Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

La CELAC ante el acecho del gigante de las siete leguas

| 7

“Washington persiste en frustrar que se hagan realidad los sueños y los propósitos por los que lucharon tantos próceres independentistas de Nuestra América, como José Martí y Simón Bolívar”. Foto: @CubaMINREX/ Twitter

Es más que conocido que desde su fundación en Caracas, Venezuela, en 2011, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) ha permanecido en la mira telescópica de Washington, que hoy la acecha como nunca antes con el propósito de fracturarla a cualquier precio.

En ese escenario adverso, los 33 países que integran la CELAC deberán celebrar sus reuniones a nivel de Cancilleres y de Jefes de Estado, correspondientes a 2018, en busca de convenir posiciones unitarias, en medio de la diversidad, a favor del diálogo, la paz, la solidaridad y la cooperación en Nuestra América.

La CELAC es el único mecanismo autóctono de concertación política que existe en Latinoamérica y el Caribe, y que logró en su II Cumbre de La Habana, Cuba, en 2014, declarar a la Patria Grande como Zona de Paz.

Desde entonces esa región es la primera del mundo proclamada área de distensión por todos sus dignatarios, pese a diferencias políticas, económicas y culturales.

Esa determinación es vital mantenerla en tiempos como los que corren en la actualidad, en los que el uso de la fuerza y eventuales guerras se tornan nuevamente un peligro para la humanidad, luego de la llegada al poder en Estados Unidos del agresivo y racista presidente Donald Trump.

La CELAC es indispensable en la defensa de la paz, la soberanía, la libre determinación y el desarrollo de los pueblos de América Latina y el Caribe, y su creación saldó la deuda histórica de reunir por primera vez a las 33 naciones ubicadas geográficamente desde el sur del Río Bravo hasta la Patagonia, y sin la presencia del imperio del norte.

No por gusto Estados Unidos, tras la pérdida de su influencia en la Patria Grande, después de la instauración de varios gobiernos progresistas en diferentes países, intenta “reneocolonizar” la región y reimponer así su hegemonía.

Fracturar la CELAC, con el apoyo de oligarquías y regímenes entreguistas de turno, figura entre los planes priorizados de la Casa Blanca y el Pentágono, para dividir y debilitar a nuestras naciones en beneficio de sus intereses de dominación.

Washington persiste en frustrar que se hagan realidad los sueños y los propósitos por los que lucharon tantos próceres independentistas de Nuestra América, como José Martí y Simón Bolívar, y por los que hoy lo hacen millones de habitantes de la Patria Grande.

Corresponde entonces a la CELAC evitar a toda costa que Latinoamérica y el Caribe se conviertan nuevamente en el patio trasero del gigante de las siete leguas. De seguro podrá contar para ello con el respaldo de todos los pueblos de la región.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • manolo botia dijo:

    y la celac tratara el tema de la base naval de guantanamo que amenaza a cuba con una agresion militar?

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    ‘Frente a los grandes grupos que hoy dominan la economía mundial, ¿hay acaso lugar en el futuro para nuestros pueblos sin una América Latina integrada y unida?’ (Fidel)
    Articulo traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=29111

    • El buril dijo:

      Francesco: Francamente no veo realmente integrada a la América Latina, tampoco veo según los acontecimientos en la historia de una verdadera, real y activa integración como se plantea, es en mi opinión un asunto en extremo complicado, es parecido a preguntar, está realmente integrada europa?, su continente?, al cual según creo pertenece usted.

  • Juan dijo:

    En el complot contra la CELAC está muy implicado el actual secretario general de la OEA. Luis Almagro, uno de los principales peones de Estados Unidos en Latinoamérica y el Caribe.

  • Julio Cesar Garrido Alvarez dijo:

    …creo que es justo y correcto señalar que Simon Bolivar no solo señalaba al Gran Imperio del norte sino tambien a nuestro “bochinche” a nuestro particular “bochinche” latinoamericano…tambien nos advirtio contra nuestro particular sistema “politico”,el llamado Populismo, y la señalo como la pricipal carga socioeconomica de nuestro subdesarrollo,tanto economico como politico…

  • Pioneer dijo:

    La CELAC evidentemente es un pulso contra la OEA y un intento de limitar el poder diplomático de los EEUU, en la primera década de este siglo parecía a todas luces que constituiría un instrumento diplomático importante y Junto al ALBA-TCP y CARICOM un espacio donde se podía avanzar en la integración de parte Sur y central de América, tanto económica, monetaria como política ya estos objetivos son un sueño , El AlBA muy menguado por la crisis política de Ecuador , la crisis económica y política en Venezuela, las dificultades electorales de Bolivia y el debilitamiento económico de Cuba por las dificultades con sus mercados con el ALBA y con los problemas políticos con EEUU atraviesa un momento de inflexión muy complejo, Centro américa con una situación de dependencia económica con EEUU muy importante y con una delincuencia intestina que mengua su independencia de opinión con respecto a temas continentales , El caribe muy volátil desde el punto de vista político por las características semicoloniales de muchos de estos países y por su idiosincrasia diversa pueden ser en corto a mediano plazo un escollo a vencer, la mayor parte de los países de América del sur con sistemas hoy de derechas sobre todos los grandes Brasil , Argentina y Colombia y los económicamente fuertes Uruguay y Chile sumados a otros menos importantes como Perú y Paraguay los cuales son reacios a la vinculación con el ALBA y prefieren un acercamiento económico con la rica Norteamérica , EEUU , Canadá y México que es de Centro américa pero que es parte del tratado de libre comercio con Canadá y EUU, todo este panorama enrarece la utilidad de los gastos que se hacen en este instrumento donde los acuerdos son de hecho letra muerta por todo lo planteado , soy de la opinión que a pesar de lo agreste del ambiente la lucha diplomática real está en la OEA y no hacerlo será un error que puede ser fatal , las realidades por dolorosas no dejan de serlo no estamos en los años 60 del siglo XX y no estamos en la primera década del XXI obviar ese detalle puede ser muy contraproducente porque pueden provocar un aislamiento diplomático muy costoso.

  • Reyomar dijo:

    Pienso que la CELAC por el solo hecho de que aglutine y logre participacion de la diversidad de corrientes politicas e idiologias que hoy gobienan latinoamerica, aunque a simple bifurcacion los ubiquemos en gobiernos de derecha y de izquiera en esa linea ninguno se encuentra igual distacia del centro , hace que la CELAC sea hoy el embrión donde se puede potenciar la ansiada unidad latinoamericana , aunque solo se para mantener ensedida la llama de sueño vale la pena
    Por otra parte, las declaraciones , acuerdos y presencia de China en la reunion le daran fuerzas a la integración en lo economico, aunque sea para inciar o continuar algunos proyectos con el giganate asiatico . Dice el desapacho de prensa latina : Santiago de Chile, 22 ene (PL) La Cepal encomió hoy el salto cualitativo y cuantitativo en los nexos de América Latina y el Caribe con China, a propósito del II Foro de Cooperación entre las dos partes en esta capital.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también