Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

Nefastas ligerezas

| 12

Las mayores incidencias se registran en La Habana (40%).

Sorprendido in fraganti, gracias a la tecnología de detección, al conducir con exceso de velocidad nada menos que en uno de los tramos viales de más accidentalidad del país, el policía de tránsito le hizo el debido requerimiento. A la sazón una reportera de televisión apostada en el puesto de control le interrogó al respecto y en la respuesta que me devolvió la pantalla nunca advertí el deseado gesto de gravedad autoconsciente ante lo cometido. Más bien farfulló un intento de justificación levantada sobre su presunta pericia a prueba de todo.

De semejantes ligerezas de mira, matizada según cada caso, de peligrosas dosis de superficialidad, descuidos, exagerada presunción sobre saberes propios, o creídas resistencias físicas de supuestos superhombres al volante inmunes a los efectos de la abstinencia del sueño reparador y consumo de bebidas alcohólicas proclamados con insultantes alardes, se siguen abonando las irresponsabilidades viales.

Se trata del imprescindible factor subjetivo con que encarar una actual inquietante epidemia letal sobre ruedas. En efecto, carreteras y calles deterioradas, al igual que vehículos automotrices en deplorables estados técnicos ocupan un lugar importante entre las causas del fatídico fenómeno,  pero, sostengo, que en última instancia el hombre y mujer institucionalmente a cargo de medios  de transportación y de conducir el vehículo en cuestión  constituyen la clave insustituible en el abordaje del grave problema.

Por qué acaso debe un chofer aceptar tripular un transporte de uso público a sabiendas de  deficiencias técnicas  potencialmente amenazadoras o excederse en la carga de personas en medios no habilitados para ello, con tal de “resolver”, o acelerar para llegar más pronto, rebasando temerariamente otro automotor, o hasta retozar en alocadas carreras, o violar constantemente el Código del Tránsito, atendiendo a esa suicida-homicida irracionalidad de que se ha hecho antes y “nunca ha pasado nada”. Hasta un día…

Irresponsables de tal calaña merecen el riguroso peso de ley sobre todo porque juegan cual ruleta rusa con otras vidas inocentes.

Aunque tratando de ser justo nos los tropezamos y sufrimos igualmente en muy diversas áreas de la vida socioeconómica. A esta temible categoría pertenecen por ejemplo, quienes construyen viviendas y edificaciones públicas, y al sustraer materiales para conveniencia personal  violan normas que en el futuro pueden acarrear fatales derrumbes. Asimismo todos aquellos que  prestan un servicio indispensable a la población, no toman las previsiones para que sus ausencias no afecten a pacientes o consumidores, y no menos quienes se administran familiarmente medicamentos por su cuenta o despachan alimentos sin requerimientos higiénicos. Descuidan la seguridad de los recintos, facilitando la sustracción de bienes.

Tamaños irresponsables sociales terminarían siendo quienes a cargo de velar por cumplimientos de normas, por el contrario, atrapados en la desidia e inclinaciones corruptas, dejan hacer, simulando ceguera, sordera, ignorancia e inocencia.

La responsabilidad ante sí mismo, la familia, la comunidad, el colectivo laboral, profesional y estudiantil, la sociedad toda, la Patria y la humanidad, ya sea por formación individual o mandato social, significa asumir  una actitud madura y consciente, de la que se desprende avizorar las consecuencias y los efectos de cada paso en la vida, velando siempre por el respeto a la integridad física,  dignidad y derechos de las demás personas.

Se aprende desde los primeros años de vida en el hogar, luego en la escuela, a condición de que sepamos encomendar tareas familiares  proporcionalmente a las edades, en lugar de convertir a niños, adolescentes y jóvenes en equivalentes a pichoncitos solo pendientes del piquito abastecedor paterno, por donde tal vez comiencen de raíz nefastas ligerezas futuras.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Pioneer dijo:

    Siguiendo el hilo de su análisis, ¿Dónde surge la desidia del “pueblo” ?, ¿Es el pueblo culpable del estado de la infraestructura vial y del parque automotor y de la irresponsabilidad personal y ciudadana?, ¿Qué es lo que ha pasado en Cuba para que su articulo sea un manojo de verdades?, ¿Quién le pone el cascabel al gato?, porque criticar sabemos todos, decidir solo pueden unos pocos.

    • Yosney dijo:

      Pioneer, es facil responsabilizar a otros, no quirro decir que no tengas razón en lo que insinuas con tus palabras pero no sigues el hilo del articulo pq el autor nos pide que reflexionemos sobre nuestra responsabilidad personal ante cada dificultad. Dificultades hay y siempre habrán pero debemos pensar ¿Que puedo hacer yo para contribuir a un mundo mejor? Lo primero es asumir nuestra responsabilidad, cumplir y observar las leyes, luego en nuestro entorno mas cercano y mas tarde criticar al estado y otras instituciones.

    • Aps dijo:

      Amigo no sea ingenuo, el problema de acidentabilidad en Cuba cuando se revisa bien a fondo es culpa del factor humano en grandisimo %. La mayoria de los cubanos somos extra confiados, extra charlatanes presumiendo que somos barbaros manejando, y eso ha cobrado vida a miles de personas y lesionado otro tanto. Cuantos choferes de transporte masivo manejan por encima de la velocidad establecida?? Se ve a cada rato un camion particular envuelto en un desastre y cuando se revisa, adelantamiento indebido, exceso de velocidad, librar el vehiculo en bajadas, y nadie le quita la.licencia a ede chofer, en 2 meses lo ves manejando de nuevo. Vivo afuera de Cuba, y vehiculos modernos donde vivo, tienen mas accidentes que los tarecos cubanos, pues mas moderno mas pasion por la velocidad, presumir ser Toreto, entretenerse hablando por el celular y chocar es algo diario, muertos por conducir extra ebrio es semanal, choques por no utilizar los indicadores de direccion a doblar correctamente es igual diario. Y me pregunto, de quien es la culpa aca??

