Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

El Plan de la Ciencia

| 18

Muchas actividades humanas se pueden prever, planificar. Y es muy bueno que al final del período que se planificó nos podamos percatar de que cumplimos o no lo que nos propusimos. La condición indispensable para tal plan es que los objetivos propuestos sean posibles y, por supuesto, que se pueda saber cuáles van a ser. Podemos planear hacernos de un título universitario tras un tiempo de estudios programados. Es mucho más difícil planear cual nota sacaremos en la Matemática o en alguna asignatura específica de esa carrera. Y es imposible planificar con algún grado de certidumbre quien va a ser la pareja con la que probablemente convivamos felices el resto de nuestra vida, o una parte de ella. También es imposible planificar con objetividad su nombre.

Se pueden planificar acciones, intenciones, deseos, que sean realizables. No se puede con lo que no se conoce o no se puede prever.

Las acuaporinas son proteínas que permiten el paso regulado de moléculas de agua a través de las membranas de las células vivas. Su descubrimiento e identificación permitió develar comportamientos que no se podían explicar acerca del intercambio de agua entre la célula y su ambiente hasta que se reportó en 1992 por el Prof. Peter Agre, de la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, EUA. Su descubrimiento nunca se hubiera podido planificar, pues ocurrió por serendipidad (“de chiripa”, en buen cubano) según relata su autor. Resulta que buscaba unos antígenos (moléculas que le permiten al sistema inmunológico identificar agentes invasivos) del factor Rh de la sangre y le apareció además una proteína desconocida e inesperada. Su formación científica lo llevó a buscar de qué se trataba e identificó a la proteína que llamó acuaporina y una función de la que desde antes se tenía evidencias pero cuyo origen no se había dilucidado. Le mereció al Dr. Agre compartir el Premio Nobel de Química de 2003 a partir de un resultado no previsible, “extraplan”.

Una representación de aquaporina (Wikipedia)

Una representación de aquaporina (Wikipedia)

La ciencia es así. Comprende la investigación de lo desconocido y carece de sentido planear el descubrimiento de lo que no se conoce, porque si se pudiera, no hay que descubrirlo. Se puede planificar la búsqueda de un determinado conocimiento, pero es difícil planificar encontrarlo. No hay descubrimiento científico, de índole alguna, que pueda ser “cifra directiva” de un plan. Sería deseable que existieran “cifras directivas” en el plan de la economía acerca de cuánto se va a invertir en la ciencia, en la búsqueda de lo nuevo, de nuevos conocimientos, en todos los sectores de la vida económica del país. En la ciencia se invierte dinero, no se gasta.

El trabajador científico propone una determinada investigación en forma de un “proyecto” en el momento en el que considera que tiene las ideas y condiciones para ello. Esa es su planificación y así es la organización y forma de financiación más común en el mundo de hoy para la ciencia. Para realizarlo solicita fondos en dinero que pueda usarse libre y ubicuamente para lo que se requiera en esa actividad de creación de conocimientos. Eso incluye al costo de la mano de obra estudiantes de doctorado (que lo pueden lograr dentro del proyecto) y doctores con contrato determinado (“post-doctorados”). Esa financiación es suministrada por algún agente financiador interesado en tal acción, como pueden ser los fondos centrales que destinan los países más exitosos al desarrollo de la ciencia. Esas organizaciones convocan permanentes concursos para que los científicos opten por sus recursos necesarios en forma de proyectos de investigaciones. El “plan de la ciencia” del país le asigna centralmente los fondos a esas organizaciones para que ellas financien los proyectos.

