Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Elecciones en EEUU: ¿Trump o Sanders?

| 18
Bernie Sanders y Hillary Clinton. Nominación demócrata 2016.

Bernie Sanders y Hillary Clinton. Nominación demócrata 2016.

Las declaraciones públicas del multibillonario y aspirante a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump causan estupefacción a mucha gente en todo el mundo. Por lo que dice y también por su talante chabacano. El racismo, la prepotencia y la agresividad de su discurso, plagado de mentiras y falsificaciones y de groseros insultos a los inmigrantes y a los latinoamericanos y a las mujeres, hacen de él cualquier cosa menos un estadista o un político medianamente serio que, para colmo, pretende ser el jefe supremo de la mayor superpotencia de la Historia.

Todos los días se alzan voces de alarma al sur del Río Bravo, pero también en Europa y en otras partes. Candidato semejante en cualquiera de esos países sería castigado con la burla y el ridículo y a nadie se le ocurriría que pudiera ganar una elección.

Aunque en Norteamérica también encuentra el rechazo de los hispanohablantes y de quienes, afortunadamente no pocos, sienten vergüenza ajena ante el estrafalario personaje, lo cierto es que, según todas las encuestas, Trump se ha convertido rápidamente en el principal contendiente dentro del Partido Republicano. Cada muestra de arrogancia e ignorancia se traduce en un incremento sustancial de su respaldo que ya sobrepasa cómodamente al resto. Cualquiera sea el desenlace final no hay duda alguna de que, hasta ahora, el espectáculo publicitario, el show mediático que allá denominan “debate político” tiene en el insólito ricachón a su más importante protagonista. De él se habla todos los días, se le dedican artículos y editoriales, es punto de referencia y comparación para la docena de rivales que lo siguen a larga distancia y al más aventajado de los cuales el magnate derrotaría por más de dos dígitos.

Del lado demócrata la situación también es sorprendente. Frente a una Hillary Clinton que parecía imbatible se presenta un retador insospechado, el Senador Bernard Sanders. Se trata de un veterano que, como independiente, hace 25 años representa en el Parlamento federal al pequeño estado de Vermont. Desde que anunció su candidatura los “expertos” y la gran prensa la desestimaron como algo imposible.

Porque Sanders es el único legislador de ese país que se define a si mismo como “socialista”, aboga por cambios sustanciales en las áreas de salud, educación, seguridad social y medio ambiente y se opone a la política agresiva e intervencionista del Imperio. Su programa no va más allá del que antaño sostenía la socialdemocracia europea, antes que esta se plegara al dogma neoliberal, pero resulta radical en un país donde algunos califican al Presidente Obama de “comunista”.

No cuenta tampoco con una maquinaria electoral, su campaña se nutre sólo con contribuciones de ciudadanos comunes y la llevan a cabo, voluntariamente, un número creciente de jóvenes entusiastas.

Sus actos públicos con decenas de miles de simpatizantes superan ampliamente a los que realizan los demás y su página en Facebook tiene 1,6 millones a los que les gusta Sanders, casi medio millón más que Clinton y mucho más que los otros candidatos, demócratas o republicanos. Según sus palabras: “nuestra campaña trata sobre crear una revolución política que le dice a la clase multimillonaria que no puede tenerlo todo. Este país, este gobierno nos pertenece a todos”.

Falta aún un largo trecho para que los partidos seleccionen a sus candidatos. Casi todos los conocedores descartan a Trump y a Sanders. Pero nadie puede ignorar el fenómeno contradictorio que ambos representan, preocupante y esperanzador al mismo tiempo. Por una parte el apoyo que allá tienen las actitudes más cavernícolas, por la otra, el potencial renovador de una nueva generación.

La pesadilla de Trump podrá ser derrotada pero el “trumpismo” seguirá siendo una amenaza mientras el Imperio exista. Sanders probablemente no alcance la nominación pero el “sanderismo” existirá hasta que Estados Unidos sea una verdadera democracia.

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Paul Sarmiento Blanco dijo:

    Buen análisis, me ha gustado mucho. Para ellos la democracia es que cualquiera como Trump se pare a hablar e insultar y eso es la libertad de expresión; equivocada libertad de expresión si no se tiene en cuenta el respeto a los demás, especificamente a los inmigrantes que han construido desde el siglo XVIII a los Estados Unidos. Pienso que la sociedad norteamericana sea justa y equilibrada al igual que su maquinaria política y detenga la absurda carrera política de Trump, como al mismo tiempo creo que la sensatez se imponga y políticos como Sanders un día puedan llegar al poder, entonces ese día se podrá hablar un poquito de libertad y democracia norteamericana.

