Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Sin abc no hay zeta

| 7

Kim Jong-u, y Moon Jae-in, juntos a sus respectivas esposas, en el Monte Paektu. Foto: Reuters.

Los números pocas veces engañan. A menos que sean manipulados, son capaces de aportar más verdades que muchas declaraciones oficiales u oficiosas y hasta torcidas elocuencias de ocasión. La certeza emana esta vez de una encuesta realizada en Corea del Sur apenas concluida la tercera cumbre entre Moon Jae-in y Kim Jong-un, revelando que el 78,6% de los jóvenes en el rango de los treinta años aprueba el resultado del encuentro en Pyongyang, en tanto cantidad similar (78,1%) de los cuarentones coincidió con similar evaluación favorable y por igual ocurre con el 69,8% entre los mayores de 50.

Una referencia de medios norcoreanos da idea de las motivaciones para este resultado que, desde luego, tiene adversarios en algunos sectores de cada Corea. En estos complejos acontecimientos no es conveniente singularizar ni andarse magnificando señales, pero sí saludable tenerlas en cuenta por cuanto significan.

El relato periodístico sobre el ascenso de los dos líderes al monte Paekdu remitió “a una de las venas de sangre de la nación”, según Kim Jon-un. En  tanto Moon Jae-in –reprota la surcoreana agencia Yonhap-  reforzó igual criterio al decirse emocionado por encontrarse en la  “sagrada montaña, símbolo del alma y espíritu de Corea”, sitio y momento que le llevaron a reforzar su convicción de continuar trabajando por “(…) una nueva era deseada por todos los compatriotas”.

Fuera del ámbito emocional, lógico entre quienes han atravesado por difíciles y peligrosos momentos durante décadas, los dos jefes de estado suscribieron compromisos relevantes. Ante todo, desmontar toda posibilidad de enfrentamiento por tierra, mar o aire, entre los diversos dispositivos bélicos de los dos lados.

Emprendimientos civiles algo avanzados o con categoría de cercana probabilidad, también formaron parte de los acuerdos, pero no dependen solo de los dos países. De por medio se encuentra la voluntad norteamericana para aceptar o no algunas flexibilidades al intenso programa de sanciones contra Corea del Norte, pues en las últimas semanas le añadieron amenazas a terceros si rompen el cerco.

Pese a lo adverso o desalentador del freno colocado a los desarrollos antes registrados, son significativos los compromisos puestos sobre la mesa por el jefe de estado norcoreano quien plantea el cierre de Dongchang-ri (motores de misiles) y Yongbyon. Este último es el mayor y mejor desarrollado polo nuclear de que dispone el Norte, pero su eliminación, en presencia de inspectores internacionales para verificar tan notable procedimiento,  dependerá de “medidas recíprocas” por parte de Washington, a partir de lo negociado  en Singapur con Donald Trump.

De concretarse esta fase del transcurso para desnuclearizar la Península, el importante gesto de la RPDC se sumaría a la ya implantada moratoria unilateral de lanzamiento de misiles y el cese de los ensayos nucleares, así como la eliminación total ante la prensa extranjera de la locación donde se efectuaban las pruebas nucleares, en Punggye-ri, importantes eventos entre varios a tener en cuenta.

El gobierno estadounidense tomó la bola lanzada. Anuncian que el secretario de estado Mike Pompeo reanudará los suspendidos tratos. El jefe de la diplomacia norteamericana ha invitado a su homólogo norcoreano Ri Yong Ho, a sostener un encuentro en Nueva York. La reunión de líderes mundiales en el actual período de sesiones de las Naciones Unidas será el ámbito para ese contacto y el de Moon con Trump.

El presidente surcoreano, ha dicho ser portador de un mensaje especial de Kim Jong-un para el mandatario norteamericano, a quien va a trasladar también sus optimistas impresiones sobre la visita, lo alcanzado en ella o en diversos trabajos intercoreanos previos como aquellos para desmontar puestos de seguridad, minado o límites marítimos, o en otros de carácter civil, dígase del plan para reconectar los ferrocarriles y carreteras transfronterizos lo antes posible.

Como un armisticio es una figura legal que se limita a suspender hostilidades, pero no las concluye ni certifica compromisos ulteriores de las partes, la Guerra de Corea (1950-53), técnicamente, no concluyó y puede reanudarse en cualquier instante. Surcorea carece de facultades para cerrar esa disyuntiva que quedó en manos de EE.UU. y explica la insistencia norcoreana -con apoyo del Sur- de firmar la paz en regla, acto colocado entre los aspectos centrales capaces de frenar o darle celeridad a los restantes empeños.

