Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

“Fajardistas” o estrellas

| 27

3-victor-mesa-y-roger-machadoConcluyó otra Serie Nacional de aciertos y desaciertos, con la peleada y merecida victoria de Granma, un equipo que supo crecerse en los momentos complejos, mientras otros cedían al empeño. Mis sinceras felicitaciones al buen amigo Carlos Martí, que parece resurgir de sus cenizas cual Ave Fénix, después de tanto bregar por los terrenos de la patria y buena parte del exterior. Me gustaría verlo al frente del Cuba en el Clásico Mundial, reúne todos los requisitos y lo merece.

Lo conocí cuando visitaba en el Fajardo a mi hermano Francisco José, Panchy para la familia, Catibo en la pelota. Excelentes amigos. Lo he tenido como invitado en la Peña Deporte y Cultura del Centro “Hermanos Loynaz”. Culto, inteligente, capaz de reflexionar ante los imponderables, respetuoso que concomita con la seriedad, la sencillez y la cubanía. En su hablar pausado dicta sentencias, respeta a los rivales y no se cree sobre los demás.

Carlos ha sido uno de los criticados en su condición de director, por no arrostrar una leyenda beisbolera en las costillas, ni conectar jonrones o lanzar un cero hit cero carreras. Simplemente es un estudioso de la pelota, capaz de pensar con profundidad; virtud mayor. No solo se juega en los torneos élites. Todos los cubanos, más que menos la hemos jugado.

Yerra por mortal, arremete contra lo mal hecho con palabras sinceras y busca los entuertos ajenos para descifrarlos a su favor. Que si dejó un poco más a aquel pitcher y se arriesgó, que debió mover el orden al bate y cambiar la alineación, comentario de acá y de acullá. Lo cierto es que ganó con arrojo y maestría, una pareja de virtudes que no debe faltar.

Los rivales cayeron luchando, nunca rindieron las armas. Se necesitaron siete juegos para destronar a Matanzas, equipo que se desempeñó al tope durante toda la campaña y alcanzó un récord para la historia de 70-20; una proeza. Granma no fue favorito en ningún momento, mucho menos ante los campeones de dos años consecutivos. Pero sí el que mejor jugó y también a quien mejor le salieron las cosas, otra virtud imprescindible.

Ahora viene la Serie del Caribe en Culiacán, México, con un equipo mejor reforzado aún. En estos tiempos, el país necesita hacer un buen papel en esa lid donde, hasta hoy, solo tenemos el siempre endeble cartel de invitados. Ojalá devuelva la victoria de los Vegueros de Pinar del Río hace un par de años. Estos y aquellos menesteres, los dejo en manos de la prensa especializada. Y vuelvo al afán que encabeza este trabajo ¿”Fajardistas” o estrellas?

El béisbol es un deporte que carga una buena dosis de ciencia. Derivado del cricket y el rounder ingleses, como es reconocido en casi todas las latitudes, conlleva una buena dosis de filosofía. Según Leonardo Padura, juegos como el fútbol, el baloncesto y otros, tienen influencias militares de ataque, defensa y contraataque. Pero la pelota, además de cumplir esos requisitos, posee tantos resquicios que uno pudiera pensar que fueron sabios los norteamericanos que la inventaron.

Medidas exactas entre las bases para hacer difíciles las jugadas, tiempo para reflexionar las estrategias y las tácticas, un papel protagónico desde el Puesto de Mando, como no sucede en ningún otro deporte, y tantas cosas más. Cuatro y a veces hasta seis árbitros que en ocasiones deben reunirse para refrescar el libro de las reglas en jugadas complejas.

Para los cubanos es fácil, nacimos con él y, al parecer, también moriremos con él, aunque algunos pretendan quitarnos ese sueño antológico que llevamos en las costillas y el corazón, entregándose a las facilidades de la tele para variar un proceso cultural de tantos años, aunque sea con buenas intenciones.

Hace unos días conversaba con Cristian, mi joven vecino, que como tantos otros se ha sacudido el polvo beisbolero para apropiarse del fútbol televisivo (no ve ninguno intrafronteras), simplemente prefiere a Messi, Ronaldo y compañía. Y, para corroborar las complejidades de nuestro deporte nacional, le puse un ejemplo que no pudo rebatir.

