Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Millones de Lulas ¿A quién condenaron?

| 12
Luiz Ignacio Lula da Silva. Foto: Ricardo Stuckert/ Instituto Lula.

Luiz Inácio Lula da Silva. Foto: Ricardo Stuckert/ Instituto Lula.

Los dueños del poder no perdonan. Especialmente, cuando pierden. Los dueños del poder saben el riesgo que corren. Y no se andan con vueltas. Embisten con todas sus fuerzas, no desperdician la oportunidad, se organizan y despliegan todas sus estrategias de guerra y manipulación. Nunca se defienden, siempre atacan. Los dueños del poder no descansan, aunque a veces parecen desorientados, sin rumbo, a la deriva. Aunque a veces se mantienen en silencio y aparentemente inofensivos, derrotados. Cuando esto ocurre, los que combaten a los dueños del poder corren un serio peligro. Porque los dueños del poder no descansan ni se rinden tan fácilmente. Algunas veces, inclusive, cuando no aciertan sus municiones contra los defensores de la democracia y de la igualdad, los dueños del poder simplemente están practicando cómo errarles. Como tienen buen pulso, practican su falta de puntería, haciéndonos creer que no nos aciertan porque somos más listos o más rápidos que ellos.

La metamorfosis es el estado natural de los dueños del poder: se trasmutan, cambian, se adaptan, rejuvenecen, renacen. Y lo hacen porque saben que de eso depende la dominación y la explotación humana: de parecer natural, de volverse una parte constitutiva del funcionamiento del mundo y de las cosas. El secreto de los dueños del poder está en convencernos de que no son ellos los verdaderos dueños del poder, sino los que sufren sus consecuencias, los que soportan con su sufrimiento y con su dolor la arbitrariedad, la prepotencia y la supuesta superioridad intelectual y moral de los que tienen el dinero suficiente como para comprar nuestros derechos y nuestra dignidad, transformándolos en una montaña de escombros.

Los dueños del poder no perdonan cuando pierden. Por eso, cuando les arrebatamos aunque sea un pedacito de su poder, debemos andar con cuidado. Porque es en ese momento que los dueños del poder se dan cuenta que podemos ser más peligrosos de lo que parecemos. Y se prepararán para destrozarnos. Los dueños del poder no aceptan perder. Especialmente, su privilegio de ponerle nombre a las cosas, de explicar cómo funciona el mundo y de trazarle límites a nuestros sueños. Tampoco el derecho que se han atribuido de construirle muros a nuestras esperanzas, de imponer el miedo a nuestro futuro. Los dueños del poder saben que la historia la escriben los cazadores y no los leones. Por eso, se estremecen cuando un león se les escapa de la jaula. Se mean y se cagan de miedo. Y así como están, así como son, seres humanos que parecen cloacas, llenos de mierda en sus cuerpos y en sus almas, salen de cacería. Los dueños del poder saben que lo más peligroso que existe es que alguno de los que nacieron para servir, para obedecer y simplemente para vivir de lo que sobra, decida hacer, construir o escribir la historia a su manera. Cuando esto ocurre, los dueños del poder no perdonan.

En Brasil, durante 500 años, los dueños del poder reinaron gloriosos. Lo hicieron casi siempre amparados en brutales e interminables dictaduras o en breves, frágiles e inestables democracias. Nunca imaginaron los dueños del poder que, en Brasil, podría llegar a la presidencia de la república un nordestino bajito y fortachón, apenas alfabetizado. Un obrero metalúrgico de la periferia de San Pablo. Un ignorante. Un retirante. Uno que salió de su lugar. Uno que no existía y que estaba predestinado a no existir.

Lula nació en una familia campesina infinitamente pobre, en una de las regiones más abandonadas y silenciadas de Brasil. Hijo de una madre que llena de sabiduría y amor, crio y cuidó solita una montaña de hijos, en una tierra seca y egoísta, indiferente y envejecida. Un páramo de dolor y sufrimiento, un desierto donde reina la soledad de seres humanos que no desperdician agua ni siquiera para llorar. Lula nació allí. Y allí creció, haciendo lo que hacían las familias cada maldito domingo: enterrar a los que habían muerto durante la semana, casi siempre niños y niñas o los más viejos, que en ese desierto de miseria y de opresión solían ser los que conseguían pasar los 50 años de algo parecido a la vida. Allí aprendió lo que nunca olvidó: que jamás se dejaría derrotar por el hambre, por la incomprensión y el dolor. Ni por la prepotencia de los dueños del poder.

