Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

La urgencia de pensar la comunicación política

| 28

La comunicación política, prefiero llamarla de contenido político, tiene hoy el mayor de los desafíos: preservar y enriquecer los valores cultivados por la revolución socialista en condiciones de un cuádruple conjunto de factores que conspiran en contra.

Naturalmente, la comunicación política no puede echar sobre sus hombros toda la responsabilidad. Sin el predominio de la propiedad social, sin un Estado, sin voluntad política y leyes que respalden la orientación socialista de la sociedad cubana poco o nada significarán las acciones en el terreno de la comunicación social. Pero de igual manera, sin la acción consciente desde la ideología y la política revolucionarias, estos factores pueden debilitar y hacer desaparecer el rumbo socialista y con ello la independencia, la soberanía nacional y la identidad cultural.

Pero el tema que nos ocupa concretamente es el de la comunicación de contenido político y, por tanto, lo primero es explicar la naturaleza de ese cuádruple desafío y hacerlo pensando en la posible acción que pueden tener en lo inmediato y en el mediano plazo.

El enfocar los desafíos ideológicos de la comunicación política hay que ir a la raíz de la realidad social, tener en cuenta los datos que esta aporta.

El primer desafío es el que presentan las transformaciones económicas en curso hoy y en los años siguientes en la sociedad cubana, impulsadas por el Estado revolucionario y por la voluntad política de la nación expresada en los Lineamientos y que amplían la acción del mercado y de la propiedad privada.   Ambos elementos contienen el germen del individualismo y junto con su ampliación recrean y amplían la base económica alrededor de la cual puede y de hecho ya ha comenzado a recomponerse subrepticiamente la ideología liberal derrotada por la revolución socialista.

Todos los cubanos, sin importar el lugar que ocupamos en la estructura socioclasista, recibimos iguales beneficios de las políticas sociales del Estado, pero las relaciones económicas que se van abriendo paso, estimuladas por la acción del mercado y la propiedad privada, van tejiendo también relaciones personales de entendimiento mutuo de quienes se encuentran ligados a una cotidianidad específica, diferente de quienes participan en la parte de la economía vinculada a la propiedad social, relaciones que pueden conducir a una autoidentificación como grupo social, con intereses diferentes a los de la sociedad en su conjunto, aun compartiendo los beneficios de las políticas sociales consideradas por muchos “naturales”. Una cadena de favores mutuos, tiende a apartarlos de la proyección colectiva, de la visión de futuro compartido. La ausencia o debilidad en el examen de las consecuencias para todos de ese alejamiento solo servirá a la rearticulación del liberalismo.

No significa lo anterior que estos cambios traigan automáticamente cambios en la mentalidad de las personas, pero tampoco significa negar que a la larga, la cotidianidad de su espacio económico traerá inevitablemente una influencia en la conciencia de los protagonistas, que puede terminar dándose la mano con la ideología liberal si no hay acciones conscientes para evitarlo.

El repunte de la ideología liberal arriba aludido se observa, por ejemplo, en una relectura exageradamente entusiasta de la vieja república que esconde una negación de las transformaciones materiales y culturales desarrolladas por la revolución socialista, o en las propuestas de fórmulas jurídicas y políticas que miran más al pasado que al presente y al futuro, o en la negación a ultranza de fórmulas de orientación socialista para el desarrollo social y económico del país.

Tenemos además presentes los hechos de corrupción que ya han provocado importantes acciones legales en contra de funcionarios que han privatizado los cargos para operar en ellos en función de intereses personales espurios, a lo que se suma el oportunismo que tanto daño espiritual y material hace a la sociedad.

Corruptos y oportunistas no tendrán escrúpulo alguno en servir a la ideología liberal y a una ampliación ilimitada del papel del mercado y de la propiedad privada, puesto que sus intereses individuales hace rato que ya no están en clave social, si es que en algún momento lo estuvieron. A los corruptos y a los oportunistas les viene bien el capitalismo.

Un tercer factor en contra se presenta con el proceso de normalización de las relaciones con los Estados Unidos, ya que junto con la ampliación de los contactos, las inversiones y el comercio, vendrá la propaganda sociológica implícita en la sociedad norteamericana y en su modo de vida. Una sociedad solo exporta lo que porta. La política y las leyes deberán hacer lo suyo en materia de poner límites claros a estas relaciones, pero el efecto simbólico de su presencia -en lo adelante creciente en la sociedad cubana- no se podrá conjurar si no hay un correlato ideológico y político pensando sistémicamente y expresado en la comunicación de contenido político.

Y un cuarto elemento ya lo tenemos también presente en nuestra realidad: me refiero a los medios principalmente digitales y de otra índole a través de los cuales fluye producción informativa y cultural, no siempre veraz y no siempre de buen gusto, conformándose un panorama simbólico diferente en el cual se mira hoy cada vez más la sociedad cubana.

