Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

El tamaño del dolor

| 25

Poco después de las doce del mediodía del viernes Arthur, de siete años, murió. Había sido internado en un hospital de San Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de la ciudad de São Paulo, cinco horas antes. Diagnóstico: meningitis aguda.

Se pasaron unos veinte minutos y sonó el móvil del jefe de la Policía Federal en Curitiba, donde el abuelo de Arthur está detenido desde abril del año pasado. Y le tocó al funcionario transmitir la noticia al preso.

El abuelo se llama Luis Inacio Lula da Silva, fue el presidente más popular de Brasil en las últimas seis décadas –hay los que afirman que el más popular de la historia– y ha sido condenado en un juicio totalmente manipulado por un juez de provincia llamado Sergio Moro, transformado por los grandes medios hegemónico de comunicación en una especie de paladín de la justicia. Un sujeto cuya integridad moral tiene la consistencia de las alas de un mosquito transmisor de rabia.

Arbitrario hasta mucho más allá de los límites de la decencia, ese juez ocupa ahora el ministerio de Justicia y Seguridad Pública del gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro. Ha sido el premio por meter Lula preso, en una sentencia absurda –“acto indeterminado”, dice literalmente, para luego aclarar que está basada en “convicciones”, o sea, sin prueba alguna– e impedirlo de disputar y ganar las elecciones presidenciales del año pasado.

Al escuchar la noticia dada por su carcelero, Lula se derrumbó en un llanto sin fin. De sus nietos, Arthur era el más allegado. Desde la muerte de doña Marisa, esposa del ex presidente, Arthur fue vivir con su padre, Sandro, hijo de Lula, y su madre, Marlene, en el departamento del abuelo. Amarga coincidencia: Arthur murió cuando se cumplieron treinta días de la muerte de Genival Inacio da Silva, el Vavá, hermano mayor de Lula que lo cuidó a lo largo de toda la infancia.

Cuando de la muerte de ‘Vavá’, la justicia de la provincia de Paraná impidió que Lula fuese al entierro, un derecho que le era garantizado por ley. Ahora, autorizaron el viaje, pero con restricciones inmorales: el abuelo podría permanecer solamente hora y media en el velorio. ¿Por qué no hasta el final? ¿Por qué no?

Bueno, Lula es Lula: se quedó dos horas. Lloró varias veces. El despliegue de seguridad fue otra aberración: uno de los policías federales que lo escoltó usaba chaleco antibalas, gafas de sol, ostentaba un fusil y en el pecho exhibía un escudo de la SWAT de Miami, Florida. Docenas de policías militares cercaron la capilla en que se velaba el cuerpo del niño Arthur y al menos diez entraron en el recinto, en una grotesca falta de respeto a la familia. Más que un circo absurdo, una muestra clara del pavor que Lula sigue despertando entre los abyectos de este país podrido.

Nada, sin embargo, se comparó a la actitud asquerosa de un pedazo de asco llamado Eduardo Bolsonaro, hijo del igualmente grotesco padre presidente: en las redes sociales, protestó contra el permiso –vale reiterar: asegurado por ley– para que el abuelo fuese al velorio del nieto. Y aprovechó para exigir que Lula sea transferido de la Policía Federal de Curitiba para una cárcel común.

Tanto Eduardo como sus dos hermanos animalescos, el senador Flavio y el concejal por Rio de Janeiro Carlos, son íntimos, junto al papá presidente, de grupos de exterminio en Rio de Janeiro, los llamados “milicianos”. El cuarteto traba una intensa disputa interna para probar cuál de ellos es capaz de destilar más odio y rencor. Ese es el clan que ocupa el poder en mi país. Esa la obscenidad que impera día y noche.

En poco más de un año Lula perdió a doña Marisa, a su hermano más cercano, a su nieto más allegado. Ayer, volvió del velorio a la celda y a la soledad más profunda. ¿Hasta cuándo aguantará? ¿Hasta cuándo este país de mierda seguirá aceptando lo que ocurre? ¿Hasta cuándo irá imperar la impotencia generalizada frente a una sucesión absurda de escándalos?

Lula sabe que he sido crítico de muchos aspectos de sus dos mandatos presidenciales. Que he sido –y soy– crítico de muchos actos de su partido.