  • Carlos L dijo:

    Alarcón, como presidente del parlamento cubano usted nunca cuestionó que un cubano tenga que sacar una visa para entrar a su país natal pero ahora cataloga a Trump de racista por qué quiera enforzar orden en la frontera para que extrsnjeros no entren a USA como si fuera por la puerta de su casa. Con que moral?

  • EPA dijo:

    La imagen y el titulo no guardan mucha relacion eh??

    • José M. Calero Gross dijo:

      EPA : Realmente me sorprende tu pregunta. La imagen y el título tienen relación y es muy fácil comprenderlo. Deviene de la intervención de los candidatos demócratas en un debate televisivo: los dos más próximos a ser nominados por su partido son, precisamente, Hillary Clinton y Bern Sanders. Se está debatiendo las elecciones en los Estados Juntos. Ya aparecieron los candidatos republicanos. De Trump hemos visto decenas de artículos. Ahora aparecen los más prominentes demócratas. Dónde está la poca relación ? Qué te sucede EPA ?

      • George dijo:

        Y a ud. que le importa?

  • Jose R Oro dijo:

    Creo que es un buen artículo de Ricardo Alarcon de Quesada, quien conoce como pocos el contexto político estadounidense. El respaldo estadístico a Trump tiene a mi juicio dos razones fundamentales:
    • La necesidad que tiene el pueblo estadounidense de escuchar a alguien que diga lo que otros no se atreven por ser “poco político”, aunque esto venga de un histrión como Trump.
    • La mediocridad de los demás candidatos republicanos
    En el caso de Bernie Sanders, la situación es muy diferente, creo que hay también dos razones de la mayor importancia:
    • Muchos estadounidenses del Partido Demócrata temen un retroceso de lo logrado por el Presidente Obama, si Hillary Clinton es electa. Temen que ella llegue con una carga aplastante de alianzas políticas e intereses creados, que afecten su desempeño.
    • Otros muchos votantes demócratas se han movido bastante hacia la izquierda liberal y desean sinceramente una sociedad más “socialista” en el contexto que el autor del artículo explica con claridad. Mejor Salud Publica, eliminación de la venta licita de armas de fuego, más empleo, menos desigualdad social, mas apoyo a las minorías.
    La presión de Bernie Sanders va a forzar a Hillary Clinton a adoptar un programa (de campaña, claro), más de pueblo, más distributivo.
    Creo que los candidatos serán Hillary Clinton y Jeb Bush, por el tremendo control que los grupos que los apoyan tienen sobre las maquinarias electorales de los respectivos partidos. También pienso que al final se impondrá Hillary, será la primera mujer Presidente de los EE.UU
    Como para mí lo más importante es como esto impactaría las relaciones entre los EE.UU. y Cuba, pienso que Hillary Clinton sería una buena opción para la sucesiva mejoría de las relaciones entre ambos países. Ningún candidato republicano sería tan bueno, digan lo que digan en la campaña, al final tienen que gobernar acorde con su partido. El apoyo del criminal bloqueo dentro de las filas republicanas está diluyéndose aceleradamente, pero sin dudas, una continuidad de las políticas del Presidente Obama será más sincera y sensata para Cuba.

    • camarero dijo:

      Jose R Oro… los candidatos que usted maneja son los que se veían como favoritos… comparto su opinión de que hillary al final ganará la candidatura demócrata pero jeff bush está demasiado lejos de trump y no parece tener manera de revertirlo porque trump está en un extremo y todos los que lo han atacado luego han caído en popularidad o intención de voto…

      • Jose R Oro dijo:

        Correcto estimado Camarero, Jeb Bush ha estado por debajo de lo previsto, considerado por muchos el más aburrido de todos los aspirantes. Un escenario es que Trump decida romper con el Partido Republicano e ir como independiente. De cualquier manera, el apoyo estadístico es solo una parte de la capacidad política de un aspirante, las poderosas maquinarias de ambos partidos son las que generalmente deciden. Pienso que la popularidad estadística de Bernie Sanders, va a presionar a Hillary Clinton un poco hacia una propuesta más liberal y socialmente orientada, lo que por supuesto es bueno. La posición de ella acerca del malvado bloqueo contra Cuba está clara, el hecho mismo de la conversación entre el Presidente Raúl Castro y el expresidente Bill Clinton así lo evidencia.

