Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Al Pacino y Serpico

En este artículo: Al Pacino, Cine, Cultura, Sociedad
| 9

serpico-1Al Pacino pasó a la historia del cine por su magistral creación del personaje de la película El Padrino, decimos creación porque en realidad el actor creó un personaje, estudió la época, los vestuarios, las acciones físicas, y siendo un hombre de baja estatura, y complexión física delgada, El Padrino Michael Corleone, deviene un personaje peligroso.

Este joven que regresa de la guerra con una muchacha, viola con eso un principio de su familia mafiosa italiana, cuya tradición exige casamientos entre las “familias”. Los Estados Unidos donde viven y han hecho su fortuna no es considerada su patria, pues ésta se encuentra, en todo caso, en la lejana Sicilia.

El ascenso del más joven de los Corleone, que es el menos típico mafioso en sus inicios, hasta que sacando un monstruo interior, asesina a un jefe de policía y a un mafioso rival, a la luz pública en un restaurant poco frecuentado. Fue una ejecución a sangre fría, y abandona el lugar tranquilamente. Esto es todo una muestra de gran actuación porque convierte a su personaje, de un joven norteamericano medio, en un imponente jefe mafioso La secuencia del asesinato está realizada al ritmo del que sería un capo mafioso por supuesto no podemos olvidar la mano maestra de Francis Ford Coppola en ésta, su primera gran película.

Para poner en escena una secuencia como ésta, de tanto impacto emocional y tan sorpresiva, se necesita una comunicación fluida entre actor y director, teniendo en cuenta además que en esta época, antes del video, se filmaba con grandes y pesadas cámara y seguramente la secuencia se filmó en plano y contraplano, lo que lleva a que actor y director conserven la emoción sin importar las necesarias paradas.

Otro ejemplo de la filmografía de este actor lo es Perfume de Mujer, una versión de la obra con el mismo título, realizada por el mejor cine italiano. Parecería que la versión norteamericana sería un remake segundón. Pero no fue así porque el protagonista seria el muy experimentado y talentoso: Al Pacino.

Quizás antes de empezar el filme, surgirían muchas interrogantes porque contrariamente al personaje de El Padrino, éste antiguo oficial ciego, es un perdedor. En esta película que es una verdadera joya, nuestro actor toma las acciones físicas de un ciego: cómo se mueve, cómo maneja el bastón, cómo camina cómo lleva las relaciones con un inesperado lazarillo.

La película es absolutamente convincente y apasionante, y me voy a referir a una secuencia que en mi opinión es un clásico: me refiero al tango que el ciego baila con una joven que no sabe bailar. Los pasos del baile son exactos, y las acciones físicas más sutiles como la forma en que el ciego toma del talle y las manos a la joven para emprender el bailes son indiscutibles, la cámara en algún momento nos muestra el rostro del actor mientras baila: está en el rostro de un ciego, y es sin dudas una de las grandes interpretaciones no solo de Al Pacino, sino del cine contemporáneo.

Serpico, fue otro de los personajes de este actor, en una película exhibida recientemente en la televisión cubana, nos ha inspirado este recuerdo del gran Al Pacino porque el film mencionado es una obra de 1973, y aquí vemos a un Pacino muy joven en una trama que se ha hecho habitual en el cine norteamericano: la corrupción policial.

En esta incursión temprana en el cine, Al Pacino contó con la dirección de Sidney Lumet quien también comenzaba su carrera en el cine, Lumet provenía de la televisión donde alcanzó notoriedad al realizar la primera película cinematográfica pensada en términos televisivos, me refiero a Doce hombres en pugna un clásico. Anoto el hecho porque en este filme se unirían un actor y un director jóvenes que harían historia en la cinematografía.

En Serpico, Al Pacino, joven delgado con el pelo largo que no imaginamos como El Padrino. En esta película interpreta a un joven policía honesto que no participa en la corrupción policial y por tanto vive conflictos con policías y autoridades que deben velar por el desempeño honesto de las fuerzas del orden.

Nuestro personaje es amigo de la acción y de la calle, por lo que solicita trabajar de encubierto, vestido de civil, recorriendo las calles. Le asignan un policía y un auto, en el que circulan por barrios de delincuencia y droga. Para sorpresa de Serpico, su compañero policía, lo que hace es recoger el dinero que pagan los delincuentes para sobornar a la policía, Serpico no acepta compartir el botín y sus colegas comienzan a eludirlo. Le dan una nueva asignación en un barrio con más delincuentes y más dinero, pero Serpico sigue sin entrar en el negocio.

Se muda a un pequeño apartamento con un perro, y comienza un romance con una muchacha, y transcurren secuencias donde la ingenuidad juvenil lleva al joven policía a compartir su vida al ritmo de otros jóvenes.

Serpio se convierte en un caso peligroso para los policías corruptos quienes tratan de convencerlo, pero deciden repartirse las ganancias que le tocarían a Serpico entre los demás.

Aparece en escena un hombre mayor que se presenta como un funcionario y religioso que investiga la policía, Serpico ingenuamente le da datos y nombres.

El final de Serpico se aproxima porque filtra algunas noticias a la prensa, el señor que se supone un investigador, reclama a Serpico con fuerza y dice una frase que lo define todo: “nosotros en la policía limpiamos nuestra mugre”.

