Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Crónica escatológica

| 98

cabezal amaury perez columna cronica de amaury grande

Tenía 23 años cuando viajé por primera vez fuera de Cuba en 1976. Hasta ese momento lo más lejos que había llegado era a nuestro Santiago. Fue una gira de dos meses de duración y que incluía a Polonia como primer país, Bulgaria como segundo y por último España. La delegación criolla la conformábamos Sara González, Pablo Milanés, y el grupo de Experimentación Sonora del ICAIC del que ya formaba parte como intérprete después de haber sido utilero y asistente de sonido desde 1972.

Recuerdo el vestuario: pantalones de muselina azul claro, camisa a cuadros, un abrigo primaveral —¡en pleno invierno europeo!—, todo prestado por amigos, y un par de calzoncillos blancos, marca Varadero, adquiridos en una tienda para viajeros llamada eufemísticamente “El Louvre”. De más está comentar que estuve a punto de morir congelado durante toda la gira. Tuvimos cierto éxito, no lo voy a negar, pero las presentaciones no dejaban de tener un tono hilarante, algunas veces con una siniestra comicidad, porque antes de entonar cada canción, en Polonia y Bulgaria, un traductor hacía la traslación al idioma nativo de los textos de nuestras canciones. Ahí supimos que Pablo Milanés en polaco, o en búlgaro, sonaba algo así como Pabblita Milannessa y yo Amaurozzca Perezzosca por solo señalar un par de ejemplos.

Moría por ver la nieve, eso es algo con lo que todos los caribeños soñamos alguna vez, y estando en un puerto de montaña polaco llamado Sakopane, en medio del concierto, se produjo el milagro del alumbramiento celestial. Mientras el grupo interpretaba un instrumental del inolvidable Emiliano Salvador llamado “¡Anda, Lucía!” Sara me dice: “¡Mauro, mira por la ventana, está nevando!”.

Me emocioné tanto ante el bello espectáculo invernal que —vaya usted a saber por qué— se aflojaron mis tripas y le susurré a Sara: “¡Gorda tengo que ir al baño!” “¡No puedes! —gritó ella—. ¡Faltan nada más tres minutos para que cantemos el final con Cuba Va!”.

Las súplicas de Sara y su grave advertencia no fueron escuchadas por mí, que ya corría escaleras abajo en busca de un baño. Lo encontré, pero en el pórtico del mismo, sentada como toda una matrona, una fea, gruesa y barbuda anciana polaca blandía en sus manos un rollo de papel sanitario que no estaba dispuesta a proporcionarme si no le abonaba las correspondientes monedas.

Como no tenía dinero me vi obligado a hacer mis necesidades a como diera lugar y ya pensaría de qué manera resolvería el pequeño detalle de la higiene posterior. Una vez satisfechas las urgencias, pensé: “¡el calzoncillo!”. Resolví con éste el problema y como, además, en el sanitario no había ni un cesto, porque también por ese había que pagar, me trepé a un altísimo ventanal y arrojé mi deshonrada prenda al viento, despidiéndome de ella para siempre. Volví al escenario justo a tiempo y el concierto terminó felizmente.

Cuando abandonábamos el recinto, sentimos un barullo en el lobby del teatro. Un grupo de espectadores horrorizados rodeaba a otra rolliza anciana que, con unas largas pinzas de madera, utensilio acompañante de las lavadoras Aurica, sostenía, como una bandera, un fétido calzoncillo, y que, en un lenguaje incomprensible para nosotros, aullaba indignada. El calzoncillo, a decir verdad, cortaba el aire con movimientos perturbadores.

El bajista y director del grupo Eduardo Ramos le preguntó al traductor: “¿Qué ocurre?”. A lo que él respondió: “¡Dice la señora que un calzoncillo cagado cayó en su jardín!”. Eduardo, con prestancia y dignidad, negó rotundamente que fuera nuestro, a lo que la histérica polaca respondió señalando la etiqueta del calzoncillo: “¡¡¡Cubinski, Cubinski, Varraderrro!!!”

Ante tal irrefutable evidencia, salimos despavoridos entre la multitud.

Una vez en el hotel, Eduardo, muy molesto, nos reunió y preguntó: “¿Quién fue?” Recibió una negativa rotunda y colectiva por respuesta. Nos fuimos a dormir. Yo compartía habitación con él y me dije: ”No me quito los pantalones hasta que no se duerma”. Pero insistió: “¿Vas a dormir con ropa?”. “Sí, tengo mucho frío” le respondí nervioso. “¡No me jodas, Amaury! ¡Fuiste tú, coño!” me increpó.

Descubierto y avergonzado, me metí desnudo entre las cobijas.

Esta anécdota me acompañó durante toda la gira… y el resto de mi vida.

Amaury Pérez en una grabación de 1979, “Hacerte venir”

Se han publicado 98 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • nonchi dijo:

    Amauri hoy he reido como nunca habia hecho en las ultimas semanas ,,gracias por tu anecdota tan de buen humor.
    Un abrazo grande.

