Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

¿Tarea o carrera?

| 31

Qué sucede si una eminencia en una disciplina del conocimiento dada, es designado para dirigir un ministerio, o una organización superior económica, o una gran empresa o institución no empresarial, en la que tiene que gestionar y dirigir personas y con personas, gestionar y dirigir procesos científicos, tecnológicos, productivos, artísticos, de servicios, comerciales, logísticos…

¿Ganamos o perdemos?, si un eminente economista es designado ministro de economía o de finanzas, o director general de un OSDE o de una Empresa; si un eminente científico se designa como ministro o viceministro de ciencia o director de una entidad científica compleja; si un eminente médico es designado ministro o viceministro de salud o director general de un gran hospital; si un eminente intelectual: escritor, dramaturgo, músico, pintor, cineasta, es designado como ministro de cultura, o presidente de una organización prominente del arte.

En nuestro país existen ejemplos concretos que seguramente muchos tendrán ahora en mente. Yo los tengo, pero prefiero no mencionarlos para evitar que la personalización introduzca ruidos en el mensaje que nace como siempre de mi interés en mejorar nuestra Revolución y no de socavarla.

No quiero caer en el caso de los Directores Técnicos de los equipos de pelota, pero vale la analogía. Pregunto: ¿Son los mejores jugadores la cantera ideal para la preparación y selección de los DT?

Seguramente esta crucial temática, la de los cuadros y su política, será abordada por nuestro próximo VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, profundizando en diferentes aristas tales como la formación, selección, evaluación, movimiento de los cuadros y su reserva.

Cualquier objetivo superior, no tiene recetas válidas ni soluciones únicas, pero sí principios, verdades y reglas con una alta probabilidad de éxito. Es algo de los que nos dijo Fidel en su concepto de Revolución: “No mentir jamás ni violar principios éticos”.

Evidentemente es un tema polémico y por tanto idóneo para CUBADEBATE.

Veamos el marco conceptual elemental.

Alto dirigente: nos referimos a quienes ocupen altos cargos de dirección, ya sean ministros, viceministros, directores generales o presidentes de organismos superiores de dirección económica o de grandes empresas, de instituciones científicas o artísticas relevantes, etc.

Eminencia: profesional muy destacado en un campo del saber, reconocido por la comunidad del conocimiento nacional e internacional, por sus aportes teóricos y prácticos, por sus resultados relevantes.

Designación: debe responder a un análisis de más de un candidato, en que una comisión propone y la persona facultada decide. Se debe tener en cuenta la disposición consciente y la preparación de los candidatos.

Voluntariedad: se respeta la decisión del candidato, evitando presionar más allá de ciertos límites.

Como los entendidos en esta materia saben, el asunto es mucho más abarcador de lo que estoy conceptuando, pero haría demasiado largo el escrito, por tanto lo dejo en el ámbito explicado.

En mi modesto entender debemos partir de reconocer que la dirección en la administración pública o la empresarial no es una tarea, es una carrera profesional que necesita ser valorada y tratada como tal. Para formar a un dirigente gubernamental o empresarial, no son suficiente acciones de capacitación de 300 o 600 horas; la dirección es ciencia y necesita un plan de carrera bien concebido, organizado y ejecutado a mediano plazo. Mi colega profesor Dr. C. Ricardo Machado ha insistido en este asunto.

El dirigente tiene que enfrentarse a los procesos básicos de planificación, mando, organización y control. Requiere dominar no menos de 10 habilidades directivas esenciales; también dominar lo que se hace en el mundo alrededor del objeto de su dirección; requiere el principio de aprender del otro, sobre todo de los más avanzados. No es casual, que Fidel siempre aplicó la iniciativa de que fueran visitados los países e instituciones de avanzada para proyectar instituciones y formar dirigentes en Cuba.

Recuerdo aquella jocosidad del Che, cuando dijo que aceptó el cargo de Presidente del Banco Nacional de Cuba, porque entendió que Fidel había dicho que se necesitaba un comunista y no un economista. Claro que tanto en ese cargo como en el siguiente de Ministro de Industria, realizó un intensivo plan de carrera a la medida, de los que algunos compañeros de entonces o seguidores, afortunadamente han escrito. Nadie pone en duda que el Che era un hombre de inteligencia superior, con una voluntad muy pulida y una vocación de justicia social infinita.