Las reglas del fútbol no dejan de ser un folleto de pocas letras, ahí está todo. El béisbol necesita un libro bastante grueso y, no obstante, aparecen cosas que olvidaron los fundadores. El ejemplo de marras fue: Sentemos solo en el estadio a un científico alemán (por decir alguno) que jamás haya visto un partido de béisbol y al final pregúntele qué sucedió. Ni siquiera se apropió del 20%. Y haga lo mismo con un indígena del Amazonas ante un juego de fútbol. En un rato incorporará los rudimentos de esas reglas y al final del partido ya conoce el 75%; quizás haya quedado corto. Cristian no tuvo respuestas.

Toda esta introducción quizás no baste para desentrañar una paradoja que viene desde fines de los años sesenta, cuando la dirección del país, con la anuencia de Natilla Jiménez, entregó la batuta de los Azucareros al joven Servio Tulio Borges, egresado de la Escuela Superior de Educación Física (ESEF), “Comandante Manuel Fajardo”. Allí se forjaron, ciencia incluida, jóvenes que revolucionarían la pelota cubana. Pero tuvieron y tienen sus detractores, siempre los hay.

“Quien no haya sido un buen jugador, no podrá dirigir”. “Esos muchachos van a desgraciar la pelota”. “Una cosa es la escuela y otra el terreno, se necesita haber jugado”. Proliferaban los adagios, cuando apareció Servio por el centro del país, después el laureado Eduardo Martín, Dr. en Ciencias del Deporte; Carlos Gómez y Miguel Borroto por el Camagüey, Francisco Escaurido, Héctor Hernández, Higinio Vélez, Carlos Martí y Frangel Reynaldo en Oriente; Francisco José Martínez de Osaba, Charles Díaz, Manolo Cortina, Jorge Fuentes y Jorge Hernández por Occidente; Eugenio Wilson, Humberto Arrieta y tantos otros por la capital, quizás la provincia donde menos se destacaron.

Decisión que comenzaría a cobrar fuerza cuando Servio ganó el legendario Mundial de República Dominicana 1969. Quizás se haya cometido el error de absolutizar a favor de los “fajardistas”, como les llamó el inolvidable Emilio Salgado, calificativo que proliferó por todo el país. Otros se endosan el epíteto, pero a quien primero se lo oí fue al Sanga, como cariñosamente le llamábamos.  Ahora que algunos pretenden desdeñar las posibilidades de Carlos Martí al frente del equipo Cuba para el Clásico Mundial, refrescaré las memorias: Desde la XI Serie Nacional (1971-1972), aquellos que fueron jóvenes egresados del Fajardo acumularon 14 gallardetes: Servio (1), Carlos Gómez (1), Jorge Fuentes (5), Eduardo Martín (1), Higinio Vélez (3), Héctor Hernández (1) y Carlos Martí (1).

Si nos vamos a las 21 Series Selectivas, los torneos más fuertes del país (ojalá regresen), que se desarrollaron entre 1975 y 1995, arrasaron los “fajardistas” con 16 títulos: Carlos Gómez (1), Eduardo Martín (3), Carlos Martí (1), Jorge Fuentes (5), Frangel Reynaldo (2), Higinio Vélez (3) y Servio Borges (1).

Algunos podrán pensar que bato alas con las dos manos por los que fueron “muchachos del Fajardo”, y no es así. He disfrutado como pocos, a favor o en contra, con las direcciones de Pedro Jova, Alfonso Urquiola, Roberto Ledo, Pedro Chávez, José Miguel Pineda, Roger Machado, Rey Vicente Anglada, Pedro Medina y el mismísimo Víctor Mesa, polémico y entusiasta en exceso, a quien un día se le rendirá honores por su entrega infinita a la pelota, a pesar de los pesares.