Pero también sabe de mi amistad a toda prueba, y de mi afecto. Lo que no sé es si el mismo Lula sabrá el tamaño de su dolor. Y de mi indignación por lo que este país nuestro está viviendo resignado, callado, avergonzado.

Te abrazo, mi buen amigo.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Zara dijo:

    Muy buen artículo. El dolor es incalculable cuando de sentimientos se trata. Es un hombre muy fuerte para haber aguantado hasta ahora tantos horrores. Fuerza Lula

  • G Esteban Ramirez dijo:

    Pero es una enorme verguenza que millones de MALAGRADECIDOS votaran por Bolsonaro,destacandose asi esa faccion del «POVO» brasileño,atea,sin Alma y sin decencia………

  • Nicoa dijo:

    Uffffff……. que buen articulo. Cuanto dolor. Hacia tiempo que no leia algo que me moviera asi.

  • Yovanis dijo:

    Ningun niño en el mundo debiera morir, no existe dolor más grande que un padre o una madre vea morir a un hijo, mucho más sin apenas haber vivido. Acompaño en su dolor a Lula y a su familia.

  • leonardo ruz revilla dijo:

    solo esto escribiré: TAMAÑA INJUSTICIA Y CRUELDAD, PAGARÁN TANTO BOLSONARO COMO SUS HIJOS MALDITOS, MÁS TEMPRANO QUE TARDE, LA RUEDA DE LA HISTORIA LES PASARÁ POR ENCIMA. LULA A PESAR DE SU DOLOR QUE COMPARTIMOS TODOS LOS BUENOS HIJOS DE ESTA PATRIA GRANDE, SALDRÁ FORTALECIDO DE ESTA SITUACIÓN TAN DURA, PERO JAMÁS LOGRARÁN RENDIRLO. HLVS.

  • Sergio dijo:

    El derecho garantizado por Ley es en la linea ascedente o descdente de la FAMILIA, y está explicito así en la LEY. Los hermanos no están dentro de esa linea. Los NIETOS, HIJOS, EXPOSAS, MADRES, PADRES, BISNIETOS, etc. son los que se contemplan.

    Este caso lamentable, ya la PARAFARNERIA se justfica. Los ánimos están «caldeados», y de hecho hubo manifestaciones, que en lo particular no me parecieron bien pero están en todo el derecho de hacerlas, de simpatizantes de Lula durante el velorio y el entierro de las cenizas.

    Realmente no creo que coger este tema tan delicado para hacer un articulo. Es algo tan íntimo, que cualquier cosa que se diga será Lamentable, en mi opinión, a favor y en contra, de un lado y de otro.

    Pero este es mi criterio, que en realidad no vale para nada.

    Saludos,

    • Rafael dijo:

      Es una pena que hayan personas que quieran acallar los sentimientos de las personas ante esta brutalidad como hace el señor Sergio, que dice que el tema es muy elicado como para hacer un artículo. Delicado y necesario de miles de artículos es este tema, poorque es aberrante lo que le están haciendo por ser un líder popular. Es aberrante que la familia del Presidente brasileño sea instigadora de odio y desenfreno. Pero pienso que el pueblo Brasileño deberá responder a tanta ignominia, porque aún este Gobierno está comenzando. Que pasará dentro de un tiempo, que otras normas dictará el Presidente Bolsonaro. Preparense brasileños a sufrir uno de los mayores descalabros en el campo de lo social, lo económico, en la pérdida de derechos, en el incremento de la riqueza de los que ocupan las capas altas y los círculos de poder. Despierten brasileños, y luchen por la verdadera Democracia y Libertad que no van a lograr con un Presidente pelele del gobierno norteamericano.

      • Sergio dijo:

        RAFAEL

        Usted está en todo su derecho de decir lo que le de la gana. DIgo que es un tema COMPLICADO, y lo es, porque hay MUCHA RABIA CONTENIDA, de un lado y del otro. Sòlo por eso. Acallar el sentimiento de quien?, no soy dios, ni dictador ni totalitario. Lo digo precisamente, por respeto al dolor de los familiares, que ni suted ni yo lo somos, y más de un niño de 7 años. Hacer POLITICA y POLITIQUERAS con este lamentable sucedo es MUY BAJO. Pero le repito a usted y a todos, es mi humilde OPINION. Para hacer POLITICAS y RECLAMAR DERECHOS se sobras los ESPACIOS y los HECHOS, no este. Y le vuelvo a repetir, es MI OPINION MUY PARTICULAR.

