Imprimir
Inicio » Opinión, Ciencia y Tecnología  »

“Smartphonefobia” e inmigrantes digitales

| 25

Hace años algunos fuimos testigos de las sensibles contradicciones entre inmigrantes y nativos digitales, cuando cierto profesor proponía imponer a sus estudiantes de Medicina una disposición inconcebible por sus consecuencias: proscribir el uso de teléfonos celulares dentro del recinto universitario.

Los términos de inmigrante digital y nativo digital —u homo sapiens digital— fueron acuñados en el año 2001 por el escritor y conferencista norteamericano Marc Prensky, para describir aquella generación que nació antes y después de la década de los 80 del pasado siglo.

Puede ser que a estas alturas algunos pedagogos, inmigrantes digitales, no hayan interiorizado que los tiempos y métodos educacionales cambian, y que no es necesario esperar por toda una generación para desarrollar las potencialidades de la nueva tecnología.

Desafortunadamente, en nuestro medio no todos los estudiantes cuentan con teléfonos celulares, pero poco a poco vemos que el uso de esos objetos se expande más como resultado de las modas que de la necesidad de ser usados en el proceso educativo.

Como parte de la contemporaneidad, no basta con tener un teléfono que sea capaz de mantenernos comunicados en cualquier instante, ahora tiene que ser «inteligente». También conocido como Smartphone, ese tipo de teléfono ofrece funciones más avanzadas que un teléfono celular convencional. Con pantalla táctil, muestra rasgos análogos a los de una computadora personal, donde se suman múltiples funciones como la agenda electrónica y otras variadas aplicaciones que se pueden tornar indispensables para el trabajo y el estudio.

Crece el número de familias en que estos aparatos se han convertido en esenciales para la vida. Cada día es mayor el número de padres que suplantan libros y juguetes por celulares y tabletas electrónicas aptos para cautivar la atención y los «habilidosos deditos» de sus hijos, nativos digitales. Y en aras de alcanzar un beneficio educativo, de seguro los padres juiciosos buscarán aplicaciones didácticas, si bien los pequeños acabarán con embarrar inocentemente las pantallitas táctiles.

En el campo de la Medicina, el teléfono inteligente es uno de los que mayor influencia e impacto alcanza en los últimos años. Este dispositivo, insuperable comunicación aparte, ha logrado un papel importante que va desde el monitoreo de pacientes hasta el uso de aplicaciones para el diagnóstico médico, referencias de laboratorio clínico, consulta de fichas de medicamentos, literatura y cálculos, entre otros beneficios necesarios en el ejercicio de la profesión y la educación médicas.

Ahora, los libros y otras fuentes valiosas de información, que antes solo se podían consultar en biblioteca, pueden ser fácilmente transportados en formato electrónico. Estos modernos recursos de información cuentan con herramientas de búsqueda que facilitan su uso en la docencia de cualquier rama de la ciencia y posibilitan que el alumno adquiera habilidades en el tratamiento de la información y la competencia digital. Y todas estas ventajas no son excluyentes con los principios del método clínico.

Es cierto que el celular tiene sus desventajas, como cuando es usado, en ocasiones, de manera indiscriminada o su inoportuno timbre (o tono) aparece de la nada en medio de una reunión, conferencia o en el pase de visita en un hospital. Pero también es incuestionable que como parte de la contemporaneidad, se debe alejar la mirada censuradora que algunos inmigrantes digitales tienen con este aparato y aprovecharlo en función del proceso educativo. De esta forma, como expresó cierta persona inteligente, concederemos a nuestros discípulos una vía segura de acceso a universos provechosos que por sí solos no serán visitados.

(Tomado de Juventud Rebelde)

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • september dijo:

    Hace poco, revisando sobre el uso de tablets (cerca de los smatphones) como herramientas en la enseñanza, se destacaba justamente la facilidad para acceder a contenidos y transportar un enorme caudal de información, que bien administrada y aprovechada, juegan un papel importante en la enseñanza del siglo que corre. También se destaca, que los resultados docentes no son superiores solamente porque se utilicen estos medios, sigue siendo el profesor un principal jugador en este proceso. Además, se están abaratando; salen productos dirigidos al sector educacional y como toda herramienta, debe emplearse de forma inteligente y con un propósito. En lugar de poner paredes, hay que crear vías seguras para que las ya no tan nuevas tecnología jueguen el papel que les corresponde en la educación, la producción, los servicios; se habla del impacto del wifi en el PIB. Pero bueno, ya ese es otro tema…
    Gracias colega.