En resumen se filtra o se hace público lo que todo el mundo sabe y guardan silencio. El final de Serpico, por tratar de ser un policía honesto está dado al principio del filme: Serpico es herido de gravedad y termina así su carrera.

Este filme sin grandes escenarios, ni grandes actores, es una película que se deja ver con agrado. Para los cinéfilos es una curiosidad ver a este Al Pacino justiciero. ¿Qué diría de esta película Don Corleone?

Guardar

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Preocupao dijo:

    He visto los tres filmes, y la verdad que es un banquetazo la actuación de Al. Coincido con usted, la actuación en secuencia del baile en Perfume de Mujer es exquisita, sobre todo la expresión del rostro del actor. La verdad que quisiera tener una copia digital del ese filme, para verla una y otra vez . Serpico es punto y aparte. Fue una historia real, y el filme está basado en el libro de Peter Maas sobre la historia de ese policía. Todo un suceso el escándalo por el nivel de corrupción en que estaba involucrada la policía, aceptando dinero del crimen organizado, que provocó la mayor reestructuración del departamento de policía de Nueva York cuando gracias a las denuncias de Serpico salió a luz ese fenómeno. Lo que más me llamó la atención fue el hecho que Serpico tuviese que preocuparse más por sus propios colegas que por los criminales que perseguía.

  • micky dijo:

    PACINO ES MI ACTOR FAVORITO. NO SOLO SE DISFRUTA EN EL CINE, SINO EN EL TEATRO PUES ES UNO DE SUS FUERTES. QUIEN LO VOY EN EL REY LEAR, NO PUEDE OLVIDARLO JAMAS. ES UN ACTOR DE PRIMERA COMO LO SON LA STREEP Y DE NYRO.

  • Hector Pupo Velázquez dijo:

    Leí el libro y vi la película, muy buena por cierto.

  • Linda dijo:

    Excelentes filmes los tres. Al Pacino, inmenso en todos, pero lo prefiero en Perfume de mujer.

  • shkval dijo:

    hola

    en la boda de la hija de vito corleone hay una maxima de este donde dice, el hombre que se aleja de su familia, nunca llegara a serlo.

    saludos cordiales

  • sachiel dijo:

    Tuve el placer de leer el libro cuando pequeño, es de esas cosas que me dicen que no todo está perdido, aún dentro del monstruo yanki. Cito sobre esto:”Serpico, una biografía por Peter Maas (biografo tambien de Joe Valachi, el desertor de la mafia), vendió más de 3 millones de copias. Fue adaptada para el cine en la producción de 1973 titulada Serpico, dirigida por Sidney Lumet e interpretada por Al Pacino en el papel principal. En 1976 David Birney interpretó a Serpico en otra película para la televisión titulada The Deadly Game, transmitida por NBC. Esto condujo a una serie de televisión de corta vida, Serpico, emitida por la misma cadena de televisión.”

    La cinta, de coproducción italo-estadounidense, fue un éxito a nivel comercial y crítico, además de recibir varias nominaciones, incluyendo las de mejor actor y mejor guion adaptado en los Premios Oscar. Recaudó 29,8 millones en Estados Unidos, alcanzando el número 12 de las películas más taquilleras de 1973.

    Serpico fue Oficial de policía (desde 1960 a 1971); ascendido a detective en 1971y licenciose en 1972, despues de 13 años de heroica labor policial. Fue condecorado con la Medalla de Honor del Departamento de Policía de Nueva York, la mayor fuerza de policía local de Estados Unidos, y quizas la más corrupta tambien. Todavia vive, a sus 80 años.

    Quizas hoy muchas de las series policiales norteñas esten inspiradas en este hombre de carne y hueso.

  • Orlando dijo:

    sin duda ALGUNA las mejores peliculas de todos los tiempos. para mi

  • ConsulCuba dijo:

    Excelente artículo sobre un grande del cine de todos los tiempos. Es parte de ese “olimpo” actoral que mantiene viva la magia del cine aún en estos tiempos tan tormentosos y de mediocridad. Gracias CUBADEBATE por brindarnos estas notas que alientan al lector a ver buen cine.

  • Andrés dijo:

    Al Pacino: un grande. Sus actuaciones en Serpico y el Padrino son memorables, francamente memorables. Pero a mi, en lo personal, me gusta mucho su actuación como el coronel Frank Blade en Perfume de mujer, la cual, por cierto, le valió un Oscar. La escena del baile es excelente, pero hay dos otras que a mí me impactaron más. Una es la escena del dia de acción de gracias en casa de su hermano. El diseno de la escena es brillante, la tensión se siente por los cuatro costados. Ahí se ven al mismo tiempo el carácter agresivo del personaje, junto a su más íntima fragilidad, magistralmente interpretada por Al Pacino. La otra escena es la del final de la película, dónde el parlamento en defensa de Charlie se ha hecho legendario.

Se han publicado 9 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Torres

Miguel Torres

Miguel Torres, reconocido director de Cine y de televisión cubano, fue un connotado realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano. Ha sido profesor de la Escuela de Cine y de Televisión, tiene en su haber varios largometrajes y decenas de documentales.

Vea también