“Kim Jong-un expresó su deseo de completar la desnuclearización rápidamente y enfocarse en el desarrollo económico”, afirmó Moon en Seúl ante la prensa apenas regresar de la cumbre con Kim, a quien invitó a reciprocar la visita. En esa materia se destacan, por un lado, las reformas emprendidas por el Norte en los últimos años que permitieron un destacado crecimiento del PIB, reducido después por los castigos económico-financieros externos, pero evaluados como innovaciones muy prometedoras por los entendidos.

Hay decenas de proyectos conjuntos como la creación de zonas especiales, (Corea del Norte ya abrió por su cuenta varias en su territorio), la conexión ferroviaria, o diversas “iniciativas turísticas emblemáticas”. Se destaca además, la presencia de 200 empresarios en la delegación presidida por Moon a Pyongyang, entre ellos, los jefes de famosos conglomerados surcoreanos interesados en realizar negocios, dentro o con un socio tan cercano y con el cual no requieren de  traductores. Hay acercamientos interparlamentarios e invitaciones para próximos intercambios en esa esfera también.

Pendiente hay muchísimo. A considerar está lo expuesto por el premier nipón hace poco: “Tengo la voluntad de mejorar o normalizar las relaciones entre Japón y Corea del Norte. Este es un asunto que yo y Kim Jong-un deberíamos resolver directamente”, dijo Shinzo Abe en referencia al presente y futuro con el Sur y el Norte, capaces de borrar el amargo sabor del “desafortunado pasado” colonial. Tokio y Beijing, cada cual en su correspondiente medida, son actores de peso en cuanto acontezca en la región. Pero, objetivamente mirado, es en Washington donde se la dará sazón final a este importante cosido.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Me parece un buen artículo. Dos pequeños errores, en el tercer párrafo (reprota por reporta) y en el último (cosido por cocido)

  • Nicoa dijo:

    Que bueno, pero si tienen una pupila por alla y un Marco Rubio y compañia por el otro lado la tienen dificil.

  • Enrique dijo:

    Un buen artículo (a pesar de errores como los que señala y otros sin mayor sin importancia estimado José R. Oro) con el cual creo que los análisis sobre el tema comienzan a entrar en el “meollo del asunto”. Coincido en que los números pueden engañar cuando son manipulados, pero parece que en esta ocasión también comienzan a expresar la voluntad de un pueblo que quiere por sí solo reconquistar lo que un día le usurparon.
    Los coreanos, todos, son muy dados a los símbolos, y creo que esta visita que culminó en el Monte Paektu, es uno de ellos. Ellos se entienden y ojalá todos los demás entiendan que les corresponde actuar. De lo contrario los esfuerzos se estancarían y lo que es peor se retrocedería, con lo que los coreanos tendrían que esperar tal vez 65 años más.

    • Jose R Oro dijo:

      Muy bueno su comentario estimado Enrique, como es muy bueno también el artículo de la autora. Particularmente bien elegido el título, así es, la alta política no puede saltar de la a, a la z, y cuando eso pasa, algo terrible ha sucedido, no es una negociación sino un imposición. Hay que pasar por la b, por la c. Muchos pasos, como fueron las negociaciones de paz de Vietnam, el tratado canalero Torrijos – Carter. Arduos y complejos procesos negociadores. Mucha gente pensaba (de manera un tanto temeraria), que los surcoreanos querían más a los estadounidenses que a los demás coreanos, y que eran una virtual colonia de los EE.UU., su cabeza de playa en el Lejano Oriente. Lo fue en la década de los 50 y 60 en tiempos de Syngman Rhee y las dictaduras militares. Pero aunque sabemos desde la escuela primaria que la Tierra gira alrededor del sol, hay mucha gente que la considera detenida en el tiempo y hasta plana.
      Este feliz artículo, demuestra que hasta ahora los pasos dados entre las dos Coreas avanzan favorablemente están no sé si en la b o la c, obviamente lejos de la z. pero avanzando en esa dirección.

