Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La izquierda puede triunfar de nuevo

| 20

En la era neoliberal la derecha no dispone de políticas que puedan captar la simpatía y el apoyo de grandes sectores del pueblo. Pudo ganar varias elecciones y gobernar, mientras logró convencer, apoyada en el monopolio de los medios de información privados, que los problemas de los países y de toda su población se resolverían con cortes en los recursos del Estado.

Pero luego la gran mayoría se dio cuenta de que ello no llevaría a responder a las necesidades de la gran mayoría, sino, al contrario, de la minoría, de los banqueros, de los grandes empresarios, de los especuladores.

A partir de ese momento la izquierda estuvo en condiciones de conquistar el apoyo de la gran mayoría de la población, proponiendo un programa que iba en la dirección opuesta, en la prioridad de las políticas sociales para responder a las desigualdades sociales. Programa en que el Estado invierta más recursos, pero en el desarrollo económico y en atender los derechos del pueblo.

Las experiencias fracasadas de los intentos de restauración neoliberal en Brasil y Argentina demuestran cómo ese es siempre el programa de la derecha, que es el proyecto fracasado en la década de 1990 lo que la derecha tiene para ofrecer.

En Brasil, por ejemplo, la contraposición entre el apoyo cercano a cero del gobierno de Michel Temer, cuya razón fundamental de la falta de apoyo, según las mismas encuestas, es su política económica neoliberal, y el apoyo mayoritario para que Lula Da Silva vuelva a ser presidente de Brasil, con la propuesta de retomada del modelo antineoliberal, confirman absolutamente ese ­planteamiento.

En Argentina, el gran desgaste del gobierno de Mauricio Macri se debe a las consecuencias económicas y sociales de su política de ajuste fiscal, de corte netamente neoliberal.

Cuando la izquierda logra colocar en el centro del debate político la oposición entre neoliberalismo y antineoliberalismo, expresando el enfrentamiento central de nuestro tiempo, la izquierda se vuelve la fuerza hegemónica en el país.

En México, la elección de Andrés Manuel López Obrador no se ha centrado en esa polarización, pero es parte nuclear de su programa de gobierno la reactivación de la economía y políticas sociales de redistribución de renta y de combate al desempleo, rasgos fuertes de los gobiernos de izquierda.

En Colombia, el triunfo de la derecha se dio porque esa fuerza logró mantener como factor central el tema de la rediscusión de las negociaciones de paz. Pero, con un planteamiento fuertemente antineoliberal, Gustavo Petro llevó, por primera vez en la historia de Colombia, la izquierda a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

En Ecuador, la pérdida de apoyo al gobierno de Lenín Moreno se debe, sobre todo, al viraje de su política económica en la dirección del neoliberalismo, a contramano del éxito del gobierno de Rafael Correa.

El gobierno de Evo Morales, a su vez, mantiene políticas claramente de desarrollo económico, acompañado de políticas sociales que le garantice un apoyo mayoritario de la población boliviana.

En la era neoliberal, la izquierda tiene condiciones muy favorables para construir alternativas propias y triunfar. La fuerza de la derecha es más ideológica, buscando desplazar la agenda de los temas sociales para el de la crítica del Estado y las propuestas de estilo de consumo como objetivo central de la vida de las personas.

La izquierda puede triunfar, puede volver a triunfar, si logra proyectar un ideal de vida en sociedad centrada en la atención a los derechos de todos, en la solidariedad, en la construcción colectiva de una sociedad justa, si gana las conciencias, el alma de las personas, si logra que el conjunto de la sociedad asuma como objetivo la democratización profunda de la sociedad. Si logra incorporar a la vida política a las mujeres, a los jóvenes, a los negros, los más ausentes hasta ahora. Si logra combatir sistemáticamente los mecanismos de alienación en la sociedad, si logra despertar en la gran mayoría de la población la conciencia de clase, la conciencia nacional, abriendo espacios para que los jóvenes expresen sus identidades, que rescaten el interés por una otra forma de hacer política que la tradicional.

La izquierda perdería una oportunidad histórica única si no logra constituirse en alternativa a la derecha en la era neoliberal.

