Imprimir
Inicio » Opinión, Sociedad  »

El amor no lleva guantes de boxeo

| 26

Por Miguel Terry Valdespino

Ilustración: Denys San Jorge

Ilustración: Denys San Jorge

El chofer, en un gesto caballeroso, decidió detener el ómnibus que conducía y echarle una mano a la mujer que con dos niños, un varón y una hembra, esperaba por alguna “botella” salvadora en aquella curva de un camino incierto. Lejos estaba el hombre de imaginar el “material explosivo” que había subido a su guagua.

Apenas cinco minutos después de sentados, la mujer (mamá) y la niña (hija) comenzaron a poner caliente la escena, preludio del combate, campana a campana, que sostendrían a lo largo de todo el trayecto. Nené ofendía, atacaba a mamá, la pinchaba con frases injuriosas, le disparaba cuantos insultos pasaban por su “tierna” cabecita. Mamá, herida en su orgullo, se volteaba en el asiento anterior y disparaba hacia el asiento trasero, donde se hallaba su hija, una andanada de manotazos con la misma velocidad de un Kid Chocolate en sus mejores tiempos. El contrincante, perdón, la hija, se cubría del aluvión de derechazos e izquierdazos que llovían sobre su cabeza.

Pasado el terremoto de golpes y luego de unas lágrimas de la pequeña, esta volvía afanosa al centro del ring, lista para continuar el combate. Atacaba de nuevo, ofendía. Mamá le exigía callar entonces, diciéndole “niña, este chofer es pesaísimo, te va a bajar de la guagua, cállate la boca y pórtate bien”. Pero la niña parecía no temerle ni a los golpes ni a los choferes “pesaísimos” que bajan a los niños  las guaguas después de recogerlos. Secaba sus lágrimas, cogía aire y volvía a la carga, como el cubano Gilberto Carrillo ante el yugoslavo Mate Parlov en la mejor pelea del Mundial de Boxeo de 1974. Nada de miedo. Nada de susto, por mucho que la madre le prometiera que, una vez llegadas a casa, la niñita iba a aprender “lo que era bueno”, es decir, iba a aprender a bailar la caringa en un solo pie o a cruzar el Niágara en bicicleta.

Escritores y profesores presentes en el ómnibus se miraban consternados, y de los labios de una veterana profesora se escapaba la frase más inteligente de todas las dichas acerca de tan triste caso: “La violencia solo engendra violencia”. Lástima de situación, mucho más tratándose de seres destinados a cultivar entre ellos el más tierno, nítido y eterno de los amores posibles: el de los padres y sus hijos. Pero la pesadilla no terminaría ahí, al menos para quien escribe: un par de fechas después, tras mi regreso a casa en una tarde soleada, la misma madre y la misma hija aparecían repentinamente ante mis ojos, metidas nuevamente en otro combate altamente bélico-explosivo.

Como la vez ya descripta, no habría un vencedor, sino dos perdedoras, porque en casos como estos nunca suele ganar nadie, aunque una de las partes en conflicto golpee y ofenda más fuerte.

Con frecuencia se habla de la pérdida de valores dentro de la familia cubana actual, problema que atañe a todos los habitantes de este país. Pero, más allá de cualquier crisis, siempre queda la posibilidad de intentar formar seres humanos bajo los principios más humanistas. Insistir en este empeño no siempre depende de tener más o menos recursos, más o menos dinero en los bolsillos. Sobran los ejemplos de gente acaudalada que forma hijos con un pensamiento ruin y egoísta, y de gente humilde capaz de formar seres nobles. Los vemos a diario. Por suerte nos rodean por todas partes.

Pero cuando la “educación” intenta imponerse desde el grito, los golpes y la falta de respeto, entonces otro gallo canta. El “ofendido” acaba pagando con la misma moneda y pierde el miedo a los golpes y a cualquier clase de castigo. Y lo que es peor: empina sus ramas al mundo de la manera más torcida y ya no hay mano que pueda enderezar su tronco. Espero, sinceramente, que cuando estos seres vuelvan a cruzarse en mi camino la triste memoria de madre e hija calzadas con guantes de boxeo sea tan solo una imagen lejana, lejanísima, incapaz de volver a despertar el asombro, la repulsa y el espanto de alguien.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ViC2 dijo:

    Como dijo una señora en la guagua: la violencia engendra violencia. A esa “pobre” mamá cuando llega a su casa hay un “esposo” furibundo esperándola látigo en mano. Luego el hermanito de la “púgil” llega a la escuela o al círculo y reparte sus dosis de cocotazos también. Y así sucesivamente.
    Lo mismo sucede a nivel global: toda esa gente haciendo guerra por asuntos religiosos, étnicos y políticos, solo son unos pobres diablos infelices… con poder claro está.
    Este reportaje alerta sobre un fenómeno gravísimo, aunque no lo parezca.
    Saludos.