Un día, sin ningún anuncio o ceremonia, su madre agrupó a los hijos, los peinó y vistió con ropa limpia, miró durante algunos segundos la pequeña casa que los había cobijado durante tanto tiempo y montó lo poco que tenían en un carro tirado por un burro viejo y sediento. Partió para siempre, sin despedirse de ese infierno. Recorrió kilómetros y kilómetros, en una peregrinación de incertidumbre y esperanza, abrazada a esa montaña de hijos. Los pobres, como casi todos los seres humanos, tienen dos brazos. Y sólo con dos brazos consiguen al mismo tiempo abrazar una docena de hijos. Y acariciarlos. Y besarlos. Y cuidarlos, dándoles protección, transmitiéndoles seguridad y consuelo. Los dueños del poder les temen a los leones. Pero mucho más a las leonas. Porque saben que es en el silencio misterioso de esas caricias que puede engendrarse el más peligroso fermento de la emancipación, el más incontrolable impulso de la revolución.

Lo que sigue de esta historia es más o menos conocido.

Lula continuó creciendo y se salvó, a diferencia de tantos otros, de morir de hambre, o de fiebre amarilla, o de cólera, o de difteria, o de una simple diarrea. Lula siguió creciendo y entendiendo el significado de ese interminable viaje del infierno al infierno, del desierto a la favela, de la opresión a la lucha.

El día que asumió la presidencia de Brasil, recordó a su madre, como todos los días, y dijo lo que algunos entenderían como una muy simple y casi banal aspiración, aunque era una verdadera promesa de transformación: en el Brasil que estaba naciendo, en el país que establecería una democracia de ciudadanos y ciudadanas con derechos efectivos, nunca más nadie se moriría de hambre. Nunca más. Los dueños del poder temblaron cuando lo escucharon. Pero mucho más temblaron cuando comenzó a cumplirlo.

Brasil fue eliminado del Mapa del Hambre de las Naciones Unidas. Pero ese era sólo el comienzo. Los ricos creen que cuando los pobres tienen eso que se llama hambre, todo se resuelve con algunos restos de comida que les llenen las barrigas y les neutralicen el cerebro. Los ricos no entienden el hambre, porque los ricos, casi nunca, entienden la vida. Y, en Brasil, los derechos, como los panes, comenzaron a multiplicarse. El país, por primera vez, se pareció a una nación poblada por seres humanos cuya libertad no dependía de seguir siendo esclavos, de seres humanos cuya dignidad no dependía de seguir siendo maltratados, ignorados, despreciados.

Mientras Brasil ganaba reconocimiento y respeto internacional, volviéndose Lula uno de los más grandes líderes globales del nuevo siglo, los dueños del poder gestaban, multiplicaban y alimentaban, a cada segundo, su odio de clase. Como si presenciaran una tragedia que estaba destinada a cumplir su inevitable destino de fracaso, veían que eso que nosotros llamamos patria, y ellos creen que es su propiedad, su herencia o sus privilegios, comenzaba a escurrírseles como el agua entre sus dedos rechonchos y sus uñas esmeriladas.

La venganza sería brutal y aleccionadora. La venganza debía dejar en evidencia que esto no podía volver a ocurrir porque a la naturaleza no se le tuerce el rumbo: los pobres nacieron para ser pobres y los dueños del poder para ser los dueños de lo que robaron, expropiaron o colonizaron, haciéndonos creer que lo obtuvieron gracias a su inteligencia, su capacidad, su esfuerzo o su habilidad. Cada uno tiene lo que merece y es dueño de lo que le pertenece. Eso dijeron.

Y los dueños del poder hacen lo que dicen.

Hace algunas horas, Lula fue condenado a nueve años y medio de prisión por un delito que no cometió. Pero eso, al poder, no le importa. Para los dueños del poder la justicia es una coartada para reproducir, multiplicar y amplificar las injusticias, sin que se note. Ellos saben que el secreto de judicializar la política está en poder politizar la justicia, manipulando jueces y cobardes, para que restablezcan el orden, para que pongan a los pobres en su debido sitio.