Es imprescindible que nuestros medios nacionales, propiedad social y al servicio del pueblo trabajador, presenten un espejo analítico, crítico, comprometido, convincente de nuestra vida, en el que se vea y reflexione la sociedad cubana. Naturalmente no solo la radio y la televisión nacionales, y la prensa nacional, sino los medios digitales que crecen y se desarrollan en una batalla contra el tiempo.

La necesidad de un enfoque integral de la comunicación de contenido político que recupere todo el talento nacional imbuido de la necesidad de proteger el proyecto de nación que solo sobrevivirá si mantiene su esencia socialista, es hoy el principal objetivo político para echar a andar la ofensiva ideológica en toda la línea de la batalla por la preservación, afianzamiento y enriquecimiento de los logros culturales de la revolución socialista.

En este contexto, se observa en ocasiones una distonía entre el abordaje de los asuntos sensibles del país en la producción periodística que comunican los medios nacionales y en la producción habitualmente llamada cultural: novelas, programas humorísticos, etc.

Mientras en la producción informativa y periodística en general los temas que se aprueban por los medios solo pueden ser tratados parcial e insuficientemente para el nivel cultural del público y las realidades de la sociedad cubana, en la producción cultural se observan licencias que pasan en ocasiones de la crítica necesaria, profunda y constructiva a zaherir sensibilidades en la audiencia y, al exceder los límites, hacen reprobables esos mensajes. Hay que encontrar el justo medio, el equilibrio que de rienda suelta a la creatividad y la diversidad y a la vez evite la confusión y el desencanto.

El correlato ideológico de la aplicación de los cambios necesarios en la economía del país, imprescindibles para garantizar la orientación socialista y con ello preservar la independencia nacional y el proyecto de nación, tiene que tener expresión en los medios nacionales que sirven a la sociedad cubana con más confianza en nuestro público, en nuestros periodistas y en los colectivos de los medios de comunicación, quienes deberán enfocar su trabajo con la necesaria autonomía y no solo otorgarles el derecho a equivocarse como cualquier otra actividad humana, sino también reconocerles el derecho a tener la razón.

Solo ventajas en la actual batalla de ideas nos traerá el tratamiento de la comunicación de contenido político desde la autoestima de los periodistas, los medios y el público,  para un accionar responsable, comprometido y sin secretismos de la realidad nacional. Un público mejor informado y escuchado confiará más en los medios y en la institucionalidad revolucionaria, estará cada vez mejor preparado para ejercer su derecho a participar en los asuntos del país y para controlar su funcionamiento, en particular previniendo la corrupción y la ilegalidad, a la vez que contribuirá a alcanzar como nos pidió nuestro Presidente, toda la democracia posible.

La ofensiva en la comunicación política, como toda operación compleja, deberá tener una estrategia clara, que abarque integralmente todos los escenarios en los cuales tiene y tendrá lugar la batalla de ideas y deberá también mantener y acrecentar sus reservas, lo cual pone la mirada en los más jóvenes.

Estoy convencido que en esta pelea la población adulta cubana formada por la revolución socialista está más preparada para vérselas con la mentira sobre Cuba que los adultos de los países del norte para aceptar la verdad, pero es de importancia estratégica contribuir a la mejor preparación de los jóvenes.

Cabe preguntarnos por qué, si hoy por hoy, cuando el escenario más dinámico de la batalla de ideas está en la comunicación social, nuestros medios de comunicación no producen programas que expliquen la naturaleza de esta confrontación y en especial por qué en nuestro sistema educacional esta materia no tiene el tratamiento que corresponde al desafío que representa. Circula en todo el país información y programación de ninguna o cuando menos escasa o dudosa calidad en el orden ético y cultural (que tiene su principal símbolo en el famoso “paquete”), sin que haya una acción consciente de cara a este verdadero reto de nuestra época.

Creo que debe pensarse seriamente por parte de quienes integran el sistema nacional de educación en cómo instruir y educar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes acerca del funcionamiento de estos medios, en formar una conciencia contrahegemónica en ellos, enseñarles la importancia que tiene para nosotros la veracidad en la producción informativa y también las artimañas de los medios al servicio de los intereses imperialistas para ocultar la verdad. Desarrollar en ellos una conciencia crítica que les permita comprender las intenciones de la producción desinformativa y anticultural de estos medios. No solo pienso en el sistema nacional de educación si lo destaco es porque resulta por su solidez y sistematicidad el más importante, sino en general en todos los espacios formativos del país.