  • edo dijo:

    Incorrecta educación desde la cuna, en mi época que no es de hace tanto me decían: “Los vejigos hablan cuando las gallinas mean”, y óigame nunca vi una gallina mear, así que los niños respetaban a sus padres o tenían un derechazo, o un castigo.
    Aunque era una época de poca educación intelectual si tenían educación en cuanto al respeto por los mayores. Así que muchas veces la culpa no es de la madre sola que al final casi nunca(salvo excepciones) sabe lidiar correctamente con estos asuntos. La mayoría de las ocasiones (99.999999999999999999 %) la culpa es de un padre ausente, o no involucrado en la crianza de sus hijos. el otro % se lo dejo a “la ayuda” de l@s abuel@s u otros familiares que se involucran adonde solo caben 2.
    Esa según un orador muy famoso es la peor lacra de la sociedad a nivel mundial y uno de las mayores causas de hijos irrespetuosos o criminales, por tanto también una de las principales causas de una sociedad como la que tenemos en la actualidad.
    Saludos.

  • Coco dijo:

    La maldita culpa no la tiene nadieee… así dice la canción, pero en este caso la madre es la persona que se supone debe razonar más que la niña pues debe ser más madura y con el “elevado nivel cultural” que debemos tener, ha de ser capaz de llevar la situación como persona civilizada y no como salvajes, cómo es posible que una madre se ponga en el plano de un ni;o para hacerlo entrar en razones…. nada que este mundo para que sea mundo, tiene que tener de todo… saquemos nuestras propias conclusiones…….

  • jeny dijo:

    Cuando un niño se comporta asi en la calle o espacios públicos es que en la casa hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere lo que pasa es que a los padres les da algún vestigio de pena ante las demás personas cuando el niño da perreta o se porta mal y entonces entablan estas peleitas de boxeo, el respeto se gana, no se impone, la educación desde la cuna y el ejemplo siempre. Menos telenovelas+ tiempo para educar.

  • Mirthae dijo:

    La educación se inicia en la cuna.Es asombroso el nivel de violencia en los hogares y en la calle, y entre los más violentados están los niños.Qué dolor siento ante los golpes que, adultos mayoritariamente profesionales propinan a sus hijos en la calle y donde sea.Sufro mucho con la violencia psicológica por los improperios que les gritan a sus niños!! Hace muchos años se creía que los golpes solo los proporcionaban las personas de bajo nivel cultural, pero lamentablemente, las golpizas a menores son tan comunes!!! Violencia física: bofetadas, patadas, cintazos, golpes con zapatos, tirar del pelo y arrastrarlo/la son algunas escenas que he visto en la calle.Esta violencia seguirá de una generación a otra.Qué será de ellos en el futuro!!

  • Alejo... dijo:

    Miguel, por que no hablas del transporte y no esta sarta de sandeces…

    • lsolo dijo:

      Estoy de acuerdo con usted es mas importante la historia de la madre con sus hijos que la que tenemos hoy nosotros por el transporte……. de milagro la guagua le paro a esa pobre señora…………

  • PEPEPITON dijo:

    NO SOMOS UN PUEBLO EDUCADO, PERO SI INSTRUIDO. LA INSTRUCCIÓN SE ADQUIERE EN LA ESCUELA. LA EDUCACION SE APRENDE EN LA CASA. HAY MILES DE ESCUELAS Y MAESTROS EN CUBA QUE INSTRUYEN. SOLO UNOS POCOS EDUCAN. HAY MILLONES DE FAMILIA EN CUBA QUE NO EDUCAN. NI TAMPOCO INSTRUYEN. ENTONCES …….. HAY REGLASELEMENTALES DE EDUCACIÓN FORMAL QUE NUNCA DSE APRENDIERON, PORQUE DECIR BUENOS DIAS Y CON PERMISO, PERDONEME Y OTRAS COSAS NO ESTABAN A LA ALTURA DE LA CULTURA MARGINAL QUE HEMOS CRITICADO SIEMPRE, PERO QUE NO SABEMOS COMO HACERLA REVERTIR. NI INCLUSO DISFRAZARLA DE FOLKLORE Y DE RAICES SIRVIÓ. LOS OBREROS DE LOS PRIMEROS AÑOS DE LA REVOLUCIÓN ERAN RESPETUOSOS Y ASI EDUCABAN A SUS HIJOS, QUE ES AHORA MI GENERACIÓN. YA LAS HISTORIAS PANFLETARIAS DE LA AUSENCIA DE NEGROS EN EL HAVANA YACHT CLUB Y EN LAS ESCUELAS PRIVADAS NO SURTEN EFECTO, PORQUE A QUIENES SE LAS CONTAMOS NI RECUERDAN ESA ÉPOCA PORQUE NO LA VIVIERON. NO SE LA IMAGINAN. ADEMÁS. HAY MUCHA TELA POR DONDE CORTAR