La condena de Lula y la posibilidad real de inhabilitarlo políticamente por el resto de su vida busca, naturalmente, impedir que Lula vuelva a la presidencia del país, proscribirlo, humillarlo, neutralizarlo. Pero busca mucho más que eso. Su condena, como lo fue el golpe que destituyó a Dilma Rousseff, busca instruir, enseñar. La condena de Lula es una lección destinada a educar a las madres que aún no se subieron con sus hijos a un carro tirado por un burro viejo y sediento. Una pedagogía política del miedo y la sumisión para los que viven del otro lado del muro. Una clase magistral de sabiduría opresora para los que tengan la impertinencia de luchar para destituir a los dueños del poder de sus privilegios e inmunidades. La sentencia ha sido, más bien, una simple, clara y directa amenaza. Los dueños del poder saben que el mejor aprendizaje para desmoralizar y desmovilizar a los que luchan por un mundo más justo, es producir temor y frustración, la implacable sensación de que todo está perdido.

No condenaron a Lula. Condenaron a los Lulas que aún están por nacer.

Los que los dueños del poder no saben y se resisten a aprender, es que los que sobreviven al hambre, sobreviven también a sus ataques y no se dejan derrotar tan fácilmente, ni siquiera cuando les aplican penas “ejemplares” por delitos que no han cometido. Para proscribir, humillar y neutralizar a quien sobrevivió al hambre, fue obrero metalúrgico en la periferia de San Pablo y llegó a la presidencia de una de las diez naciones más poderosas del mundo, hace falta mucho más que una condena. Hace falta que deje de ser un ejemplo, un símbolo de dignidad y de lucha. Lo que los dueños del poder no saben y se resisten a aprender es que hay un Lula bajito y fortachón, pero que se espeja en miles, en millones de Lulas que tampoco se rendirán tan fácilmente. Millones de Lulas que se multiplican y crecen. Millones de Lulas que van a nacer, aunque los dueños del poder sueñen con extinguirlos y eliminarlos. Millones de Lulas que se fortalecen en un grito de indignación que exige justicia. La tragedia de los dueños del poder es saber que nunca conseguirán acabar con Lula. Porque Lula somos todos. Y lo seguiremos siendo.

Millones de Lulas, cada día más.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • irene dijo:

    Hermoso mensaje, el pueblo brasileño no puede permitir que esos dueños destrocen los sueños que pueden cambiar las realidades

  • julioliberal dijo:

    …Si,hay millones de Lulas,pero también millones de Temer,de Henrique Cardoso ,de Joao Goulart,de Juscelino Kubitschek..etc etc etc…¡hasta pronto!…

  • Sergio dijo:

    Todo muy bonito, y dice muchas cosas que son verdad, pero no s puede JUGAR a ser PRESODENTE, y no se pueden cometer estas “METIDAS de PATA”, cuando sabes, precisamente, que tes están midiendo, y no precisamente para hacerte un TRAJE de GALA.

    Infelizmente es lo que hay,

    Saludos,

    • Camilo Diaz Román dijo:

      Lula es inocente mientras no se demuestre lo contrario, pienso que es dificil que quienes opinamos por esta via dispongamos de elemementos legales para valorar la conducta de un obrero, nacido entre los pobres con una vida de lucha por la malloría de oprimidos en Brasil, contra enormes poderes y dificultades y decir que METE LA PATA.

      • Sergio dijo:

        Camilo

        Importa poco su procednecia, LULA fue condenado, es una realidad, y ahora, como en todo sistema DEMOCRATICO, tiene el derecho de apelar, hasta llegar al Tribunal Federal. Durante el proceso tuvo las grantías, por lo tanto, ha sido un proceso LEGAL. Este mismo juez condenó, hace un tiempo, al Sr. Eduadrdo Cunha,,,, no vi tanta alteración con esto, TODOS los consideramos JUSTO, pues bien, le tocó el turno a LULA, por hacer cosas que no debió haber hecho. Y repito, faltan ootros procesos, había otro de “intentar obstruir la justicia”, pero el Tribunal Superior mandó a archivarlo,,,, vaya usted a saber.

        Infelizmente es lo que hay, y contra eso no podemos hacer absolutamente nada, incluso, si fuese INOCENTADO por instancias superiores de la justicia brasileña.

        Saludos,

    • Perico dijo:

      Sergio:

      sigues con tu superficialidad…parece que solo tienes en tu TV la Oglobo, CNN, Band News o Record…no perderé mucho tiempo contigo…no hay peor ciego que el que no quiere ver…cree lo que quieras…

      Sabes quien es Dallagnol, Janot, Gimar Mendes?? Sergio Moro…sabes dónde trabaja la esposa de Moro?? estudia un poco mas…y te darás cuenta de lo obvio…de lo que no queires ver….

      ahh..no solo es corte y pega…no te metas donde no das pies…

      saludos…Sergio…si sabes portugues aqui te dejo otra tarea…averigua que es el Plan Atlanta..entenderás que no es solo Lula..es Cristina, maduro, Glas en Ecuador…ahi te dejo nene

      “Plano Atlanta: o golpe judicial-midiático na América Latina”

      “Como não podemos ganhar desses comunistas pela via eleitoral, compartilho com vocês isto aqui.”

