Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Brasil: “Un país rumbo al naufragio”

| 7

brasil__bandera_sputnik-jpg_1718483347

La verdad es que, a estas alturas, cada vez reconozco menos a mi país. Y cada vez reconozco menos a mi ciudad, Río de Janeiro.

Desde el golpe institucional que se consolidó a fines de agosto de 2016 e instaló en el gobierno a una pandilla de corruptos encabezada por Michel Temer, la realidad se hizo avasalladora. El espeluznante retroceso que se ve en la economía, en las políticas sociales, en la casi desaparición del país en el escenario internacional, en la destrucción de derechos laborales, sólo es comparable al asombroso volumen de denuncias y escándalos que alcanzan al presidente y sus principales cómplices.

Lo más aterrador es que las denuncias son frenadas por la cobarde omisión del Supremo Tribunal Federal, supuesta corte máxima de justicia, y por la aberrante complicidad de la mayoría absoluta de los integrantes del Congreso Nacional, que ostenta la muy dudosa gloria de ser la legislatura de peor nivel ético desde la retomada de la democracia, en 1985.

La deprimente rutina de denuncias que siquiera rasguñan la impunidad del presidente, sus ministros y los aliados en la Cámara de Diputados y en el Senado corre pareja con la entrega, a las voraces trasnacionales del petróleo descubierto gracias a las tecnologías desarrolladas, al precio de miles de millones de dólares, por Petrobras. Y pareja a la ruina de la estructura de salud pública en todos los niveles (nacional, estatal, municipal): es que el ministro de Salud nombrado por Temer es un poderosísimo aliado de las empresas privadas de seguro de salud, que financian sus campañas, bien como las de un nutrido grupo de aliados, a diputado nacional.

La reforma laboral llevada a cabo por el gobierno de Temer y sus aliados creó la espantosa contratación de trabajo intermitente, es decir, el patrón convoca al obrero para un determinado número de horas, al precio de dólar y medio cada hora. Ya hay propuestas de jornadas de cinco horas los sábados y domingos, a un precio total de 15 dólares. Suena degradante. Y lo es.

Pese a que constitucionalmente Brasil es un país laico, la Corte Suprema autorizó la enseñanza religiosa obligatoria en las escuelas. Victoria de la llamada bancada evangélica en el Congreso. La Comisión de Constitución y Justicia de la Cámara de Diputados, a su vez, aprobó una propuesta de enmienda constitucional que condena el aborto en caso de estupro, de fetos que sean detectados con anencefalia, es decir, sin formación del cerebro, o de embarazos que pongan en riesgo la salud de la madre. La comisión, ¿cómo no?, está integrada por 18 diputados, casi todos integrantes de confesiones evangélicas, y una solitaria diputada, autora del único voto contrario. La decisión ahora va al pleno de la Cámara.

Vale recordar que la legislación brasileña sobre aborto es más bien conservadora: solo admite la práctica en esos tres casos.

El gobierno lanza una campaña publicitaria para convencer a la opinión pública que todo camina bien, que estamos en plena recuperación, mientras el déficit fiscal este año rondará los 50 mil millones de dólares, falta trabajo a 27 millones de brasileños –equivalente a nueve Uruguay, dos Cuba y media, poco más de media Argentina– y el porcentaje de la población que vuelve poco a poco al mapa mundial del hambre aumenta.

Crece, a velocidad aterradora, el peso de la extrema derecha, con los ojos puestos en las elecciones generales del año que viene. Esa sacrosanta, invisible y poderosísima entidad llamada mercado busca, ansiosa, alguna alternativa a Lula da Silva para 2018.

Frente a la falta absoluta de piezas de repuesto en el repertorio habitual, examina el diputado y precandidato Jair Bolsonaro. Capitán retirado, Bolsonaro no sólo defiende a hierro y fuego a la dictadura militar (1964-1985) como suele homenajear, en el pleno de la Cámara, a un notorio torturador. Entre otras de sus joyas está el comentario lanzado a una diputada: No te estupro porque no mereces ser estuprada.

Las encuestan revelan que Lula da Silva sigue como favorito (42 por ciento de las intenciones declaradas de voto), y que el único que crece es Jair Bolsonaro (tenía 16 por ciento, ahora tiene 18 por ciento).