(Tomado de Rebelión)

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Jose R Oro dijo:

    Dice el gran Emir Sader: “La izquierda perdería una oportunidad histórica única si no logra constituirse en alternativa a la derecha en la era neoliberal” Muy lógico y claro. Completamente de acuerdo. Solo que para “constituirse en alternativa a la derecha”, hay que presentar un programa y modelo post – neoliberal, no se puede tratar de usar las misma formulas, que no funcionaron bien, que le dieron ventajas, y en varios importantes países sucumbieron ante la derecha con su enorme poderío oligárquico, mediático, monetario, el apoyo de los EE.UU., la UE, los think tanks, etc.
    Por ello la victoria de AMLO (y también aunque no ganó, las propuestas de Petro) es muy significativa. La nueva “oleada revolucionaria” es una flor que hay que sembrar y cuidar, no esperar que crezca de nuevo por sí sola, y ocurrirá solo con una nueva propuesta del movimiento progresista, que demuestre que realmente constituye la vanguardia de sus pueblos. Una nueva “oleada revolucionaria” no puede ser concebida como una “restauración” de la “ola pasada”, necesita ser una “ola nueva” que recoja las experiencias de las anteriores y que no repita, de ninguna manera sus errores.
    Los puntos más importantes a tener en cuenta en una nueva “oleada revolucionaria”, pienso que son:
    Crecimiento y estabilidad económica. Sin un proceso revolucionario no logra un desarrollo económico sólido, se presentará un malestar social, una pérdida de apoyo al gobierno y las ofertas conservadoras ganarán espacios dentro de las clases humildes.
    La Unidad de la fuerzas de vanguardia. La consigna que dice “El pueblo unido jamás será vencido” se ha visto replicada por “El pueblo desunido si puede ser vencido”. La unidad es esencial.
    Una revolución cultural continua, sin hiatos. Gran principio del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz
    Superioridad moral y cero tolerancia con la corrupción. El movimiento progresista necesita mantener una elevada superioridad moral. No se puede mentir, la izquierda actual tiene que ser total y completamente apegada a la verdad.
    Lo que ha sido más usado contra el movimiento progresista es la corrupción, con mucha exageración y falsificación adosada por el enemigo, por supuesto. ¡Pero en verdad no se puede aceptar ninguna corrupción! En el México de AMLO, ese cáncer tan arraigado puede llevar al traste a las mejores intenciones y AMLO debe entenderlo al 100%. Ni tener corrupción, ni permitirla. Lo mismo se aplica a los demás países de América Latina
    Continuidad de los liderazgos históricos. La herencia del gran Lázaro Cárdenas y su pensamiento adaptado a la actualidad, y en todos los países del mundo la herencia revolucionaria es primordial. No quiere decir repetir infinitamente frases fuera de contexto y época, y el estar afincado en el pasado, que es fatal.
    Donde sea requerido el concepto de Estado Plurinacional, aplicarlo. Ya lo demostró ese gran líder andino y latinoamericano Evo Morales. En México viven unos 15 millones de nativos, explotados y pobres. Eso hay que resolverlo y es una de las tareas que menos se habla.
    Muy de acuerdo con el destacado pensador Emir Sader. Pero la vanguardia progresista, debe promulgar un nuevo programa, una nueva visión. No la “pre – neoliberal” , no una imposible restauración de la ola pasada, sino necesariamente “post – neoliberal” la formación y potenciación de una ola progresista nueva”

    • Leandro dijo:

      Coincido con lo que Ud. plantea, pero los desafíos son enormes, porque no se efecturán esos cambios en un laboratorio aséptico, sino enfrentando a las poderosas fuerzas de la derecha nacionales, regionales e internacionales que seguirán manteniendo un enorme poder económico, cultural, mediático y político.
      Lo fundamental, a mi juicio, no es solo que las izquierda trabaje para el pueblo, sino que lo haga con el pueblo, que el pueblo sienta que es su obra.

      • Jose R Oro dijo:

        Muy de acuerdo con usted, estimado Leandro! No es solo para el pueblo, sino junto al pueblo, eso es esencial!

    • Eduardo Ortega dijo:

