Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Formell

| 30

Formell en los años 70. Foto: La Jiribilla.

Mi primer contacto con Juan Formell y Los Van Van fue en 1969. Creo que entre las primeras presentaciones públicas de su entonces novel agrupación estuvo la que dio en el terreno de baloncesto de la Escuela Vocacional de Vento, donde estudiaba.

Era la “Noche de cultura” y avisaron a última hora que vendría “una orquesta… “, como quien dice que el chícharo que dieron en el almuerzo, el de todos los días, lo repetirían en la comida. Y para colmo, la propuesta competía, nada más y nada menos, con un examen de Química a primera hora de la mañana siguiente que se anunciaba de arranca pescuezo. Como nadie sabía quiénes eran los del “combito” y sí sabíamos quién era la profesora Caruca, pues el destino de aquella audición parecía estar echada…

En efecto, las aulas de mi año, el más numeroso de la escuela en ese tiempo, estaban repletas de estudiantes metidos de cabeza en los libros y ejercicios de la” orgánica” que nos llevaba de prisa con tantas cadenas de carbono.
Y la cancha vacía. Como de costumbre, hicieron un llamado urgente a la militancia a “¡Dar el paso al frente!” ¡Qué tiempos…! Pero la gente se alzó, porque al otro día daríamos un paso atrás cuando suspendiéramos.

Cuatro gatos bajaron al terreno a regañadientes, pero cuando empezaron a tocar, la música subió a las aulas… Primero, empezamos a llevar el compás con el tamborileo de los dedos sobre las libretas, seguimos sonado el lápiz contra el costado de la paleta del pupitre, comenzamos a mover los pies y finalmente salimos “a chocar con la concreta”, con aquella nueva sonoridad como encantados por la magia del flautista de Hamelin.

El jolgorio se extendió hasta las doce y, como en el cuento de Cenicienta, el hechizo se deshizo. Al otro día, el suspenso estuvo que daba al pecho, masivo.

La protesta fue generalizada. Con la consigna de que “¡Va, va!”, la exigencia estudiantil de una segunda convocatoria se hizo realidad a la semana siguiente. La victoria tuvo el mismo gustazo de aquella fiesta en que rompimos la suela de los Kiko plástico bailando de lo lindo.

Así entró Formell en la vida de muchos de nosotros. A Los Van Van los escuchábamos en un radio ruso portátil a media voz en las horas de autoestudio, con uno de nosotros atento en la puerta, vigilando la posible llegada del profe de guardia. Siempre recuerdo que Marilú, nos sabía como la Yolanda de Pablito o Ana, de los Beatles.

Los Van Van se fueron apoderando de nuestras fiestas de sábado en la noche y compartiendo honores de tú a tú con los Aguas claras, Sangre, sudor y lágrimas, los legendarios Rolling Stones y los clásicos chicos de Liverpool. También estaban en las matinés dominicales que organizábamos en casa de Vivian en espera de la hora de ir a buscar el ómnibus que nos llevaba cada fin de semana de regreso a la beca.

Con Formell y sus Van Van hacíamos las ruedas de casino en las escuelas al campo. Siempre recuerdo que en aquella inolvidable zafra del 70, no pocas veces abríamos un ruedo en medio del cañaveral y nos poníamos a cantar las canciones vanvaneras del momento acompañados con la música que le sacábamos con nuestras cucharas a los machetes, cantimploras, botellas y jarros hechos de latas de leche condensada, hasta que el jefe de lote nos descubría y salíamos a la desbandada a los gritos de ¡Vagos!, ¡Descaraos!, ¡Sinvergüenzas!

Una vez, por la FEU los invitamos a tocar en el comedor del edificio de la beca de F y Tercera. El acontecimiento rebasó la siempre caliente, concurrida y polémica esquina de la bien llamada “Bombonera” de la Universidad de La Habana. Pero un imperdonable apagón abortó la fiesta y aquello casi termina como la fiesta del Guatao…

En uno de los aniversarios del periódico Granma, Formell y su tropa amenizaron la fiesta en el Cristino Naranjo. Al rememorar aquel acontecimiento, me viene a la mente una compañera muy cumplida y protocolar, quien llegó con una maxifalda y montada sobre unas puyas de vértigo, pero cuando comenzó a tocar la orquesta se desalmidonó: levantó el faldón a la rodilla, anudándolo; sacó de su cartera un par de tenis y bailó tanto que hasta el elegante moño que coronaba su cabeza se deshizo de tanta gozadera en un rumbón que duró casi hasta el amanecer.