Un ejemplo interesante ocurrió en nuestra propia Patria. En los peores momentos del período de crisis la que nos azotó en los años 90 del pasado siglo nuestro Consejo de Estado agrupó algunos especialistas de diversas ramas de la vida científica y productiva del país en algo que se conoció como el “grupo de apoyo” del Comandante en Jefe. Los especialistas que lo integraban recibieron la indicación de visitar y oír propuestas de los grupos de científicos cubanos de entonces para realizar tareas o proyectos que pudieran tener una repercusión directa y lo más inmediata posible en el desarrollo de nuestra maltrecha economía. Después de un mesurado análisis de todos y cada una de esos “proyectos” (no tenían que llamarse así, aunque lo fueran) se asignaban recursos a los más prometedores, con criterios de inversión, no de gasto. Esos recursos no tenían restricciones: si hacía falta comprar algo y ello se justificaba debidamente, y solo se podía adquirir en algún lugar que parecía inalcanzable, ese recurso se compraba de alguna manera. Se apostaba al futuro con una confianza extraordinaria en la condición humana y revolucionaria de los científicos. Algunos de los más relevantes logros actuales de nuestra ciencia se deben a esa acertada política científica de entonces de asignación de fondos centrales por proyectos, aún sin que tuviéramos una organización formal para ello.

El plan de la ciencia debe existir. Pero no es el plan convencional al que estamos acostumbrados, que más se parece a una libreta de abastecimientos que a un instrumento de progreso y desarrollo. Es el proyecto donde se invierte en la búsqueda de lo nuevo y prometedor para el hombre y su bienestar y los fondos centrales de uso irrestricto que los respaldan. Es un plan para producir conocimientos, que es de lo mejor que puede hacer nuestra especie. Se invierte en trabajar para lograr resultados científicos esperados, aunque la obtención de este o aquel dato o información específica no pueda aparecer como “cifra directiva”, porque evitaríamos descubrimientos como el de la acuaporina, que fue un “extra-plan” para el que no había financiamiento específico, pero si el de su proyecto.

Otra cosa es el plan de la tecnología, que no es igual a la ciencia por su contenido, aunque forme parte también de lo mejor de la producción humana. La tecnología y la innovación merecen comentarios propios, cada una.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Caridad María Alvarez dijo:

    “La ciencia es así. Comprende la investigación de lo desconocido y carece de sentido planear el descubrimiento de lo que no se conoce, porque si se pudiera, no hay que descubrirlo. Se puede planificar la búsqueda de un determinado conocimiento, pero es difícil planificar encontrarlo. No hay descubrimiento científico, de índole alguna, que pueda ser “cifra directiva” de un plan. Sería deseable que existieran “cifras directivas” en el plan de la economía acerca de cuánto se va a invertir en la ciencia, en la búsqueda de lo nuevo, de nuevos conocimientos, en todos los sectores de la vida económica del país. En la ciencia se invierte dinero, no se gasta.”
    Esto es lo mejor que he leído pero es difícil de comprender y aplicar cuando hay pocos recursos, subdesarrollo material y espiritual, y necesidades pedestres, urgencias que impiden ver el camino.Gracias a Luis Montero.

  • Ricardo dijo:

    imagino que el MEP le ha imopuesto a los cientificos el famoso modelo para inscribir en el Plan de laEconomia las cifras y propuestas de inversion y liquidez del año proximo. Es un modelo parecido a la libreta de abastecimiento. Desde hace años esos burocratas insisten en aplicar modelos para resolver esos problemas y una vez les dije que estaban hundiendo al pais sin entender los verdaderos procesos de la vida, Y eso que son muchos de ellos jovenes que deberian tener una mentalidad mas abierta. A uno de ellos que ha ascendido en la escala le dije que estudiara la historia del proceso de rectificacion de errores cuando el Comandante en Jefe mando a desaparecer miles de modelos que habian inundado a los organismos de nuestra Patria en el año 87. Y esa persona joven de responsabilidad no tenia conocimientos de esa historia. Que se puede esperar?

  • Vladimir Conde Pérez dijo:

    Hola Dr Montero,usted siempre sorprende con interesantes articulos, este sin dudas invita a la reflexion, no solo a los que seguimos desde nuestro modesto puesto lo que piensan y dicen importantes personalidades comprometidas con el verdadero avance de nuestro pais, usted a mi criterio es una de ellas. El plan de la economia para el 2017 ya se ha esta trabajando a pasos largos, y digo mas, emanado del VII Congreso del Partido esta dla estrategia de desarrollo hasta el 2030, sin embargo, considero que en la Empresa Estatal Socialista no se esta haciendo mucho o casi nad respecto a este criterio que usted aborda hoy, considerop que en los planes para centros cientificos se visualicen los años venideros con el presupuesto quer ello implica, pero en las OSDE y sus entidades el en PIG para Ciencia y Tecnica si se ponen cifras es para llenar escaques, y luego no se resewrva este financiamiento para dar el impulso al desarrollo de la actividad de investigacion, desarrollo de nuevos productos, servicios, innovaciones, soluciones q

