Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Plan golpista contra la Nicaragua sandinista

| 9

Un joven corre con una bandera en Masaya (Nicaragua) durante los violentos disturbios. Foto: EFE.

La persistencia de la violencia en Nicaragua, las dilaciones en el Diálogo de Paz y los condicionamientos de última hora en las negociaciones por parte de la llamada oposición y la “mediadora” Conferencia Episcopal Nacional (CEN),  hacen sospechar  que está en desarrollo un plan golpista contra el gobierno Sandinista del presidente Daniel Ortega en esa nación centroamericana.

Desde el desencadenamiento de los hechos vandálicos en Nicaragua el 18 de abril pasado, que han causado muertes y daños económicos de consideración,  poco o nada se ha avanzado en la búsqueda de una solución al conflicto en un país que ha resaltado por su prosperidad y su vocación pacífica.

Analistas políticos coinciden en que la débil derecha nacional  y obispos de la CEN son incluso cómplices de un plan encubierto orquestado en Estados Unidos, en contubernio con la oligarquía, dirigido a destronar a la Revolución Sandinista.

Aunque la CEN ocupe la posición de “mediadora” en el diálogo entre el gobierno y sus contrincantes, y se haya pronunciado por una vía negociada al diferendo, lo cierto es que en la práctica no parece asumir esa conducta.

Los acontecimientos, específicamente condiciones de última hora expuestas al ejecutivo de Ortega y la suspensión este miércoles de las negociaciones entre las partes, ponen en tela de juicio a la CEN, que según observadores puede estar apostando a convertirse en una fuerza política de oposición en Nicaragua.

La CEN, en un comunicado, condicionó su permanencia en el Diálogo de Paz a la presencia del Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, poco después de interrumpirse las conversaciones, y tras presentarse una agenda de casi 40 puntos que exige, entre numerosas demandas, el adelanto de comicios presidenciales, la no reelección, y una reforma a la Constitución.

Precisamente, el canciller  nicaragüense, Denis Moncada, denunció que la referida agenda es el diseño de una ruta camuflada para un Golpe de Estado, la ruta para cambiar el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional,  al margen del ordenamiento jurídico, y violando la Constitución y la democracia que rige en el país.

Y no deja de tener razón Moncada porque más que sospechas hay claras evidencias de que Nicaragua es hoy blanco de otra operación contra los procesos progresistas en la Patria Grande, a juzgar por el mismo modus operandi aplicado en varias naciones de este hemisferio.

Mientras el gobierno Sandinista y la mayoría del pueblo insiste en la paz, la unidad y la búsqueda de una salida negociada a la violencia, la maltrecha derecha nicaragüense alienta a los grupos vandálicos, Washington los financia, y otros ladinos tratan de ganar tiempo para obtener réditos políticos.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • jordi dijo:

    Más de lo mismo de la derecha latinoamericana financiada por Estados Unidos contra el progresismo en la región, pero en Nicaragua tendrán un hueso duro de roer como en Venezuela, Bolivia y Cuba.

  • CARLOS BÁEZ PUIG dijo:

    LA FORMA EN QUE SE VIENEN DESARROLLANDO LOS ACONTECIMIENTOS DESDE EL PRIMER DÍA ESTÁ MUY CLARO QUE LAS INTENCIONES SON DAR UN GOLPE AL SANDINISMO. DESDE ESOS MOMENTOS DANIEL NO APRETÓ LA MANO NI UTILIZÓ A SU EJÉRCITO Y POLICÍA PARA COGER PRESO A LOS QUE ESTABAN INICIANDO Y SE FUE POR LA VÍA DEL “DIÁLOGO DE PAZ”. EL IMPERIO NO CREE EN ESO POR ESO CUANDO LO DECIDEN NO HAY OTRA ALTERNATIVA QUE UTILIZAR LA FUERZA
    LA IGLESIA DE NICARAGUA TODA LA VIDA HA ESTADO EN CONTRA DEL SANDINISMO PORQUE NO ES UNA IGLESIA DE LOS POBRES, SIEMPRE HAN ESTADO VENDIDOS.

  • rafael g dijo:

    no hay duda detras de todo esto esta la mano yanky con el fin de destruir los gobiernos progresistas. son una minoria pero estan hasta armado, cosa que no hacen los pueblos que de verdad luchan por sus derechos soberanos sin el apoyo de los ricos y el imperio yanky

  • Rimbe dijo:

    Antes de emitir un criterio seria mejor que las personas busquen informacion,lean y analicen desde diferentes puntos de vistas ,no todo son muros y rejas…. A veces es la mente.

  • adh dijo:

    Ante los hechos que estamos viendo a diario.
    No cabe duda, cada día se reafirma aún más el concepto de Revolución definido por Fidel.

    No hay de otra

  • Olavo dijo:

    El imperialismo yankee podría intervenir en Nicaragua.

  • abel dijo:

    Nicaragua es un pais fuerte que cree firmemente en los principios de una nacion sin anarquismo y por ende salda airoso de toda esta mentira .

  • enrique dijo:

    Todo comenzó en el gobierno de Obama,quizás como Trump tiene esa imagen de gran HP, todos pensemos que el cerebro de ladrón de este último es el que ha organizado a la derecha latinoamericana, en realidad en el gobierno de Obama se comenzó a cocinar todos estos hechos que están ocurriendo, no sele puede dar ni un tantico así como decía nuestro Ché Guevara, la izquierda tiene que pònerse los pantalones y arremeter contra estos vandálicos con pañitos tibios no se resolverá nada, si no ver Argentina, Brasil Ecuador, duro y directo al mentón, no puede haber marcha atrás.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Imperialismo yankee el mandante en Nicaragua como en Venezuela
    Articolo traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=32287

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también