario no sería necesario decirlo es en este, pero tampoco sobra reiterarlo: para cualquier otro gobierno —ahora mismo hay muchos ejemplos en América Latina— sería fácil desentenderse de las responsabilidades del Estado con toda la sociedad y dejar las soluciones al mercado.

Pero este no es un Estado cualquiera, este es un Estado Socialista de Derecho, comprometido con garantizar los derechos fundamentales a todos sus ciudadanos. Esta sigue siendo una Revolución de los humildes, con los humildes y para los humildes.

Bajo esa premisa hemos venido al Congreso con dos propósitos fundamentales: primero escucharlos y actualizarnos sobre los principales aportes y planteamientos que han traído, y me doy cuenta de que son muchos.

Lo segundo es trasmitirles la demanda del Gobierno de que hagan suya la batalla económica integrándose y participando activamente en los consejos científicos asesores en todas las instancias, en la Comisión Permanente de Implementación y Desarrollo, y favoreciendo la realización de eventos de pensamiento, análisis y debate.

No está en nuestras manos decretar el fin del bloqueo, obstáculo fundamental al desarrollo del país. La actual administración estadounidense es abiertamente hostil al país y se ha propuesto asfixiar la economía con particular saña.

Debemos concentrarnos, por tanto, en lo que sí depende de todos nosotros: la inteligencia, la creatividad y el esfuerzo.

Como reconocen los expertos, la gestión del conocimiento ya no es un factor más en la contribución al desarrollo, sino que ha pasado a convertirse en el factor principal y determinante de la productividad. Se sabe ya que las economías más avanzadas están basadas en el conocimiento. Por eso insistimos tanto en el vínculo vivo de las Universidades con la economía y la sociedad. Ese vínculo nos hará avanzar tan velozmente como nos lo permita una de nuestras mayores fortalezas: el conocimiento.

Miren qué formidable ejército del conocimiento integran ustedes: más de 79 000 miembros de la ANEC. Un tremendo potencial de innovación.

No solo a ustedes, pero a ustedes en primer lugar queremos pedirles que empleen sus conocimientos para resolver los problemas que, a causa del bloqueo o de errores propios, obstaculizan el compromiso de hacer próspera y sostenible la economía.

En primer lugar, está ese perverso y cada vez más numeroso conjunto de dificultades que genera el bloqueo, es decir, la persecución financiera, la contracción de los créditos por presiones de la administración estadounidense, el cierre prácticamente absoluto del mercado más próximo a nuestras fronteras, el ataque despiadado a las fuentes de ingresos y las amenazas con sanciones o las sanciones mismas a todos los que se atrevan a comerciar con Cuba.

Por derecho y por principio, el país rechaza y condena de la manera más enérgica el asedio imperial, pero no es algo nuevo: la generación histórica supo enfrentar creativamente la guerra económica durante 60 años y hallar salidas donde el enemigo creaba las dificultades.

En las duras circunstancias del Período Especial, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, nos convocó al “sí se puede”, y sí se pudo, y ahora también se podrá.

Así surgieron las formidables soluciones que ahora nos permiten enfrentar la nueva temporada de la misma guerra en mejores condiciones. Y afirmarle al pueblo que cuando decimos Somos Cuba, Somos Continuidad, no expresamos una consigna vacía. Queremos reafirmar el compromiso de buscar, desarrollar y aplicar cuanta iniciativa genere el creativo y digno pueblo cubano para hacer imposible el regreso de carencias y dificultades tan duras como las que supimos enfrentar en los años noventa.

Pero, así como nos enfrentamos al genocida bloqueo, también nos esforzamos en identificar y destrabar los obstáculos que algunos suelen llamar el bloqueo interno.

Revisando las principales actividades económicas, recorriendo el país, intercambiando con dirigentes y trabajadores, profesores y estudiantes, investigadores y creadores, hemos listado los problemas económicos principales que comienzan por el alto nivel de endeudamiento, los insuficientes ingresos por exportaciones, las deudas por cobrar y el predominio de una mentalidad importadora que acomoda y atenta contra la iniciativa y la creatividad; la corrupción y las ilegalidades que propician delitos como el robo de combustible y, también, el pobre nivel de ahorro, inaceptable en una nación que el mundo reconoce por su nivel educacional y por su cultura política.

La batalla económica consiste, por tanto, en generar una actitud más proactiva, inteligente y concreta de los dirigentes, convocados a impulsar —no trabando ni demorando— soluciones seguras y específicas; reforzar estructuras y equipos de dirección y gestión económica.