    • Vladimir Conde Pérez dijo:

      continuo: … que le den respuesta a los Bancos de Problemas de las entidades y sumen fuerzas para que se pueda efectuar un Forum de Ciencia y Tecnica decoroso, con un respaldo economico financiero para su ejecucion, es muy acertado su comentario.

  • Luis E. Rodríguez S. dijo:

    Como el artículo trata de invertir en ciencia, por qué la TV cubana tiene tantos canales para otras cosas y ninguno para la ciencia. Yo llego del trabajo a las 6:00pm enciendo el aparato de tv y encuentro que casi todos los canales están transmitiendo muñequitos y musicales y los fines de semana que no es diferente hay que ir al “paquete” incluso para buscar alguna noticia sobre ciencia y tecnología. Para sembrar no solamente graduados universitarios en ciencia y tecnología, sino incluso técnicos medios hay que empezar por nuestros niños. Por qué no hay un canal programado inteligentemente para todas las edades en nuestro país?

    • h3nr7r4u1 dijo:

      Porque ningún periodista ni los que planifican los programas de la televisión son científicos y el concepto de intelectual cubano es aquel que publica libros de poesía. En las publicaciones impresas se comenten también errores tremendos cuando algunos periodístas tratan este tema, pero bueno, por lo menos se mencionan, con errores y todo pero se mencionan.

      Acá apenas hay periodistas especializados, si no es por Mara Roque que hace muchísimos años trabaja este tema y Taladrid que sienta a los científicos cubanos a debatir los documentales que pone, el resto es música, muñequitos y novelas.

      ¿Por qué no hacer otra temporada de la Naturaleza Secreta de Cuba?

  • HECTOR Y EL HERMANO dijo:

    Nuestro país en este proceso de de construcción del socialismo, agredido y subdesarrollado económicamente, se esfuerza y acciona con determinación en su reordenamiento económico y social, la ciencia requiere también perfeccionarse con profundos cambios, en lo estructural, organizativo y conceptual, partiendo desde es el sistema educativo hasta los grandes centros de investigación científica, incluida el rol de la academia de ciencias, cuidando no repetir los errores y esquemas que estuvieron presentes en el derrumbe del Campo Socialista.
    Concentrar más las funciones estatales con una mayor base legal en el actual rector de la ciencia, y crear tres o cuatro poderosos centros tecnológicos y de innovación en el país que aglutine y dirija los proyectos investigativos diversos, no especializados, de los diferentes centros investigativos que existen en el país, que se auto financie y controle además el financiamiento que aporta el Estado para determinados proyectos, que pueda hacer su plan de inversiones y mejoramiento tecnológico constante y con inmediatez , vinculado a centros educativos, con escuelas para talentos, estas pueden ser algunas de las tantas ideas y acciones que pudieran estar en el ordenamiento de la ciencia cubana, no se trata de un plan, se trata de algo mas estratégico . Nada de esto es nuevo, recuerdo la idea de Fidel de los polos Científicos, aunque no formaban una entidad económica como tal en su conjunto, si era un magnifico intento de integralidad para optimizar los recurso humanos y tecnológicos que solo es posible lograr en el socialismo, lo que nos puede hacer más competitivo por los bajos costos de investigación y el sinergismo que se logra por la calidad humana de nuestros investigadores. De igual forma sucede con los talentos, esa era también la idea de Fidel con las escuelas vocacionales, donde pretendía captar de forma selectiva en la edad optima de un joven, aquellos talentos y guiarlos en programas de estudios diferentes e intensivos para estimular y desarrollar su capacidad creativa.
    Hay que llevar de forma aparejada como un todo, los cambios en la actual estructura del hacer ciencia, y la política hacia los jóvenes talentos, hay que saber captarlos, como hace la escuela cubana de boxeo con aquellos jóvenes con las habilidades y características físicas optimas para educarlos y moldearlos potenciándolos para que expresen todo su talento. En los jóvenes esta la potencialidad de la ciencia. Para la ciencia la intuición tiene el mismo valor o más que la razón, la intuición es la nueva forma para descubrir lo desconocido, los jóvenes son el barro con esa cualidad para ser moldeados, en el socialismo por ahí transita la clave.