En resumen, junto con el imprescindible crecimiento y desarrollo económico, una organización a tono con los nuevos tiempos, un entramado jurídico normativo eficiente, deben marchar indisolublemente articuladas las políticas sociales que ha defendido el ideal socialista en Cuba, y un correlato ideológico y político que reproduzca y defienda creativa y audazmente los valores de la revolución cubana.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • duncan dijo:

    Creo firmemente en las valoraciones del profesor Darío el cual me impartió algunos posgrados en la UCI y que me ayudaron a prepararme para esta confrontación con el nuevo liberalismo cubano y el aun presente modelo socialista del cual no debemos desprendernos y descubrir este dilema y el a donde va.

    Ahora si creo que el estado debe controlar más el desarrollo empresarial para no verse en la disyuntiva de cerrar empresas o a hacer ajuste económicos constantes que diluyen el crecimiento económico. Ver http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/notiziari/cuba/20150714153235786077.html

    La problemática de la eficiencia no puede ser caldo de cultivo para la exacerbación del las voluntades que hace buen tiempo dejamos atrás. Incluso hace tres días veía el reportaje de la reparación del capitolio emblema de la neocolonia y donde va a radicar la asamblea nacional. Si se asume el conflicto cultural que se nos presenta hoy creo que se debe partir de dejar las insignias del pasado solo como museos de lo que fuimos y no volveremos hacer. El retorno al pasado comienza con la restauración de sus símbolos

    • Villar dijo:

      De acuerdo con lo que dices sobre el artículo, con tu apreciación y celebro que recuerdes las clases del profesor Darío pues de lo mejor que hemos tenido en nuestro claustro, yo me precio de disfrutar de su amistad y lo admiro muchísimo, quisiera algún día poder acercarme a su sapiencia.

    • M&M dijo:

      pienso que deberia decir “neoliberal” no “liberal” a secas.
      lo liberal es bueno. ojala en USA por ejemplo los Lib lograran mas influencia que los Rep y Dem en el gobierno. los liberales son usualmente los mas progresistas y atacados por el establishment

  • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

    Me parece un material para estudiar en todos los centros de trabajo relacionados por alguna razón con los medios, es posible que exista un programa donde se desmonten las verdaderas ridiculeces y barbaridades que se publican o trasmiten por los medios de Miami y algunas televisoras del mundo, eso que se plantea ocurre a diario, fue necesario que Abel Prieto explicara a los diputados la actuación de nuestra delegación en la Cumbre de Panama, como se destacó, pues aquí casi no se vio nada en vivo, mientras que “afuera” hicieron zafra con materiales editados y preparados para desprestijiarnos, y esos si fueron vistons por muchos.

    dedesprestijiarnos

  • Carlos Miguel Valdés Sarmiento. dijo:

    Disculpen los problemas de mi comentario pero mi máqina es de antes de nuestra era.

  • senelio ceballos dijo:

    Saludos Dario!!..Me lei su largo trabajo periodistico..PERDONADME..I SORRY!!..No entendi nada de nada de lo que quiere trasmitirnos…

    ….No le voy a criticar, mucho menos felicitar por su trabajo para estudiantes de primer grado de la universidad…
    Solo voy a tocar un puntito…LA Rusia de la urss..ERA SOBERANA y tenia tendencias socialistas en sus proyectos y programas socilaes estatales,,
    Dario.. la Rusia de Hoy ..Ud cree que ha perdido soberania…porque puso en segundo plano la construccion del sociualismo…jajajaja// DE Donde Saco ud eso… que si Cuba pone la construccion del socialismo en segundo plano…perdera su soberania nacional…..Si mannana el partido comunista pierde popularidad dentro de nuestra sociedad..CUBA PIERDE SU SOBERANIA….Como se come eso..y su teorias de este largoo trabajo periodistico…Ud no sabe que existen paises que en sus parametros y seguridad social son mas socialistas que CUBA..Ej..Los norticos…La longetividad, los coef GINI, los coeficiente de felicidad, el nivel de vida, la seguridad escolar, la medicina etc,etc ah! y no son imperialistas colonizadores a tiros de otros pueblos, como los gringos

    Podemos seguir si ud quiere y el equipo de RANDY no me borra..tengo ahorita TIME..SEGUIMOS DARIOOOOOOO!!!…

    • Alfredo dijo:

      Mejor no sigas senelio, creo que debes leer e interpretar mejor

      • senelio ceballos dijo:

        GRACIAS ALFREDO…Voy a reerlo por tercera vez a ver si saco algo..aunque ahora con vuestros comentarios me ayudaran..jajaja El guajiro ya esta viejo!!!j

    • Leandro dijo:

      Si el trabajo de Darío, como Ud. afirma, es para estudiantes de primer grado de la universidad y Ud. no entiende nada de nada, significa que Ud., por alguna razón, no ha alcanzado ese nivel, lo cual es lamentable pues Cuba cuenta con más de un millón de graduados universitarios: “menos mortificante es culpar de inentendible lo que se lee,-decía Martí- que confesar nuestra incapacidad para entenderlo”
      No obstante, creo que solo se necesita un elemental nivel de instrucción para comprender que comparar a Rusia o a los países nórdicos con Cuba es desconocer realidades muy diferentes en sus procesos de desarrollo. Rusia es un gigante con enormes recursos naturales y un poderío nuclear capaz de disuadir al Imperio más poderoso de la Humanidad. Contra Rusia ni contra los países nórdicos se ha practicado un criminal Bloqueo económico por más de medio siglo, ni desde el surgimiento de los EE.UU. estos han intentado apropiarse de Rusia como si lo han intentado sobre Cuba. Contra Rusia no hay una Ley Helms-Burton como la hay contra Cuba en la cual el Congreso de los EE.UU., y no el pueblo de Cuba, ha definido los requisitos que debe cumplir un gobierno en la Isla para considerarlo democrático. Esa vuelta al capitalismo en Cuba, que al parecer Ud. desea y que tengo la seguridad que el pueblo de Cuba no permitirá, sería inconcebible sin la tutela de los EE.UU.
      Cuba es un país del Sur, por tanto sus parámetros debían compararse con los países del Sur; sin embargo le diré que en el Informe sobre Desarrollo Humano realizado por el PNUD y dado a conocer en julio del 2014 Cuba ocupa el lugar 44 en Índice de Desarrollo Humano y se ubica dentro de los países de Muy Alto IDH. La calificación de Muy Alto Índice de Desarrollo Humano comprende a los 49 países más avanzados de todo el mundo en ese índice y de América Latina y El Caribe solo están, además de Cuaba, Chile en el lugar 42 y Argentina en el 49. ¿Se ha preguntado Ud. en qué lugar pudiera estar Cuba si no se nos hubiera impuesto ese cruel Bloqueo Económico, comercial y financiero junto a agresiones de todo tipo?

  • qbano dijo:

    desconosco a que intereses responen nuestros medios!
    y es que hoy en día, resulta curioso como en medio de un intento de actualización socioeconomico y politico nuestros medios de comunicación apuestan por los programas vacios, mdiocres pero eso si repletos de colores y diseños llamativos e incluso de producción internacinal… para así hacer silencio ante nuestras realidades.
    creo que es ello ultimo la razón pues en caso de abrir espacios podrían caer en buscarce problemas…

  • lolo dijo:

    Interezante el articulo, antes de leer esto me parecia que nuesra fortaleza ideológica era un bunker impenetrable, pero según esta vision no es así. Oiga hay que quitarse el miedo a esta batalla, es inevitable y llavamos decadas preperandonos y vanagloriandonos de la preparación politico ideologiaca de la sociedad. El paquete, la internet, etc y su control, censura ó prohibición ó como se le ponga el nombre, no funciona , ya esta demostrado, el encerrarno en nuestro caparazon es el metodo de siempre y no se puede seguir aplicando. El centro del mundo esta fuera no somos nosotros, Hay que luchar y ganaremos.

  • Chris dijo:

    Eso no tiene remedio, tarán, tarán!!!
    Como nos enseñó Marx el desarrollo es en espiral, y estamos en la vuelta liberal del espiral pero en un nivel superior…pero no te preocupes, que luego viene la negación de la negación y algo bueno podremos rescatar de los 80…saludos!!!

  • Alfredo dijo:

    Creo que el consumo del paquete es la respuesta desacertada a carencias informativas y culturales presentes en los medios de nuestro pais, esas carencias tienen como origen la percepcion obsoleta tanto del publico a quien van dirigidas como del escenario en que se mueve la sociedad cubana en el ultimo cuarto de siglo por parte de los emisores.

  • EL GUILLE dijo:

    LA CONCIENCIA DEL PROBLEMA IMPLICA LA NECESIDAD DE ELABORAR LA ESTRATEGIA QUE NO NO PUEDE SER PRODUCTO DE MANUALES NI DE LEYES SINO DE LA RESPUESTA DE ESA GENERACION DE CUBANOS QUE NOS FORMAMOS ENLA REVOLUCION Y QUE ESTAMOS CONVENCIDO QUE LA BUROCRACIA LA DOBLE MORAL ERAN Y SON TAN O MAS LIMITANTES QUE TODOS LOS ELEMENTOS NUEVOS QUE SE MENCIONAN EL ELEMENTO +PRINCIPAL A CONSIDERAR ES LA CUBANIA COMO CONCEPTO DE IDENTIDAD COMO DEFENSA ESTO ES LO PRINCIPAL PARA ,LOS MEDIOS DE COMUNICACION QUE SEAN VERACES FAVOREZCAN EL DIALOGO SIN TOMAR POSICIONES PREVIAS

  • Yasser dijo:

    Buenas profe Dario:
    Es interesante su publicación. Incluso ha hecho este artículo que se me ocurra la posibilidad de que se cree en Cuba lineamientos como se hizo para el tema económico, pues otros para este tema del a conciencia socialista, la creación de hombre nuevo del ché y contrarrestar la influencia ideológica del capitalismo consumista donde la visión no es la de la posibilidad de un futuro mejor, sino que vamos insalvablamente hacia la destrucción de la humanidad como única posibilidad ocmo se ve en todos los programas y películas futuristas creadas por los monopolios de la comunicación y el entretenimiento.