  • FernandodeNiquero dijo:

    Vemos que una mayoría de ciudadanos en Corea del Sur apoya el proceso de acercamiento. Las encuestas lo demuestran. Sin embargo no sabemos si ocurre lo mismo en Corea del Norte, de allá solo sabemos lo que dice el gobierno, no lo que piensa el pueblo. No hay reportes de prensa sobre la aceptación o no por la gente, cuál es su impresión de las conversaciones, entrevistas a norcoreanos en la calle, lo normal que ocurre ante acontecimientos tan importantes para todos.

  • HECTOR Y EL HERMANOO dijo:

    El articulo muy bueno, considero que este asunto de las dos Coreas ya no es militar, y no creo que los Estados Unidos en realidad tome medidas concretas para resolver definitivamente este diferendo, el dejara en el mejor y previsible de los casos una puerta abierta para seguir influyendo en la región a través del diferendo como tal, para los Estados Unidos, lo estratégico es China en lo económico, las relaciones y el futuro de los dos coreas, es una moneda para influir sobre China. No obstante, las dos Coreas avanzaran decididamente en la unificación, pero mediáticamente el protagonista será los Estados Unidos, pero no perderán su influencia actual.
    Voy a tratar de describir algo del contexto y visualizar un posible escenario para poder entender la idea sobre este conflicto. Todos los conflictos y decisiones que viene tomando los EEUU en el ámbito internacional responde a su actual estrategia económica, eso no es nuevo, ahora concentrado en frenar o aplazar el desarrollo de su principal y único enemigo, China. Mirando el oriente medio por ejemplo, recuerden que DT decía que retiraría sus tropas de Siria y después dio marcha atrás abruptamente, por ahí mantiene abierta y cataliza la enemistad entre los EEUU y Rusia, la rusofobia que promueven los demócratas y algunos republicano, eso tiene que ver primero por los lazos y vínculos tan estrechos y estratégicos que han formado China y Rusia, lo cual cataliza el desarrollo de China su principal enemigo, porque Rusia ya venía aumentando su protagonismo en el oriente medio a partir del 2013 donde ahora se alinean Irán e Irak, y donde China ha invertido mucho en esa región, los EEUU ven en peligro su hegemonía económica en esa zona, si ahora le sumamos que lo mismo sucede en la península Coreana, con esos acuerdos de paz que ponen en peligro el papel de los EEUUU en esa zona, es de suponer que ellos mediáticamente apoyaran el acuerdo entre las dos Coreas y todo será como una victoria de DT, pero en la práctica ellos le pedirán a cambio algo a China que ella no podrá entregar, y dejaran una puerta abierta para mantener su influencia en la zona y desde ahí en algún momento dañar al gigante Chino.
    El posible escenario que los EEUU temen y tratan de aplazar y si tienen suerte evitar, esto ultimo no lo creo posible, es que dentro de 10 o máximo 20 años el flujo de comercio se haga entre tres principales bloques, un liderado por China y Rusia, con su proyecto de crear una ruta económica hasta África pasando por Europa, sin fronteras sumando mas de 80 países, que catapulta a China como la economía numero uno del mundo, contra un bloque de la Unión Europea y otro bloque de los EEUU, al cual se suman México y Canadá, ese posible escenario deja aun en disputa a latino América, donde es muy factible el surgimiento de un conflicto para propiciar el papel mediador de los EEUU en esa región. Los EEUU necesitan detener el avance del bloque Chino-Ruso, por lo tanto en ese plan es de suponer que los EE UU no renuncien a ninguno de los conflictos que hoy existen, más bien necesitan iniciar alguno nuevo, para lograr posicionarse mejor en el actual escenario, toda esa guerra comercial, tratando de cambiar el flujo del comercio, con sanciones económicas y aranceles, lo que ralentizan es su pérdida de hegemonía en el mercado mundial, y por supuesto visto desde la óptica prepotente de ellos, los que hacen los EEUU, es inteligente, pretenden de aprovechar por lo menos ahora que son la economía número uno del mundo para obligar a todos los países a invertir dentro de los EEUU, obligando así a que los gobiernos continúen cediendo su balanza de pago a los EEUU, creando una micro era dorada de la economía norteamericana, con pleno empleo e inversión, visto así es una buena jugada para sus intereses, logrando aplazar su derrumbe como superpotencia. El proyecto de desarrollo de China unida a Rusia es brutal e irreversible, mete miedo, por esa razón los EEUU no se retirarán de la península coreana, por lo menos por ahora, los EEUU colaborará con el proceso de integración mediáticamente, pero tendrán siempre una puerta ahí abierta, Corea está muy cerca de China para perder ese posicionamiento. Pero las dos Coreas tendrán que trabajar unidas y convivir con ese problema, tienen la mala suerte de ser frontera con China.

