Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

Por una cultura más humana e inclusiva

| +

Hombres y mujeres de España, México, Bolivia, Cuba (desde sus diferentes provincias) y otras naciones, tuvieron una singular experiencia en el IX Encuentro Iberoamericano de Género y Comunicación: el taller el arte de vivir desde la conciencia de género, organizado por el proyecto Palomas y desarrollado por su directora Lizzete Vila y la bailarina Isabel Blanco.

Lizzete e Isabel, basándose en la sicología profunda de David Hume, consiguen que los participantes en una experiencia como esta, —realizada por toda la Isla— reconozcan sus culpas, las saquen desde el cuerpo hasta el entorno por medio de movimientos danzarios y música que los hace reír, llorar, y sobre todo mirarse por dentro.

Quizá esa ha sido la esencia de este encuentro, 22 años después que Irma Armas y un grupo de soñadoras (y soñadores) organizaran el primero, cuando hablar de género era casi ofender a algunas personas que trabajaban con las ideas, pero que aún no tenían conciencia del sesgo discriminativo que pueden tener las palabras. A la memoria de Irma, que estoy segura revoleteaba por allí, estuvo dedicado este nuevo reclamo en pos de la aceptación.

Entonces fue el comienzo. Hoy muchos más hombres se involucran en este aprender y aprehender el término de equidad y luchar contra la violencia en cualquiera de sus manifestaciones.

Teniendo como hilo conductor al desafío de las audiencias, se debatieron unas 40 ponencias en el salón Vedado del Hotel Nacional, sede del evento auspiciado por la Unión de Periodistas de Cuba, la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales, y la Federación de Mujeres Cubanas. En el encuentro, siempre en plenaria, abundaron los debates, pero sobre todo ocurrió un intercambio de saberes y experiencias entre delegadas y delegados.

La Dra Isabel Moya, alma de la cita, tuvo que ajustar el horario varias veces porque la intención de intervenir desbordaba el tiempo que existía para cada debate. Así sucedió por ejemplo con La mujer como propaganda de guerra: el caso de Cuba y Venezuela, intervención de la Dra Ángeles Diez que puso en el centro del colimador las diversas y a veces sutiles formas en las que se distorsiona la imagen de un país, mediante el reflejo de cómo son y viven sus mujeres.

Pero si esa exposición suscitó interés no quedaron atrás las ponencias que desde Las Tunas, Guantánamo o Moa nos hablaron de mujeres violentadas por sus esposos o de otras discriminadas por su opción sexual.

A las redes sociales y cómo ellas pueden servir para seguir moldeando una manera de actuar, que sea inclusiva, se dedicó un buen tiempo en las ponencias del XI Encuentro iberoamericano de género y comunicación.

Nuevas amistades y contactos nacieron en esta convocatoria que ya espera su próxima edición, cuando audaces muchachas y muchachos en el asalto al cielo que les corresponde, mantengan la lucha contra toda discriminación y por una cultura de género que es decir un interactuar más humano y pleno.

(Tomado de La Jiribilla)

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Paquita Armas Fonseca

Paquita Armas Fonseca

Periodista cubana especializada en temas culturales. Colabora sistemáticamente con el diario digital La Jiribilla.

Vea también