  • Dany dijo:

    Están esperando a que Israel comience a bombardear para acusarlo de Estado Criminal. Jerusalén sufrió ayer la jornada más sangrienta desde que estalló la ola de violencia más grave desde el fin de la segunda Intifada en 2005. Por primera vez un ataque con armas de fuego se sumó a la escalada de acuchillamientos y atropellos de peatones. En el “día de la ira” convocado por los movimientos palestinos, tres israelíes murieron y más de 20 resultaron heridos en cuatro atentados cometidos por jóvenes de Jerusalén Este. El primer ministro, Benjamín Netanyahu que reunió de urgencia al gabinete de seguridad, planteaba anoche desplegar al Ejército en la Ciudad Santa, según el diario Haaretz.

    • Fidel dijo:

      No es necesario acusarlos de lo que son.

    • alexander dijo:

      Dany: La violencia no es buena nunca, pero Israel no necesita bombardear para acusarlo de estado terrorista y criminal. Si la muerte de palestinos, el desplazamiento forzado, la destrucción de sus casas con buldozers, el arresto de menores, la invasión diaria y otors hechos no son terrorismo de estado no sé que otra cosa puede ser. Israel es el único estado sin contar a Estados Unidos que proclama sin rubor que su misión en este mundo está destinada por Dios y por lo tanto todos los asesinatos que comete contra los palestinos y las amenazas contra sus vecinos son legitimos. No estoy de acuerdo con el asesinato de nadie, ni siquiera de los Israelies pero pongase a pensar, (digo si es patriota o a perdido a sus familiares y amigos desde la infancia, si ha nacido mirando a las armas del invasor amenazando su vida y la de sus seres queridos) la violencia genera violencia, los invasores llevan una respuesta. El estado de Israel es quien pone en peligro a sus ciudadanos pues construye asentamientos en lugares que no le pertenecen. El estado de Israel tiene prisioneros a casi dos millones de personas en un pedazo de tierra mas pequeño que el Vedado. El Estado de Israel autorizó el uso de armas de fuego incluso contra menores que se atrevan a tirar una piedra. El estado de Israel como práctica impide que los pescadores palestinos hagan su trabajo. Incluso, impide que llegue ayuda humanitaria a Palestina. Pone en peligro a las organizaciones de este tipo que intentan hacer su trabajo. No, estimado Dany, no hace falta que bombardee para decir y reafirmar que Israel com estado es un Estado Criminal. Le recomiendo que mire los videos de los crímenes de Israel y antes de sacar conclusiones póngase tambien en el otro lado de la valla. Mis sinceros saludos a todos aquellos iraelíes que están en contra de estas atrocidades y quieren la paz sinceramente para todos.

  • José M. Calero Gross dijo:

    Carlos L ( oco ) : Mi estimado apátrida : Primero explícame que quiere decir ENFORZAR pues la RAE tampoco lo sabe. Después, es preferible que escribas en inglés pues en español estás grave ( digamos mejor, en Terapia Intensiva. Que rápido se te ha olvidado el español ). Y, por favor, no intentes replicar a Alarcón de Quesada porque, seamos claros : moral, lo que se llama moral, tú no tienes. Revísate internamente antes de rebuznar, yankee.

    • asiduo dijo:

      y acaso tu y la mayoria de tus compatriotas laobtuvieron legalmente

  • Robert dijo:

    Bueno , la mesa ya esta practicamente servida, eso es Trump contra Hillary.Cualquiera de los dos tiene la mision de asegurar en su mandato de que USA siga siendo la potencia lider del mundo.

    • Dany dijo:

      Para

  • Jorge dijo:

    Carlos L, usted parece ser uno de los tantos cubanos arrepentidos que niegan su propia tierra. Es increible que se apoye a esos locos para ser presidente de la potencia más grande del mundo. QUE BÁRBARO.

  • ANGEL dijo:

    CARLOS L:

    YO NO TE VOY A DECIR APATRIDA, PERO DEBES TENER EN CUENTA UN PEQUEÑO DETALLE, EL HABER DECIDIDO ABANDONAR EL JUEGO, POR LOS MOTIVOS QUE SEAN (POLITICOS, ECONOMICOS, FAMILIARES, SEXUALES, ETC), NO TE DA DERECHO A CUESTIONAR A UN HOMBRE QUE ES EJEMPLO. MEJOR DEDICA TU TIEMPO A OTRAS ACTIVIDADES MENOS INTELECTUALES.

    • senelio ceballos.. dijo:

      ANGEL..ejemplo de que…Su ERA y de otros ya paso..EL mundo actual y futuro es de mentes jovenes….Mejor que se dedique a escribir memorias alla en su camguey natal

      El guajiro camagueyano

Se han publicado 18 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Ricardo Alarcón de Quesada

Ricardo Alarcón de Quesada

Doctor en Filosofía y Letras, escritor y político cubano. Fue Embajador ante la ONU y Canciller de Cuba. Presidió durante 20 años la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba (Parlamento).

Vea también