      Com essas palavras agressivas um ex-presidente sul-americano iniciava a explicação de um plano conspiratório a outros ex-presidentes latino-americanos, em uma suíte do hotel Marriot, em Atlanta (EUA), no final de novembro de 2012.

      A primeira etapa da conspiração seria iniciar uma campanha de desprestígio através dos meios de comunicação contra os presidentes progressistas e de esquerda da região para minar sua liderança. A pressão midiática levaria à segunda etapa: a instauração de processos judiciais para interromper o mandato dos governantes.

      O Plano Atlanta resultaria nos chamados “golpes suaves” – “encobertos de julgamentos políticos precedidos por escândalos de corrupção, ou campanhas dirigidas a ventilar supostos comportamentos questionáveis da vida íntima dos líderes progressistas; incluindo, se fosse necessário, familiares, amigos ou pessoas próximas”.

      Quem conta é Manolo Pichardo, deputado dominicano e atual presidente da Conferência Permanente de Partidos Políticos da América Latina e Caribe (COPPAL), em um artigo publicado em março de 2016 no jornal Listín Diario, da República Dominicana, intitulado “El Plan Atlanta”, denominação que ele deu à trama continental.

      Em entrevista exclusiva à Pravda.Ru, o político diz que presenciou a conversa “por acaso”. Não era o tipo de reunião que o agradava. Pichardo, dirigente do Partido da Libertação Dominicana, de centro-esquerda, estava acostumado a participar de encontros do Foro de São Paulo ou da própria COPPAL, mesmo antes de assumir sua presidência.

      Graças à amizade com um ex-presidente da América Central, ele começou a frequentar fóruns organizados pela direita e centro-direita latino-americana, com a presença de lideranças a nível mundial e suporte de instituições como Global Peace Foundation, Conferencia Liderazgo Uruguay, Instituto Patria Soñada e Fundación Esquipulas.

      O primeiro que participou foi realizado em 2011, em Brasília. Os debatedores, segundo ele, proclamavam “discursos servis” aos Estados Unidos e acusavam os governos latino-americanos de agirem com desconfiança injustificada em relação a Washington. Além disso, “louvava-se a liberdade dos mercados e a diminuição do Estado”. As palavras de Pichardo no encontro, criticando a desigualdade social e se referindo à crise estrutural do capitalismo, iam de encontro ao discurso dos outros participantes.

      “Lembro-me muito pouco do encontro de 2011 em Brasília, posso dizer que ali estava reunida a liderança continental que corresponde, em sua maioria, aos interesses dos setores conservadores do nosso continente, incluindo ex-presidentes. Eu, por exemplo, expus em uma mesa com dois ex-presidentes da região: um extremamente conservador e um social cristão de centro, de ideias moderadas”, recorda.

      O outro evento ao qual compareceu foi o que originou a Missão Presidencial Latino-americana (MPL), conferência realizada entre 28 de novembro e 1º de dezembro de 2012 no hotel Marriot, na cidade de Atlanta, que reuniu ex-mandatários de diversos países e líderes de diferentes setores da América Latina e dos EUA. No final da conferência, foi lançada a Declaração de Atlanta, carta de compromisso assinada pelos ex-presidentes que participaram da 1ª Cúpula da MPL.

      A Cúpula buscou dar “impulso a uma nova era de relações internacionais entre os Estados Unidos e a América Latina”, segundo o comunicado emitido à imprensa em 30 de novembro daquele ano. No mesmo documento, são citados como participantes da 1ª Cúpula da MPL alguns ex-presidentes de países da América Central e do Sul. O ex-presidente brasileiro José Sarney não participou da Cúpula, mas comunicou seu apoio.

      Na Declaração de Atlanta os membros da MPL defendem o “estreitamente de laços” entre América Latina e EUA, “fortalecendo o comércio, os investimentos, o intercâmbio de experiências e tecnologia a longo prazo”.

      A reunião privada em que foi exposto o Plano Atlanta ocorreu antes da assinatura da Declaração. Pichardo resolveu, anos depois, revelar o conteúdo da conspiração ao denunciá-la em fóruns internacionais e meios de comunicação latino-americanos.

