Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Espinas sin rosas

| 5
La organización, liderada por el candidato presidencial Dmitri Yarosh, tuvo un protagonismo clave en las acciones violentas durante las protestas antigubernamentales.

La organización liderada por el candidato presidencial Dmitri Yarosh, tuvo un protagonismo clave en las acciones violentas durante las protestas antigubernamentales.

Abundantes amenazas y una dudosa cosecha. Así pudiera ser resumido el saldo de Ginebra, tras el encuentro el 17 de abril entre los cancilleres de Rusia, Estados Unidos, la Unión Europea y la representación por Ucrania de un gobierno que Moscú no tiene por legítimo.

El canciller Serguei Lavrov, en conferencia de prensa al término del encuentro, hizo las aclaraciones del caso, advirtiendo que en Occidente piensan que haberse sentado a la misma mesa con los golpistas implica que Moscú les otorga legitimidad, pero no es cierto. Si aceptaron participar fue en aras de impedir el escalamiento de una situación que ya rebasó varios límites, sobre todo a partir de que el auto instalado gabinete de Kíev, enviara tanques y artillería pesada, contra sus compatriotas del este, calificándoles de terroristas e invasores.

El episodio tiene muchos capítulos y seguro la inexorable praxis se hará cargo de escribir otros. Si la negociación cuatripartita en la emblemática ciudad suiza, tuvo, aparentemente, mejores resultados que los esperados por unos cuántos, antes de pasadas 24 horas, comenzaron a expresarse contradictorios enfoques de lo convenido.

Modificar la constitución para introducir la posibilidad de que el país se descentralice y otorgue las deseadas funciones administrativo-financieras a las regiones que aspiran a mayor autonomía, fue uno de los puntos formulados por Rusia en la urbe helvética y aceptado, al menos en ese cónclave y solo en teoría, por los participantes.

El acuerdo presupone que todos los grupos irregulares depongan armas y se desalojen los edificios oficiales tomados en las regiones insubordinadas. Sin embargo, pronto, demasiado pronto, las autoproclamadas autoridades que tomaron el poder, hicieron declaraciones advirtiendo que lo concertado en Ginebra no afecta a los radicales del Maidán, sino solo a quienes participan de la insubordinación popular en el Donestk.

La unilateral reinterpretación sobre los acuerdos de la reunión cuatripartita, fue refutada en un comunicado de la cancillería rusa, donde se reitera que: “Cuando hablamos del desarme, tenemos en cuenta, ante todo, quitar las armas a los combatientes de Pravy Sektor y otros grupos pronazis que participaron” en el golpe de estado del pasado 22 de febrero, plantea el texto oficial, especificando, que los partidarios del Maidán “deben ser los primeros en abandonar los edificios gubernamentales (…) en Kiev y las regiones occidentales de Ucrania”.

El problema parte del enfoque mismo dado por Estados Unidos al asunto. Washington, seguido de Bruselas, considera legítima el acto sedicioso contra el presidente Víctor Yanukovich e insisten (pese a los muertos entonces y los perseguidos ahora) en llamar pacíficas a las manifestaciones y el tinglado que dio base a la asonada.

De igual forman insisten, con el trillado método goebeliano-mediático, que Rusia dirige el descontento expresado en la zona minero-industrial, donde sus guías reaccionaron al término de las negociaciones de forma contundente. Denis Pushilin, líder de la República Popular del Donestk, dijo que ellos no estuvieron en esos tratos y van a perseverar en su lucha por la autonomía.

“Si liberan a los presos políticos y no nos acosan, Pravy Sektor (neonazis) depone las armas, y se hace una reforma del sistema administrativo de Ucrania mediante referendos, entonces nosotros también abandonaremos las armas y desalojaremos los edificios públicos”, indicó a su vez Serguei Tsyplakov, otro dirigente del movimiento popular, sintetizando el enfoque de los rebeldes.

Los hechos parecen otorgarles razón, habida cuenta de que las autoridades de facto, no solo pretendieron re-escribir lo negociado con respecto a desactivar a los paramilitares en el cuales se siguen apoyando, sino está patente en la decisión anunciada de continuar con el desmesurado operativo bélico contra las regiones del este ucraniano. Así lo aseguró el ministro de exteriores en funciones, Andréi Deschitsa.

En línea con esa postura de fuerza e hipocresía , Washington tuvo a bien enseñar su conocido colmillo: “Rechazamos absolutamente las declaraciones de los separatistas de Donetsk”, y con una cabriola nada original, les acusó de ser ellos los golpistas y no los apadrinados celosamente por la Casa Blanca para instalarlos y que se mantengan en el usurpado poder. Otra raya para el tigre, habituado a violar el derecho internacional, derogando un gobierno para imponer el de su gusto.

Otros truenos procedentes de la Sala Oval, se remiten al previsto aumento de las sanciones contra Moscú. Era previsible luego que el secretario de estado, John Kerry, apenas levantado de su silla en el salón del hotel suizo donde transcurrieron las transacciones, dijo en conferencia de prensa que el compromiso alcanzado obliga a la administración Putin a patrocinar el desarme de las milicias pro-rusas del este ucraniano. A no dudarlo, Moscú desplegará sus buenos oficios, pero responsabilizarle con el éxito o fracaso de tal misión, es demasiado y cínico.