No soy musicólogo, tengo mala cabeza para retener nombres de canciones y autores, pero sinceramente, y con el perdón de sus creadores, pienso que son todas de Formell. Aseguro que no me acuerdo de la mayoría de las letras, pero cuando las escucho me viene poco a poco a la mente y las disfruto, hasta trato de interpretarlas mentalmente porque si abro la boca pues ya podrán imaginarse…

Así me pasó en Angola. Cuando los sudafricanos nos ponían la lluvia de proyectiles de sus G-5 sobre nuestras posiciones en Cuito Cuanavale, en el refugios bajo tierra solíamos cantar esa que dice: “…tan,tan,tan, tan, taran, tan, ta … ¡La candela!”

Qué decir de los estribillos que se pegan y trascienden más allá de las canciones para formar parte del decir popular cotidiano para identificar situaciones con picaresca y sabrosura: “¿Qué cosa…? ¡…, pues que cosa la costurera!”

Quien no ha visto la memorable película Los pájaros tirándole a la escopeta y cómo no asociarla de inmediato a Formell y las formidables crónicas musicales que acompañan el devenir de la cinta.

Su música forma parte del cofre sagrado donde nos llevamos los recuerdos más entrañables de la patria. Cuando en la distancia escuchamos esas canciones es como si nos convocara irrenunciablemente “el Caimán” con la mezcla de alegrías y nostalgias que nos provocan.

Una vez, en Venezuela, Los Van Van tocaron en el caraqueño Parque del Este. La noticia corrió previamente de celular en celular de los médicos cubanos, quienes esa noche, desconociendo las normas de seguridad establecidas, bajaron de los cerros en masa para hacer la rueda de casino más grande jamás vista por esos lares. Hasta mi colega Marina, quien convalecía con una bota de yeso, no resistió el llamado de la tierra y haciendo realidad la canción de Los Matamoros , soltó la muleta y el bastón y se puso a bailar el son…

Formell y Los Van Van llegaron para formar parte de nuestras vidas, porque quién deja de tenerlos en una fiestas: las que hacemos en nuestros hogares, la casa del vecino, la cuadra, el centro de trabajo, la escuela, en los carnavales… Fiestar en Cuba no es concebible sin ellos.

Desde aquella ya casi remota primera vez que lo ví personalmente en 1969, no lo había tenido frente a frente hasta diciembre pasado. Fue en un acto de reconocimiento a trabajadores de la cultura, en la CTC. Ahí estaba, no en primera fila, sino entre el grupo, como uno más de los homenajeados, sencillo, amable, caballeroso, recibiendo el cariño de la gente. Apenas si pudo estar sentado en el lapso previo al inicio de la ceremonia, pues todo el mundo se le acercaba para saludarlo y tomarse una instantánea de recuerdo. Estaba con su compañera, una exalumna y posteriormente colega de Granma. A un gesto cariños de ella, dejé la pena a un lado y fui donde ellos; finalmente, después de tantos años, le estreché la mano por primera vez.

De esa ocasión no quedó una foto. “Sería en otra oportunidad”, le dije con resignación a una fotorreportera amiga que cubría el acto, quien me reprochó no haber aprovechado la ocasión. Y es que a veces uno piensa que para gentes como él la vida física es infinita. Por eso es duro creer que haya muerto una persona que tanta alegría ha prodigado a los cubanos con su música.

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Guajiro dijo:

    Roger buen artículo sobre nuestro músico y su paso por diferentes etapas de la Revolución.

  • JOSE DIAZ BARRANCO dijo:

    EN UNA CARTA A MI ESPOSA.
    AGRADECIMIENTO INTIMO A JUAN FORMELL
    MI AMOR, SE NOS FUE JUAN FORMELL. RECUERDO LAS VECES QUE BILAMMOS TU Y TO CON SUBLIME GOZO. SU TUMBAO FÁCIL, DELICADO, TIERNO HERMOSO.
    RECUERDO LA SANDUNGUERA QUE PARA MIS HIJOS CANTÉ.
    EN CARICATUREZCO INGLÉS,MI COMPLICIDAD CON MARILÚ , SOÑANDO QUE ERAS TÚ. SU CANCIÓN “TAL VEZ” QUE INTIMAMAENTE TE DEDIQUÉ.¿SABES? LLORÉ CON DOLOR PROFUNDO.
    SE FUE UN INMENSO AMIGO, NUNCA ESTRECHÉ SU MANO, LO SENTÍ COMO FAMILIA, COMO UN HERMANO.
    “EL BUENA GENTE”, EL DE VOZ SUAVE, LEVE, QUE MÁS QUE CANTAR DECÍAL:LOS SUCESOS, LAS PENURIAS,LAS ALEGRÍAS DE TÚ VIDA, DE LA DE AQUEL, DE LA MÍA.
    !FORMELL !:
    _ GRACIAS POR TU SON
    _ GRACIAS POR EL DISFRUTE
    _ GRACIAS POR LA FELICIDAD JUNTO A MIS SERES QUERIDOS, CON TU INMENSA PRESENCIA.
    _ GRACIAS EN MI NOMBRE Y EL DE MIS HIJOS.
    _ GRACIAS ETERNA , AMIGO.