  • Omar dijo:

    Aquí también se ve un problema del que nadie habla, ni a nivel institucional, ni en los medio, la violencia contar los niños.Con bastante frecuencia se hacen programas de radio y TV sobre la violencia contra la mujer, la violencia familiar, sin embargo es muy frecuente ver padres, madres u otro familiar agrediendo a un niños tanto física como verbalmete y de ese no se habla.es más se da por sentado que a los niños hay que darle golpes para educarlos (En el segundo comentario se dice que si los niños no respetaban tenían un derechazo). De la violencia infantil hay que hablar como de cuenquier otra, o más.

  • lulu dijo:

    la realidad que el momento q se vive merita concienciar el futuro pues entre los males de la casa y lo de la sociedad no va quedar nada para el mañana ,las faltas de respeto en la calle las palabrotas etc etc etc que se le va a decir a nuestros hijos

  • ramsay dijo:

    Alejo, porque de esto, hay que hablar más que del transporte.Y no es una sarta de sandeces. Quieres recrearte en los problemas del transporte ? Pues mira que uno de ellos, es la falta de respeto de los usuarios hacia el propio medio. Y eso viene de la falta de educación, que es también la base de la situación que narra Noel.
    Lo que pasa es que parece que tú solo quieres ver lo que te interesa. Y los cubanos necesitamos mejorar más nuestra propia educación, que el transporte. Que haríamos con un país con transporte pero sin educación ?

  • vikingo dijo:

    En otros artículos publicados escribí mi opnion sobre esto, por supuesto existen seres que no leen esto,existen seres que sus oidos y ojos solo son sencibles a lo que desean ver y escuchar y dar soluciones acorde a su concepciones.
    Nuestro lenguaje mayoritario,es violento, lucha, guerra ,combate, enemigo,forman parte del lexico oficial y popular.
    Nuestra forma de describir a las personas son racistas y despoticas, blaquito, negro,Chofer pesaísimo,etc.
    N

  • Maritza dijo:

    En verdad Miguel para plantear un tema no hay que hablar tanta boberia,. Aprendan a ser un periodismo claro y objetivo.

  • Israel dijo:

    Felicidades excelente nota periodística.

  • Milena dijo:

    Pequeña muestra de lo que puede convertirse la sociedad cubana si no le ponemos fin a ciertas actitudes como estas. Quién le puso freno a esto? nadie, y que no digan que la gente de la guagua era responsable de hacerlo, porque la sra terremoto si le hacia eso a la hijita tambien se viraba para el que se pusiera a reprenderla, seguro seguro. Valores, respeto, decencia…. cuánta falta nos están haciendo.

  • Jose dijo:

    ¿Por que tengo yo que aceptar empujones y “que me metan el pie” al montar la guagua?
    ¿Por que el desorden al subir y bajar? Ya no se respeta el subir por delante y bajar por detrás…. y ahí los “recolectores” hacen su zafra… ¿Llega siempre este dinero a la alcancia? ¿Por que no se acaba de poner un sistema electrónico para el cobro y se acaba este fraude? ¿Por qué tengo que aceptar que un gordito que podría ser hasta mi nieto me meta un empujón para pasar delante? Por supuesto, en lo que subíamos ambos por poco se le funde el coxis a rodillazos, que aun no uso bastón… ¿Y el respeto y la consideración que se predica en la televisión que cada día menos ven solo incita a voltear la mejilla? No creo que deba ser así…

  • Rene Olivera Tamayo dijo:

    La educación empieza en la casa. Los padres tienen la obligación de educar a sus hijos en el respeto a si mismos y hacía los demás. En ocasiones los padres “les reimos las gracias como se dice a los hijos”, eso es cuando estamos de buen humor..pero cuando no es asi la emprendemos a golpes ..eso no es educar. Cuando usted regañe a su hijo hágalo de manera tal que el sienta la fuerza de sus palabras. No lo regañe , ni castigue y a los 5 minutos ya el pequeño hace de nuevo lo que quiere. Caballeros..no se que pasa pero ya los niños no respetan a sus padres, ni a nadie que se les pare delante.
    El educarlos, regañarlos y una vez más que otra darle sus nalgadas no significa violencia ni mucho menos que no se quieran….eso significa RESPETO, que le servirá para toda la vida.