    Pues me imagino, lineamientos por cada rama de la estructura social cubana que tributen al cumplimiento de este objetivo.
    Por ejemplo qeu estrategias pondría el MES y el MED. Aunque ya la tienen, ver por ejemplo en este sentido en que estado está y cuanto se ha avanzado en 5 años.
    Como desde el ministerio de la construcción o del turismo se podría crear alguans estategias para este sentido y no solo para aumentar el PIB nacional.
    También desde el INDER, el ICRT, desde las asambleas municipales y provinciales.
    Y al menos cada 5 años ahcer un balance de como se ha trabajado la conciencia y de cuant ose ha avanzado, cuanto ha yqeu hacer, en done estamos, que errores se han cometido.
    ME imagino una mesa redonda hablando sobre el cumplimiento de estos lineamientos, su debate.
    Creo que nos falta esto profe, se debate la economía pero no la creación de hombre nuevo de modo público al menos, para toda Cuba. De las personas que se quiere formar, que no debe ser respnsable el sistema educacional, sino cada estrato de orgtanización de nuestra sociedad.

  • Jose R Oro dijo:

    Estoy de acuerdo con el autor en que “En resumen, junto con el imprescindible crecimiento y desarrollo económico, una organización a tono con los nuevos tiempos, un entramado jurídico normativo eficiente, deben marchar indisolublemente articuladas las políticas sociales que ha defendido el ideal socialista en Cuba, y un correlato ideológico y político que reproduzca y defienda creativa y audazmente los valores de la revolución cubana” Sin embargo, me gustaría se discutiera que quiere decir por ejemplo “un entramado jurídico eficiente”, porque si esa es una edulcorada frase para mas burocracia, no creo que le haga falta a Cuba. Me gusta la palabra eficiente, es decir que ayude al desarrollo acelerado y sostenido de la economía nacional, sin permitir que se formen desproporcionadas desigualdades, ni que se mantenga (o aun se desarrolle) una rampante corrupción. También en su “un correlato ideológico y político que reproduzca y defienda creativa y audazmente los valores de la revolución cubana”, me gusta mucho el concepto “creativa y audazmente” porque es necesario que sea así, para que sea atractivo para el pueblo. Trato de no encontrar en el autor conceptos nostálgicos, que fueron en parte los que evitaron hasta hoy y han hecho urgente e “imprescindible el crecimiento y desarrollo económico”.
    Yendo al grano, no hay hoy día ninguna economía en el mundo que no sea mixta en un mayor o menor grado. En países socialistas, como China y Vietnam la convivencia de la Empresa Estatal Socialista (EES) con entidades no – estatales, incluyendo la inversión extranjera, ha funcionado exitosamente. La cuestión es qué tipo de equilibrio existe y cuál es el papel del gobierno y del sector privado. Y esto en Cuba no está aun claramente definido, la nueva Ley de la Empresa Socialista se espera solo para el 2017. Es necesario, pero no suficiente “extinguir” empresas inútiles, como correctamente hizo el Parlamento cubano hay también que crear las entidades de producción y servicios que sean gananciales, sean estas estatales o no.
    El otro punto trascendental, es la mejoría sucesiva de relaciones con los EE.UU. (la así llamada “normalización”), lo que implica cosas como el fin del injusto y anacrónico Embargo que están fuera del control del Cuba. Pero este es otro tema. Valga aclarar, que el solo hecho de que esa posibilidad se avizore ya ha impactado la cantidad de visitantes llegando a Cuba (crecimiento de un 16%) y el evidente crecimiento del interés inversionista de muchos países, incluyendo los propios EE.UU.
    No se debe dudar ni por un instante que “es de importancia estratégica contribuir a la mejor preparación de los jóvenes” Coincido con usted que los que piensan que el pueblo cubano va a sucumbir ante “cantos de sirenas” o va a tener “actitudes viscerales” o que padecemos de “falta de memoria histórica” están equivocados, no evalúan con justicia al pueblo de Cuba, su patriotismo, educación, sabiduría y más que demostrada capacidad de sacrificio. Hay que entender que habrá un impacto cultural e ideológico, y la mejor forma de atenuarlo esta en crecer acelerada y sosteniblemente la economía, porque el pueblo cubano no es “visceral” pero si tiene vísceras que llenar.