Se ha hablado bastante del fortalecimiento de la empresa estatal, que es fundamental. Hoy sabemos que es posible lograrlo si cumplen sus funciones las Juntas de Gobierno de las OSDE y las direcciones empresariales; si disminuyen los indicadores directivos; si crecen el análisis y el control y se evalúan ingresos, exportaciones y utilidades; si alcanzamos la adecuada estructura, dimensión y saneamiento del sector empresarial que necesitamos para conectarlo con la gestión municipal y territorial.

Atención merece la aplicación de sistemas de pago que incentiven, motiven y que a su vez resuelvan las contradicciones entre el bajo salario de los trabajadores en una empresa y los elevados pagos que la misma realiza al contratar formas no estatales de gestión.

Insistimos en los encadenamientos productivos con la inversión extranjera, las empresas mixtas, el turismo, el resto de la economía nacional y el sector no estatal. Pero objetamos el encadenamiento como vacía consigna.

Nos proponemos ordenar la actividad del sector privado, pero sin trabar o frenar su desempeño, estimulando las mejores prácticas hasta lograr que quienes hoy la ejercen se aparten de la ilegalidad, la subdeclaración y otras prácticas nocivas.

El reto es integrar a todos los actores, formas de propiedad y de gestión presentes en el entorno económico y social nacional, incrementar las fuentes renovables de energía, hacer más eficientes los procesos inversionistas, fomentar un ambiente de confianza y seguridad en quienes apuestan por Cuba asumiendo los riesgos y las amenazas.

Por supuesto que resulta vital incrementar las exportaciones y la sustitución de importaciones, cortar la cadena de impagos, fortalecer nuestra capacidad negociadora, modernizar el sistema bancario, impedir los pagos superfluos en la actividad administrativa y lograr real control de los escasos recursos.

En fin, sería infinita la lista de lo que debemos y podemos resolver para que crezca la producción nacional, mejore la calidad de los servicios, aprovechemos todas las posibilidades de ingresos y hagamos crecer la economía desde la raíz, potenciando el desarrollo local.

Todo lo que he enumerado es solo una parte del extraordinario desafío que nos plantea el contexto regional e internacional, enrarecido por conflictos comerciales, intervencionismo, prepotencia de los poderosos, abusos escandalosos de poder, crisis ética, desprecio del Derecho Internacional, es decir, una Helms-Burton global que se propone implantar la ley del más fuerte con desprecio absoluto por la supervivencia de la especie humana.

Pero como hemos dicho más de una vez, ninguna amenaza va a distraernos de nuestro deber de defender y sostener la invulnerabilidad de la Revolución Cubana.

Queremos felicitar a la ANEC y a su nueva directiva y agradecer tantos años de aporte a la batalla económica que ahora se hace más intensa.

Contamos con ustedes para que las nuevas directrices que se han anunciado aquí y las que vendrán como necesaria transformación de los procesos económicos sean eficaces, factibles y se traduzcan en resultados.

Debemos propiciar la sustitución de métodos administrativos por mecanismos económicos financieros y lograr la institucionalidad de cada proceso y apoyarla con incentivos y motivaciones.

Los necesitamos participando activamente en la conformación de los planes para el 2020 en empresas y territorios, aportando a la preparación de los presidentes de los Consejos Populares y otros funcionarios a nivel local, donde se deciden los resultados; entrenando a cooperativistas y trabajadores por cuenta propia en temas de control económico y responsabilidad fiscal y social; apoyando a los gobiernos en los proyectos de desarrollo local, en el ajuste de los costos hospitalarios y de atención primaria de salud y en la eficiencia del sector presupuestado.

Y nos entusiasma mucho la idea de que las secciones de base de la ANEC, los comités municipales y provinciales sean vectores de estímulo a la búsqueda de las reservas de eficiencia, las oportunidades de producción y exportación, de mostrar las vías para dar mayor valor agregado a los bienes y servicios e incrementar ingresos; que apoyen a las empresas con investigaciones de mercado, de conjunto con nuestras facultades de economía en todo el país, defendiendo la contabilidad; que se involucren en las comprobaciones al control interno; que asesoren a los gobiernos locales en la elaboración de recomendaciones y programas en respuesta a las orientaciones que emanan de las visitas del Consejo de Ministros a las provincias; que no se cansen de impartir cursos de administración, contabilidad y costos a las pequeñas, medianas y grandes empresas.

Además, les convocamos a enfrentar con sólidos argumentos desde la Economía Política, la plataforma neocolonial y neoliberal que nos quieren imponer, aferrada a los mitos y fetiches construidos por el neoliberalismo.

Desde esta dimensión, construyamos los paradigmas de la construcción socialista en estos tiempos y afiancemos el socialismo en el corazón de las cubanas y los cubanos.

Así, fortaleciendo la vida interna de la organización, profesarán una intensa, útil y aportadora vida externa, o, mejor dicho, una vida realmente vinculada a la de la nación.