También recuerdo a un eminente médico que durante varios años fue Vicerrector de docencia en la entonces mega Universidad de La Habana. Jamás abandonó sus consultas e intervenciones quirúrgicas, en una parte de la anatomía humana muy pequeña, pero de alta sensibilidad para el paciente. Él con indiscutible talento y sabiduría, su dedo índice jorobado, y su fina ironía inspiraba respeto.

Suelen producirse conflictos de intereses, y de conciencia.

Los conflictos de intereses son fuertes. Para un científico de pura cepa abandonar el laboratorio en que investiga, para un profesor eminente dejar el aula cotidiana, para un médico dejar la consulta, las interconsultas y las operaciones, es algo muy duro. Algunos se mantienen en tareas de la profesión básica, generalmente para tenerla como fuente nutricia o simplemente por la convicción de que los cargos de dirección son perecederos, mientras que la profesión básica casi siempre termina con la muerte. Sabemos que la dirección administrativa-o la gerencia para actualizar la terminología-, suele resultar ingrata y siempre es compleja.

También se presentan los conflictos de conciencia entre la pertinencia de las decisiones científicas y las decisiones administrativas o gerenciales no siempre alineadas. En pura y rancia teoría, un buen sistema organizacional debe tener bien alineados los diferentes subsistemas, de manera que las decisiones correctas en uno de ellos promueven sinergia, es decir benefician el resultado general e integral.

Un sabio de la antigua Grecia decía que “el poder desnuda al hombre”, y alguien añadió y “el poder absoluto lo desnuda absolutamente”. Esto lleva a que personas, hombre o mujer, que en su oficio profesional son colaborativos y tienen gran capacidad de escuchar, cuando asumen tareas de dirección se transforman para mal. En esos casos no ganamos a un buen dirigente y podemos haber dañado a un excelente especialista.

Por tanto hay otro componente del buen dirigente que va más allá de los conocimientos y las habilidades directivas adquiridas y ejercitadas. Nos referimos a los valores morales y éticos. La honestidad, la solidaridad, la modestia, la valentía, la vocación de servicio público, la audacia, la ejemplaridad están entre otras virtudes que el dirigente debe sentir y practicar.

Las conclusiones que debemos sacar no han de ser apocalípticas, ni fatalmente negativas, lo que pienso, planteo y propongo es que debemos analizar a profundidad el asunto, que tengamos en cuenta las características propias de cada cargo y de cada ser humano, que evitemos la generalización de supuestas buenas prácticas, que trabajemos a mediano y largo plazo. También se hace indispensable una mayor y mejor utilización de la Estadística Matemática, como herramienta para apreciar la causa de lo sucedido-bueno o malo-, y para inferir lo que podría suceder.

Seguramente los foristas abordarán otras aristas omitidas por mí, ya sean las que me propuse no tratar, o las que mis conocimientos o capacidad de análisis me impidieron divisar.

Lo importante es que de manera culta continuemos intercambiado informaciones y criterios para llegar a las mejores conclusiones.

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • wENCESLAO LUBER dijo:

    So what?

  • pitufo dijo:

    Nestor, es uno de los pocos artículos serios y respetuosos que he leido en este sitio, donde desde su perspectiva o condición ideológica , universaliza un problema arraigado en Cuba.Hace poco le decía a un primo conversando de esto mismo que el profesional aun si legar a ser eminente ………..porque no es necesario ser eminente para escalar profesionalmente, digamos, al menos para democratizar las oportunidades…..llega a la eminencia o a la maestría y tiene un limite, porquue se transforma en dirigente o lo mismo político…y sin aras de criticar donde termina la amistad comienza el deber, donde termina la profesión comienza la imposicion, donde termina la ley comienza la política, enel mundo hay empresarios dígase privados o estatales eficientes, pero en el núcleo de la empresa la orientación política desvirtua justamente el criterio y la producción profesional, llevar las do cosas aun creo no han podido conciliarse y si existen son raros, no dar mas vuelta al caracol, o se cambia o cambiamos para mal….miremos nuestros resultados, no nos enganemos.