  • Artemen dijo:

    De acuerdo colega, pero no desconocer que esta tecnología, como cualquier otra, tiene sus peligros, entre ellos el de la adicción. UD menciona el método clínico, método paradigmático de la práctica médica, de la ciencia y el arte médico, de la atención médica al ser humano y de la docencia, o sea, como método de enseñanza, amenazado por la absolutización del uso de la tecnología, lo que lamentablemente lleva a la deshumanización de la atención. Está claro que esta tecnología, y las que seguirán sorprendiéndonos, no “quema”, hay que usarla, emplearla en nuestra propia superación, en la comunicación en su concepto amplio, con inteligencia y con sentido práctico, sin idiotizarnos y sin perder nuestra esencia humana.

  • ActionJackson dijo:

    A propósito de los smartphone y la medicina, Dr. Julio:
    ¿Está Ud al tanto de la introduccion al mercado por parte de Philips de un dispositivo llamado Lumify?
    Es un transductor de ultrasonografía que en lugar de ir conectado a un ecógrafo regular se conecta directamente al teléfono. Vaya, con el transductor y el teléfono le haces un “ultrasonido” a una paciente encantado de la vida, ¡hasta sentado en una parada de guagua!

    • Eduardo González S. dijo:

      Por los ochenta también aparecieron los relojes digitales en nuestro entorno. Y las insuficiencias mentales de progenitores que paseaban al nené en su cochecito con un reloj “de a libra” en la muñeca del infeliz. No creo que haya algo más repulsivo que la ostentadera y la diferenciación en las escuelas ahora de niños/jóvenes entre los que sí y los que no tienen un smartphone. Pensemos en esto también. Si asunto es tan notable ya, ¿cómo lograr virtudes como la sencillez y la modestia en ellos? En esas sociedades donde si usted compra un Mercedes no adquiere un carro sino prestigio, donde todo se compra y se vende, el hombre se cosifica. Este fenómeno se está dando en la nuestra y no puedo menos que plantar esta alerta.

      • ...y mi beisbol?? dijo:

        …hacia referencoa a la ENCARTA por que se ha ido ¨sacando¨ o alejando a las personas de las bibliotecas/libros (como concepto de estudio, lectura, etc) para ir a consumir lo mas ligero, superficial que aparezca, …….nada q cualquier adolescente hoy prefier pasar horas en el WIFI (en redes sociales) o en un gimnasio que en una libreria….será q lo primero le resulta mas costeable que lo segundo???……

  • perico dijo:

    CREO el telefono no es un lujo, hace la vida moderna mas facil , nos permite mantenernos en comunicacion,hace nuestro trabajo mas comodo, las opciones nos permiten tener en un pequeño artefacto solucion a muchos problemas, en cuanto a la interrupcion de las llamadas en conferencias , hospitales es por no seguir las reglas de ponerlo como vibrador, o modo de reunion, o modo de vuelo que ni entra ni sale señal es cuestion de de ducacion, igual sucede en una Cena donde no se debe usar.

  • cadillac dijo:

    la era digital digital, llego para quedarse, tanto como los autos cambiaron al mundo como los aviones, asi es que hay que aceptarla, ver sus ventajas, minimizar sus desventajas y adaptarse al desarrollo tecnologico, sino a sombrerazos te caen en una esquina…

  • Ernesto dijo:

    Yo soy ingeniero informatico, graduado en el año, cuando aprendiamos a programar computadoras con un lapiz y un papel reciclado, hoy en dia los muchachos tienen laptops, tables, smartphones, y no se cuanta basura tecnologia mas, y no saben razonar, no piensan, son sumamente reproductivos y mecanicos,,,

    • Ernesto dijo:

      coincido 100 % tocayo, las nuevas tecnologías no son la panacea. Siempre seguiré abogando por el lápiz, el papel, el pizarron y por supuesto los imprescindibles libros.

  • José Ángel dijo:

    Reitero aquí mi criterio “recocido” sobre los smartphones: deben estar prohibidos en el aula si no participan en el proceso docente. Incluyo a TODOS los teléfonos. Su empleo desordenado es una fuente demasiado poderosa de distracción en el aula. Su empleo también debe estar terminantemente prohibido durante las evaluaciones, son una herramienta demasiado elemental para el fraude. Sin embargo, si son capaces de reproducir PDF’s, u otro tipo de fichero con el software apropiado, pueden ganar un lugar apropiado en el aula para brindar su apoyo cuando el mantenimiento insuficiente, inapropiado o la obsolescencia tecnológica no mantenida a raya hace que los equipos de apoyo simplemente desaparezcan como una pompa de jabón de las aulas especializadas. Me duele renunciar a años de trabajo en presentaciones mantenidas al día y enriquecidas al detalle con cada duda que salta en clase, en particular, cuando faltan los laboratorios ESPECIFICOS al alcance de todos los alumnos, o el transporte o las oportunidades para visitar esos lugares donde tal tecnología se emplea. Se me hace difícil de aceptar con tanta tranquilidad la renuncia al esfuerzo desarrollado para pasar todas las clases a formato electrónico, como se nos demandaba allá por el 2000. ¿Por qué aceptar tranquilamente AHORA que “la solución existente colapsó” ? En particular, cuando la cantidad de detalles que deben integrar los estudiantes de los años terminales de una carrera es TAN GRANDE, que una tiza blanca y una pizarra cuyos mejores años son cosa del pasado son simplemente incapaces de rellenar el bache intelectual con una expresión matemática complicada, y punto, a imaginar lo demás. Si es de una forma ordenada e inteligente, bienvenidos los smartphones a nuestras clases. De lo contrario, su lugar es el fondo de una mochila… o más lejos si fuera posible. Como colaboradores, bienvenidos sean, como “agentes del desorden”, no gracias, paso…

  • henryraul dijo:

    Por desgracia muchas aplicaciones para el autoaprendizaje profesional son dependientes de servicios y bases de datos internacionales que hay que consultar a traves de internet.

    Hoy la internet y la tablet son como el papel y el lapiz, los libros científicos en papel se van convirtiendo en un lujo o una rareza, para ello existe los libros electrónico en formato epub, Mobi, ect…, en fin, por desgracia el mundo ni ha esperado ni va a esperar por nosotros.

  • lona dijo:

    Perico, lo que es un lujo son los precios que hay que pagar, primero para comprar el smartphone y después para mantenerlo según las tarifas de ETECSA que nada tienen que ver con los salarios de la mayoría de los cubanos….¿o comes o tienes smartphone? Esa es la cuestión.

  • Bavaro dijo:

    Es como todo, la tecnología en sí misma no es mala, el problema es que se use adecuadamente y se respeten las reglas de disciplina vigente en cada lugar, que es de lo que más carece el cubano

    D – I – S – C – I – P – L – I – N – A

  • Néstor del Prado Arza dijo:

    Este asunto es de gran importancia y complejidad, pero no quiero dejar de comentar aspectos clave. Las TICs pasan muy rápido del hardware al software, pero ya más lentamente al orgware (organización) y mucho más lentamente y con alteraciones incluidas al humanware o socialware (capacidad para usarla civilizada y efectivamente). No por contar con un artefacto celular-inteligente o tableta de última generación aseguramos que se utilice bien.
    Es necesaria una nueva alfabetización informacional, con todas sus dimensiones, desde la ética-legal, hasta la operacional primaria. Los procesos de comunicación y de educación no deben frenar las posibilidades que ellas propician, todo lo contrario deben darle cabida, pero no para hacer los mismo que antes, se deben reconstruir esos procesos. La educación es un caso típico, un aula con disponibilidad de estos artefactos requiere repensar la manera de “dar clases”. Pero si el profesor es un inmigrante digital retrógrado no será de mucha utilidad en estas transformaciones. Disponer de información actualizada por los alumnos constituye un reto para el profesor, y demanda maestría pedagógica para jugar el rol de facilitador en lugar de la clásica clase unidireccional, en que los estudiantes son considerados almacenes de conocimiento, y no fábricas de conocimientos. Con otras connotaciones lo mismo sucede en cualquier campo de aplicación de estas fabulosas tecnologías. Tengo una especie de prueba ácida para comprobar la efectividad de estos artefactos. Ahora escribiré solo cinco componentes:
    • Resuelvo el problema o alcanzo el objetivo con mayor rapidez y calidad
    • Tengo la posibilidad de conservar lo que hago por si es necesario reconstruirlo
    • Los riesgos de deterioro, pérdida o alteración de la información son mínimos
    • Se puede aprender a utilizarlo con relativa facilidad
    • Si se rompe, ya la parte dura o la parte blanda se puede reparar pronto y bien

  • victor dijo:

    Uno de los temas importantes en este ambiente es incluso, el cambio al diseñar las preguntas.
    Algo de tipo “Cuál es la fecha de nacimiento de Fulano de Tal”, es resuelto fácilmente con un par de golpes de dedo sobre la pantalla del móvil. Pero, una pregunta del tipo “Qué representó Fulano de Tal para la historia de determinado suceso”, para responder lleva implícita una búsqueda de información, luego poner a pensar el cerebro y después expresarla oral o escrita.
    Algo similar sucede con “las tareas para la casa” donde el objetivo final es sólo revisar lo escrito, obviamente será resuelta por algún familiar. Pero si se varía el método y luego de que el estudiante entrega el trabajo, con independencia de quién lo ha hecho y entonces, el profesor solicita: haga un análisis de lo que está escrito en el papel. Así, en vivo y en directo, conlleva un cambio de mentalidad del profesor y un cambio obvio de actitud del alumno.