Queridos compañeras y compañeros:

Tendría mucho más que decirles, decirles incluso cuánto se trabaja en la atención de la política del Partido, que nace de las demandas y necesidades del pueblo, y expresarles que no son inútiles el esfuerzo y la resistencia.

Cuba ha sido premiada con un pueblo extraordinario, del que brotaron hombres y mujeres igualmente extraordinarios, en cuyas vidas y obras nos inspiramos cada día.

El Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, solía reunirse con ustedes, y recuerdo que durante años impulsó la realización, en nuestra humilde y pequeña Cuba, de eventos de pensamiento que tuvieran en cuenta lo más avanzado del mundo.

Como Fidel siempre está presente, cuando me preparaba para venir a hablar con ustedes, porque realmente no pensaba en un largo discurso ni mucho menos, apenas un diálogo íntimo y cercano, revisé uno de sus discursos dirigido a los economistas en 1998 y encontré esto que no parece haberse dicho hace 21 años, sino ayer mismo, por eso se lo quiero leer. Dijo Fidel entonces:

“Nuestros enemigos tratan de golpear nuestras verdades, y contra esa obra de todo un pueblo calumnian por todos los medios posibles, intrigan y tratan de subvertir, tratan de matar la esperanza, de sembrar el pesimismo, si no, ¿para qué quieren ese indecente bloqueo? Para quebrar la moral de nuestro pueblo que, con carácter casi exclusivo en el mundo, está sufriendo el hostigamiento, la guerra económica y no económica también, la guerra política y la guerra ideológica de la más poderosa potencia que ha existido jamás en la historia; y, por primera vez, una potencia hegemónica a nivel mundial.

“Estados Unidos constituye hoy la base del imperialismo globalizado y también la lucha contra esa forma de dominio tiene que ser globalizada.

“Ese imperio tiene sus teóricos y sus ideólogos formados en universidades, aunque justo es decir que allí también hay hombres inteligentes y sensibles, no todos piensan exactamente igual; hombres que no comparten los métodos del imperio, ni las políticas del imperio o el criminal procedimiento de bloquear a un país pequeño, de tratar de rendirlo por hambre y por enfermedad. Tiene sus teorías, sus teóricos y sus medios de divulgarlas, y los pueblos dominados por ese imperio global deben tener también sus teóricos que han de salir de las filas de los intelectuales; en primer lugar, de los economistas. De los economistas con un sentido político, no economistas para servir a las transnacionales, o economistas para ejercer el simple papel de asesores. Hay que asesorar desde luego todo lo que se pueda, economistas que desarrollen ideas y las trasmitan a su pueblo a partir de fundamentos profundamente científicos, a partir de la ciencia y de la experiencia humana acumulada durante tanto tiempo.

“Economistas del pueblo, y hoy para ser economistas del pueblo —repito— deben ser economistas políticos; y los políticos deben ser políticos, con un mínimo de conocimientos económicos y si es posible con un máximo de conocimientos en ese campo, que hoy es la base realmente sobre la cual se está jugando el destino la humanidad, la base sobre la cual se desarrollan nuestras luchas. Y los políticos que no entiendan, o no quieran entender, o que no se esmeren en conocer la economía, no son dignos de ejercer las funciones que ejerzan como tales políticos”.

Felicidades compañeros, entendamos que la belleza del aporte y las realizaciones se encuentra en el tamaño de los desafíos que nos imponen los peores momentos.

Trabajemos en el sentido de instalar la eficiencia y la cultura del detalle como prácticas de vida que favorezcan despojarnos de la inercia, la indolencia, las trabas, la burocracia, la falta de sensibilidad e inquietud revolucionarias, la chapucería, las demoras en las repuestas y la acción. Venciendo la inercia de los cansados y contagiando de entusiasmo a los comprometidos.

Nos esperan tiempos de lucha, pero también de esperanzas y de conquistas, de victorias, porque:

¡Somos Cuba! ¡Somos Continuidad!

(Ovación.)

 

Se han publicado 127 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Oscar Ramos Isla dijo:

    Con soluciones internas enfrentaremos el bloqueo económico de Estados Unidos a Cuba.

  • Dani66 dijo:

    Alentadoras palabras de nuestro presidente Miguel Díaz Canel donde entre otras cosas nos planteo que la solucion de los problemas económicos a partir de soluciones colectivas de nuestros especialistas y las bases productiva, y por primera vez el uso de la palabra bloqueo interno por parte de la dirección de nuestro país, donde refiere que es usada con frecuencia y que para mi ahí es donde los cubanos incluimos a la burocracia, la corrupción, la resistencia a lo cambios necsarios, a una mentalidad difente para enfrentar los problemas económicos, me alegra saber que está al tanto de lo que se debate en las redes sociales y pienso que Cubadebate es un banco de datos muy necesario a tener en cuenta en la solución de nuestros problemas, donde la mayoría que participamos somos cubanos que amamos a nuestro país y queremos un socialismo prospero, saludos

  • YAMILA dijo:

    ¨ Venciendo la inercia de los cansados y contagiando de entusiasmo a los comprometidos¨
    Yo soy una de las comprometidas como imagino sean millones de Cubanos, pero no es menos cierto que hay muchos cansados, sobre todo los que pueden cambiar lo que tiene que ser cambiado como dijo nuestro querido y entrañable Fidel.