        El ENERGUMEDO BOLSONARO no podrá dictar nada, pues a diferencia de otros países que usted y yo conocemos, él no dicta LEYES ni DECRETOS LEYES, y si no lo sabe, se lo estoy diciendo.

        Pero le repito, es mi opinión, para RECLAMAR por JUSTICIA no hacía falta hacerlo sobre esto, lo creo y lo reafirmo.

        Saludos,

      • Arays vigil dijo:

        Sergio: es increible, con la «falta de humanidad que expresas»con esa respuesta aparentemente neutral, de que lado estas? no creo que esa sea la posicion ante un abuelo que pierde algo muy preciado, sea la persona que sea

      • Sergio dijo:

        Arays vigil

        Si lees, y además, si interprestas bien, precisamanete por el DOLOR FAMILIAR es que aborresco todo este OPORTUNISMO POLITICO alrededor de este lamentable suceso.

        Pero es mi criterio, lo digo y lo repito. Cada cual que lo entienda como lo desee.

        EXPLICITAMENTE, que en PAZ descanse esa noble critura, mis concolencias a la familia, comenzando por LULA, pero NO al OPORTUNISMO BARATO aprovechando un hecho de tanto dolor. Hay muchas maneras y momentos OPORTUNOS para mostrar las posiciones POLITICAS e IDEOLOGICAS, no con esto, y mucho menos con la muerte de un niño de 7 años.

        Saludos,

  • wilfredo dijo:

    Brasil…Brasil,tierra de Futbol y Samba,supe que existias por ese maestro de las letras llamado Jorge Amado,viaje por tus selvas amazonicas,probe tú cacao,goze de tus mujeres de piel canela,para mí llamadas Grabiela y conoci esos hombres valientes y dispuesto a todo llamados Cangaceiros.Será que hace falta una carga de Congaceiros para que reaccionen y lleven las aguas a su lugar.Brasil…despierta hermano y no permitan tanta injusticia.NO solo contra LULA,SINO CONTRA USTEDES MISMO.

  • Sandra dijo:

    Tantos dolores para este señor no son merecidos, Fuerza Lula, llegará la justicia.

  • Pedro Luis González Domínguez dijo:

    LA MUERTE

    La muerte, no importa el modo,
    jamás es bien recibida,
    no es justa, pero en la vida
    es lo más justo de todo
    nos espera en un recodo
    con su manto de tristeza
    y a los vivos con certeza
    al final nos hace un guiño,
    pero cuando escoge a un niño
    reniega de su justeza.

    Donde tú menos la esperas
    la muerte te está esperando
    y nunca te dice cuándo
    hasta después que te mueras;
    no importa que no la quieras
    no necesita cariño,
    yo huraño la enfrento, riño,
    y al morir la emplazaré
    a que me diga por qué
    le arranca la vida a un niño.

    Cuando es muy grande el dolor
    la muerte hasta se agradece,
    y por momentos parece
    que morir sería mejor,
    hay quienes sienten rubor,
    se aterran y si pudieran
    de la muerte se escondieran,
    más si al morir logro verla
    trataré de convencerla
    de que los niños no mueran.

    Cuando los niños se mueren
    los padres desesperados
    tal parecen condenados
    a vivir porque no quieren;
    odian la muerte y prefieren
    morirse con regocijo;
    ese dolor sigue ahí fijo,
    jamás se cierra esa herida
    porque no hay nada en la vida
    peor que perder a un hijo.

  • Clara dijo:

    Qué pena sentí al leer este artículo,Lula no se merece por lo que está pasando,que Dios le de fuerzas!!!

  • flor dijo:

    Brutal artículo!!!!!!…me estremeció de pies a cabeza…sin palabras, estoy enmudecida.

  • yayi dijo:

    Qué bello el poema de Pedro Luis, muy duro y a la vez muy tierno!!

  • Yaneisi dijo:

    No ha sido fácil para Lula este golpe que le ha dado la vida, pero amigo Lula, no te rindas los brasileños que saben agradecer están contigo lo han demostrado y todo el pueblo de Cuba te acompaña y le pide a Dios que te de fuerzas para seguir luchando por causas justas, que es lo que saben hacer los grandes y usted está entre los grandes.