      “De fato, nunca pensei que falaria sobre esse tema”, aponta. “A ideia de fazê-lo surge depois de conversar com alguns amigos e companheiros do meu partido que me convenceram que, pela gravidade do que havia sido revelado, era necessário denunciá-lo. Eu insistia que isso colocaria em apuros os que me convidaram, mas me insistiam que o pior que podia acontecer era o dano à região, a ruptura da ordem democrática e o retrocesso em matéria da institucionalidade que permitiu conquistas econômicas e sociais”, completa o ex-presidente do Parlamento Centro-americano (PARLACEN).

      Envolvimento da mídia e de um juiz brasileiros

      Para conseguir implementar o Plano Atlanta, o ex-presidente sul-americano que explicou a trama a seus pares afirmou contar com a ajuda dos meios de comunicação, inclusive mencionando veículos brasileiros. Entretanto, perguntado pela reportagem, Pichardo diz não se lembrar exatamente quais foram citados.

      Em seu artigo de 2016, o político dominicano afirma que também se mencionou “alguns nomes de indivíduos ligados às instituições judiciais da região comprometidos com a conspiração”. À Pravda.Ru, ele revela que um dos juízes citados é brasileiro, mas também não lembra seu nome.

      “Recordo que inclusive falou-se de um juiz com o qual se podia contar para a execução da trama. Mas não posso me lembrar de nomes, pois cheguei àquela reunião por acaso”, explica.

      Lula: a “joia da coroa”

      Em seu artigo, Pichardo questiona se as quedas dos presidentes de Honduras, em 2009, e do Paraguai, em 2012, teriam servido de laboratório para futuras ações do Plano Atlanta em países de maior peso na América Latina.

      “Foram Manuel Zelaya e Fernando Lugo tubos de ensaio para chegar ao resto, aos [presidentes ou ex-presidentes] de países com maior peso econômico da região, até alcançar a ‘joia da coroa’, que é, sem discussão, Lula Da Silva, o líder mais influente, para com sua queda provocar o efeito dominó que parecem

      Ele conta a esta reportagem que, “conhecidos os detalhes da urdidura revelada ou concebida em Atlanta, é fácil deduzir que o que ocorre no Brasil e [em] outras partes da região, onde se persegue ou se destitui líderes progressistas no governo, é sua execução”. Segundo ele, tal operação conquistou êxito após os ensaios que foram os golpes em Honduras, com presença militar, e depois no Paraguai, mais aperfeiçoado, por “vias institucionais”.

      “Me parece que o empenho em [desestabilizar o] Brasil tem a ver com o peso de sua economia e sua influência na região e no mundo, não podemos esquecer que o gigante sul-americano é parte do BRICS, um esquema de cooperação que surge como expressão da perda de hegemonia ocidental e Lula, sem dúvida, construiu uma liderança que tem influenciado na região, uma liderança que promoveu esquemas de integração regionais que vão dando sentido à latino-americanidade, que, mais que um sentimento de pátria, é um projeto de independência que nos empurra para uma agenda própria que nos distancia de ser o quintal dos Estados Unidos. Lula, portanto, é um alvo.”

      https://www.brasil247.com/pt/247/mundo/306491/Plano-Atlanta-o-golpe-judicial-midi%C3%A1tico-na-Am%C3%A9rica-Latina.htm

    • Perico dijo:

      Sergio

      una ultima cosa…donde dices..

      “Y repito, faltan ootros procesos, había otro de “intentar obstruir la justicia”, pero el Tribunal Superior mandó a archivarlo,,,, vaya usted a saber.”

      no es el tribunal superior….es el SUPREMO TRIBUNAL FEDERAL (STF)…ok..

      el TRUBNAL SUPERIOR DE JUSTICIA (TSJ) esta por debajo y no atiende procesos de ex presidentes..byee

      saludos Sergio

    • Perico dijo:

      Sergio: no queria hacerte tanto caso..pero eres superficial y tiendes a confundir a los que de lejos leen la realidad de brasil

      1. cuando dices:

      “Importa poco su procednecia, LULA fue condenado, es una realidad, y ahora, como en todo sistema DEMOCRATICO”…

      dices sistema DEMOCRATICO?? ..mientes: Temer ha gastado mas de 1 billon de reales en comprar a diputados para detener en el plenario de la Camara la acusacion que Rodrigo Janot hizo en su contra..¿.llamas a eso democracia…? Nombro a la Nueva Procuradora general..la misma que “supuestamente” lo va a condenar..¿.llamas a eso democracia…?..pueso a Alexander de Morais en el Supremo Tribunal Federal..busca la relacion Temer Moraes…y ¿.llamas a eso democracia…?..jajaja,,,pobre bebe..