    Sólo pregunto: Qué vamos a hacer con los cansados a partir de ahora?.

  • Vmanuel dijo:

    Ojala y empezaran por hacer el pago de forma inmediata a los trabajadores del campo que aportan leche viandas y comida de forma general y que esto no tenga que pasar por las manos de cooperativas de todo tipo que hoy existen en el país y donde los campesinos que han pedido tierras no se vean en la odisea que se ven a la hora de poder cobrar su dinero, lo que provoca el malestar y el deseo de no seguir adelante por la falta de seriedad en esto del pago de lo ya entrado y muchas veces consumido como es el caso de LA LECHE. Ojala que los que tengan que esperar por el pago mensual sean los propios delegados de la agricultura en cada territorio y hasta los propios trabajadores de los ministerios para ver que pasa.

  • Marta dijo:

    Para nuestra economía es importante situar los recursos donde se produzcan bienes o servicios con eficacia, eficiencia y efectividad, basada en la evolución de la confianza demostrada.

  • Amaury II dijo:

    Sabias palabras de nuestro presidente, es necesario terminar una vez y por todas dejar atrás el inmovilismo y la vieja mentalidad, que se ha convertido en un freno al desarrollo económico de nuestro país, es triste ver como muchos dirigentes quieren justificarlo todo lo mal hecho o nuestros propios errores a través del bloqueo de EEUU, que mucho daño nos hace y ha hecho a través de estos 60 años, pero no es el culpable de todo, también ha habido indolencia, incompetencia, falta de visión, acomodamiento, miedo al cambio, en fin espero que este discurso de nuestro presidente sea un giro para bien para nuestra maltrecha economía.

  • Caimitense dijo:

    Querido Presidente, lo que Usted dice es lo cierto, el bloqueo que nos mata es el interno, el que nosotros mismos nos ponemos con la inercia, permitir lo mal hecho, con permitir cosas que son desagradables, mal intencionadas, soy una profesora de muchos años de trabajo, jubilada y recontratada, trabajo porque me gusta y porque pienso que ayudo al país formando a las nuevas generaciones, quisiera escribirle en privado para darle alguna de mis ideas, lo principal apoyo su trabajo, creo que está muy cerca del pueblo y que conoce sus necesidades y sus ilusiones, pa alante es pa allá como decia Chávez, VIVA CUBA, SOMOS CONTINUIDAD.

  • manolito1386 dijo:

    Excelente palabras, aunque le queda un difícil camino y es q todos entiendan sus ideas y lleguen a feliz término, debemos acabar de dar el vuelco hacia la prosperidad q deseamos hacia una mejor forma de vivir aunque el norte brutal, revuelto, nos asedie si cerramos fila y optimizamos lo que tenemos, incentivamos la innovación, cultivamos el conocimiento captando a todos los q pueden dar más pienso q podemos avanzar………..Adelante Canel.

  • alexander casa 14 dijo:

    Ya usted Sr. Presidente lo ha comentado, se trata de la sensibilidad humana, eso también es parte de lo que nos han enseñado durante muchos años y creo que muchos cuadros lo han perdido. Desde cuando los vecinos de la calle Ramón Álvarez en Pinar del Río, piden que se resuelva el problema que tienen sus acometidas que no le llega el agua, no es un problema del ciclo y si burdo de mucha gente del INRH que no quieren ver la realidad, porque simplemente es un problema colectivo de más de 20 casas. Nadie sabe cuánto irrita llegar al hogar y no tener agua ni para tomar, entonces salir a buscar un poco a cualquier lugar, aunque no lo crea el que ideológicamente está mareado lo va confundiendo y es uno menos a nuestro lado y es un error muy grande porque se pierde la confianza en la Revolución, en sus líderes, ojala que usted pueda leer este reclamo.
    Alexander casa no. 14

  • Oscar Ramos Isla dijo:

    Economía sin trabas para que exista prosperidad. Estimular el talento que impulse la prosperidad. Los trabajadores elaboran los planes de sus empresas. Se dirige trabajando, produciendo bienes y servicios que aporten al mejoramiento de los parámetros económicos de la entidad. No podemos derrochar recursos sin un fundamento productivo. Las leyes se tienen que cumplir estrictamente, no podemos darle paso a los vividores. Funcionalidad como estructura, como un equipo de trabajo, una relación absolutamente profesional.