  • Maritere dijo:

    Estas noticias me aplastan, no puedo con ellas

  • Arriba Cuba! dijo:

    Entiendo y no entiendo a Sergio. Cada cual es libre de opinar y lo respeto. Todo depende de la óptica con que se mire. Primero, no veo politiquería en el artículo, veo DENUNCIA Y DOLOR, veo RABIA E IMPOTENCIA, no con la muerte, ni con el suceso tristísimo, sino con todos los que o se quedan con los brazos cruzados, o las otras bestias que aplauden el dolor de Lula. Aunque sean temas delicados, tan delicados com difíciles de afrontar, NO NOS PODEMOS CALLAR!. Tal vez, apelando a la inteligencia se puedan redactar otros artículos. Tenemos que estremecer a los ingenuos, a los manipulados, a los que se venden, para que vean -si es que aún no han podido ver- el verdadero rostro de quienes hoy pretenden apoderarse de nuestra América. Y que despierte Brasil SÍ, que despierte Colombia, Argentina… que despierten pero de una vez, pues sobran, SOBRAN las historias de los desmanes de los yanquis para que a esta altura, todavía existan «confundidos o ingenuos» que piensen que se volvieron buenos… ¡Piensen con el cerebro y no con el estómago aquellos que se muestren pusilánimes! Y amigo Sergio, respeté su opinión, pero ésta es la mía… Y ya dejó bien claro Juárez que: «El respeto al derecho ajeno es la paz»

    • Pioneer dijo:

      Ud lógicamente no puede entender a Sergio.

  • MANOLOGLEZ dijo:

    Sergio eres realmente despreciable.
    Hay que ser muy insensible para no estremecerse al leer este formidable articulo.
    Sin embargo mira lo que se te ocurre,pero tienes el derecho de pensar como quieras y….,yo tambien.

  • De Las Mercedes dijo:

    Detrás de esta historia tan triste hay un gran hombre, un gigantesco hombre y toda la sucia relación de hechos relacionado con su vida política, social y personal es el gran miedo que sienten esas ratas ante ese gigante amigo de los pobres de Brasil y de América.
    Una vez más me uno a su dolor ……………

  • Jade dijo:

    La idea de llevar a Lula así, como un criminal a despedirse de su nieto es la peor afrenta que se le puede hacer a este hombre ya golpeado por la muerte de su esposa, después su hermano y esta perdida para todo aquel que sepa de hijos, y sabe que al nieto se le quiere por encima de estos, sabían que iba a haber desfiles, protestas del pueblo que quiere a Lula, que no se resiste a ver a este hombre sufrir por su país y ni siquiera se compadecen de la muerte de este ángel y lo custodian para que ni un abrazo de ese pueblo le llegue, este artículo lo escribió un amigo de Lula, que en su amor desbordado sufre tanto por él como por su país, a Lula apenas dejan que vayan a visitarlo y este artículo es la muestra de su dolor, no imagino a nadie viendo a Lula con el corazón apretado y no gritar, !Basta de injusticia, Lula Libre ya! es mi modesta opinión.

  • Magalyceci dijo:

    En estas muertes que rodean a la izquierda Latinoamericana y cancer de los más extraños …… siempre me da un tufito a…..( ) ??? …. !!!!! que jodida casualidad???? estrategia darles, donde más les duela, es como provocar un dolor infinito, que no te deje levantar nunca más … O quitar al lider …. porque no tendrar a quien seguir !!!! …. la biotecnologia mal usada , junto con otros artilugios tecnologicos puedes servir a malas causas!! ..No quiero ser paranoica ,pero aquello de que el fin justifica los medios» ……es una medicina que ellos ( ) saben aplicar en la dosis exacta…..

  • Daniel Noa dijo:

    Grande, Muy Grande es ese dolor….Ojalá, todos los amigos sean capaces de compartir así sus sentimientos solidarios como lo ha hecho ahora Eric Nepomuceno…Grande, Muy Grande son los amigos así….Me sumo…como amigo, como abuelo, como revolucionrio, como amante de Brasil.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eric Nepomuceno

Eric Nepomuceno

Escritor, periodista, investigador y traductor brasileño.

Vea también