  • Lennon dijo:

    Un buen dirigente es aquel que pone a sus empleados en la posicion mas ventajosa para lograr el objetivo de produccion

    Ese dirigente puede que no sea el que mas conocimientos tenga sobre el producto,pero sabe como organizar y promover al personal para obtener mejor eficiencia

    Ser dirigente es mas ”Sentido Comun y Respeto en todo el sentido de la palabra” que cualquier titulo

    Dirigente es aquel que muchos tratamos de emular.Dirigente no es aquel que fue catapultado al puesto.

  • Williams dijo:

    Estoy de acuerdo con usted profesor, yo he sido testigo de como excelentes especialistas han sido designados para ejercer como cuadros en determinado momento porque se ha llegado a la errónea conclusión de que ser un buen especialista en la materia que sea es sinónimo de un buen cuadro o dirigente, y después de asumir el cargo directivo, en un tiempo que suele ser corto generalmente, se decepciona el hombre o en el peor de los casos lo demueven del cargo por un mal desempeño en el cargo de cuadro y pide la baja de la entidad, perdiendo de esa forma un profesional que quizá en muchos años no vuelva a tener esa entidad alguno con esas condiciones. El dirigente nace, esta es una asignatura pendiente en nuestras entidades, la política de cuadros debe ser bien analizada, de esto depende el desempeño de una entidad y hasta de un país.

  • La fusta dijo:

    Néstor, la respuesta a tu primera pregunta es que sí; GANAMOS! Yo considero que un cuadro no es una pieza versátil que lo mismo dirige una empresa agropecuaria que un centro de investigaciones, una empresa de transportes o un municipio del PP. Claro que un cuadro tiene que poseer la formación como tal, y saber utilizar las herramientas de dirección; o sea, ser un gerente graduado. Pero también es altamente conveniente que conozca a profundidad el aparato que va a dirigir, para que nadie le pueda hacer un cuento.
    Ahora, si haces la pregunta del siguiente modo: “¿Ganamos o perdemos?, si un eminente economista es designado ministro de economía o de finanzas, o director general de un OSDE o de una Empresa EN CUBA? La respuesta sigue siendo la misma; sí, ganamos, pero el que posiblemente no gana es el eminente economista, ya que no va a poder continuar desarrollando su ciencia, pero tampoco va a tener las ventajas materiales que tendría en otro país al cambiar de ocupación. Yo les puedo poner el ejemplo de las universidades alemanas, donde muchos cuadros científicos y docentes van como cuadros a la industria para ganar mucho más, y los profesores que quedan en las universidades les dicen medio en broma y medio en serio que se vendieron al capital. No tiene que ser en el primer mundo, en el tercer mundo acontecen cosas similares. O sea, los líderes científicos y tecnológicos podrían ser en Cuba también muy buenos cuadros de dirección, pero considero que tienen muy poco estímulo para hacer esa transición.
    Por otra parte, en las técnicas de dirección actuales se hace mucho énfasis en el trabajo en equipo. Cuando el dirigente tiene capacidad de liderazgo en su actividad y logra rodearse de un equipo multifacético y unido, ya su cerebro se multiplica por 10 o 15. En este caso la eminencia del cuadro centro ya no es tan decisiva, aunque sí sigue siendo conveniente.
    Por último, para cualquier propósito en la vida hay que tener cualidades innatas y vocación. A Einstein le propusieron ser el presidente de Israel en los primeros años de la fundación y no lo aceptó. Quizás ahí se perdió la oportunidad de evitar muchos de los conflictos que se sucedieron; o quizás se hubieran producido otros conflictos peores; eso nunca se sabrá, pero cabría preguntarse si este genial físico hubiera tenido las cualidades innatas y la vocación para dirigir un país. Él estimó que no.

  • Arnaldo dijo:

    El dirigente no debe designarse de entre el personal científico ni de entre el personal técnico, el dirigente se designa de entre aquellos que decidieron especializarse en dirección. La dirección o la gerencia empresarial es una ciencia, no un cursito de 6 meses. Los que voluntariamente decidieron especializarse en esa ciencia y tienen las aptitudes para ejercerlo, son los que deben constituir la cantera de los futuros dirigentes.