  • Juan Carlos Chávez Turiño dijo:

    Muy valiente su discurso, Presidente Díaz-Canel, es una pena que muchos de los que pueden tomar realmente decisiones, no lo hagan, o no entiendan la buena intención de sus criterios, le ha tocado un momento difícil, en el que ud. ha heredado los problemas internos creados en el pasado por un grupo de economistas en muchos casos, poco sensibles e ignorantes, tal vez de forma intencional, es por ello que he leído tantas opiniones o comentarios (algunos de ellos no lo merecen) otros muy sutiles e inteligentes. De todas formas si los analizamos podemos ver o valorar las diferentes y hasta antagónicas formas de pensar de distintas capas de nuestra actual y tan globalizada sociedad cubana, es una pena que se escuchen tantas opiniones sin base econométrica y mucho menos Socialista, sino pequeño burguesa, no obstante felicidades compañero presidente, por su deseo y valentía, es una pena que muchos directivos, solo sean oportunistas de turno enmascarados tras un discurso de apoyo que sólo provoca la incorrecta decisión y la controversia de los que no aman nuestra revolución

  • Oscar Ramos Isla dijo:

    Exportar los productos con mayor valor agregado. Con esos ingresos desarrollar la producción nacional destinada a favorecer las necesidades de la población cubana.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Segundo comentario ya corregido. Presidente estamos con usted en esta batalla, nos toca razonar de forma diferente, por ahí podemos ayudar al abordar los actuales retos que tenemos por delante. Las herramientas de gestión tradicionales que venimos aplicando en el proceso de dirección, precisamente ante los retos económicos actuales, se diseñaron para unos sistemas que prácticamente ya no tienen presencia alguna en la economía contemporánea. Los estudiosos del comportamiento humano y de la administración de empresas hace tiempo, descubrieron el abismo que hay entre lo que la ciencia dicta como la mejor forma de liderar y gestionar los recursos humanos y lo que dictaminan las mejores prácticas. Alguien dijo, somos prisioneros de una forma de trabajar tradicional, herencia de la era industrial. Habría que preguntarse si era posible encontrar mejores formas de trabajar para el futuro, las respuestas para la actual modernidad, las aporto Lenin, el que abrió ese camino. De ahí se alimentaron, los actuales líderes de las multinacionales capitalistas, empresarios y psicólogos del mundo organizacional, ellos han estado trabajando sin parar para crear nuevas herramientas que se adecuen al tipo de gestión que se necesita actualmente, a partir del leninismo, para movilizar y motivar al máximo al obrero, por esa vía ellos se apropian de más riquezas, el socialismo tiene más potencialidades para poner en práctica los aportes de Lenin. Esa nueva escuela que se generaliza en el mundo, ha cuestionado las ideas que dábamos por sentadas, desafiando a la tradición y abandonando eso que conocemos como “mejores prácticas”. Hay que romper con lo tradicional en nuestra gestión empresarial, algunas de las ideas que aporto en mis comentarios pueden parecer raras, porque miran el problema desde otro ángulo, pero son efectivas, están generalizadas en el mundo empresarial.
    Nuestro reto mayor en la dirección, es que contamos con un pueblo, de trabajadores y campesinos, con un alto nivel cultural y educativo, por encima de cualquier país desarrollado, algo bueno sin dudas, una fortaleza, pero que exige un nivel más alto en el proceso de dirección, un directivo más profesional, máxime que hemos estado acostumbrados un liderazgo tan grande como el de Fidel, hasta aquí hemos llegado bajo la influencia de ese liderazgo, eso nos acomodó y nos desvinculo del apoyo de las ciencias sociales, una realidad en todos los frentes en el país, tanto en el gobierno como lo empresarial, en especial en lo económico. Vivimos una modernidad globalizada, los jóvenes nos superan en eso con creces, nos exigen mucho más profesionalidad en el proceso de dirección, eso nos obliga a apoyarnos 100% en las ciencias sociales. El punto de partida para esa batalla es precisamente el proceso de dirección. Estos retos en un colectivo de trabajadores en un país centro americano serían mucho más fácil, no requeriría tan alto nivel profesional en los directivos.
    Aconsejo a los colegas que dirigen, que inicien con un análisis reflexivo del estudio de las emociones de sus trabajadores, a partir de un diagnóstico de las emociones de ese colectivo, que no se le ocurra apelar a la conciencia, máxime en un lugar donde muchas veces reina la indisciplina, la desconfianza, sería un discurso ambiguo, vacío, que no dice nada, facilista por parte del directivo, que solo demuestra su defecto, que solo encubre al apelar a la conciencia, su falta de argumentos y recursos de convencimiento, de motivaciones, nuestros retos están en abordar con mucha ciencia las emociones de ese colectivo de trabajadores, no apelando a la conciencia que muchas veces no existe, estudiando más el comportamiento emocional, y a partir de él haciendo análisis muy reflexivo, para edificar el plan de acción para movilizar y arrastrar al colectivo para vencer los actuales desafíos, La clave está en estudiar las emociones de ese colectivo, valido para un empresario, como para un dirigente sindical, hay que tener con mucha empatía, un termómetro de cómo está la confianza de ese colectivo en nosotros, en los directivos, como se comporta la disciplina, la comunicación y mucho más, todo en el campo de la emociones. Fidel fue genial cuando nos legó el concepto de revolución, él lo concentro en las emociones, el no uso en ese concepto de revolución la palabra conciencia, él sabía para llegar a la conciencia como un fin, como un escalón superior del ser humano, el camino, las herramientas para lograr más conciencia, potenciando las emociones y valores del ser humano, ahí está lo revolucionario.
