Imprimir
Inicio » Opinión, Deportes  »

Los Ángeles 1984: Lewis, Carvalho, Jordan…

| 6

1.- Los Ángeles 1984

Los Juegos de la XXIII Olimpiada se asignaron nuevamente a la ciudad californiana de Los Ángeles. Para Estados Unidos era su tercera experiencia. La cita sirvió de escenario para discrepancias desde que el Comité Organizador comenzó a trabajar. En Moscú 1980, Estados Unidos y una buena parte de sus aliados boicotearon los Juegos en protesta por la invasión soviética a Afganistán.

En 1984 la URSS y los países del entonces Sistema Socialista Mundial, decidieron no asistir, utilizando como pretexto la falta de seguridad, pero otros muchos factores influyeron en tal decisión. La humanidad se resintió en las dos citas.

Cuba fundamentó su ausencia en los principios de solidaridad con los países que tanto la habían ayudado, en ningún momento se habló de inseguridad para los cubanos. Hubo varias conversaciones al máximo nivel, entre las autoridades de la Isla y el Presidente del COJO de Los Ángeles 1984, Peter Uberroth, a la sazón Comisionado de las Grandes Ligas de Béisbol; no progresaron, se declinó la invitación. Situación compleja que puso en difícil trance a las autoridades olímpicas. Se habló de posibles sanciones a los países ausentes, pero nada se podía hacer, como nada se hizo cuando Estados Unidos y sus aliados no estuvieron en Moscú 1980.

En los Juegos de 1984 había de tener lugar también la segunda y esperada secuencia del boicot olímpico iniciado de forma múltiple cuatro años atrás. El 9 de mayo de aquel año, la URSS comunicaba de forma oficial su decisión de no acudir a Los Ángeles bajo pretexto pueril de la inseguridad que ofrecía a su delegación la ‘histeria antisoviética’ que se respiraba en los Estados Unidos. El pronunciamiento decisivo de la nación cabeza de serie, trajo consigo un cúmulo de adhesiones en cadena, que secundaron la absurda decisión.[1]

En honor a la verdad, el pretexto no era tan pueril ni tan absurda la decisión. Poco antes el gobierno soviético había derribado un avión, aparentemente comercial, sobre la Península de Kamchatka, una gran base de armas estratégicas. El revuelo internacional fue enorme y los dirigentes de Estados Unidos, encabezados por el presidente Ronald Reagan arremetieron crudamente contra el Estado Soviético. Se creó una histeria de opinión pública con amenazas en los Estados Unidos. La situación quizás pudo salvarse, pero en ninguna de las partes hubo esa vocación. Lo cierto es que ambas citas olímpicas se resintieron profundamente.

A Los Ángeles asistieron 140 países para competir en 26 deportes, con 7 078 atletas; 1 600 mujeres. La inauguración fue por todo lo alto, hasta un cosmonauta cayó en medio del estadio. El presidente Ronald Reagan, dejó oficialmente inaugurados los Juegos. No se puede desconocer el balance positivo que significó la continuidad del Olimpismo, en peligro desde Moscú 1980. Un dato curioso: en Montreal 1976 los países que en 1984 protagonizaron el boicot, habían obtenido el 58% de los títulos.

3 636 relevistas llevaron la antorcha olímpica en un recorrido de 15 000 kilómetros que comenzó el 7 de mayo en Olimpia (Grecia) con una ceremonia privada a la que solo asistieron miembros de la prensa y oficiales del Comité Olímpico Griego, del Comité Organizador y el COI. La antorcha fue transportada en helicóptero a Atenas y de allí en avión a Estados Unidos, donde el recorrido por ese país comenzó el 8 de mayo. Dicho recorrido siguió, a grandes rasgos, la siguiente ruta: Nueva York – Boston – Filadelfia – Washington – Detroit – Chicago – Indianápolis – Atlanta – St. Louis – Dallas – Denver – Salt Lake City – Seattle – San Francisco – San Diego – Los Ángeles. El recorrido terminó el 28 de julio, con la ceremonia de apertura.[2]

La lid se caracterizó por una pobre cosecha de récords olímpicos y mundiales, aunque hubo hechos sobresalientes, como la actuación de Carl Lewis. En baloncesto ganó el equipo norteamericano encabezado por Michael Jordan y Patrick Ewing. En la final derrotaron a España. Francia logró el oro en fútbol al derrotar a Brasil (2-0). En un disminuido torneo de boxeo por las ausencias, los estadounidenses ganaron en nueve de las doce categorías. Es de destacar que Evander Holyfield, futuro campeón profesional de los pesos pesados, solo alcanzó el bronce en la categoría 75-81 kilos.

Canadá, que en Montreal no había ganado ninguno, ahora obtuvo diez títulos y Rumanía, que cuatro años atrás ocupó el séptimo lugar con seis medallas de oro, pasó al segundo lugar, con 20. En esta cita se incorporó la República Popular China.

