Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

La Batalla de Árgel

En este artículo: Argelia, Cine, Cultura, Francia, Historia, Sociedad
| 3

La-batalla-de-Argel

La Batalla de Árgel a partir de su aparición en 1966 causó un gran impacto, por su temática anticolonialista y su estilo cinematográfico. Filmada en blanco y negro, en un estilo semidocumental  transmite con gran fuerza expresiva la lucha de los combatientes argelinos, ocupando un papel relevante la población, y la legendaria Casbah.

Francia, que era entonces una potencia colonial. Empleó todos los medios para impedir la liberación de ésta, su más preciada joya en su otrora vasto imperio colonial. ¿Por qué Árgel? Desde 1830 Francia, por su importancia, le dio el estatuto de Departamento de Francia. Cientos de miles de franceses vinieron de Europa y se asentaron en este territorio africano, apoderándose de las riquezas de este país con costas mediterráneas. Francia no desarrolló a los argelinos, explotaron su territorio y reprimió a la población sistemáticamente.

En 1954, mientras a otros territorios bajo el dominio de Francia le otorgaban la independencia, a Argelia le fue negada esa posibilidad por la vía pacífica y comenzó una larga y sangrienta guerra de liberación que terminó en 1962.

Francia tuvo que ceder, el General Charles de Gaulle, con su inmenso prestigio político y militar intervino para que Argelia fuera libre, lo cual le concitó el odio de la derecha francesa que como veremos en otro trabajo y en otra película: Chacal, hizo todo lo posible por asesinarlo.

La guerra de liberación argelina fue una batalla que abarcó no solo el territorio de Árgel sino que tuvo gran influencia en la Metrópolis Francia y en todo lo que se llamaba tercer mundo que iniciaba un fuerte movimiento libertario.

El filme se estrenó en 1966 dirigido por el italiano Gillo Pontecorvo y con la participación del joven Estado argelino que propició todo el apoyo para hacer el filme.

Para comprender el empecinamiento de las fuerzas de derecha francesas, hay que hacer un poco de historia. El Ejército francés tenía unas unidades de élite: Paracaidistas y tropas de asalto, que se suponían invencibles.

Estas tropas élites sufrieron un gran descalabro en Viet Nam, otra de las joyas de su imperio. En una batalla célebre, que fue seguida por los medio de difusión de todo el mundo, el ejército descalzo, cómo llamaban a los vietnamitas seguidores de Ho Chi Min, sorprendieron y cercaron a estas tropas élites en un sitio llamado Dien-Bien-Pu. Durante días y semanas se prolongó el combate en el que los vietnamitas hicieron prodigios con su estilo de guerra irregular que derrocaría no sólo al imperio francés, sino muchos años después al norteamericano.

La derrota de Dien-Bien-Pu fue muy publicitada en los grandes medios de información franceses. Después de perder Viet Nam y sufrir la derrota humillante de las tropas especiales y los paracaidistas que se dieron en llamar “paras”. Este odio por la humillación sufrida lo llevaron consigo a Argelia.

A medida que avanzaban los combates y se evidenciaba su impotencia y derrota, esta fuerza de élite se degradó completamente y comenzaron a aplicar masivamente medios de tortura. Un libro: “La Tortura” de Henri Alleg, conmovió profundamente la opinión pública francesa.

Era una guerra insostenible para la mentalidad tradicional francesa. La izquierda comenzó a ayudar desde la Metrópolis a los argelinos, convirtiéndose la guerra en una lucha anticolonialista donde muchos franceses de la Metrópolis también fueron reprimidos.

Pero concentrémonos en el filme, como decíamos fue filmado en blanco y negro con una fotografía que mostraba duramente los contrastes. No es un filme realizado en el estilo de ficción, con planos, contraplanos y actores profesionales.

La película se centra en un personaje: Ali La Pointe, legendario luchador que representaba el vasto movimiento insurreccional que tenía como escenario la propia ciudad capital: Árgel.

La Casbash jugó un papel importante en el filme, este es un barrio con una construcción típica de la cultura árabe. Aquí no vivía ningún francés, solamente las tradicionales familias nativas, sus pequeñas calles y su geografía complicada era el marco ideal para las acciones clandestinas. Los franceses nunca pudieron ocupar la Casbash y se limitaron a custodiar los accesos con tropas fuertemente armadas.

Varias secuencias del filme son antológicas. En una las protagonistas son las mujeres árabes que vestían su atuendo tradicional y eran objeto del mayor desprecio por parte de los colonialistas. Para apoyar una acción insurreccional y poder salir de la Casbash, el filme nos muestra cómo un grupo de muchachas se disfrazan, cambian el vestuario tradicional árabe por ropas occidentales, se pintan hasta parecer no árabes. Este grupo de muchachas, bellísimas por cierto, llegan a las entradas custodiadas, se sonríen con las tropas y éstos las dejan pasar.