  • Elio Antonio dijo:

    Hola:-)

    Gracias Doctor. Estos conocimientos deben formar parte del pensamiento de todos los cubanos; pues la sociedad que construimos tiene que ser irremediablemente de la ciencia.

    ¿Será usted tan amable de decirnos en qué paro el “grupo de apoyo”?

    Saludos;-)
    desdeguantanamo.cubava.cu

  • Rogelio Torras Rodríguez dijo:

    Excelente artículo de cómo impulsar la ciencia sin la anterior mentalidad.

  • Jesus dijo:

    Cuba no es un país para el desarrollo de la ciencia. tenemos q dedicarnos a la innovación y transferencia tecnológica. Tiene q existir un plan de resultados, ya q hay gastos. Los q quieran hacer investigación pura, q participen en proyectos internacionales con financiamiento foráneo.

    • tania dijo:

      jesus es por eso que hay tantos jovenes talentosos que se van con los foraneos a buscar las oportunidades que son destruidas por seudo-practicismo economico y el burocratismo cientifico omnipotente que atenta a largo plazo contra el desarrollo de ideas revolucionarias para la ciencia y la sociedad.

    • Voz popular dijo:

      ¿Tienes idea de donde salen la innovación y la transferencia de tecnología?. Me temo que no lo sabes.

  • Miguel Sanchez dijo:

    Creo que se deberia tomar experiencias positivas (pero siempre contextualizandolas a nuestro medio) de los modelos de ciencias y innovacion tecnologica de los paises con mas avances en este sentido, que a pesar de su modelo economico muchos han tenido exito en materia de ciencias. En cuanto a sus sistemas de estimulacion a los jovenes, ya que el tratamiento diferenciado desde edades tempranas es tocado con pinceladas en nuestro sistema educativo, abogando por el igualitarismo afixiante, que solo marchita en muchos de los casos a los niños dotados. El cambio debe de empezar por la base: la educacion. Lo excepcional existe y es muy dañino homogenizar los grupos humanos. En el mundo globalizado existen becas (Maestrias, Doctorados, Postdoctorados) para los jovenes meritorios, que estimulan lo mejor de si. Es maravilloso la educacion publica que brindamos a todos los niveles, pero muchas veces no motiva a los jovenes con potencialidades. Las becas por meritos como estimulo moral podrian jugar un papel importante en la contrucion del hombre nuevo, cumpliendo con la maxima de que “a cada quien segun sus capacidades”

  • rccc dijo:

    Profesor: El primer PLAN de la Ciencia ha de ser aplicar los resultados.
    Es una inversión que debe multiplicar bienes en su impacto.
    Es insoportable que solo rece en los discursos de ocasión.
    Lamentablemente eso creo; percibido durante años de esfuerzos en mi rama, que disgusta y mortifica. Más ahora que voy para viejo..

  • Raúl dijo:

    Genial comentario. Los universitarios dedicados a la planificación de la ciencia parece que estamos en pura batalla teniendo en trinchera contraria la economía, más bien la contabilidad y sus formas de control. Parece fueran racimos de plátanos, toneladas de boniato, al contabilizar en contabilidad se intenta ser estricto en el control cuando el mejor control en términos de ciencia es aquel que aporta nuevos conocimientos estos son publicados , llevados a servicios en fin logros reconocidos, e impactos potenciales o reales. Porque no cambiamos las formas de control sobre lo que se invierte en Ciencia, Tecnología e Innovación? Cuando lograremos cambiar el pensamiento bancario , por el pensamiento innovador?