América Latina, sin la presencia de Cuba, solo pudo obtener tres medallas de oro: 2 de México, a la cuenta de Ernesto Canto en la marcha deportiva de 20 kilómetros, seguido por Raúl González con la plata y el propio Raúl que se impuso en los 50 kilómetros de esa modalidad. Brasil obtuvo un resonante título de Joaquím Carvalho Cruz, en una demostración para no olvidar, pues dejó detrás a dos estelares como el campeón olímpico Steve Ovett y Sebastian Coe, recordista mundial con un tiempo fabuloso: 1:41:73. A la cuenta de esta región irían otras 12 medallas plateadas y 10 de bronce.

Carl Lewis: El Hijo del Viento      

5.- Carl Lewis                               

Los Ángeles 1984 tuvo un nombre: Carl Lewis. Desde Jesse Owens, en Berlín 1936, no se vio nada igual. Lewis repitió la hazaña de aquel y se llevó los cintillos de la prensa especializada.

Y en ese contexto, el más grande resultó el estadounidense Carl Lewis al hacer realidad su sueño de igualar las cuatro medallas de oro conseguidas por su compatriota Jesse Owens en Berlín-36 en 100, 200 y longitud, y el relevo 4 x 100, donde de paso se implantaría con 37,86, el único récord mundial del atletismo.[3]

Lewis volvió a Seúl 1988, no se olvida la veloz carrera que sostuvo con el jamaicano-canadiense Ben Johnson, quien impuso un impresionante récord mundial que resultó falso, había usado nandrolonas y otros esteroides prohibidos; lo descalificaron. Detrás, con juego limpio, había llegado Carl Lewis, quien recibió su quinta medalla de oro olímpica. Días después volvió a ganar el salto largo. ¡Seis medallas doradas!

En Barcelona 1992 también compitió, las cámaras lo buscaban en la inauguración, cuando desfilaba sonriente con sus compañeros de equipo. Algunos dudaron por la edad y las lesiones; además, durante las competencias en Estados Unidos para la clasificación olímpica, Lewis no se había ubicado entre los primeros y no había competido en los 100 ni los 200 metros. Pero lo hizo en salto largo y en el 4 por 100; su actuación no pudo ser mejor: tercer título en salto de longitud y medalla de oro con récord mundial y olímpico en los 4 por 100. ¡Ya eran ocho medallas doradas!

Para la mayoría, Barcelona 1992 tenía que ser el final, pero volvió a presentarse en Atlanta 1996, donde compitió en el salto de longitud. Su principal rival, el cubano Iván Pedroso, quien lo había vencido varias veces en los últimos años, fue operado de urgencia meses antes de los Juegos, Lewis se enfrentaría al recordista mundial Mike Powell. Y El Hijo del Viento ganó su novena medalla de oro olímpica. Igualó a Paavo Nurmi. En su última medalla se despidió como un gran campeón.

Demostró que la voluntad no tiene límites y el deporte la encauza como ninguna otra actividad; pero también que un deportista hoy puede hacerse millonario, compitiendo bajo normas olímpicas, contra los sueños del barón de Coubertin. Son otros tiempos. Llegó a cobrar cien mil dólares por cada carrera de 100 metros: ¡mil por metro! Los estadios del mundo se llenaban para verlo correr y saltar, pues empleó la espectacularidad al máximo. Su nombre está inscripto en la gloria olímpica.

En la Comisión del COI, presidida por su entonces presidente, Juan Antonio Samaranch, fue electo entre los once Mejores Deportistas del Siglo XX. Y la IAFF lo seleccionó, junto a Fanny Blankers Koen por las mujeres, como el Mejor Atleta del Siglo.

Michael Jordan

6.- Michael Jordan                                                        

Baloncestista genial. Innumerables artículos deportivos, de vestir y otros, llevan su nombre y figura. Impuso una moda con la cabeza rapada e implantó varios récords. Poder de saltabilidad fantástico, con un flotar que nadie había logrado. Agilidad felina e inteligencia notable, adornaron su personalidad deportiva, junto al carisma.

Michael Jordan había resultado “El Jugador Colegial del Año” en el fortísimo torneo universitario de su país y pudo integrar el equipo a Los Ángeles 1984. En 1985 sería seleccionado Novato del Año en la NBA (National Basketball Association). Durante trece años fue artífice del show norteamericano del baloncesto. Nueve veces resultó el Jugador Más Valioso entre los participantes regulares y de la post temporada. Robaba los balones con facilidad y atacaba al aro como nadie. Anotar puntos era como utilizar el martillo un buen carpintero. No fue solo un atacador, se le escogió cinco veces consecutivas para el Equipo Ideal Defensivo, así como seis temporadas seguidas para el Juego de las Estrellas de la NBA. Veamos cómo aparece su huella definitiva en Microsoft Encarta 2012

En esta nueva etapa, la leyenda de Jordan en la NBA siguió creciendo: en enero de 2002 alcanzó la cota de 30,000 puntos anotados; en noviembre de ese mismo año cumplió 1,000 partidos jugados; y en enero de 2003 superó a Chamberlain en la clasificación histórica de encestadores (aunque siguió tercero en la misma, ya que durante su ausencia había sido superado por Karl Malone). Asimismo, en febrero de 2003 disputó una vez más (era su decimocuarta convocatoria) el partido All Star, en cuyo transcurso anotó 20 puntos y se convirtió, con un total de 262, en el máximo encestador de la historia de este evento. En abril de ese mismo año jugó su último partido como baloncestista profesional.