Otra secuencia inolvidable es cuando en la noche, en la Casbash ocupada se escucha el sonido típicamente árabe que emiten las mujeres con un movimiento de la boca y la lengua. Este es un sonido ancestral que en esta película juega un gran papel como forma de comunicarse y también de expresar el dolor. Ali La Pointe es cercado, pero para ser atrapado vende muy cara su vida. Esto entusiasmó a la población francesa que vivía en el país: un millón de colonos que se habían apoderado de la colonia.

Como sabemos, los argelinos tuvieron que pagar un altísimo precio por su independencia, se afirma que un 15 por ciento de la población argelina fue masacrada por los franceses. Hasta que logró su independencia el 5 de julio de 1962.

Pero aunque no es parte de esta película, quiero contar lo que pasó después y que daría origen, primero al libro y después a la película Chacal.

Un millón de franceses tuvo que regresar a Francia. La derecha y las fuerzas más retrógradas, no se consolaban con la pérdida y el achacaban al General Charles de Gaulle que fue el Presidente que propició el fin de la guerra.

Los antiguos “paras”, licenciados del ejército, se unieron con fuerzas de derecha en el país y en su delirio fascistoide pensaron que eliminando físicamente a De Gaulle volverían al poder, no comprendieron nunca que los tiempos habían cambiado. En la propia Francia era un hecho consumado que ya el país no era una potencia colonial y tenía que ajustarse a los nuevos tiempos.

La Argelia socialista avanzó al principio con muchas dificultades porque los colonialistas no formaron profesionales ni personas capaces de dirigir un país, tuvieron que aprender sobre la marcha.

Hoy, Argelia es un país independiente de tendencia socialista que apoya otras causas justas como la de los palestinos. La cruenta batalla de Argelia rindió sus frutos. El filme La Batalla de Árgel, ganó el premio del Festival de Venecia de 1966, ha sido exhibida en todo el mundo, y en nuestro país tuvo una gran difusión. Quien ha visto esta película no puede olvidarla.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Giraldo Mazola dijo:

    En efecto el film es impresionante.
    Cuando como embajador llegué a Argelia en 1974 con ese criterio conocí que no era compartido por muchos argelinos.
    En primer lugar porque las fuerzas revolucionarias del FLN consideraban que el esfuerzo pricipal para la derrota del colonialismo francés se debía centrar en la lucha guerrillera a través de los varios frentes en los que se combatía y no en el marco estrecho de una ciudadela La Casbah, donde los combatientes, por muy audaces y valientes que fueran, serían exterminados.
    Consideran que fue una decisión errónea desde el punto de vista militar porque eligieron para pelear el terreno favorable al enemigo.
    En segundo lugar porque uno de los actores principales era a su vez uno de los protagonistas de aquellos combates y existían dudas de su integridad en la prisión. Era como si la película Clandestinos nueestra tuviese como actor principal a un Armando Cubría, que tuvo responsabilidades importantes en la lucha armada de la capital pero cuya actuación ulterior haciendo declaraciones contra el Che, evitó que lo torturaran y luego traicionó. A los habaneros no nos gustaría verlo como actor en una película sobre los combates en La habana y resaltando además exageradamente el papel que jugó entonces.
    Hay otros comentarios que no comparto pero que existen y es que ellos consideran que en efecto Alí es una figura prominente de aquella gesta pero que hubo decenas de miles de argelinos que combatieron y murieron y no fueron personas de una conducta violatoria de los principios islámicos como él que se vinculó en una etapa con la prostitución, fue proxeneta, etc.
    No obstante todo ello, creo que la película en su conjunto le da una connotación estelar a la lucha del pueblo argelino por su independencia

  • Eduardo dijo:

    Existe una biografía de Charles de Gaulle de autor soviético donde un secretario del biografiado le alerta muy preocupado de que el Jefe de los paras en Argel ha proclamado que invadiría Francia para ajusticiar al Presidente francés cuando conoció que De Gaulle pensaba que a Argelia debía concedérsele la independencia. Cito de memoria: “No lo hará. No tiene agallas. Si esas palabras vinieran de Fidel Castro sí me preocuparía”

  • Marino dijo:

    Para mí, con todo el respeto que le tengo, esa no es una película anticolonialista, sino todo lo contrario. Esas bellas jóvenes a las que se refieren eran lo que hoy conocemos como terroristas. Iban a poner bombas para matar a personas , que aunque indiferentes, eran inocentes. Nunca se me olvida una frase del líder de la resistencia que dice “dennos ustedes los aviones y las bombas y nosotros le damos las cestas ” (más o menos). Esta es la antesala de la justificación del terrorismo que hoy tenemos en el mundo. Para mí, es una de las películas más reaccionarias que he visto y la verdad es que he visto unas cuantas, aunque es una muy buana película para entretenerse..

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Torres

Miguel Torres

Miguel Torres, reconocido director de Cine y de televisión cubano, fue un connotado realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano. Ha sido profesor de la Escuela de Cine y de Televisión, tiene en su haber varios largometrajes y decenas de documentales.

Vea también