Nuestro deporte, maltratado en los últimos años por la fuga de talentos y decisiones internas, está abocado a continuar hacia delante, rompiendo tabúes y con la frente en alto. No se trata ni de “fajardistas” ni de estrellas en el terreno. Nunca ha sido bueno estar en los extremos y mucho menos en los misterios. Solo se rinde culto a quien lo merece por su entrega total.

Brindemos por Granma, Carlos y la pelota cubana de siempre.

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • manolo dijo:

    Casualmente lo que hace grande y universal al fútbol es su sencillez como deporte, a diferencia del béisbol.

  • Deporte100% dijo:

    Excelente comentario! 100% de acuerdo con usted. Felicitaciones!

    • ney dijo:

      Excelente artículo hacía falta hace rato publicar uno como este. Gracias

  • javierjuventus dijo:

    Yo sigo sin entender porque se arremete contra el fútbol porque se ponga un poco por la televisión, nadie le ha quitado nunca ni un segundo de transmisión a las maratónicas jornadas beisboleras de la TV. .
    Sume el total de horas de trasnmisión al aǹo de futbol y de beisbol, le aseguro que el tiempo total consumido por el futbol es muyyyy pero muyyyyy inferior al dedicado al fútbol. Cualquier partido de serie nacional dura 3 horas y 50 minutos , la transmision de futbol 2 horas (90 minutos de juego). La pelota es TODOS LOS DIAS DE LA SEMANA , al de fútbol apenas 2 o 3 veces a la semana (en pleno apogueo de temporada, fuera de temporada que son como tres meses ni uno solo ) y así un largo etcetera..
    Y si , se sigue a Messi, Mertens, Cristiano, Pogba, Verrati, Higuain y etc porque el beisbol EN CUBA no tiene a nadie que merezca ser seguido.
    Esa falsa “competencia” que se ha creado es sencillamente para culpar a alguien o a algo de todas las insuficiencias de nuestra pelota.

    • Arelys dijo:

      LA PELOTA ES NUESTRO DEPORTE NACIONAL…. ENTENDISTE???? NO?? REPITO NACIONALLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL. CÓMO TE ATREVES A DECIR QUÉ AQUÍ NO HAY DEPORTISTAS QUE MEREZCAN SER SEGUIDOS???? DEFINITIVAMENTE NO CONOCES LA HISTORIA DEL BEISBOL DE TU PAÍS. QUE PENA, PORQUE ES MUY RICA Y NOS HA DADO MUCHAS ALEGRÍAS Y GLORIAS.

      • Yosvany dijo:

        La causa por la que muchos han decidido seguir al fútbol por encima del beisbol aún siendo este nuestro deporte nacional es sencilla y daré algunas razones:
        1-El fútbol que se transmite es el de las mejores ligas del mundo (España,Alemania,Inglaterra e Italia).
        2-No se transmite un beisbol de calidad máxima como es la MLB,en el cual hoy por hoy están jugando nuestros mejores peloteros( Céspedes,Abreu,Chapman,Kendrys,Yulieski,José Iglesias,Yasmany Tomás,Puig y muchos más)
        3-La Serie Nacional de béisbol ha perdido calidad por la salida de todas esas figuras,por lo que no es atractiva como espectáculo deportivo.
        4-La selección cubana no gana ningún evento internacional de primer nivel desde el mundial del 2005 y se ha perdido la ilusión por la falta de resultados.
        El cubano no olvida que el béisbol es su deporte,pero mientras las autoridades deportivas cubanas sigan poniendo la política por delante de los intereses deportivos, lamentablemente se seguirá perdiendo el interés de los jóvenes hacia la pelota,fundamentalmente por la falta de resultados internacionales.
        ¿ Cuándo darán el brazo a torcer y se hará un equipo Cuba unificado con las estrellas que juegan en la MLB y los pocos peloteros de calidad que quedan en la SNB? Sólo así podremos alcanzar buenos resultados,teniendo en cuenta el nivel de los Clásicos Mundiales y volver a ilusionar a los jóvenes con nuestro deporte nacional.