  • ELINKIETO dijo:

    Estoy de acuerdo con lo planteado. Se debe facilitar todo el dinero que demande la investigación científica y en estos momentos no es ni cifra directiva dentro del plan a pesar que esta identificado como uno de los 6 ejes estrategicos de desarrollo. Para atenernos al plan, que es sagrado. Además, que todos los investigadores antes de junio del anno anterior proyecte cual es la invesigación y descubrimiento a realizar en el anno siguiente, o si despues de esa fecha tiene una idea brillante que la escriba y espere para proyectarla el anno siguiente y realizarla dos annos despues.

  • Ángel Blanco dijo:

    Estimado Doctor Luís Montero, debo ampliar un poquito el comentario anterior para que se entienda bien de qué estoy hablando y de la necesidad de un plan general de desarrollo para la Ciencia, así como la asignación de los recursos necesarios.
    No tengo la fecha exacta, pero hace ya al menos dos años que existe la primera Instalación Gravitatoria de Energía Libre de la firma Rosch (Gaia, en Alemania). Es quizás el descubrimiento más grande (habrán otros mayores) de toda la Historia de la Humanidad hasta ese momento.
    Hace unos días (21 de junio) se dió una Conferencia de Prensa en Ginebra, Suiza, para dar a conocer los resultados de más de 20 años de investigación y la creación de una nueva tecnología en biotecnología y transmutación de elementos químicos. Se trata de la utilización de una bacteria de la familia Thiobacillus que es capaz de transmutar residuos radioactivos en una serie de elementos químicos, tanto estables (no radioactivos) como radioactivos, especialmente los extremadamente escasos y difíciles de obtener.
    La investigación de estos científicos rusos se financió todo este tiempo con fondos privados, lo cual constituye una vergüenza para toda la Humanidad. Y lo más penoso del caso es que se implementará en Zuiza, habiéndose desarrollado en Rusia.
    El descubrimiento cae en la categoría de Síntesis Nuclear Fría y es equivalente al descubrimiento de la piedra filosofal tan buscada por los alquimistas de siglos pasados.
    Comprenderá que después de este descubrimiento la física no podrá ser la misma y mucho menos la química. Es una tecnología barata y lista, los fondos privados cubrieron todo el proceso de obtención de los conocimientos científicos necesarios y de creación de la tecnología para su uso industrial.
    El mayor problema lo tendrá la ciencia oficial con el balance energético de este proceso natural. Simplemente se le acumulan los “problemitas”.
    ¿Los medios masivos de comunicación se han hecho eco de estas noticias de transcendencia incalculable? Usted y yo sabemos que no. ¿Por qué?
    ¿Acaso, si un simple ciudadano como yo, está al tanto y sabe de la existencia real y solidez de estos descubrimientos, es posible que los diferentes estados lo ignoren?, ¿Qué es lo que no saben los Estados, con todo su inmenso potencial de adquisición y procesamiento de información?
    Seguramente el ingénuo sea yo, por suponer que los Estados funcionan de una manera que realmente no funcionan.
    ¿Se da cuenta usted ahora de la importancia capital de invertir en Ciencias básicas e investigación pura?, ¿Se da cuenta usted ahora de la importancia de un plan de desarrollo para la Ciencia y la Tecnología?, ¿Cree usted que esto debería depender exclusivamente de los fondos privados de inversión?
    Sólo sé que los mismos conocimientos que son estrictamente necesarios para la supervivencia de la Humanidad como especie, pueden conducir a la aniquilación de la misma. Hace falta una nueva conciencia individual, social y colectiva. Estamos ante una encrucijada.

  • Ángel Blanco dijo:

    Estimado Doctor Luís Montero, mi primer comentario en este tema no fue publicado, por lo que para entender mi segundo comentario (29.06.2016, 16:06, que es una ampliación del primero) debe solicitárselo a los compañeros censuradores. Era demasiado largo como para reproducirlo de memoria. Debería yo de una vez, aprender de este sitio.
    Revisando mi segundo comentario encontré una falta: donde dice “Zuiza” debe decir “Suiza”. Muchas gracias.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Luis A. Montero Cabrera

Luis A. Montero Cabrera

Es Doctor en Ciencias Químicas y miembro Titular de la Academia de Ciencias de Cuba. Preside la Sociedad Cubana de Química y el Consejo Científico de la Universidad de La Habana.

Vea también