  • alexis67 dijo:

    “el sistema nacional de educación si lo destaco es porque resulta por su solidez y sistematicidad”, estamos hablando del mismo sistema ? del del exodo de profesores ? y 2 años seguidos con problemas gravisimos en las pruebas de ingreso? lo primero q hay q hacer para mejorar esa comunicacion politica que ud se refiere es aprender a llamar las cosas por su nombre y no tener miedo a criticar los fallos q tenemos ..

  • Carlos Gutiérrez dijo:

    Doctor Darío: No soy un experto en temas políticos, ni sociales, ni económicos, soy sólo un humilde trabajador, licenciado en Derecho y con una gran pasión por la Historia y la Filosofía y una gran preocupación por el presente y el futuro de mi país.

    Aunque estoy lejos de coincidir con usted en todo lo que plantea su artículo, ya que da por hechos ineluctables algunas cosas que para mí son sólo suposiciones o posibilidades, si estoy de acuerdo en que ha comenzado a recomponerse la ideología liberal derrotada (yo diría más bien “aplastada”) por la Revolución. Incluso pienso que está surgiendo una incipiente clase de nuevos ricos, cuya principal ideología, por el momento, es ganar todo el dinero posible. Y esto no es casual. Esto sucede porque, como usted sabe, el hombre piensa según vive. La mayoría de esos cubanos, no conocieron en carne propia los inconvenientes del “capitalismo pobre” como yo lo llamo, al tiempo que consideran “naturales”, como usted bien dice, los beneficios de las políticas sociales de la Revolución. Y ahora se dan un poco las condiciones para jugar a la libre empresa. A estas personas, no creo que les aproveche mucho ningún tipo de “comunicación de contenido político” que seamos capaces de organizar.

    Y lo peor de esta nueva clase, es que contamina al resto de la sociedad con su ostentación de vida suntuaria y su poder económico, que contribuye a esa “cadena de favores mutuos” que usted menciona y que para mí es uno de los pilares de la epidemia de corrupción que estamos padeciendo.

    Y pienso más. Pienso que a usted le faltó por enunciar de manera más explícita (aunque recorre todo el escrito), un quinto factor que conspira en contra de preservar y enriquecer los valores. Ese factor es la crisis económica que padece el país desde hace un cuarto de siglo.

    Coincido plenamente con el político cubano (creo que fue Díaz Canel) quien dijo hace poco, algo así como que una economía fuerte era el mejor trabajo político ideológico que se podía hacer.

    Cualquier mensaje o programa subversivo, cualquier “venenito”, cualquier “canto de sirenas”, inevitablemente se romperá los dientes contra la objetiva solidez una economía saludable, aunque no sea una súpereconomía, porque el común de las personas defiende a cualquier precio su bienestar y el de su familia y porque un presupuesto menos magro permite hacer más cosas, como por ejemplo, que los medios puedan producir programas de mejor calidad, que neutralicen el polémico “paquete” que usted menciona, mediante la competencia y no mediante la prohibición. A la gente, sencillamente no le interesarían esas cosas.

    Pero la economía está hoy maltrecha y no se la ve crecer. Los precios suben mucho más que los salarios, que la producción y que la productividad, y la calidad brilla por su ausencia, mientras que nuestros decisores siguen apostando por la lentitud en los cambios y por la reincidencia en modelos de gestión de la producción que han demostrado su ineficiencia e ineficacia durante muchos años y en muchos países. Y siento que cada día hay menos tiempo para dar el viraje decisivo.

    Realmente se me quedan muchas cosas en el tintero, pero estoy en mi trabajo y no dispongo de mucho tiempo. Quisiera que considerase estas preocupaciones mías, porque usted es una de esas personas a quienes se les escucha.

    Saludos respetuosos

  • tf dijo:

    Profesor: Su artículo está excelentemente redactado, desde su punto de vista.

    Creo es un tema muy necesario y urgente para la nación cubana, pero tengo tanto que decir que sería muy extenso. Ojalá se dé un día un medio de debate serio y vinculante, que motive a los que queremos aportar a algo más que comentarios en la web y accionar cotidiano desde los reducidos, burocratizados y banalizados espacios con que contamos para expresar nuestro criterio. Por ello, solo voy a apuntar dos cosas:

    1-Le cito: “Todos los cubanos, sin importar el lugar que ocupamos en la estructura socioclasista, recibimos iguales beneficios de las políticas sociales del Estado (…) quienes se encuentran ligados a una cotidianidad específica, diferente de quienes participan en la parte de la economía vinculada a la propiedad social, relaciones que pueden conducir a una autoidentificación como grupo social, con intereses diferentes a los de la sociedad en su conjunto (…)Una cadena de favores mutuos, tiende a apartarlos de la proyección colectiva…”