    • Arelys dijo:

      JAVIERJUVENTUS: LA PELOTA ES NUESTRO DEPORTE NACIONAL…. ENTENDISTE???? NO?? REPITO NACIONALLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL. CÓMO TE ATREVES A DECIR QUÉ AQUÍ NO HAY DEPORTISTAS QUE MEREZCAN SER SEGUIDOS???? DEFINITIVAMENTE NO CONOCES LA HISTORIA DEL BEISBOL DE TU PAÍS. QUE PENA, PORQUE ES MUY RICA Y NOS HA DADO MUCHAS ALEGRÍAS Y GLORIAS.

  • Pablo dijo:

    Las mismas razones con que ayer arremetían contra los fajardistas son las que tienen hoy los que dicen “algunos pretendan quitarnos ese sueño antológico que llevamos en las costillas y el corazón”. No se trata de quitar nada a nadie, sino de dar a todos lo que se debe.

  • Ernesto dijo:

    Muy buen trabajo. Cuba hace años tiene una prestigiosa Universidad deportiva.
    En el béisbol no se puede improvisar.
    Creo que a las Estrellas también hay que darles oportunidades pero primero deben adquirir los conocimientos téoricos y los fundamentos estratégicos del béisbol.
    No se puede precipitar su desarrollo,hay que darles responsabilidades de forma gradual. Antes de nombrarlos directores a cualquier nivel deben integrar los colectivos técnicos. Los principales responsables de sus desaciertos no son ellos.

  • EL TITÁN DE BRONCE dijo:

    EXCELENTE EL ARTÍCULO

  • Ponchón Herrera dijo:

    Coincido plenamente con el autor. Creo en la utilidad de la Ciencia para avanzar en el Deporte, tanto como en la medicina. Negar su papel sería cosa de tontos. No creo, sin embargo, en los absolutismos. Un buen director puede venir de un gran jugador, de esos hay varios ejemplos, pero tambien de un estudioso, aunque no haya sido un estelar del béisbol y el autor expone ejemplos que sustentan esta afirmación. En todo hay un balance, pues la pelota no es una ciencia exacta y sus tésis pasan por un elemento subjetivo fundamental: el pelotero y son regulados por otros no menos subjetivos: los árbitros, y dirigidos por otra variable subjetiva: el mánager y su séquito de coachs.
    De ahí, que aunque se hagan estudios y análisis estadísticos, el hombre siempre va a incorporar su impronta y esta no es predecible.
    Lo cierto es que la pelota cubana necesita, urge, de un análisis serio, que incluya a la Ciencia, para lograr desempeños superiores, así como de recursos y estrategias que favorezcan el desarrollo de los deportistas.
    Creo que la decisión de Carlos Martí al frente del team Cuba es una sabia y justa decisión. Martí es un caballero y le sabe a la pelota, veremos cómo se desempeña el equipo que asista a la serie, recordemos que un director se puede equivocar o no en una decisión, pero no son quienes juegan la pelota.

  • Carlos Alberto dijo:

    Que gran articulo , limpio , sincero y sobre todo agradable a la vista del lector Bravo

  • COA dijo:

    Lo felicito por este artículo estimado Osaba, conozco de sus libros a excelsas estrellas, soy Granmense y con vínculo a la familia de Carlos Martí, creo muy acertado su comentario, ni uno, ni otro, todos por el béisbol y que los mejores nos ayuden a levantar la pelota en Cuba. También como usted abogo por las series selectivas con las características de aquellas de 6 equipos, cuando Carlos ganó a VII. Saludos desde granma. Camilo.

  • Delio G. Orozco González dijo:

    Excelente y juicioso artículo.

  • DrGaleraV dijo:

    De acuerdo con usted Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga. Es una pena que hasta ahora solo yo lo comente, es una muestra mas de que hay muchas personas en los extremos y muy pocas donde se piensa y se actua con todos los elementos necesario. Gracias por su articulo.