    Darle a alguien la “tarea” de dirigir una empresa por el solo hecho de que sea un buen científico o un buen trabajador es, más o menos, poner a la empresa en riesgo de tener un destino incierto. Nadie puede convertirse de la noche a la mañana en un buen dirigente, por muy buen profesional que sea. Existe el refresco instantáneo pero no existe el dirigente instantáneo, cuando se designa a alguien y se le da esa “tarea” generalmente la negativa no es una opción, entonces la persona se siente frustrada y tratará de “mantenerse” más que de cumplir su verdadero rol de líder estratégico en la empresa y buscará la primera oportunidad de pedir la “liberación” y pasarle la bola a otro. Así pasa cuando no se hacen las cosas bien desde el principio y es el error que se comete con muchos dirigentes.

    El dirigente tiene que ser una persona con carisma y formación científica para dirigir, tiene que tener educación, una vida limpia y libre de delitos, espíritu emprendedor, iniciativa, liderazgo, valentía, criterio propio, habilidades para la organización, ser proactivo, tener visión larga, sentido de la planificación y la responsabilidad, tener ética y apego a los valores humanos, ser justo en sus decisiones. En fin, ser dirigente no es una “tarea”, es una promoción para alguien que ya tiene esa carrera aprobada.

  • henryraul dijo:

    A mi me parecen fundamentales, en una sociedad socialista, donde los medios de producción y servicios estan en manos del estado, lo que es lo mismo, el pueblo, estas cuestiones:

    “Nos referimos a los valores morales y éticos. La honestidad, la solidaridad, la modestia, la valentía, la vocación de servicio público, la audacia, la ejemplaridad están entre otras virtudes que el dirigente debe sentir y practicar”

  • abad dijo:

    Considero muy bueno el artículo, creo que no se puede generalizar y hay que hacer un buen análisis antes de tomar la desición de poner a dirigir a una eminencia, es una herramienta fundamental dominar técnicamente lo que se va a dirigir, pero no es la única, ni siquiera la más importante. Hay que analizar si el compañero está preparado con las demás herramientas necesarias y sobre todo donde consideramos que será más útil, si en el desarrollo de sus investigaciones o como dirigente, creo que no hay un patrón, cada caso es específico.

  • Marcelino dijo:

    AL MARGEN DE LOS ASPECTOS (CONOCIMIENTOS) TÉCNICO PROFESIONALES, CIENTÍFICOS, POLÍTICOS, SOCIALES, CULTURALES, ETC. QUE EL CUADRO DE DIRECCIÓN DEBE DOMINAR SOBRE EL OBJETO DE SU PROFESIÓN U OFICIO , LA PRINCIPAL CUALIDAD DEL CUADRO DE DIRECCIÓN ES SU EJEMPLARIDAD EN TODO SENTIDO; QUE ES LO QUE LO HACE LÍDER. A UN LÍDER NADIE LE NIEGA EL CUMPLIMIENTO DEL DEBER O LA DEDICACIÓN A HACER BIEN LO QUE LE TOCA. NADIE ES MOVIDO EN FUNCIÓN DEL DEBER POR QUIEN NO SEA EJEMPLO EN TODO SENTIDO, INCLUSO EN EL DOMINIO DE LOS CONOCIMIENTOS SOBRE EL OBJETO DE SU OCUPACIÓN.PARA SER CUADRO DE DIRECCIÓN EN CUALQUIER LUGAR, HASTA EN LA FAMILIA, HAY QUE HACER VANGUARDIA DE LA VANGUARDIA. ESE, PARA MI, ES EL CUADRO QUE DEBEMOS TENER O FORMAR PARA TENER EN CADA LUGAR. ESTO NO SE LOGRA SOLO CON CURSOS, LOS RESULTADOS MEDIANTE EL TRABAJO CON DISCIPLINA Y COMPROMISO SON EL MEJOR INDICADOR PARA ELEGIRLOS.