    Profesor, no tengo muy claro si ud. se refiere a los nuevos ricos, a militares de medio y alto rango, o a altos dirigentes y sus familiares de primer, segundo y tercer grado en la última parte. En cuanto a que todos recibimos iguales beneficios de las políticas sociales del Estado, es una frase simplista, ¿ingenua? y errada. Propondría mejor: -algunos en su cotidianeidad reciben grandes beneficios del Estado, generados por otros a los que se les piden continuamente esfuerzos y sacrificios por el Estado, o se les condicionan los beneficios a un aumento productivo leonino, o se les reducen las garantías y beneficios sociales progresivamente- Aquí entran muchas cosas, desde la relación plusvalía/salario a nivel de trabajador individual o sector, la reducción de gratuidades, los lujos y modus vivendi de los sectores que menciona al final, desligados de su verdadero aporte social y sobre todo responsabilidad asumida y fiscalizada popularmente por su gestión. Que tiene que ser vinculante a un programa público.

    PARTE 1 DE 2. CONTINUARÁ…

  • tf dijo:

    2 DE 2: CONTINUACIÓN DE LA PARTE 1

    2-También le cito: “Un público mejor informado y escuchado confiará más en los medios y en la institucionalidad revolucionaria, estará cada vez mejor preparado para ejercer su derecho a participar en los asuntos del país y para controlar su funcionamiento, en particular previniendo la corrupción y la ilegalidad, a la vez que contribuirá a alcanzar como nos pidió nuestro Presidente, toda la democracia posible.”

    Precisamente por eso no se busca informar al público. Para evitar voces discrepantes, para no rendir cuenta realmente. Dígame una organización de masas o política que rinda cuenta a sus miembros del uso que hace de sus recursos como autos, casas, materiales asignados, cotización, cuánto ganan sus cuadros, dónde veranean… Y esa es la “vanguardia política y de masas”, y forman directa o indirectamente (por subordinación expresada en estatutos y militancia de las personas concretas) las comisiones de candidatura que condicionan e influencian absurdamente las elecciones a la Asamblea Nacional. Sin embargo, puedo mencionarle muchas ONG que sí lo hacen, como la UNEAC, ANEC, UNAICC, ATAC, AHS. Por qué estas ONG son más transparentes y se preocupan más por el bienestar de sus miembros, sin que sean perfectas por ello, que las organizaciones políticas y de masas? Hay un trasfondo de ejercicio del poder, ideológico, detrás. Nunca he visto que a las personas les presenten dos criterios fundamentados en los medios o Mesa Redonda, a fin de que elijan por uno.

    Acaso decisiones como la ofensiva revolucionaria del 68, la zafra de los 10 millones, las gigantescas textileras de Santiago y Las Villas, la presencia militar masiva en Angola y Etiopía, la CEN de Juraguá, la prohibición de acceder a hoteles y playas, la disolución de la mejor corporación de comercio minorista en relación calidad/precio (Cubalse), los trabajadores sociales, la UCI, la reducción de beneficios sociales y productos de primera necesidad normados, el proceso de disponibilidad, la resolución 17, la zona del mariel, no debían haber sido explicado, mostrando los criterios a favor y en contra, y sometidos a referendo, plebiscito o consulta, con el público? Por qué no lo fueron?

    La información no puede ser no-vinculante, si se quiere toda la democracia posible.
    Las principales decisiones de este país debían haber sido consultadas directamente.
    En cambio, se informa a posteriori o durante los acontecimientos, sólo lo positivo de la campaña, inversión o medida adoptada, al parecer irradiando la luz desde una vanguardia infalible, mesiánica. Luego cuando vienen los escaches, la gente pues no lo entiende. Y se crea una sensación de vacío, desconfianza, que impide una mirada colectiva, cuando la colectividad es falsas, pues no es retroalimentada, pues es vertical.
    La no extensión del presupuesto participativo aplicado en la Habana Vieja (que además fue falsa: se hizo con una donación extra al presupuesto) es una muestra de que no se quiere empoderar ni informar al público en profundidad.

    Sobre todo esto hay mucho que hablar por muchos patriotas, que esperamos la existencia de un espacio más adecuado para transmitir nuestros modestos criterios.
    Pero ya ve: lea las condiciones de uso de cubava.com para abrir un blog, y se dará cuenta que es imposible depender del criterio subjetivo sobre qué es dañino y qué no, cuando uno emita algún criterio molesto. Es muy cómodo controlar todos los medios.