    Si no enseñamos a los actuales directivos a enfocarse correctamente en las emociones para reclutar y arrastrar a los colectivos como un líder, será muy difícil construir esa conciencia revolucionaria en cada cosa que hacemos. Seremos seguro un pueblo en el futuro con un nivel superior de conciencia, eso nadie lo duda, pero para construir eso, hoy hay que partir y trabajar con las emociones como vía para transformar esa actitud. Pero lamentablemente muchos directivos se han quedado detenidos en el tiempo, no se esfuerzan por actuar como líderes, no tienen idea de lo que es la inteligencia emocional, para ellos es más cómodo seguir apelando ingenuamente a la conciencia como si ella existiera o fuera una herramienta en las actuales circunstancias en el proceso de dirección. Hay que cambiar el enfoque, las ciencias sociales son la aliada que necesitamos.
    El síndrome de la crisis económica que el bloqueo genera desde hace varios años ha afectado la confianza de muchos, algo natural y normal dentro de una crisis. En determinados momentos, hemos tenido la impresión de que la vida sólo conoce dos estados: el triunfo o el fracaso. Cuando triunfan, los individuos se inclinan a pensar que pueden lograr todo lo que se propongan; las organizaciones, las empresas, el país, descubren y logran todo por delante, encuentran con que atraen inversiones con mayor facilidad que antes, cambian totalmente la percepción. Sin embargo, cuando un individuo, o una organización se ven marcados por el fracaso, les resulta difícil creer que exista otra situación posible para ellos, ese proceso emotivo está presente en nuestra sociedad
    Todos, individuos u organizaciones, pueden verse envueltos en una dinámica que les lleve a uno de estos dos estados, de triunfo o de fracaso. En ambos casos, el factor que ejercerá una influencia decisiva será la confianza o la ausencia de esta, sólo la confianza evita que un infortunio nos convierta en derrotados y permite resistir los duros golpes que a veces proporciona la realidad. La confianza es el nexo que une las expectativas con el rendimiento, las inversiones con los resultados; es el elemento que hace sencillo tomar el control de las circunstancias. Antes de hablar de planes de producción y soñar con resultados, los directivos, los líderes deben rescatar la confianza de los colectivos en ellos mismos, de cada individuo. Todos, individuos, equipos de trabajo, empresas, economías o naciones triunfan gracias a la confianza que sienten en sí mismos o, por el contrario, se hunden fundamentalmente porque carecen de ella. De ahí que el principal desafío de los líderes consista en desarrollar y robustecer la confianza como anticipadora del éxito.
    Las ciencias sociales tienen que pasar a jugar un papel determinante, hay que crear una nueva cultura de dirección, hay que profundizar en los aspectos emocionales, porque en lo político e ideológico somos una fortaleza indestructible, la práctica revolucionaria lo ha demostrado, en ocasiones no tenemos certeza de ello, ahí estamos confundidos, no apreciamos realmente esa enorme fortaleza ideológica que tenemos, y la confundimos con el comportamiento emotivo de las personas, de un colectivo, achacamos nuestros principales problemas, en especial el inmovilismo a un problema político o ideológico erróneamente, denotando poco nivel científico en esos análisis, estamos confundidos, por no apoyarnos en las herramientas que aportan las ciencias sociales y con ellas ver la realidad tal y como es. Por eso seguimos inmóviles en el accionar, abordamos con las herramientas equivocadas los actuales retos. Los directivos deben aprender a enfocarse más en el ser humano, en el campo donde el ser humano toma la mayoría de sus importantes decisiones en su vida, las emociones. Nadamos contra corriente, contra lo tradicional, porque luchamos contra de la fuerza aplastante que tiene en la formación de una idea la percepción y los hábitos en el ser humano. La salvación para salir de una crisis de este tipo, en el campo de las ideas, es con el protagonismo del líder, que en medio de una crisis es la salvación para cambiar esa percepción, cambiando las ideas, una batalla en las ideas, como la concibió Fidel, sembrando sueños.
    Formar líderes excelentes, educándolos a que se centren en su gente, algo especialmente importante en la actualidad. El precio del verdadero liderazgo es la disposición a anteponer las necesidades ajenas a las propias, esa es la clave en el líder, por ahí debemos formar ese tipo de conducta, un líder conoce a fondo a sus empleados y es consciente de que son más que un recurso contingente, son el activo fundamental del sistema, es su prioridad.
    El líder no arrastra porque tenga una buena idea, o un buen plan, o una buena filosofía, el líder arrastra porque contagia a sus seguidores con sus sueños, las personas en ese ejercicio de liderazgo solo siguen sueños, creencias, los sueños de las personas es el combustible para saltar, hacer lo posible de lo imposible, el líder contagia con sus sueños a aquellos que quiere involucrar para cambar lo que debe ser cambiado. Los hombres que subieron a la sierra lo hicieron siguiendo los sueños de Fidel, no lo hicieron porque creían en el Marxismo, el socialismo o el comunismo, o en un plan, ellos creyeron en los sueños de Fidel, Fidel les dijo sus sueños y ellos los hicieron suyos, al extremo de dar la vida si fuera necesario por esos sueños. La solución a los actuales retos económicos en nuestro país, transita por la formación urgente y masiva de miles de líderes jóvenes para, movilizar a nuestros obreros y campesinos para cambiar lo que debe ser cambiado. El líder es el catalizador que necesitamos, ahí debemos concentrarnos.