  • Gavi Rose dijo:

    Es una gran perdida para la música cubana y para todos los que nos gustaban los van van su música vivirá siempre en los corazones de los cubanos.

  • Frank dijo:

    Muy buen artículo, me ericé leyéndolo, y es que se ha ido físicamente, unos de los más grandes músicos, de todos los tiempos en Cuba, para mí, y sin herir a nadie, sólo comparable con el gran Beny Moré, y reconociendo que la obra de Formell fue mucho más extensa, que la del Beny. Pido permiso, y me quito el sombrero, con Pérez Prado, Elio Revé, Pancho Alonso, Matamoros, Aragón, ETC, sería interminable la lista de tan grandes músicos que ha dado mi país, en cuanto a la música bailable, y es que Formell, marcó su estilo y marcó época en la música cubana, que gran pérdida…

  • mendiola dijo:

    Este artículo me ha provocado tristeza, es tan real como mi vida. Aprendí a bailar con los Van Van, crecí con ellos, ame con ellos y he vivido con ellos. No hay celebración en la que no estén, son parte de la familia en los mejores momentos de nuestras vidas. Lo mismo da un bautizo que una boda, o una graduación o tan solo una prueba aprobada, los Van Van estan siempre ahí como el familiar más cercano pues Van Van es Cuba.

  • Arístides Lima Castillo dijo:

    ¿Cuándo conocí a Formell? Eso fue en el mismito diciembre de 1969, nacimiento de los Van Van, cuando trabajaba en la ampliación del central Cristino Naranjo, en Palomo, municipio Cacocum, en la hoy provincia Holguín. Ya estábamos en plena “zafra de los 10 millones” puestos para la terminación de nuestros trabajos que ya estaban bastante atrasados. En la sección técnica de la obra teníamos uno de aquellos legendarios radios rusos marca Bef que calentábamos, como para que se derritiera, las diez y más horas en las que trabajábamos. No recuerdo aquellos primeros números que escuchábamos, pero los reconocíamos como buenos y nos alegraban las intensas jornadas de trabajo. No tuve la suerte de ver a Formell en vivo y en directo, de estrechar su mano o de intercambiar algunas palabras, como tampoco ni estuve cerca a su agrupación. De que se nos fue una Gloria de la Música no hay la menor duda. No se olvidará porque sus creaciones, incluyendo a su orquesta, nos quedan como alegres y sonoros recuerdos de sus pasos por la vida.

  • Oni Acosta Llerena dijo:

    Excelente, austero y sincero. Gracias por compartirnos estas vivencias!!

  • A.A.C. dijo:

    Roger,mi 1ra intenciòn no era engrandecer la figura de Juan Formel,por algunos hechos irrelevantes q le sucedieron,pero despuès de meditar su escrito,considero q la vida de Juan Formel le diò tanta satisfacciòn a los cubanos, q cualquier error q alla cometido en vida, subsana ampliamente, somos humanos y cometemos errores.Saludos..

  • Pilar dijo:

    Pilar escribió este poema

    Triste sepelio musical
    a Juan Formell

    La música es el hombre

    escapado de si mismo…

    José Martí

    No callará tu canto
    nadie va a olvidarte,
    aquella muchedumbre
    llevaba su dolor en la carne
    gritaba a puro viento
    yo se que Van Van
    Yo se que Van Van,
    ahí estaba tu mano
    dando lo que el pueblo esperaba
    Embajador de Cuba
    de su fiel pentagrama
    llenaste de alegría
    las nostalgias
    tan alto es tu vibrar
    que todo el que una lágrima dejó
    sobre tu flor
    no será en vano.

    Asi fueron las oraciones
    que el pueblo te profesaba
    alas para tu ser
    raíces para tu nombre,
    todo parecía tan triste y tan alegre
    triste sepelio musical,
    se olvidaron las penas
    la música de Van Van se cantó con lágrimas
    sólo contaba el tiempo
    el tiempo que colmaste a tu patria
    de premios y de blasones
    los tiempos de sandunguera
    de aquí el que baila gana
    del baile del buey cansao,
    los tiempos de tu música cosida con alas
    del eco del songo
    del songo
    que quizás
    Guillen hubiera nombrado
    el Songorocosongo de Formell.

    Pilar Esther Garcia Martinez
    Grupo de creación poética Fundación Nicolás Guillén
    UNEAC. Ciudad Habana
    Mayo 2 de 2014

  • Norgelys dijo:

    Roger:Me hiciste reir y llorar,me llevaste a los años 80,las becas ,los estudios incividuales con un profe de guardia en aquellos largos pasillos de nuestras escuelas al campo q ya no exiten,fueron cosas q van quedando y marcando nuestras vidas como cuando los miercoles habia recreacion y no podia faltar la musica de Van Van y la rueda de casino.q yo desgraciadamente nunca aprendi a bailar pero las disfrutaba desde afuera.Gracias a Formell y a ti x tan bonito articulo.