      Excelente reflexión del compañero José R Oro a partir del buen artículo de E Sader. El tema de la derecha y la izquierda en América Latina es muy complejo. Yo pienso que es muy importante que los Gobiernos de izquierda que lleguen al poder no pueden olvidar la necesidad del desarrollo y profundización de la conciencia social. La carne es débil y eso lo vemos a diario. Muchos que salen de la miseria gracias al accionar de un gobierno de izquierda, alcanzan determinado desarrollo social y se olvidan de sus orígenes. Eso lo vemos con frecuencia en Cuba. La gente que sufrió grandes escaseces durante su vida y analfabetismo, después olvidan las limitaciones de sus familias y solo se recuerdan que si la carne estaba a tal precio barato, que si el transporte era bueno, que si esto que si lo otro. Se olvidan que cuando la carne era barata su familia solo la podía consumir muy esporádicamente o nunca, pero le quedan esos recuerdos. Es lógico que el Hombre siempre quiera mejorar su situación económica y social. Si no hay aspiraciones no habrá desarrollo. Pero es importante tratar de que la gente tenga conciencia de lo que representa la derecha (sin teques que tanto daño hacen), los oligarcas que solo quieren el desarrollo para que sus familias sean cada vez más ricas. No podemos olvidar que cuando la gente sale de la miseria no se quiere detener en su desarrollo y evolución social. Hay jóvenes que me han dicho, cuando yo nací en la década de 1970 ya teníamos todos los logros sociales que hoy tenemos y mejores, por lo que yo no he visto una mejoría en mi vida. También es muy importante que el poder sea del Pueblo. Es más difícil que los colectivos se equivoquen. Son ellos los que tienen que tomar las decisiones, los colectivos laborales tienen que ver que las cosas se hacen porque es lo que quiere el colectivo y no lo que quiere un “iluminado” muchas veces designado y no elegido. El poder lo tienen que tener las grandes masas y se deben utilizar todos los medios para que así sea. Como dice Oro la corrupción hay que eliminarla de raíz. Es la corrupción un motivo de descomposición de la moral revolucionaria; es una forma de que unos pillos, haciéndose pasar por revolucionarios, usan los recursos y las riquezas colectivas para su propio y único beneficio. SALUDOS!

    • Eduardo Ortega dijo:

      Estimado Oro. Como ya dije hace un par de horas, estoy de acuerdo con su reflexión. Solo quiero agregar que la izquierda en sus países tienen unos enormes “think tanks”, lo único que los tienen que utilizar, deben analizar más lo que dicen los muchos miembros de los pueblos y lo más importante, buscar y encontrar vías para conocer lo que piensa la gente. En Cuba por ej, hay una enorme masa de personas con formación, con ideas muy buenas. Solo pongo un ejemplo, al compañero José R Oro que nos regala sus profundas y valiosas reflexiones. Lo que hay es que convertir en vías de hecho lo que el gran “think tank” del pueblo sugiere y aconseja. Eso no lo tiene ningún gobierno de derecha, por experto y amplio que sean sus “think tanks”. SALUDOS!

      • Jose R Oro dijo:

        Estimado Eduardo Ortega, por supuesto que tener es gran think tank que usted menciona es un gran privilegio como usted correctamente menciona y hay que usarlo, sin dudas, sino lo usamos estaos en peligro de perderlo. No encontre su comentario anterior que usted menciona de “hace un par de horas”, quisiera leerlo
        Un abrazo cubano

    • Eduardo Ortega dijo:

      Reenvio el comentario de abajo que envié originalmente a las 12:34.
      Excelente reflexión del compañero José R Oro a partir del buen artículo de E Sader. El tema de la derecha y la izquierda en América Latina es muy complejo. Yo pienso que es muy importante que los Gobiernos de izquierda que lleguen al poder no pueden olvidar la necesidad del desarrollo y profundización de la conciencia social. La carne es débil y eso lo vemos a diario. Muchos que salen de la miseria gracias al accionar de un gobierno de izquierda, alcanzan determinado desarrollo social y se olvidan de sus orígenes. Eso lo vemos con frecuencia en Cuba. La gente que sufrió grandes escaseces durante su vida y analfabetismo, después olvidan las limitaciones de sus familias y solo se recuerdan que si la carne estaba a tal precio barato, que si el transporte era bueno, que si esto que si lo otro. Se olvidan que cuando la carne era barata su familia solo la podía consumir muy esporádicamente o nunca, pero le quedan esos recuerdos. Es lógico que el Hombre siempre quiera mejorar su situación económica y social. Si no hay aspiraciones no habrá desarrollo. Pero es importante tratar de que la gente tenga conciencia de lo que representa la derecha (sin teques que tanto daño hacen), los oligarcas que solo quieren el desarrollo para que sus familias sean cada vez más ricas. No podemos olvidar que cuando la gente sale de la miseria no se quiere detener en su desarrollo y evolución social. Hay jóvenes que me han dicho, cuando yo nací en la década de 1970 ya teníamos todos los logros sociales que hoy tenemos y mejores, por lo que yo no he visto una mejoría en mi vida. También es muy importante que el poder sea del Pueblo. Es más difícil que los colectivos se equivoquen. Son ellos los que tienen que tomar las decisiones, los colectivos laborales tienen que ver que las cosas se hacen porque es lo que quiere el colectivo y no lo que quiere un “iluminado” muchas veces designado y no elegido. El poder lo tienen que tener las grandes masas y se deben utilizar todos los medios para que así sea. Como dice Oro la corrupción hay que eliminarla de raíz. Es la corrupción un motivo de descomposición de la moral revolucionaria; es una forma de que unos pillos, haciéndose pasar por revolucionarios, usan los recursos y las riquezas colectivas para su propio y único beneficio. SALUDOS!