Parecía nacido para el baloncesto. Estados Unidos enaltece las bondades del dinero y él supo aprovechar sus condiciones para hacerse millonario. Prototipo humano en su país, de los llamados “All American Boys”, tuvo la capacidad de lograr el “sueño americano” y lo desbordó, a pesar de ser negro. Filmó películas, anunció famosas hamburguesas; botellas de ketsup llevan su estampa. Llueven documentales y películas sobre su vida.

Regresó a los Juegos de las Olimpiadas en Barcelona 1992, para representar a los Estados Unidos como eje del fabuloso Dream Team que aplastó a sus rivales como sentenció Charles Barkley, uno de sus compañeros.

En junio de 1993 –en pleno apogeo de su gloria– anunció por primera vez el retiro. Se fue a jugar béisbol con los Chicago Cubs, pero no rindió lo esperado. Regresó al basket en 1995, para volver a llenar gradas y pantallas. En 1998 se retiró de nuevo y se incorporó al Washington, pero no era el mismo e hizo mutis definitivo. Michael Jordan afrontó serios problemas personales y familiares. Dejó dos huellas: la eminencia deportiva y el espejismo inalcanzable.

En un acto de plena justicia, Michael Jordan fue seleccionado, por la Comisión del COI, presidida por su entonces presidente, Juan Antonio Samaranch, como el mejor atleta de los deportes de conjunto en el Siglo XX. Podría buscarse otros, quizás, Wilt Chamberlain, Pelé o Babe Ruth, pero siempre estará Jordan, el prototipo del baloncesto universal.

[1] Conrado Durántez: Historia y Filosofía del Olimpismo. 5ta edición. Asociación Iberoamericana de Academias Olímpicas. España. 2002, p. 51.

[2] Wikipedia, the free enciclopedia, 2016.

[3] Miguel Hernández: ¡Hola Barcelona! Granma. La Habana. 8 de julio de 1992, p. 7.

 

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Voz popular dijo:

    En el año 2003 Carl Lewis admitió haber resultado positivo en las preubas antidoping al igual que cientos de atletas estadounidenses. No fue un atleta limpio ni ejemplar como lo afirma el periodista. Le ruego que lea la noticia: https://www.theguardian.com/sport/2003/apr/24/athletics.duncanmackay

  • Ismael dijo:

    El resumen es genial, sobre todo para las nuevas genearciones que ignoran el gigantesco esfuerzo de la Revolución en este campo, Por qué saltastes Montreal 76?, precisamente la Olimpiada en las que el astro Alberto Juantorena hizo la hombrada entre otras hazañas …

  • Sergio dijo:

    Jordan ya era miembro del equipo nacional desde 1983, donde el equipo de EE.UU. fue campeón Panamericano en CARACAS. De Jordan, poco que decir.

    En Los Anegles comenzó la historia de uno, quizás el mejor, de los mejores equipo de voleibol que he visto mi vida. Kiraly, Timmons, Power, Bucks, Jeff Storks, etc., etc., etc.,. También comenzó a labrarse el camino de lo que es hoy el voleibol brasileño, con lo que ellos llaman LA GENERACION de PLATA, magnifico equipo.

    Quizás la historia más apasionante de estos juegos ocurrió en la Maratón femenina, que se llevaba a cabo por primera vez. La atleta Suiza, Gabriela Andersen, llegó en la posición 37. Al hacer entrada en el estadio olímpico lo hizo tambaleandose, tenía paralizada parte del cuerpo, acalambrada. No obstante no dejó que los jueces la ayudasen, los servicios médicos a acompñaron de cerca en todo el trayceto dentro del estadio. Finalizó la competencia. Cunaod pudo recuperarse dijo que ella sabía que no estaba en las mejores condiciones de disputar una Maratón, pero que las aolimpiadas eran una oportunidad UNICA. La ovación que recibió por parte del pública es considerada como la mayor en la historia de los juegos olímpicos,

    Saludos,

  • Saul Martínez Comas dijo:

    Mucha profesionalidad en sus comentarios y acertadas opiniones. Gracias, ya que es increíble como estoy disfrutando estos artículos sobre las distintas Olimpiadas, Mucha Salud para Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga. Saludos: Saul.
    saulmartinezcomas@gmail.com

  • enrique castells dijo:

    No fue una invasión soviética, sino una intervención solicitada reiteradamente por el gobierno de Afganistán. Los documentos desclasificados demuestran que los soviéticos se resistieron varias veces a entrar en el país y trataron de que los afganos resolvieran sus problemas.

    • Sergio dijo:

      Claro, como POLONIA, en dos ocasiones, Finlandia, Hungría, Checoslvaquia,,,, en fin,,, era sólo para “ayudar”,,, lo mismo que dicen todos.

      Saludos,

Se han publicado 6 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Juan A. Martínez de Osaba y Goenaga

Vea también