    Seguimos igual. Por eso muchos revolucionarios, patriotas, se desmotivan y se callan.
    No se puede encargar de la lucha contra el cáncer a los tumores en metástasis.
    Esto se parece en algo a la reforma agraria que hizo el shah de irán en 1963, donde los terratenientes eran quienes decidían en la misma. Al final no se resuelve el problema.
    He sido respetuoso y no difamatorio. Espero me publiquen.

  • miguelangel dijo:

    No se puede seguir queriendo vivir en una torre de cristal. Ya hay mucha forma de mirar hacia afuera

  • Chris dijo:

    De donde usted sacó que sin socialismo no hay cubanía, libertad o soberanía nacional, eso es ofender al pueblo cubano que logró la libertad de Cuba en 1902 y fundó una república llena de defectos pero cubana y llena patriotas en lo politico, lo cultural, lo social, etc…¿no fue cubano Mella, Guiteraz, José Antonio Echevarria, Frank País, Portocarrero, Lezama Lima, Amelia Pelaez, Eliseo Diego, Rita Montaner, Bola de Nieva, Chivaz? No son cubanos nuestros símbolos patrios, todos creados antes del socialismo. Mi abuelo, nacido en 1914 (y ya fallecido) fue más patriota que los jóvenes que veo hoy en las calles, nacidos y criados en el socialismo…en tiempos de batalla ideológica lo único que podrá salvarnos es la exaltación de la cubanía, que es y debe estar por encima de cualquier doctina política. Lo primero es CUBA, la nación cubana y después el sistema político que el pueblo y el gobierno escojan…

  • Papi dijo:

    Profesor Dario, con todo respeto, su art’iculo me parece ingenuo y perdoneme, pero debo ser sincero, ya estos tiempos no son de otra cosa.

  • Jose R Oro dijo:

    Lila. Me opongo a las cosas que sean ofensivas o que denigrantes acerca de la vida personal o familiar de los autores. Lamento que usted haya escrito ese comentario y no entiendo como ha sido hecho visible

  • Leandro dijo:

    Estoy convencido que como asegura Darío “las relaciones económicas que se van abriendo paso, estimuladas por la acción del mercado y la propiedad privada” implican un reto para el socialismo en Cuba, por lo que hay que imponerles límites, lo que no quiere decir que piense que hay que eliminarlas.
    No por gusto Obama en su intervención del 17 de diciembre de 2014 planteó que “…estamos aumentando significativamente la cantidad de dinero que puede ser enviado a Cuba y eliminando los límites de las remesas que apoyan… al emergente sector privado en Cuba.” El sitio Web de la Casa Blanca fue más esclarecedor: “Con la expansión de viajes, las personas que viven en Estados Unidos podrán ayudar con el crecimiento de la sociedad civil en Cuba de manera más fácil, y proporcionar capacitación de negocios para los negocios privados y los pequeños agricultores cubanos. Las personas que viven en Estados Unidos también podrán proporcionar otro apoyo para el crecimiento del naciente sector privado de Cuba”. La autorización – se dice en el sitio- de mayores ventas y exportaciones de ciertos bienes y servicios desde EE. UU. a Cuba “buscará empoderar al naciente sector privado cubano…” Sin duda que tanto énfasis en el sector privado obedece a sus pretensiones de fortalecer la base material que favorezca la creación de estructuras sociales y manifestaciones ideológicas ajenas al socialismo, pues no ignoran que la actividad económica privada crea condiciones para el surgimiento de relaciones, valores e ideas diferentes a los de la actividad económica colectiva, pudiendo convertirse en una amenaza para el sistema social socialista.
    En su trascendental encíclica “Alabado sea” el Papa Francisco plantea:
    “conviene evitar una concepción mágica del mercado, que tiende a pensar que los problemas se resuelven sólo con el crecimiento de los beneficios de las empresas o de los individuos.”
    “Para que surjan nuevos modelos de progreso, necesitamos «cambiar el modelo de desarrollo global», lo cual implica reflexionar responsablemente «sobre el sentido de la economía y su finalidad, para corregir sus disfunciones y distorsiones»
    “…muchas veces la calidad real de la vida de las personas disminuye –…– en el contexto de un crecimiento de la economía”
    “Muchos saben que el progreso actual y la mera sumatoria de objetos o placeres no bastan para darle sentido y gozo al corazón humano, pero no se sienten capaces de renunciar a lo que el mercado les ofrece” Fin de la cita.
    Pienso que tan dañino es desconocer las capacidades del pueblo cubano para enfrentar los retos que tiene por delante, como lo es ignorar sus vulnerabilidades y la capacidad del imperio para aprovecharlas en función de sus intereses.

Se han publicado 28 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Darío Machado Rodríguez

Darío Machado Rodríguez

Licenciado en Ciencias Políticas y Doctor en Ciencias Filosóficas. Preside la Cátedra de Periodismo de Investigación y es vicepresidente de la cátedra de Comunicación y Sociedad del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

Vea también