      • Jose R Oro dijo:

        Me alegra mucho que hay reenviado el comentario estimado Eduardo Ortega, porque es ejmplarmente bien enfocado, en mi modesta opinion. Muy de acuerdo con usted!

  • Andrey dijo:

    “La izquierda perdería una oportunidad histórica única si no logra constituirse en alternativa a la derecha en la era neoliberal”
    El momento le es propicio a la izquierda volver al ruedo eleccionario y desbancar a la derecha gastada en establecer un neoliberalismo que nunca ha producido algo bueno en nuestros paises.
    Pero la realidad profunda es que mientras que no se renueve hasta la raiz los fundamentos de los estados capitalistas de nuestra América, las olas de izquierdas y derechas continuarán con más o menos bríos, pero será así. Solo las Revoluciones con su carácter sísmico y destructivo del aparato estatal de dominación capitalista pueden lograr de manera eficiente que las causas de los vilipendiados de siempre triunfen y que no llegue la regresión tan solo unos pocos años después. El ejemplo en esta región lo puede dar Cuba, que destruyó un estado diseñado para veneficiar al capitalismo y construye desde sus cimientos un nuevo edificio en base a la igualdad plena del hombre, solo ejecutado en Cuba.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Andrey. En nuestra época, las Revoluciones “de carácter sísmico y destructivo” no tienen atractivo popular, ni posibilidades reales de triunfar. Una de las razones es porque no hay Trujillos, ni Somozas, ni Pérez Jiménez, ni Batistas, esos dictadores pertenecen a una generación y una época que no existe más. La segunda generación de los dictadores militares de los 70 – 80 – 90 del siglo pasado, los Pinochet, Viola, Galtieri, Figueiredo y otras dictaduras todos se vieron forzados a abandonar el poder en un proceso político, no mediante la lucha armada, la que sin excepción fracasó contra ellos.
      La lucha hoy no es contra dictadores militares o caudillos de tres al cuarto, sino contra el neo – liberalismo que tiene una profunda base filosófica y económica oligárquica para explotar a los pueblos, y para demoler este neo – liberalismo es necesaria una propuesta post – neoliberal sólida, de masas, incorporando a las minorías indígenas, con una doctrina económica sólida, socialista y muchas cosas más. Proponerle a los pueblos de América Latina una repetición de la Toma de la Bastilla, del Palacio de Invierno, de la Gran Marcha o de las Revoluciones Cubana 1953 – 1959 o Sandinista a finales de los 70, en la ya finalizante segunda década del siglo XXI no tiene visos de realidad.
      Hay que derrotar a la expresión de hoy del capitalismo, que es el neo – liberalismo. El autor del artículo, el gran Emir Sader, lo tituló “La izquierda puede triunfar de nuevo”, a mi juicio la palabra más importante del título es “nuevo”, y para ello hay que ofrecerle al pueblo una opción post – neoliberal, marxista, revolucionaria, socialista, progresista, emancipadora de los pueblos nativos, de las minorías, de la mujer y muchas otras cosas, entre ellas la principal es la opcion de vivir economicamente mejor (sostenidamente), que son la realidad de nuestra época en nuestra region del mundo.
      La enorme, resonante victoria de AMLO en las elecciones del primero de julio (que no dejo el mas minimo espacio para fraudes, compras de votos o intimidacions, 10 millones de votos de ventaja), es por entender lo anterior, si AMLO hubiera organizado una guerrilla en Tabasco y se hubieran alzado, habrian fracasado.
      Un abrazo cubano para usted

    • Mágico dijo:

      Respeto muchísimo sus ideas, pero me parece que están a años luz de la realidad latinoamericana.

  • serbando dijo:

    entre la corrupcion y la perdida de base social,la izquierda sigue fracasando y perdiendo base social.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Sólo el pueblo salva al pueblo (Chavez)
    Articulo traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=33419

  • Orland dijo:

    sujeto también se cansó de escuchar la misma justificación

    Copio y coincido con José R Oro

    ..hemos tenido una derrota tras otra, Brasil, Argentina, Chile, Colombia, etc, etc.
    ¿Qué ha pasado? No quiero ni oír de la agresión de las oligarquías internas y externas y de los poderes imperiales encabezados por los EE.UU.