  • zaeta dijo:

    Me sensibilizo con el tema porque tengo una pequeña de 3 años, que se ha educado sin violencia, y en un ambiente familiar sano, donde no hay discusiones ni peleas, es una niña sana mentalmente que se comporta adecuadamente en lugares públicos y en el hogar. La disciplina se logra convenciendo a los niños de lo que es correcto y explicandoles las causas y las consecuencias en un lenguaje claro y entendible para ellos. Sin embargo hay que ver también como se manifiesta este tema en los Circulos Infantiles, donde muchos padres le dicen a sus hijos si te dan, te empujan, te muerden, haces lo mismo, cuando el comportamiento indicado sería decirselo a las educadoras.
    Me sucedió que un día la seño del CI de mi hija me dijo que mi hija tenía algún problema porque no se defendía, si la empujaban o le daban daba las quejas a la educadora, y le tuve que responder porque usted cree que mi hija tiene un problema al no actuar con violencia y no ve el problema en los que empujan y golpean a los demás. No debería usted conversar también con los padres de esos niños? No debería usted evitar que esos incidentes sucedan en su salón?

  • alberto juvier rodriguez dijo:

    un duro ejemplo y todavia hay quienes dicen que la deformación esta en la escuela, si no somos capaces de inculcar valores, normas de comportamiento a nuestros hijos desde el hogar que le vamos a exigir a la escuela donde un profesor tiene que educar como minimo 25 alumnos por aula, creo que padres como estos deben mirarse por dentro y pensar si fueron educados bajo estos presectos, soy de los que cree que el mayor problema de la formación de nuestros jovenes esta en la familia es donde en muchas ocasiones ven ejemplos negativos que despues tratan de imitar, por eso cuando se castiga aun joven, se debiera de castigar a quien no fue capaz de educar desde la cuna, aunque fuera moralmente.

  • camarada dijo:

    ES DURO RECONOCERLO PERO LA JUVENTUD CUBANA NO VA BIEN ,Y ESTO TIENE QUE VER CON CASA ,ESCUELA ,ENTORNO Y MEDIOS AUDIO VISUALES ,,,TODO ESTO TIENE QUE FUNCIONAR BIEN Y CUANDO SOLO UNO FALLA AHI EMPIEZA EL DETERIORO SOCIAL,,,MIREN EN CIENFUEGOS ES RARO EL DIA EN QUE NO OCURRA UN ASESINATO Y LA MAYORIA POR JOVENES,,,,,,,,ALERTAS HOY ES TEMPRANO TODAVIA.

  • LAZARO RAMIREZ dijo:

    HAY RETRASO MENTAL,SEUDOOLIGOFRENIA DEL ABANDONO CULTURAL,NO HAY FAMILIA EN MUCHAS OCASIONES,LAS PERSONAS TIENEN UN NIVEL DE AGRESIVIDAD ELEVADO,SE SUPLANTO LA PIRAMIDE FAMILIAR POR OTROS ESQUEMAS,EL TIO STIOPA AQUEL POLICIA GRANDON SUSTITUYO AL ABUELO ,AL TIO AL PADRE,NO HABIA ESPOSAS EN LOS MITINES Y SI LAS HABIA SE ESCONDIAN,NO HABIA HIJOS EN LOS MITINES Y SI LOS HABIA LOS ESCONDIAN.lA IMAGEN FAMILIAR SE EVAPORO,SOLO SUPER HOMBRES ,SUPER AGRESIVIDAD Y UNA HORRIBLE NECESIDAD DE SUPLANTAR YA DIJE A LA DEPENDENCIA FAMILIAR POR LA DEPENDENCIA ESTATAL,ESTO LAMENTABLEMENTE ES ASI OJALA SEAMOS CAPACES DE RECUPARARLO,PORQUE ESTO ES PARTE DE ESAS ACTITUDES.

Se han publicado 26 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Miguel Terry Valdespino

Miguel Terry Valdespino

Periodista del Artemiseño

Vea también