    • Marcelino dijo:

      QUISE DECIR : ….HAY QUE SER (NO HACER)VANGUARDIA DE LA VANGUARDIA

  • Corona dijo:

    Estimado Nestor:

    En su artículo faltó analizar otra ARISTA del problema, una arista que es el “pan de cada día“ en nuestro país a la hora de elegir un dirigente en cualesquiera de nuestras empresas.
    Le pondré dos candidatos para el mismo cargo de dirección, usted y los foristas de CUBADEBATE me dirán cual de esos dos candidatos es el recomendado para dirigir um Ministério ó empresa.
    – 1er Candidato: (hombre ó mujer) inteligente, con conocimiento científico, muy capacitado, tanto en su especialidad como en dirección, con iniciativas y capaz de hacer grandes imnovaciones. Ejemplo de abnegación y se identifica com los problemas de los trabajadores. Pero el hombre no es de los que le gusta estar dando discursos todos los dias en la empresa, no habla de política (solo le importa aumentar la producción de la empresa), no mezcla política com producción y, además de eso, no es membro de ninguna Organización Política.
    – 2do Candidato: Tipo medíocre, no es bueno dirigiendo, se esfuerza por mejorar la producción de la empresa pero los trabajadores no se sienten bien con su forma de dirigir. Quiere hacer matutinos todos los dias en la empresa y aprovecha para hablar de nuestra política económica (para él la mejor del mundo) y desde hace 12 años es militante del PCC.
    Mis preguntas:
    – Cual sería, entre los dos, el mejor candidato para dirigir u Organismo ó Empresa en nuestro páis ???
    – Será que un documento en el bolsillo tiene más peso que el conocimiento???.
    – Qué % de directores de organismos ó empresas en Cuba no son militantes???
    Créeme, de esos casos existen miles emnnuestro país. Un saludo.

  • lolo dijo:

    el dirigente de una organizacion economica o similar no necesariamente tiene que ser una eminencia en ese sector, pero si debe poseer conocimientos del proceso que va a dirigir y tener herramientas para poder llevar a cabo esa direccion, debe tener GANAS DE HACERLO, valores morales positivos y liderasgo.
    Pero su direcion no debe ser por cumplir una tarea del partido, ni que sea designado por ser un buen militante y sin embargo otro con mejores cualidades no lo sea por no ser militante ó el nucleo no lo apruebe.

  • lolo dijo:

    Ej: el dirigente de la circunscripcion del poder popular se selecciona por una sintesis biografica que resalta los meritos como militante, cederista, trabajador,etc, pero muchas veces no sabemos si es gago, tímido, si tiene un plan para resolver los problemas de la circuscripcion,a veces insinua que no quiere pero como es militante no puede negarse so pena de sancion, etc. ¿será este el lider correcto de los electores ó un ¨no señor si señor¨?

  • El sueco dijo:

    Dos comentarios.
    Primero, coincido con el autor en que los dirigentes deberian tener una preparacion adecuada para esta tarea. Eso no se logra en poco tiempo y requiere un mecanismo de entrenamiento a largo plazo. Por poner solo un ejemplo. Cuantos de nuestros altos dirigentes tienen adecuadas capacidades oratorias? Hace tiempo no veo ninguno capaz de dar un discurso sin leer el incomodo papelito. Esto puede parecer superfluo pero para la labor politica es muy importante.
    Segundo, sí considero q los lideres de determinada organizacion, ministerio, etc, idealmente deben ser personas con experiencia en la actividad. No solo compromiso ideologico y partidista. Por ejemplo (hipotetico), por más revolucionarios q sean, no tiene sentido un general como ministro de Salud Publica, o un medico dirigiendo las fuerzas armadas, verdad? Al menos no en estos tiempos, pasados 56 años de Revolución.

    Dicho todo esto, me parece que lo que más necesita Cuba es cambiar el estilo de dirección y gobierno a todos los niveles. Le damos demasiado protagonismo a la dirección mesiánica del lider-jefe-director en lugar de conformar equipos de trabajo con especialistas en cada area de interes.