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Lo envío de nuevo. El articulo muy bueno, considero que este asunto de las dos Coreas ya no es militar, y no creo que los Estados Unidos tome medidas concretas para resolver definitivamente este diferendo, el dejara en el mejor y previsible de los casos una puerta abierta para seguir influyendo en la región a través del diferendo como tal, para los Estados Unidos, lo estratégico es China en lo económico, las relaciones y el futuro de los dos coreas, es una moneda para influir sobre China. No obstante, las dos Coreas avanzaran decididamente en la unificación, pero mediáticamente el protagonista será los Estados Unidos, pero no perderán su influencia actual.
    Voy a tratar de describir algo del contexto y visualizar un posible escenario para poder entender la idea sobre este conflicto. Todos los conflictos y decisiones que viene tomando los EEUU en el ámbito internacional responde a su actual estrategia económica, eso no es nuevo, ahora concentrado en frenar o aplazar el desarrollo de su principal y único enemigo, China. Mirando el oriente medio por ejemplo, recuerden que DT decía que retiraría sus tropas de Siria y después dio marcha atrás abruptamente, por ahí mantiene abierta y cataliza la enemistad entre los EEUU y Rusia, la rusofobia que promueven los demócratas y algunos republicano, eso tiene que ver primero por los lazos y vínculos tan estrechos y estratégicos que han formado China y Rusia, lo cual cataliza el desarrollo de China su principal enemigo, porque Rusia ya venía aumentando su protagonismo en el oriente medio a partir del 2013 donde ahora se alinean Irán e Irak, y donde China ha invertido mucho en esa región, los EEUU ven en peligro su hegemonía económica en esa zona, si ahora le sumamos que lo mismo sucede en la península Coreana, con esos acuerdos de paz que ponen en peligro el papel de los EEUUU en esa zona, es de suponer que ellos mediáticamente apoyaran el acuerdo entre las dos Coreas y todo será como una victoria de DT, pero en la práctica ellos le pedirán a cambio algo a China que ella no podrá entregar, y dejaran una puerta abierta para mantener su influencia en la zona y desde ahí en algún momento dañar al gigante Chino.
    El posible escenario que los EEUU temen y tratan de aplazar y si tienen suerte evitar, esto ultimo no lo creo posible, es que dentro de 10 o máximo 20 años el flujo de comercio se haga entre tres principales bloques, un liderado por China y Rusia, con su proyecto de crear una ruta económica hasta África pasando por Europa, sin fronteras sumando mas de 80 países, que catapulta a China como la economía numero uno del mundo, contra un bloque de la Unión Europea y otro bloque de los EEUU, al cual se suman México y Canadá, ese posible escenario deja aun en disputa a latino América, donde es muy factible el surgimiento de un conflicto para propiciar el papel mediador de los EEUU en esa región. Los EEUU necesitan detener el avance del bloque Chino-Ruso, por lo tanto en ese plan es de suponer que los EE UU no renuncien a ninguno de los conflictos que hoy existen, más bien necesitan iniciar alguno nuevo, para lograr posicionarse mejor en el actual escenario, toda esa guerra comercial, tratando de cambiar el flujo del comercio, con sanciones económicas y aranceles, lo que ralentizan es su pérdida de hegemonía en el mercado mundial, y por supuesto visto desde la óptica prepotente de ellos, los que hacen los EEUU, es inteligente, pretenden aprovechar por lo menos ahora que son la economía número uno del mundo para obligar a todos los países a invertir dentro de los EEUU, obligando así a que los gobiernos continúen cediendo su balanza de pago a los EEUU, creando una micro era dorada de la economía norteamericana, con pleno empleo e inversión, visto así es una buena jugada para sus intereses, logrando aplazar su derrumbe como superpotencia. El proyecto de desarrollo de China unida a Rusia es brutal e irreversible, mete miedo, por esa razón los EEUU no se retirarán de la península coreana, por lo menos por ahora, los EEUU colaborará con el proceso de integración mediáticamente, pero tendrán siempre una puerta ahí abierta, Corea está muy cerca de China para perder ese posicionamiento. Pero las dos Coreas tendrán que trabajar unidas y convivir con ese problema, tienen la mala suerte de ser frontera con China.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también