    • joaco dijo:

      Pero mas aun de su respuesta a periodista que hace el analisis, si son viejos los autos, las vias no tienen las condiciones adecuadas, mas aun son responsables los conductores de mantener una conducta acorde y no echar competencias para poner en peligro la vida de otros que no la beben, por favor.

    • ernesto dijo:

      Pioneer, el probema es de todos, desde el peatón que cruza una calle hablando por teléfono, hasta el chofer de un camión que sobrepasa la capacidad de carga de pasajeros solo para cobrar más. Las calles son responsabilidad del poder popular pero ¿cuantos no hemos botado escombros o basura en cualquier esquina? eso hace que cuando llueve el agua no se escurra y donde se acumula el agua seguro que se hace un bache que crece y se desarrolla a la vista de todos. en este tema hay que ver quien va a tirar la primera piedra ¿te atreves tú?

      • Pioneer dijo:

        Hace tiempo que estoy tirando ceborucos Ernesto , eso no lo dude un segundo!!!

  • tomyone dijo:

    Coincido con Pioneer, quien es responsable ?, un pueblo que sabemos es espectacular que se aviene a seguir adelante a pesar de errores a manos llenas y demora en decidir cuestiones vitales para su bienestar , entonces porque adjudicarle los problemas a un hombre que es verdad actua irresponsablemente al conducir, pero por que el problema del estado tecnico del parque automotor en lugar de buscar soluciones se refuerza por los altos precios de las vehiculos que el propio estado fijo con firmeza y nada de los argumentos esgrimidos por el pueblo lo hizo cambiare , por que se desguazan vehiculos nuevos por empresas estatales en lugar de producir una politica de sustituciones de los que estan en peor estado para ir paleando el atraso tecnologico, por que el SOMATON de le deja corromperse y dar visto bueno a vehiculos que todos sabemos es imposible tengan un adecuado estado tecnico, no coincido con Rius en su critica asi solamente , veamos el problema en su conjunto y a cada cual su cuota de responsabilidad que segun mi opnion no es solo irresponsabilidad popular , saludos y ojala me publiquen , hace un buen rato que no ocurre, gracias

  • ATM dijo:

    Soy del criterio que las indisciplinas de todo tipo, de tránsito, tecnológicas, sociales, etc, etc, son consecuencia del dejar hacer de las instituciones en primera instancia, de la familia, etc. No se concibe que en cualquier área de la sociedad cubana prime el desorden, el descontrol, el incumplimiento de leyes, decretos y resoluciones legales. Es necesario cortar el brote del incumplimiento. Este sábado fue publicado en el Sierra Maestra de Santiago de Cuba un artículo donde se llama a los responsables de vehículos a desmontar las bombillas, focos etc que no se ajustan a lo establecido en la Ley 109 de Tránsito y que está proliferando con una enfermedad, que desde luego pueden ser causa de accidentabilidad. Por qué las autoridades salen al paso cuando el incumplimiento de las normas jurídicas se hacen virales. Por qué no cortan el incumplimiento de la norma con el primer caso que sea identificado por la autoridad competente y sus agentes. Siempre digo que la disciplina social que existe en París, Londres, Nueva York o Berna, no es porque las personas siempre sean cumplidoras de las ordenanzas públicas que un cubano de la Isla, No, porque en esos lugares existen aparatos represivos y de vigilancia constante ante incumplimiento de normas, por lo que la personas sienten siempre en el temor de una prsisión o el alto valor de la multa, etc. Lo observo que el cubano que está de visita o emigra a estos lugares se convierten en disciplinados ciudadanos de un dia para otro.

  • alexcetp dijo:

    Las indiciplinas del transito deben se fuerte con ellas ya que no se justifican. pero en cuanto al estado tecnico de los carros estatales muchos caminan gracias a los choferes ya que la gran mayoria son carros de la decada del 80 y los nuevos en el caso de carros ligeros son carros con su vida util ya gastada que provienen de la renta y sin piezas de repuesto, en el caso de los particulares muchas leyes nos atan al almedron y las otras opciones de mejorar vale una carro de baja de la renta lo que vale un MERCEDES nuevo de paquete

  • Boris dijo:

    Un pequeño comentario, la accidentalidad en Cuba es por responsabilidad de los choferes, hay una sarta de engreidos que van a exceso de velocidad, no respetan el derecho de via, hacen maniobras temerarias, entre otras barbaridades, yo me atrevo a manejar una semana sin frenos y no cometer un accidente, el que cometa un accidente y haya heridos o muertos sin licencia para siempre y entonces veran el cambio

  • Radumil dijo:

    El mensaje llegó, sin embargo no fue para nada claro, gracias al rebuscado lenguaje que utilizo el autor, quizás deberia dedicarse a la poesia.

  • Radumil dijo:

    Que pena que el 99% de los accidentes, los provocan los chóferes con más de 5 años mínimos de experiencia, Son confiados al volante, y por consiguiente temerarios en sus maniobras hasta que la experiencia y destreza fallan...estoy muy de acuerdo q el q sea responsable no solamente de muerte, sino de algun accidente por negligencia (exceso de velocidad, irrespetar las leyes del tránsito, etc.), ni en marte se le permita manejar otra vez, pasa que nuestro país aún las leyes contra esos delitos son demasiado flojas.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Hugo Ríus

Hugo Ríus

Periodista de Prensa Latina. Msc profesor titular de la Facultad de Comunicación. Premio Nacional de Periodismo José Martí.

Vea también