  • ncruz dijo:

    Muy buen artículo, la dirección es arte y no como se aplica la mayoría de las veces, A DEDO….. para aparentemente resolver un problema, o cubrir un bache, cuando en realidad, lo que provoca es hacer mayor el problema.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Muy importante para nuestra sociedad el tema de hoy del compañero Néstor. Voy a referirme a una parte del asunto. Muchos dirigentes cuando comienzan pueden tener de las cualidades “honestidad, la solidaridad, la modestia, la valentía, la vocación de servicio público, la audacia, la ejemplaridad…”. El problema es después que son designados y sienten el poder en sus manos. Recientemente se anunciaron pérdidas por más de 200 millones de peso (sumados CUC y CUP) en algo más de 60 empresas de la capital del país. En mi opinión falla la democracia del proceso de selección y del proceso de control de los dirigentes. Después algunos se erigen en dioses, por encima de los trabajadores, del Sindicato, del Partido (la mayoría militan en un Núcleo). Los trabajadores no se sienten ni pueden ser verdaderos dueños, ni pueden ejercer control verdaderamente efectivo; solo esto explica que en las empresas ocurran robos al dinero del pueblo de una forma significativa y continuada. Los trabajadores en todos los sectores deben tener una participación decisiva para elegir por voto directo y secreto a los dirigentes y deben tener poder suficiente para revocar a un dirigente que se separe de los intereses del pueblo. Todo eso está en nuestra teoría, pero menos de lo necesario en la práctica. SALUDOS!

  • ingchaviano dijo:

    Tuvo usted mucho acierto en tocar el tema, los dirigente a mi criterio se hacen y no de alguien que ya se ha desarrollado y que su mejor intención es seguir desarrollándose, con esto a veces le cortamos sus posibilidades, dirigir es un arte como crear y el que lo quiere asumir debe prepararse para ello, no siempre quien mas domina es el que mas sabe organizar y lo peor es que se imponen los dirigentes sin prepararlos con los mínimos conocimientos como si fuera alguien para llegar como un pirata, con el cuchillo en la boca y la espada en la otra, dirigir debe ser un balance de organizador, debe ser alguien que como en la técnica repare y al mismo tiempo sepa dar el mejor mantenimiento, debe saber rodearse de un equipo de trabajo donde primen los conocimientos de todo tipo, los que ejemplaricen con su comportamiento y los que sepan exigir con rigor y maestría para no dañar, dirigir como dije es un arte bien difícil y que en muchos casos no depende los que se dirigen y lo que se dirige sino en quienes están por encima pues la imposición de sus criterios casi por no ser absoluto es total pues creen tener la razón y el derecho del razonamiento, por esto en muchos casos es que se rompe el orden de la dirección y quienes tratan de dirigir no se ven sus resultados o quedan muy mal parados cuando menos y entonces si se decidió por alguien que en su dominio tuvo muy buenos resultados lo que se hace es destruirlo y nadie se recuerda en su momento que lo sacaron de su medio y se le impuso casi a la fuerza que asumiera algo para lo que en la vida real no estaba preparado.
    Dirigir es un gusto y un arte siempre y cuando se haga con moral, inteligencia, cordura y sabiduría, es no cuidar puesto y no tratar de ascender como la espuma a cuenta de otros, es inteligencia y siempre será conflicto con los de arriba y los de abajo, dirigir se logra con objetividad y criterio, con respeto y comprensión, dirigir es saber llegar a un resultado donde todos estemos de acuerdo y no nos sentamos utilizados mas que para alcanzar los propios objetivos que yo mismo busco.

    • Eduardo Ortega dijo:

      ingchaviano, es cierto que dirigir es un arte, pero hay muchos factores que influyen. Por lo general los dirigentes miran más hacia arriba que hacia abajo, cuando debía ser al revés; pero los de arriba tienen decisiones sobre ellos y los de abajo pueden hacer poco. En mi Circunscripción la Delegada finalmente renunció porque se identificó con los de abajo y recibió muchas presiones de los de arriba. Hasta en una Asamblea de Rendición lo dijo y recientemente supe que había renunciado. SALUDOS!