    • DigoYo dijo:

      Siguiendo por el camino de la tareas asignadas por los profesores:
      Creo que lo que se debe cambiar son los métodos de evaluación en general. Ya no tiene sentido ni que le mandes al estudiante a traerte la fecha de nacimiento de fulano, ni siquiera una valoración escrita del significado de la obra de fulano ya que ambas cosas las puede copiar y pegar desde cualquier fuente tanto online como offline.
      Se impone evaluar más “en vivo”, obligar al estudiante a demostrar en una exposición oral -que puede durar desde 30 segundos hasta 12 minutos- el dominio que haya adquirido sobre un tema.

  • Amaury II dijo:

    La tecnología es buena, facilita y humaniza la vida del ser humano, lo malo es el uso incorrecto que le puedan dar algunos por ahí.

  • lpozo dijo:

    Con todo el respeto que pueda merecer el señor Marc Prensky, no me gusta para nada el términos “inmigrante digital”, los inmigrantes, lamentalemente, siempre han sido vistos como seres humanos de tercera, el término “inmigrantes” es visto como un calificativo denigrante. En este caso específico me viene a la mente que lleva implícito el pensamiento: “Estos viejos decrépitos que no saben ni usar un simple celular”, lo cual no me parece para nada justo, pues si no fuese por las personas nacidas antes de los 80’s no existirían ni las computadoras ni los celulares inteligentes. Estamos hablando de un cambio de paradigma, un cambio de estilo de vida bien importante. Ciertamente considero de mal gusto que en medio de una reunión o conferencia aparezca de la nada y a todo volumen el tono de un celular con la última canción de reguetón. Es cierto también que las posibilidades y facilidades que brindan los teléfonos inteligentes son infinitas, pero todo debe tener su lugar y su momento, es una cuestión de respeto y de disciplina. Como mismo esto aparatos sirven para aprender, también sirven para desaprender, ya casi nadie hace un cálculo a mano, todos agarramos por el celular y a calcular, aunque se trate de 2 * 2. No es lo mismo dar pescado que enseñar a pescar.

  • Reynaldo dijo:

    Yo estoy haciendo mi trabajo de Diploma sobre el mal uso de los adolescentes en las redes sociales que de cierta manera tiene relación con este tema tratado en el día de hoy , y es cierto que, los nativos digitales hoy en día no hace más que,mantenerse al tanto de lo que sucedes en las Redes Sociales como en Facebook Twitter y en otras,pero lo que nos preocupa más de esta temática es como hoy en día, estos dispositivos digitales ya se han adueñado de lo cotidiano porque es como “un miembro más de la familia”. si alguien tiene alguna opinión acerca de como ven reflejado El Mal Uso del Lengua de los Adolescentes en las Redes Sociales..por favor haganmelo llegar a esta dirección de correo , me va a aportar mucho su comentario ..
    reynaldo-lopez@fh.uho.edu.cu

  • Mayte dijo:

    GRACIAS MIL POR EL ARTICULO! CREO COMO UD QUE EN VEZ DE ATACAR A LOS TELEFONOS INTELIGENTES DEBERIAMOS APRENDER MAS SOBRE SU USO, Y APROVECHARLOS A NUESTRO FAVOR. TUVE LA AMARGA EXPERIENCIA DE ESCUCHAR A UNA PROFESORA DE LA SECUNDARIA DE MI HIJO HABLAR HORRORES SOBRE LOS TELEFONOS CELULARES, PUES PARA ELLA COMO EN SU EPOCA NO EXISTIAN AHORA TAMPOCO HACEN FALTA…. Y REALMENTE ES INCREIBLE TODAS LAS APLICACIONES QUE AYUDAN AL ESTUDIANTE E INCLUSO A CUALQUIER PERSONA EN LA VIDA COTIDIANA, ESTUDIE TODA MI VIDA Y TODA MI CARRERA SIN LA PRESENCIA SE LOS TELEFONOS INTELIGENTES, PERO IGUAL HABIAN MILLONES DE FORMAS DE DISTRAERSE EN CLASES, LOGRAR QUE EL ALUMNO APRENDA, ESTUDIE Y DOMINE EL CONTENIDO DE UNA ASIGANTURA, UTILIZANDO EL RAZONAMIENTO LOGICO SIEMPRE DEPENDERA DE LA HABILIDAD DEL PROFESOR Y LA INTELIGENCIA DEL ESTUDIANTE Y SU INTERES EN APRENDER, NO DE TENER O NO UN TELEFONO, COMPUTADORA, TABLET ETC, ASI QUE BIENVENIDA LA TECNOLOGIA EN LA EDUCACION, CLARO QUE COMO TODOS LOS INVENTOS DEL SER HUMANO AL PRINCIPIO SIEMPRE TENDRA MUCHISIMOS DETRACTORES, SALUDOS