    • Raulito dijo:

      Como cambian los tiempos, gentes…

    • Alioth dijo:

      jajajaja…..no puedo parar de reir con la imagen mental de la mujer con el calzoncillo ondeante jajajaja…….

      • Andro dijo:

        He reído como todo un niño con esta crónica. Me tropecé con ella de casualidad, porque no sabía que Amaury hacia este tipo de trabajos. Hoy me he leído una gran parte de ellos (creo que todos) y de verdad no sabía que se podía disfrutar tanto una crónica como si la estuvieras viviendo.
        La prosa es tan locuaz que te adentra en la historia como si la estuvieras viendo. Grandiosa, magnífica, solo me queda darte las gracias por este momento y nunca dejes de compartir con nosotros estos momentos.

  • Lupe María dijo:

    ¡Al fin te decidiste a publicar tus crónicas! ¡Que maravilla, yo era tu fiel lectora cuando estabas en Facebook y ahora lo seguiré siendo en Cubadebate! Te seguiré cada sábado. ¿Será cada sábado verdad?
    Gracias. ¡Como me he reído!

  • Pauo dijo:

    Con anécdotas similares a esta gocé con un concierto de Amaury en el Teatro Heredia, por allá por 1995 o 1996…

  • Felicia DM Padron dijo:

    Si, suceden cada cosas como esas que nos comparte Sr. Amaury,
    Las veces que tuve que salvar mi situacion con hojas de platanos secas en los platanales de la escuela al campo en Provincia Habana, Cuba!

  • Felicia DM Padron dijo:

    Me olvide, disculpen…..
    Lindo tema este suyo Sr. Amaury!

  • Sergio dijo:

    jajajajajajajaja, volao AMAURY. Not e preocupes, ya sabes que todos hemos COMETIDO ALGUNAS, y yo no tuve que ir a POLONIA para hacer una parecida, por la CEGUERA deben haber aún algunos VESTIGIOS jajajjajajja, pero esa me la sé yo y nadie más.

    Buffff

    Un abrazo

  • Jose Manuel dijo:

    Amaury, soy vicedirector de asistencia medica de un hospital y se podra imaginar la carga de trabajo y stress que conlleva, acabo de leer su cronica escatologica y hacia rato no me reia con un articulo, incluso ni con ningun espectaculo ¨humoristico ¨,me recordo las cronicas de Enrique Nuñez o Alberto Luberta, por supuesto no comparo, gracias por esta cronica

  • Ralph dijo:

    Amaury nos has hecho reir a todo el que leyo hoy en la mañana tu ocurente comentario.
    Te insisto que debias organizar si las tecnicas de la television lo permiten que en tu magistral programa de con 2 que se quieran 2 hagas de locutor y de entrevistado (invitado) pues en tu extensa carrera tienes muchas cosas interesantes que contarnos que a tus fans les gustaria escuchar de tu propia voz. Gracias y Felicidades por ser tan versatil.

  • Victor SA dijo:

    Que interesante y necesario Amaury, que se editara un libro con tus crónicas, deben ser interesantes y hasta cómicas como esta que nos cuenta escatológicamente hablando, me he reído de maravilla; sobre todo porque eres muy querido y admirado por este pueblo y no solo por ser el hijo de Consuelito que ya es mucho decir, sino porque te lo has ganado con tu talento y versatilidad. Gracias por regalarnos de vez en cuando, algo de ti.

  • george dijo:

    Amaury que manera de reirme con esa cronica, espero que cada semana sigas publicando en cubadebate, felicidades te deseamos desde guantanamo….

  • Albert95UO dijo:

    ajajjajajja waooo Amaury de veras eso fue algo insólito , muy buena la crónica , me hizo reir cantidad jajajjaa

  • Moringa dijo:

    Que cómico Amaury…! muy gracioso lo que te pasó. Sabías que en la actualidad en nuestros baños también tenemos polacas o como quieran llamarles, vendiendo la mitad de una hoja de periódico?.

  • ojeda 55 dijo:

    Amaury, he reido tanto a solas leyendo tu cronica que ademas de salirse mis lagrimas de tanto reir llame a mi familia que no tiene la posibilidad de tener una PC y menos aun acceso a este medio y se la lei por telefono y todos volvimos a reir como pocas veces se puede hacer sanamente, Yo vivo en Morón y mi familia y Yo te adoramos, como ya dijeron, no por ser hijo de la persona mas querida aqui, si no porque te lo has ganado con creces. Un abrazo de otro cubano como tu. Saludos.
    Maximo.

    • MG dijo:

      Máximo recibe un fuerte abrazo para ti, para toda la familia y los vecinos desde Guinea Ecuatorial. Los extrano y recuerdo a todos. Escríbeme a jcmglez@gmail.com. Saludos, Julio César.