Los candidatos habituales de la derecha estancaron en entre 7 y 8 por ciento.

Otro fenómeno inédito, entre tantos desastres, es el cinismo que se instaló serenamente entre los partidos políticos brasileños. Luego que el Supremo Tribunal Federal se acobardó, dejando a los senadores la decisión de suspender o no las actividades de Aécio Neves, derrotado por Dilma Rousseff en 2014 y mentor del golpe que la destituyó el año pasado, por haber sido grabado mientras extorsionaba a un empresario corrupto, los efectos de la medida se extendieron a las asambleas legislativas estatales.

Los colegas del senador corrupto lo mantuvieron en su escaño. Y ahora, hace dos días, los diputados estatales de Río de Janiero mandaron sacar de la cárcel al presidente de la asamblea y otros dos colegas, presos por integrar una pandilla que desde hace más de 20 años vive de la corrupción propiciada por las empresas de transporte urbano.

Brasil es, hoy por hoy, un país rumbo al naufragio, y Río de Janeiro – tanto la ciudad como el estado– están al borde del colapso.

Yo me siento a la deriva en un océano que ya no reconozco. Ojalá 2018 nos traiga a buen puerto.

(Tomado de La Jornada)

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Sergio dijo:

    Pero desde el segundo mandato de DILMA, el NAUFRAGIO se veía venir, no sólo es de los HORRORES del Sr. TEMER. Digamos las cosas con sinceridad, la gestión de DILMA fue horrorosa en muchos aspectos.

    Las encuestan MUESTRAN que a RIO REVUELTO, ganacia de pescadores. Lula, por un extremo, y el SUBNORMAL de Bolsonaro por OTRA. Ojala y que no se produzca, vermos

    Saludos,

  • Roberto dijo:

    Brasil se va a levantar, estoy seguro.

  • Roberto dijo:

    El drama descrito es cada día más aterrador, la mafia de Temer y su partido es cada más impune y lo peor va en juego las esperanzas de millones de brasileños. Aquí la clase política es corrupta hasta la médula y la hipocresía de esos políticos da asco. Quieren verde el país como si fuera en una liquidación. Ahora le toco a Electrobras y mañana será cualquier gran empresa. Los diputados son otros carroñeros que poco le importa el pueblo. Ahora la bancada religiosa que quizás tenga más poder que ninguna otra quiere quitar el aborto por anencefalia pero no se preocupan en que todas las mujeres embarazadas se hagan una alfafetoproteina para diagnosticar malformaciones, es el colmo de la hipocresía.

  • Arturo Ramos dijo:

    El autor bien puede ponerse a rezar.
    O bien pudiera luchar luchar y luchar por un mejor Brasil.
    Luchar es siempre una mejor opción que sentirse a la deriva y expresar que: Ojala el 2018 sea mejor.

    • morena dijo:

      El soldado lucha con su fusil,el obrero con su herramienta,el doctor con sus pinzas,y el periodista con sus artículos,qué crees que es este escrito sino una forma de luchar,denunciando los males sociales del país….

  • sergio dijo:

    LA CORRUPCION ES EL CANCER MAS AGRESIVO QUE EXISTE Y BRASIL ES UNO DE LOS PAISES MAS CORRUPTOS DEL MUNDO,ESE ES EL MAL QUE TIENE UN ALTISIMO PORCIENTO EN LOS PROBLEMAS DEL BRASIL DE HOY.QUIERA DISO QUE LOGREN ENCAMINARSE,ALGO QUE SINCERAMENTE DUDO.

  • Brasil dijo:

    Pues no dudes que avanzará, las reformas emprendidas por Temer son necesarias,y ese es el criterio de grandes mayorías. Es absolutamente cierto que la corrupción viene golpeando al país pero eso no es de ahora ni mucho menos, es un mal que se viene acarreando desde hace ya muchos años. La administración Dilma fue horrible, el PT vive de propagandas porque de trabajo no saben prácticamente nada, nadie escapa del fenómeno corrupción que ha salpicado a todo y a todos.

Se han publicado 7 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Eric Nepomuceno

Eric Nepomuceno

Escritor, periodista, investigador y traductor brasileño.

Vea también