  • Javier dijo:

    Muy bueno el comentario gracias por refrescarle la mente a muchos

  • Luis dijo:

    Satisfecho con la designación de Carlos Martí como director del Cuba al Clásico Mundial, bien merecida por sus conocimientos de Béisbol y entrega a nuestro deporte nacional, a esto hay que sumarle su modestia, humildad y ÉTICA, muchos de nuestros mentores deberían tomarlo como paradigma. Carlos tratará de sacarle el máximo a los peloteros que tiene bajo su mando y esperemos que el resultado sea el mejor aunque todo no depende solo del manager. Este trabajo renovó mi orgullo de ser graduado del Fajardo de Camagüey y creo que lo importante es que tanto “Fajardistas” como Estrellas continuemos amando nuestra pelota y luchando porque regrese a los planos estelares en los que siempre estuvo.

  • robertomc dijo:

    ….buen artículo, aunque la parte que más me gustó es cuando se cita: Para los cubanos es fácil, nacimos con él y, al parecer, también moriremos con él, aunque algunos pretendan quitarnos ese sueño antológico que llevamos en las costillas y el corazón, entregándose a las facilidades de la tele para variar un proceso cultural de tantos años, aunque sea con buenas intenciones…y la comparación entre lo que haría el indio y el científico alemán…quizás por eso, y lo antes citado, es que se está desplazando el gusto por nuestro principal pasatiempo…ah, y que la calidad del mismo ya no es lo mismo, lo dirijan estrellas o “fajardistas”….

  • Rober Luis dijo:

    Bravo por usted, excelente artículo. Los alazanes dieron todo por un campeonato. Su mentor y equipo de trabajo son dignos campeones. Esperemos un buen papel en la serie del Caribe.

  • Bell Canada dijo:

    Maestro, al final tengo que respetuosamente discrepar de su opinión cuando dice y cito “Solo se rinde culto a quien lo merece por su entrega total.”. Si partimos de la premisa, de que todos somos creados iguales, entonces no importa cuan grande sean las acciones que alguno de nosotros, los homo sapiens sapiens, haya realizado o cuan grande el amor que otros le profesen a esa persona, nunca será aceptable rendirle culto, al menos a mi entender no debe serlo, pues que se le rinda culto alguno a esa persona, presupone que los demás la ven como una deidad a la que se le ofrece sumisión, obediencia y adoración. Y desde ese momento, entonces, ya no seríamos iguales.

    El Brindis, se lo dejo a usted, que mañana tengo que trabajar temprano, jejejejeje

  • Omar de la Nuez dijo:

    Excelente artículo “profe”, de acuerdo con usted ciento por ciento y porsupuesto que el tuyo no podía faltar, además con bastante participación de comentarios de los foristas que aprovecho y saludo, luego entonces, espero verle pronto, ya hoy me despido de tu querida Minas de Matahambre, pero vuelvo pronto, la semana del 6 al 11 de febrero próximo. lo llamaré via 500 una vez llegue a Pinar, de momento le saludo y le deseo un feliz 2017..

  • cubano 100 x 100 dijo:

    Tema interesante, claro en cada momento del desarrollo de nuestro deporte, cada “grupo” a jugado su papel, era lógico que aquella primeras graduaciones de la desaparecida ESEF, fuéramos los primeros en impulsar los avance del deporte cubano, sobre todo porque tuvimos magníficos profesores, salieron magníficos profesionales, el béisbol, siempre ha sido un deporte polémico, al creernos todos los cubanos que sabemos lo suficiente de ahi que los “fajardianos” pasaron de héroes a villanos, muchos abogaron por potenciar a los ex-atletas, algo lógico, siempre y cuando fueran capaces de unir estudio-experiencia personales, no siempre siendo así, me siento muy agradecido de haber compartido estudios con todas esas estrellas del béisbol y les digo que todos, claro faltaron algunos, iniciaron el camino del béisbol revolucionario.

  • María dijo:

    Excelente artículo, disfruto mucho ver el béisbol. Y opino que una formación vale, porque aunque seas una estrella jugando para dirigir se necesita pedagogía y psicología.

  • Abel dijo:

    nadie ha aremetido contra el futbol, lo que pasa es que hay que darle su lugar a la pelota, es nuestro deporte nacional, y verdad que super atractivo cuando se juega, las innovaciones, en una serie o filem norteamericano escuche una frase: el juego más completo y que mejor forma un grupo humano es el beisbol

Se han publicado 27 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también