      PD: Muy cómica la anécdota de Amaury, me hizo recordar algunos de nuestros vecinos, jajajaja.

    • MG dijo:

      Máximo, recibe un fuerte abrazo para ti y toda la familia desde Guinea Ecuatorial. Saludos a los vecinos. Escríbeme a jcmglez@gmail.com.

      He disfrutado también muchísimo con la anécdota de Amaury.

      Cuídense mucho….

      Julio César.

  • Alvaro Alva dijo:

    Amaury Pérez Vidal demuestra con esta bien escrita crónica que tiene mucho para brindarnos cuando se remonta al cercano pasado. Comprendo a los que dicen que debería coleccionarlas (de tener mas crónicas como esta y sino que las escriba) en un volumen… Pero mi consejo a Amaury seria: NO. No lo haga nunca antes de publicarlos, uno tras otro, poco a poco, por entrega. Dentro de la abrumadora seriedad de Cubadebate tonos, temas y palabras como las de Amaury son como gotas de agua fresca.

  • ActionJackson dijo:

    Las personas de inteligencia excepcional y vida plena, como Amaury Pérez, suelen tener este sentido del humor tan agudo.
    Me he reído mucho y quisiera que mucha gente que conozco que nunca se sientan frente a una computadora (mucho menos se conectan) pudieran leer esto y reírse de lo lindo, como yo.
    Gracias, Amaury.

  • RobertoB dijo:

    A casi todos los que tuvimos la oportunidad de salir del pais en esos anos, vestidos con la ropa que nos vendian en la tienda de Galiano y sin un centavo en el bolsillo nos sucedieron cosas que son para escribir un libro anecdotario.

  • curiosa dijo:

    ¿Qué significa la dirección de correo electrónico en el montaje de la portada de la crónica?

    • Rosa Miriam dijo:

      Bertha curiosa, significa que el que quiera escribir a Amaury o a Cubadebate, puedo hacerlo a través de esa redacción electrónica. Saludos

      • curiosa dijo:

        Muy agradecida, Rosa Miriam, por su gentileza en responderme personalmente. Me parece una idea muy buena la del correo porque en ocasiones como usted sabe, los foristas tenemos dudas y necesidades que un intercambio con el editor o el autor del trabajo publicado puede solucionar. También le agradecería que usara el nick seleccionado en esta ocasión y no mi nombre, el cual no empleo por lo general en Cubadebate. Saludos cordiales,
        curiosa satisfecha

  • Amaury Pérez Vidal dijo:

    Siempre pensé publicarlas en un libro. Tengo escritas más de cien. Unas conservan la leve comicidad de lo vivido y otras, las menos, sencillas emociones.

    Ninguna editorial se interesó y mi amiga la periodista Rosa Miriam Elizalde me propuso publicarlas en éste, nuestro sitio. Acepté sin pensarlo dos veces.

    Asaltarán el ciberespacio cada sábado.

    Todas están dedicadas a mi maestro y amigo, el cronista por excelencia, Enrique Núñez Rodríguez, quien desde hace mucho me alentó a escribirlas para que no se las llevara el viento y las estaciones.

    Tengo poco tiempo ya saben por qué, pero cumpliré el encargo semanal con disciplina y gozo. Es hermoso recordar y compartir.

    Gracias por leerme y por los comentarios tan generosos que me dedican. El mayor premio.

    • palmiriano dijo:

      Hola Amaury de nuevo te escribo porque mi esposa que es una fiel lectora de Enrique Nuñes Rodríguez y me dijo que te escribiera para preguntarte de por qué no publicabas la foto de tu padre que tanto mencionas en espacios y tu propio programa Con 2 que se quieran 2 que también soy una fiel televidente, y quisiera saber quién es, y si fue de la televisión bueno esperemos que lo hagas, saludos Amaury.

  • Billy dijo:

    Amaurys, al tener la oportunidad de leer algo de tus crónicas, encuentro en ellas huellas de pureza de un genuino cubano en su forma más llana, al expresar en un lenguaje entendible lo ocurrido en dicha gira. Ajustándose a cualquier lector sin distinción de niveles de interpretación, al relatar para nosotros una anécdota tan difícil de redactar por estos medios y con el cuidado que lo haz conseguido, al expresar este singular crónica de un viajante por otros sitios del mundo. En mi modesta opinión consigues ser el amigo, socio, hermano que ni siquiera pudiera conocer, pero entregas aquí y en cada programa puesto en TV casi no me pierdo.

  • Henry dijo:

    Gracias Amaury. una pregunta: será habitual esta sección aquí en CUBADEBATE? anda embúllate y haznos ese regalo a los que te admiramos y respetamos

Se han publicado 98 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Amaury Pérez Vidal

Amaury Pérez Vidal

Cantautor cubano. Fundador de la Nueva Trova. Ha conducido varios espacios exitosos en la televisión nacional. Ha escrito varias novelas y poemas.

Vea también