  • oscar dijo:

    También pueden darse conflicto de intereses o de conciencia por la forma actual de llegar a un cargo. ¿Es legítimo que seas designado por una comisión para dirigir a un grupo de trabajadores cuyos criterios al respecto nadie se toma si quiera el trabajo de escuchar?¿Cuál es la diferencia con relación a un sistema de administración de propiedad privada?
    Por otro lado
    Si el poder desnuda al hombre entonces no se le debe conceder semejante poder, el poder debe estar en manos de la asamblea sindical la que debería tener perrogativas para enjuiciar las cualidades del cuadro tanto desde el punto de vista dministrativo como en el aspecto moral de forma permanente. Quizás ellos serían los mejores contralores.
    saludos

  • PEDRO H. PINO dijo:

    ESTOY EN UN CURSO DE PROSPECTIVA
    estoy en un cursos de Prospectiva
    Y le he dicho al profesor -que sin desdorar esta ciencia futurista- que nosoros debemos hacer primero ¨prospectiva con el futuro al lado¨
    En el Mundo entero los gerentes se forman!!!!
    Hay talentos naturales que serian hoy los Da Vinci Modernos que tendrian buena sactuacione sen ma sde una zona del saber
    pero esos son la excepcion de la regla!!!! los necesario spara confirmarla
    Se hacen necesarios personas que combine talento e integridad.
    conocimientos y pasion razonable, carisma y liderazgo.
    En España por ejemplo hay un Instituto Universitario que forma Ingenieros Industriales en Madrid
    Y estos ingenieros industriales – cuyo objeto de estudios es la organizacion cientifica de la produccion- parten d eun conocimiento previo en el sector de actuacion es decir digamos la zon aque conozco la construccion puees en este caso el ingeniero industrial tiene su formacion propia de ing ind +lo necesario de ing. civil.
    es decir sale con conocimietos de gestion de proceso y con conocimiento del proceso en si!!!
    es decir hay mil ideas y prarticas que hoy ya estan funcionado con resultados y que no tenemos que descubrir con la …prospectiva u otra herramienta
    es coger analizar criticamente y aplicar!!!

  • Mary de Marianao dijo:

    Pienso que , como en todo, todos los extremos son malos. Terribles. Un extremo es perder una eminencia en una mateira para convertirlo en un dirigente para lo cual, a lo mejor, no tiene ni metodos ni vocación. Otro extremo es usar una persona “confiable” y ponerlo a dirigir actividades en las que tiene limitado o ningun conocimiento. Pienso que el trabajo con los cuadros en este pais le ha dado mas peso al tema del “confiable” que al tema del conocedor de la materia. Y por eso las cosas en muchisimas ocasiones no salen nada bien.
    Muchas veces creemos que podemos poner un dirigente politico, que quiza ha tenido muchos resultados dirigiendo el poder popular en una provinvcia o municipio, darle un curso de preparación de cuadros del estado y ponerlo a dirigir una empresa o una corporación. Generalmente este hombre no sabe absolutamente nada de como funciona y como se dirige una empresa o un grupo empresarial.
    Entonces, creo que debemos aprender a seleccionar los cuadros. En algunos casos puede que una eminencia funcione como cuadro, en otras por supuesto que no.
    Pero de lo que si estoy segura es que la persona que dirige una actividad, aunque no sea una eminencia si tiene que conocer y a fondo, el proceso que va a dirigir. No solo tener buenos metodos y capacidad de convocatoria. Estos atributos ayudan, pero no determinan.
    Creo que la mejor manera para tener exitos en la direccion de un grupo de personas, es el ejemplo personal. Y no solo el ejemplo en dedicacion o sacrificio. Tambien en conocimientos de lo que se está dirigiendo. A un dirigente que sus subordinados admiren y respeten por sus condiciones personales y por su conocimiento, la gente lo sigue por simpatia y por compromiso. Y los resultados que se obtienen son mucho mejores, que si solo se respeta o se teme al dirigente por su poder o sus metodos, y se sabe que el hombre no conoce la actividad que está dirigiendo

  • Mendaro Gregory dijo:

    Estimado Nestor.

    Le recuerdo que más de un seguidor de sus artículos, entre los cuales me cuendo, esperan por la continuación de: “¿Bloqueo externo o bloqueo interno; bloqueo material o bloqueo mental?”

    Le saluda.

    Mendaro Gregory
    mendaro.gregory@gmail.com

Se han publicado 31 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Néstor del Prado

Néstor del Prado

Es Director de formación y difusión del conocimiento de GECYT (Empresa de Gestión del conocimiento y la Tecnología).

Vea también