  • jpuentes dijo:

    Vaya por algunos restaruantes, como por ejemplo el de 1ra. 12, Miramar, - estatal - y observe qué contenta está la gente trabajando allí, con wifi incluida las 24 horas, con su jefa. Yo no estoy diciendo que el dinero no es importante ni que no es la retribución suprema de CASI todo lo que hagamos. En Internet puede encontrar diversas formas de hacer feliz a la gente en su puesto de trabajo, más allá del dinero. Y puede encontrar diversos ejemplos: Lea sobre lo que hizo DUCATI MOTORS. Los estudios de sociología indican diversas técnicas que acuñan este asunto. También puede observar lo contrario en NIKE o en WALT MART. Es por eso que los cubanos nunca tendrán startups o pymes exitosas, aún estando legislado, porque los cubanos queremos dinero para ayer. Pronto vendrá una legislación para el teletrabajo, yo a ver cuantas administraciones lo adoptarán como modalidad. Qué ha pasado con el multioficio y la famosa "participación laboral".... muchos prejuicios, mucha burocracia y poco coraje y poca u obsoleta cultura de trabajo y de dirección. Algunas de estas cosas tienen relación directa con el dinero??????????

  • menejias dijo:

    Cuando se habla de producir con eficiencia y no se tiene en cuenta las individualidades de los productores se cae en desigualdades pues no es justo que un productor tenga que producir en sus tierras productos que les reporten ingresos mínimos porque las entidades estatales no pueden cumplir, teniendo en cuenta los impuestos que se tienen que pagar , es hora de apoyar a los que tienen deseos de trabajar y sacar adelante la economía.

  • Sergio Pozo Gálvez dijo:

    El discurso de nuestro Presidente ha sido excelente, pero me gustaria agregar algo más sobre la parte en la que menciona el bloqueo interno y la corrupción, sería bueno sacar a la luz pública los hechos y las personas que cometen esos delitos y además de lo que le corresponde penalmente, seria bueno ser más severo con los implicados, (decomiso de los bienes robados), presentalo en la cuadra, en la comunidad y en el centro de trabajo, para que todos lo conozcamos y pierdan su doble moral y nunca más puedan administrar bienes públicos.

  • Cubanísimo dijo:

    Presidente el trabajo que usted realiza hoy y su proyección de futuro es estimulador, lo difícil es ver que tal parece, esa es preocupación suya y de algunos más, no te todos los que tiene que enfrentar la tarea y que ni siquiera hablan de ello. Desde que usted está orientando cuestiones concretas relacionadas con las producciones agrículas y otras ya debía verse un movimiento significativo, si sabemos que es una de las formas de enfrentar el bloqueo de EEUU. Sugiero se trabaje en intencificar el control en la base.

  • Ire 31 dijo:

    Muy buena sus palabras, directo al grano como lo que requieren los momentos actuales, pero presidente con los mismos jefes a todos los niveles creo no estoy seguro que ud podrá hacer muy poco. Hay que hacer cambio de mentalidad, política nueva gente nueva, si no volvemos a caer en lo mismo.