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Orland. Que el movimiento progresista latinoamericano y mundial se va a tener que enfrentar con tales enemigos, es inevitable, siempre tratarán de derrotarlo, de hacerle la vida imposible, eso se da por descontado. Que se hace por parte de los movimientos progresistas para desmitificar el concepto de que socialismo es igual a pobreza, que esa afirmacion es falsa, es lo que resulta importante hacer ahora. No es solo tener una visión clara de lo que se quiere alcanzar, sino poder explicárselo al pueblo, diciéndole además como pensamos implementarlo y obtenerlo en la práctica. El gobierno de Evo Morales en Bolivia es un ejemplo de que si se puede mejorar, y de forma sustancial y sostenida.
      Hay que perfeccionar mucho el discurso de izquierda y de hecho pienso que si esto se logra, se ganaran varias elecciones en los próximos 16 -17 meses.

  • Orland dijo:

    Hola José.
    Mencionas al gobierno de Evo Morales en Bolivia
    —-
    Hace poco, me decías que estabas en contra de la reelección indefinida. Me gustaría conocer lo que opinas de esta nación en el sentido del referéndum que se realizó recientemente y las posibilidades futuras de Evo Morales ante las nuevas elecciones

    • Jose R Oro dijo:

      La respuesta es sencilla, estimado Orland, esa ha sido la única votación que el gran Evo ha perdido (por estrecho margen, con inmensas calumnias hasta de su vida personal), lo que demuestra que es muy difícil convencer al pueblo del concepto de la reelección indefinida. Este concepto le ha hecho mucho perjuicio al movimiento progresista en el mundo entero.
      En estas elecciones del 2019, por supuesto que apoyo a Evo porque es evidentemente el mejor candidato e incluso el único candidato bueno para el pueblo boliviano. Pero hay que crear reemplazos. El excepcional Álvaro García Linera no lo es, ni lo será ni lo quiere ser. La faz de Bolivia debe ser andina y no europea, así de simple.
      Pienso que el no formar un relevo, en sentido general, ha sido una de las debilidades del movimiento progresista latinoamericano. El ser líder de la vanguardia popular implica la educación de sus sucesores, en América Latina es muy importante que así sea. La sombra del caudillismo no debe perseguirnos en proyectos de futuro y no de pasado.
      Con respecto a la elecciones del 2019 en Bolivia apoyo al gran EVO MORALES de todo corazón y a pleno pulmón, por ser lo mejor por mucha distancia para el pueblo de ese hermano país. Un concepto filosófico, por correcto que sea, y por mucho que yo crea en él, no debe ser usado en detrimento del pueblo. Pero si en cada momento y en cada país hay que rectificarlo y formar una sucesión de líderes jóvenes. No puede evitar el comentarle que considera que el enfoque de Cuba de dos periodos, en total 10 años es muy bueno en mi opinión.

  • Sergio dijo:

    Pero el PROBLEMA no es LLEGAR,,,, Lopez Obrador estará 6 años en el PODER, sólo 6 años (si es que no le da por hacer “otra cosa”),, y después qué?,,,,ese es el problema. En estos 6 años deben hacer mejores cosas que los ANTERIORES, sino se seguirá en esa linea de descredito que tenemos ahora,, pues muchas izquierdas han METIDO LA PATA, y esto hay que decirlo así, claro y tajante.

    Espero que Lopez Obrador no caiga en lo mismo que han caído otros, que han HUNIDO el prestigio de la Izquierda, principalmente en latinoamerica.

    Es mi criterio,

    Saludos,

    • Jose R Oro dijo:

      Estimado Sergio, como usted dice en su comentario “PROBLEMA no es LLEGAR,,,, López Obrador estará 6 años en el PODER, sólo 6 años (si es que no le da por hacer “otra cosa”),, y después qué?,,,,ese es el problema’. Bueno, esa afirmación es correcta, pero eso le pasa a todos los gobiernos, no solo a los de izquierda. Lo que los enemigos de la izquierda solo llegan a esa sabia conclusión cuando un candidato de izquierda gana por una ventaja de más de 10 millones de votos.
      Cuando Macri ganó, o Piñera o Uribe/Duque por márgenes muchísimos, pero muchísimos mas modestos que AMLO, no se dijo que “ese es el problema”. Por supuesto AMLO tiene el deber de hacerlo mejor que los gobiernos anteriores, igual que todos los demas presidentes electos. Pero hay que saber perder, y AMLO arrasó, le guste a quien le guste y le pese a quien le pese.

      • Sergio dijo:

        Lo digo porque en MEXICO no hay Reelección, hasta el día de hoy. Y ojala lo haga BIEN Lopez Obrador,,, OJALA, por el bien de Mexico.

        Saludos,

Se han publicado 20 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Emir Sader

Emir Sader

Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Vea también