  • preocupado dijo:

    pienso todos los extremos son malos, es una falta de respeto y ética que un móvil suene en medio de una conferencia o algo así, para eso ellos tienen la posibilidad de solo vibrar, si eso ocurre la culpa es del usuario, no de la tecnología.

    es innegable la cantidad de ventajas que puede tener un móvil, aun con nuestros limitados servicios para esa tecnología, ahí se puede desde tener un mayúsculo libro de medicina, hasta grabar una importante conferencia de un eminente profesor o fotografiar una interesante diapositiva de una presentación, sin contar las alertas de tareas pendientes, no hablo de las innumerables aplicaciones medicas a las que se puede acceder por Internet para mantenerse actualizado, por ejemplo vademécum internacional por solo citar una, porque eso para los cubanos es una utopía, incluso el día que aparezca Internet en los celulares cubanos sospecho que los precios que tendrá no lo podrán pagar lo profesionales cubanos, sera para los comerciantes, que al final es una inversión mas en su negocio que le rendirá ganancias.

    nunca se puede ir en contra del desarrollo, porque es como un tsunami que de todas formas te pasara por encima, pues el mundo no va esperar por cuba para desarrollarse (por suerte), ni es justo que se lo pidamos.

  • Carlos, el de Holguín City dijo:

    Sigo diciéndolo: los teléfonos se hicieron para hablar, para comunicarse. El móvil, para brindar esta facilidad en lugares y condiciones donde no puedes usar un teléfono tradicional o “fijo”, como mal se les llama.
    Para mí, nacido en el 77, en el período “fronterizo” de la revolución digital, esta tiene otro sentido. Desde los 10 años tuve el privilegio de estar frente a una PC, y hoy, luego de 28 años de contemplar el desarrollo acelerado de la informática y la electrónica, lamento muchísimo ese derroche de tecnología concentrado en un adminículo tan innecesario como un teléfono. Nada justifica ese caudal de poder de procesamiento y de almacenamiento en un dispositivo que trae aparejadas más molestias que necesidades satisfechas. Mi problema, como ven, no es con los posibles beneficios del smartphone: es con el teléfono celular. Usen tablets, laptops, PCs de escritorio… pero no abusen de ese medio que Marconi desgraciadamente trajo al mundo en esta Isla. De más está decir: ni tengo, ni tendré ninguno. Gracias a ello, tengo intimidad, vida personal y tranquilidad garantizada…

  • Reyomar dijo:

    La tecnologia no pide permiso , no hay que temerle , lo que hay es que educar su uso

    Vi un video donde discute la posibilidad de prohibir la entrada con telefono celular al famosos teatro Broadway de NY a partir de la interferencia de actuaciones por el timbre de telefonos , hasta se muestra un joven que sube al esceanrio cruzando entre los actores para conectrar su telefono a una toma electrica , pues estab falta de carga
    Tengo un celualr en al mesa de noche como si fuera uan extensión del fijo , solo cojo la llamada si es uno de mis dos hijos Gracias a ello, tengo intimidad, vida personal y tranquilidad garantizada…

  • Jorge Pereira dijo:

    Sin conexión WIFI a Internet gratuita y de banda ancha, el papel de los equipos móviles es cero en la educación.
    Crear infraestructuras que soporten las nuevas tecnologías es lo primero. Si todas las escuelas, colegios y universidades no cuentan con conexion gratuita a la Red, repartir equipos moviles es inutil y bastante ingenuo.
    Luego, hay que crear sistemas educativos en la Web de la Internet, que se ajusten a las necesidades culturales de cada lugar.
    En castellano, en la Web, existe poco o nada de valor para educar. Para niños no hay nada.

Se han publicado 25 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Julio César Hernández Perera

Julio César Hernández Perera

Médico cubano. Especialista de II Grado en Medicina Interna, Doctor en Ciencias Médicas, Profesor Titular.

Vea también