  • roberto dijo:

    COLEGA ROGER RICARDO
    DE LO QUE CUENTAS RECUERDO TAMBIÉN MUCHO, PERO CREO QUE UN POCO MÁS.
    DE TODAS MANERAS TU TRABAJO ME RECORDÓ VIVENCIAS PROPIAS RELACIONADAS CON VAN VAN. ESO ES INOLVIDABLE.

  • ericklazaro dijo:

    El escribir aquí unas palabras aliviaran un tanto la pena que provoca la pérdida de Juan Formell a un cubano que como muchos, nació con Van Van y ha disfrutado muchos momentos de su vida con esa maravillosa música que nos ha dado Van Van

  • Susana dijo:

    Roger: !Muchas gracias! expresaste con sencillez, como merecia Formell, lo que muchos en estos días hemos llevado en nuestros corazones.

  • Lic. Maria Antonia Reyes dijo:

    Formell es una gran pérdida para la música cubana y para todos los que nos gustaban los van van,vivirá eternamente en el corazón de todos los cubanos.

  • NPG dijo:

    Excelente persona, cubano y musico de nuestro país. Sento pauta en la musica cubana y asi sera recordado siempre por todos nosotros y mas alla.
    Generaciones de cubano crecieron y disfrutaron su musica, esa musica que supo llegar a todos.
    Que en paz descanse y mi pesame para su familia.

  • Irene dijo:

    Formell, grande de Cuba y del mundo, las personas como tú no mueren

  • Atenea dijo:

    Esto se lo mandó una amiga (la Dra Emérita) a mi mamá,ellas bailaron y todavía bailan con Van Van ,estén donde estén.Miren qué lindo.

    Nuestra bella Isla ha perdido uno de sus mejores músicos, Cuba está consternada, TODOS LOS PROGRAMAS de la televisión y de radio, le han dedicado su espacio y no una breve reseña, sino los programas completos, ejemplo: la Mesa redonda, Telesur, De tarde en casa , programas deportivos etc , es una conmoción todo lo que sucede ,un especialista de la música planteó que el rayaba en la genialidad, soy de la opinión que casi TODOS LO CUBANOS (de cualquier edad), donde quieran que se encuentren han sentido está pérdida, parafraseando la frase que tire la primera piedra, seria con respecto a Juan Formell, (Director de los Van Van) que tire la primera piedra quien no ha bailado , se ha movido (si no sabe bailar) o al menos se ha reído o sonreído con las letras de sus canciones o por lo menos los ha hecho pensar , yo crecí como gran parte de los cubanos actuales con la música de los VAN VAN, en un largo tiempo de mi existencia fueron mi orquesta preferida y Michael Jackson, mi artista extranjero preferido. Él murió satisfecho y donde quiera que esté se debe estar sonriendo , el cumplió con su tiempo hizo feliz repetidas veces, a un pueblo que se mantiene inmerso en problemas y dificultades durante décadas. En fin que descanse en PAZ UN MAESTRO ACADÉMICO Y DE PUEBLO, seré siempre una de sus admiradoras. Donde quiera que se encuentren reúnanse y escuchen sus canciones y si no tiene nada grabado, canten o tararéenlo , verán que bien lo van a pasar , los quiero y extraño besos ,
    Dra. Emérita.

  • Maritza dijo:

    Bellisismo trabajo Roger, cuantos recuerdos y vivencias has traido a nuestras mentes y nuestros corazones a todos aquellos que pudimos difrutar de aquellas escuelas en el campo y mas aún de aquellas melodias que nada tienen que ver con la que hoy se escucha, no quiero ofender la calidad o el buen sentido del oido de nadie, pero fuimos tan diferentes, pero la evolución no la podemos detener, y nada es para siempre, en otros comentarios dije que la lápida de Formel debia decir textualmente asi: “Estoy aqui en contra de la voluntad de los cubanos” EPD.

  • VILLACLAREÑA dijo:

    Que tristeza tan grande invade a Cuba, se nos fué uno de los grandes, pero ha dejado su legado que vivirá por siempre VAN VAN y en cada canción estará presente. Juan Formel gracias por tanto amor y tanta alegría.

  • EL cali dijo:

    Como hay cosas que no conociamos de formelly hobo que esperar por esto para conocer de el

Se han publicado 30 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Roger Ricardo Luis

Periodista cubano y profesor del Instituto Internacional de Periodismo “José Martí”, de La Habana. Es doctor en Ciencias de la Comunicación. Fue corresponsal de guerra en Angola.

Vea también