Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Cuéntame espejo mágico…

| 3
Damasco, capital de Siria

Damasco, capital de Siria

Como diría el poeta Cesar Vallejo, hay golpes que parecen el odio de Dios o las crepitaciones de algún pan que en la puerta del horno se nos quema. La tragedia siria es de ese tipo, por eso va a quedar en la Historia como mal ejemplo y, casi seguro, en condición de esos porrazos que se vuelven contra quien los propina porque siempre que se traspasa una frontera moral, resulta difícil o imposible restablecerla.

Lecciones de una elementalidad tan primaria, no aparecen en las consideraciones de los gobernantes actuales, que violan toda regla con absoluta ligereza, sin pensar en los forzosos y casi seguro amargos después que inevitablemente, llegan.

Se avizora en el anuncio de Francois Hollande, para emprender vuelos de reconocimiento sobre Siria, sin pedir permiso al país implicado, ni tampoco a los organismos internacionales adecuados. Paris se auto asigna el derecho a incursionar sobre una nación soberana que está siendo atacada desde varios frentes, uno de ellos favorecido por el propio gobierno galo.

La cancillería siria presentó una demanda ante el Consejo de Seguridad,con copia al secretario general de la ONU, pero es muy probable que nada ocurra en favor de Damasco. El mismo Hollande, en conferencia de prensa, reiteró lo dicho y antes formulado desde Washington, sobre el empeño de despojar a Bashar Al Asad de su cargo al frente del país. En busca de esa meta se cometeno permiten soberbias bestialidades.

El jefe de estado francés tiene en este momento, un porcentaje de aceptación popular mínimo (19%), inferior al de Marine Le Pen y de Nicolas Sarkozi, sus contendientes inmediatos a la batalla por la presidencia. Pero si contara con aprobación mayoritaria de los ciudadanos franceses, tampoco tendría facultad para emprenderla contra una nación ajena.

Estados Unidos fue el primero, como suele, en asignarse competencias para emprender bombardeos, supuestamente sobre los efectivos del estado islámico, o DAESH, empeño bélico que, extrañamente, no ha disminuido el avance de los extremistas, poco afectados por esos raid aéreos. La efectividad que era de esperarse, sigue ausente.

El Reino Unido quería unirse a la coalición contra el extremismo, pero el parlamento tuvo la sensatez de impedirlo. Ahora David Cameron, fortificado con mayor cuota de diputados, quiere replantearles el tema para contribuir con esa alianza de tan escaso éxito. No se sabe si porque solo aparentan que hacen o debido a una ineptitud rampante.

Desde Damasco recuerdan que Londres junto con otros gobiernos occidentales, dio cobijo y aportó notorios terroristas a esta mala causa contra la nación árabe. Han estado hablando sobre el cese de los combates, mientras entrenan y dan financiamiento a los extremistas. Ya se sabe que estar con el Creador y con el Ángel Caído, no es honorable ni hacedero.

La evidencia de la participación extranjera en el drama sirio es demasiado amplia como para ignorarla. Que se incremente la hostilidad ajena es escandaloso. Según reconocen diversas fuentes, tanto Francia como Gran Bretaña participaron en la susodicha coalición, pero sobre Irak, pues ambos evitaron prestar su concurso con respecto a Siria, suponiendo que ello favorecería a Al Asad.

Para el secretario del Tesoro George Osborne, “Tenemos que afrontar el problema en su raíz, que es el régimen malvado de Asad y los terroristas del IS”. En sus declaraciones a la BBC, colocó en un mismo nivel a las autoridades legítimas con los invasores que cometen atrocidades impensables. De todos modos, no queda muy claro si es directa o solapadamente que Londres participan en la contienda, pues se sabe que desde hace meses hay naves aéreas británicas entre los escuadrones norteamericanos que lanzaron alrededor de 2300 ataques sobre Siria.

Ese monto, para tan corto resultado, da pie a cuestionamientos variados. Demasiado baja eficacia y muchas las víctimas civiles que sí provocan, sin incluir a los miles que escapan de cinco años de guerra y tras un increíble y poco distinguido peloteo, de refugiados repelidos se están convirtiendo en mano de obra para la envejecida Europa.

Por delante hay mucho lienzo a trocear, insisto. Seguir ignorando la soberanía y autoridad del gobierno sirio, tendrá tarde o cerca, efectos indeseables. A veces el abofeteado, o aquél que ve cómo otro lo hace, deciden imitar al agresor y sobreviene un momento en que ni siquiera hay aviso de que el pan ya se quemó.

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • granito de arena dijo:

    Excelente artículo que revela la podredumbre de Europa. Europa se comporta como una vieja prostituta maquillada que obedece los dictados de su proxeneta que la está embarcando. Faltan los valores de parte de sus gobernantes, y luego tienen la osadía de rechazar a esos infelices a los cuales ellos, los europeos, le llevaron la guerra.

  • JULIO ANTONIO CESAR CUZA dijo:

    GRACIAS PROFESORA, Y COMO DIRIA UNA ABUELITA:…..FRITO FUE Y MAL SE COCINO…

  • Nany dijo:

    Excelente comentario. Una analista profunda, que escribe bien y que informa de manera actualizada sobre los últimos acontecimientos. !! Felicitaciones a Cubadebate por tener a Elsa Claro entre sus colaboradores más cercanos !!

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también