      2. cuando dices:

      “Este mismo juez condenó, hace un tiempo, al Sr. Eduadrdo Cunha,,,, no vi tanta alteración con esto,”

      Cunha tenia mas de una cuenta ilega y no declarada en bancos de Suiza…a diferencia de Lula o Dilma..QUE NO LAS TIENEN….todos los presos de Lava Jato denunciaron a Cunha por la compra de votos para lograr el impeachment a Dilma…es publico y notorio…Cunha es del PMDB partido, hasta hace poco enemigo del PSDB, este ultimo cercano..muyyy cercano de Moro…

      jejeje…pobre Sergio..parece que te iba mejor con mi corte y pega…

      saludos

      • Pioneer dijo:

        Perico que conste que no es una réplica ya Sergio la hará si lo encuentra pertinente pero solo una aclaración necesaria la sentencia del caso Lula esta abalada según el Juez Moro en el procedimiento hecho en el caso Cunha donde las cuentas en suiza no estaban a su nombre pero se trataba probadamente de un dinero suyo , en los casos de lavado de dinero nadie es sonso de poner las cosas a su nombre y cuando hay un procedimiento que sin margen de duda pone al acusado en posesión de los bienes en cuestión este se acusa y se procesa eso ocurrió con Cunha muy bien hecho y demostrado , y así ocurre con Lula muy bien hecho y demostrado .

  • Arnoldo dijo:

    Pasó en Brasil descaradamente; pero antes pasó en Honduras y Paraguay. En Argentina lo ganaron prometiendole a ese pueblo pobre cosas y ese pueblo pobre se lo creyó y ahora llora. En Bolivia lo han intentado contando incluso con el pueblo pobre, en Ecuador
    Correa resistió; ¿ahora el Moreno será capaz de hacer lo que logró su antecesor? En Venezuela, la sufrida Venezuela, el mismo pobre pueblo le entregó la asamblea nacional a la oposición, a pesar de tener doctorado en sufrimiento volvió a caer en los cuentos de los dueños del poder, ahora los dueños hacen lo imposible por expulsar del poder al pobre pueblo y está por ver si el pueblo pobre ha aprendido algo en los años de lucha y de lo que sucede en América con los que claudican y pelea por lo que le toca. Eso va tambien para los cubanos que se han acomodado a vivir de un país y de una revolución y cuando esta no le da lo que creen es su derecho, sin las experiencias de pobreza de otros pueblos pobre del mundo, comienzan a exigir cosas y proponer lo que no conocen; pero que alguien le ha contado.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Ante el golpe parlamentario contro Dilma. Despues el golpe judicial contro Lula.
    Articulo traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=25108

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Perico. Gracias por tu disertación, de este debate se fortalecen las ideas, no importa que metan candela contra Lula, el acero se forja con el fuego. Nuestra era está marcada por esa tendencia de nuestra especie que llevó a la cruz a Jesús Cristo, cuando Poncios Pilatos consultó a las masa a quien castigar entre Jesús o Barraba. La ingratitud de los mismos por los que Jesús enfrentó al poder Romano lo traicionaron, como también judas, esa es la ingratitud con la que comenzó nuestra era.
    Así dejaron solo a bolívar, a Céspedes en San Lorenzo, Son los mismos que destituyeron a Gómez en la asamblea del cerro. Son los mismos que votaron contra Dilma, contra Cristina, son los mismos grupos indígenas que no apoyan al primer indio presidente en Bolivia, son los que atacaron a correa, son los que incendian y cometen actos vandálicos en Venezuela. Las oligarquías los programa pero lamentablemente son los pobres favorecidos por los propios proyectos que les ofrece una variante de solución los que traicionan su propio destino. Son los mismos que nutrieron las bandas criminales de alzados en el ESCAMBRAY.
    Estemos atentos al debate, respetemos criterios, pero no retroceder un paso, esto ha costado mucha sangre.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pablo Gentili

Pablo Gentili

Nació en Buenos Aires y ha pasado los últimos 20 años de su vida ejerciendo la docencia y la investigación social en Río de Janeiro. Ha escrito diversos libros sobre reformas educativas en América Latina. Es el Secretario Ejecutivo de CLACSO. En Twitter: @pablogentili?lang=es

Vea también