En el lenguaje que comenzaron a usar los medios de difusión se advierten preparativos funestos. En lugar de mantener el calificativo de conversaciones cuatripartitas, hablan sobre tratos entre Ucrania y Rusia, auspiciados por EE. UU. y la Unión Europea. ¿Recursos para elevar el rango de los favorecidos en Kíev o modo de deslindarse de responsabilidades que están trocando?

Desde el grupo de ciudades en el sureste ucraniano, se continuaba pidiendo el cese de la ofensiva militar contra esos territorios, piden la derogación de prohibiciones como el empleo del idioma ruso y la censura sobre las transmisiones de canales televisivos desde el vecino país. Insisten en darle carácter de estado federal a Ucrania, particularmente a esta importante zona económica y hacer, a corto plazo, elecciones presidenciales y de diputados en los consejos locales y aldeas, así como de los alcaldes en pueblos y ciudades.

El nombramiento de oligarcas como gobernadores, por parte de quienes derrocaron al presidente Yanukovich y se instalaron en el poder, irritó sobremanera a la población pues les roban la capacidad de decidir a quién otorgarán su confianza.

La Organización para la Seguridad y la cooperación de Europa desplegó sus observadores, pero parecen necesitados de un buen oftalmólogo. No han visto cómo se persigue a políticos contrarios a cuanto sucede o a los aspirantes a las elecciones que nadie sabe si podrán realizarse o se desea que no ocurran en mayo, sino en fechas más convenientes.

Tampoco se dieron cuenta de las restricciones para el ingreso al país de ciudadanos rusos, so pretexto de impedir el acceso de colaboradores con el este, pero reportes de prensa indican que había niños y ancianas entre los impedidos de entrar a Ucrania.

Incluso si la OSCE, usara buenos espejuelos, hay cáscaras de sobra para resbalar. Una: las prisas que descargan sobre la administración Putin. Sería positivo el intento para finiquitar este malsano asunto cuanto antes, pero no tan bueno que haya plazos muy apretados cuando con la madeja a desenredar jugaron varios gatos.

Otra: ¿Quieren dentro o fuera exponerse a unos comicios que pudieran no favorecer a los favoritos de Obama y compañía? Para U.S.A. es conveniente que Evgueni Yatseniuk se mantenga actuando todo el tiempo posible al frente del gobierno interino. Pueden confiarle la creación de estructuras favorables a sus intereses con pretextos europeístas o de cualquier índole. Pero no tienen certeza de que gane un certamen donde tampoco otros que les son afines cuentan con muchos admiradores. El asunto merece su espacio propio.

Por ahora y cáscaras aparte, las anunciadas acciones hostiles o la más sencilla ineptitud van a impedir un deseable arreglo. Luego el demonio de una guerra civil anda suelto. Y hay quien dice que el propósito trasciende las fronteras ucranianas. No sería raro. Rusia le ha hecho tragar a EE.UU. varios sapos diplomáticos que el imperio no acaba de digerir. Ucrania pudiera convertirse en el pretexto para enormes disparates. Esto no es nada divertido.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ANTONIO dijo:

    excelente comentario el de Elsa Claro.Hace bien en no descartar que no es imposible que quieran incendiar aRusia por dentro..S E TRATA DE VERDADEROS BANDIDOS COMO LO HAN DEMOSTRADO EN MUCHOS CASOS.

  • senelio ceballos dijo:

    Hola Antonio!!…Anoche mientras se realizaban las fiestas religiosas [ FUEGO LIMPIADOR DE PECADOS]..En el pueblo de Slabiank situado al este de Ucraina..Fue atacado un puesto de control por varios enmascarados que llegaron en 5 jeeps..

    Fueron muertos 3 brigadistas pro-rusos que defendian el puesto y varios heridos, al llegar refuerzos desde el pueblo..los atacantes se retiraron dejando en el campo dos jeeps quemados y dos cuerpos sin vida, pertenecientes al partido de los ..FUERZAS DE DERECHA-BANDERISTAS…

  • Ramon dijo:

    Los rusos siguen siendo lentos, igual que cuando los nacis los atacaron en la segunda guerra mundial, perdieron la iniciativa y esto proboco millones de muertos. No podian dejar que los facistas dieran el golpe de estado en Ucrania. Cuando digo facista me refiero tambien a el gobierno de EE UU y de la Union Europea. Ahora no pueden darse el lujo de hacer conseciones a los golpistas, porque entonces la sangre de los rusos y pro rusos ucranianos va a correr horriblemente. Putin es un exelente politico y no piensen que es izquierdista ni nada parecido, pero si es un hombre valiente y honesto. Para vivir necesitamos paz pero no a cualquier presio. Necesitamos paz con justicia.

  • senelio ceballos dijo:

    RAMON..donde vives?..creo que diste en la diana..con ese comentarioi!!

  • Rafael Cantero Pérez dijo:

    Rusia, en este caso ha actuado inteligentemente y, creo que lo ha seguido haciendo. Si las cosas van por donde indica el comentario de Elsa Claro, los rusos tendrán que ponerse las pilas, para lo caul tienen recursos y seguidores, no solo en Rusia, sino en Ucrania y en el mundo. Repito que del futuro de lo que suceda aquí, dependerá el futuro de la hegemonía yanqui.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Elsa Claro

Elsa Claro

Periodista cubana especializada en temas internacionales.

Vea también