  • Manuel dijo:

    Esto es la matematica del bodeguero, el que no lo vea asi.esta jodio, muchos jefes todavia en el bando de los cansaos, o cuida puestos, sin conocimiento de economia, tenemos riquezas internas q no explotamos, el turismo, buscan lo autentico, explotemos mas sus tiendas, que son zonas francas, hoy la produccion nacional no garantiza ni el 20 porciento, nuestro presidente esta claro, urge cambiar mentalidades, jefes, dirigentes y cuadros, nuestro pueblo lo necesita.

  • Raúl Rodríguez Balanza dijo:

    Mi total apoyo a nuestro presidente, por la profundidad, forma de ver y abordar los problemas que nos aquejan, que sí tienen solución atemperada a las condiciones actuales. Solo quiero, a mi juicio, resaltar dos problemas, que, de ser resueltos o tratados de otra manera, estoy seguro pueden acortar el tiempo de los cambios esperados: mejorar el sentido de pertenencia de los trabajadores y de la sociedad civil.
    Al logro del primer objetivo nos podemos acercar si logramos en vez de puros administradores; verdaderos líderes. Esto, sólo es posible, si se cambia la forma de designar a los directores de las Empresas. Los mismos deben ser propuestos por el voto directo y secreto de su colectivo laboral y la permanencia en el cargo debe ser ratificada anualmente, - la masa nunca se equivoca y nunca propondrá, ni aceptará, ni mantendrá a jefes incapaces, corruptos, importados, desconocidos, insensibles, no comprometidos, inexpertos, etc, etc... - y en el segundo caso, sí somos capaces de atender (los decisores) como se hace hoy, y de resolver con agilidad (como no siempre se hace) los problemas que más aquejan el bienestar de la sociedad, tendremos al pueblo siempre de nuestra parte, y con él la victoria como nos demostró y enseñó nuestro invicto Fidel. Como se puede observar, en ambos casos, todo pasa por no contar en cada puesto clave con cuadros idóneos. Debo resaltar que hay muchos ejemplos de líderes como los que me referí anteriormente, para ellos mi respeto, reconocimiento y exhortación a que sigan sumando pueblo.

  • Nilda Rafaela dijo:

    Estoy de acuerdo con lo expresado por nuestro Presidente, pero es necesario continuar trabajando en lo relacionado con lo económico, es necesario romper el bloqueo económico interno que tanto nos afecta. Es necesaria la revisión de las cuentas por pagar o cobrar, detrás de ellas se esconden muchos casos de corrupción y desvío de recursos. Opino que en las auditorías se debe comenzar a partir del origen (proveedores) hasta el final. Otra de las cuestiones está dada en los sistemas de pago, que en muchos lugares se utilizan para pagar robos y desvíos de recursos, plantillas de cargo ficticia, personas muertas o bajas que continúan "cobrando", o sea hay que dar una batalla económica profunda, sino todo esto unido al Bloqueo Económico y financiero que tenemos, sufriremos muchas necesidades. Muchas gracias

  • enrique dijo:

    SUGIERO QUE EN CADA REUNION PARTICPE UN MIEMBRO DEL ORGANISMO SUPERIOR A LOS EFECTOS DE IMPEDIR QUE PUEDAN SER FRENADAS INCIATIVAS PRESENTADAS POR LOS TRABAJADORES, POR PARTE DE DIRIGENTES, QUE AUNQUE BIEN INTENCIONADOS, NO TENGAN LA MENTE ABIERTA A LOS CAMBIOS.

  • raidel dijo:

    100 % de acuerdo con Dmf soy ingeniero Quimico con una especialidad , la compania petrolera para la que trabajo le paga al estado a traves de la agencia emoleadora 2125 USD o CUC como deseen llamarle y a mi el estado solo me paga 756 CUP que ironia verdad ,entonces me levanto todos los dias a la 5 AM para ir a trabajar ,mientras miles de jovenes Fuertes y aptos para trabajar los ves en las calles viviendo del invento , o mejor sin aportar nada y yo con mi esfuerzo los tengo que subsidiar a traves de los servicios y productos del estado , no es etico, ni justo presidente cambie todo esto, sino a la juventud y a los profesionales de este pais no les queda de otra que emigrar y espero que me publiquen nuestro presidente ha sido muy claro

Se han publicado 127 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Miguel Díaz-Canel Bermúdez

Presidente de la República de Cuba desde el 10 de octubre de 2019. Fue Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros (2018-2019), Primer Vicepresidente de Cuba (2013-2018) y Ministro de Educación Superior (2009-2012). Fue Primer Secretario del Partido Comunista en Villa Clara (1994-2003) y Holguín (2003-2009). En twitter: @DiazCanelB

Vea también