Imprimir
Inicio » Opinión  »

El acto final de Kennedy: acercarse a Cuba

| 35
fidel en la plaza de la revolución

Fidel en la Plaza de la Revolución. Foto: Korda.

El aniversario número 50 de la muerte violenta del presidente estadunidense John F. Kennedy nos arroja un secreto largamente guardado: tras el asesinato en Dallas, Fidel Castro envió un mensaje por canales discretos a Washington pidiendo reunirse con la comisión oficial que investigaba el magnicidio, para disipar los crecientes alegatos de que Cuba era la responsable. La comisión, encabezada por el presidente de la Suprema Corte de Justicia estadunidense, Earl Warren, envió a uno de sus abogados, el afroestadunidense William Coleman, en misión clandestina para reunirse con el líder cubano en un bote en el Caribe.

Coleman contó en entrevista al reportero de investigación Philip Shenon, la primera relacionada con esta reunión ultrasecreta, que hablaron durante tres horas. Pese a presionar al líder cubano en torno a los vínculos de Lee Harvey Oswald con Cuba y a su misteriosa visita a la embajada cubana en México antes del asesinato, Coleman informó a Warren: no encontré nada que me hiciera suponer que haya pruebas de que él [Castro] lo hizo. De hecho, pese a Playa Girón, la crisis de los misiles, los complots para asesinar gente en Cuba y el embargo comercial, Castro insistió en que admiraba al presidente Kennedy.

Secretos y teorías conspirativas

En Estados Unidos, el aniversario de la muerte del joven presidente ha generado una cobertura masiva en los medios: documentales especiales para la televisión, una oleada de libros y artículos nuevos, un nuevo filme hecho en Hollywood.

Inevitablemente, surgen nuevas teorías que discuten una vez más las posibles conspiraciones relacionadas con quién mató a Kennedy y por qué. La Comisión Warren concluyó que Oswald, solitario enloquecido que se declaraba marxista, actuó solo cuando disparó al presidente. Pero el sigilo del gobierno estadunidense, en particular que la CIA retuviera información de sus esfuerzos ultrasecretos por asesinar a Castro, y de la vigilancia que ejerció sobre Oswald cuando visitó la ciudad de México (protegiendo sus operaciones de colecta de información de inteligencia en México), levantó sospechas de que alguien encubría algo.

La Casa Blanca tampoco compartió detalles extraordinarios, como que la actitud de Kennedy hacia Cuba tuvo un giro significativo, siendo Cuba un país central en cualquier discusión histórica del impactante asesinato del presidente en Dallas.

Casi inmediatamente después del asesinato cometido el 22 de noviembre de 1963, los enemigos de la revolución cubana comenzaron a plantar acusaciones de que el pro castrista Oswald había conspirado con Cuba para matar al presidente. En Nueva Orleáns, donde Oswald creó el comité Juguemos Limpio con Cuba (de un solo miembro), un grupo de exiliados con respaldo de la CIA, llamado Directorio Revolucionario Estudiantil (Revolutionary Student Directorate), publicó un boletín el 23 de noviembre con un retrato de Castro junto a una foto de Oswald. Seis días después del asesinato, el director de la CIA, John McCone, informó al nuevo presidente, Lyndon Johnson, que un agente de inteligencia nicaragüense en México, Gilberto Alvarado, había advertido a nuestra estación [en México] con gran detalle sobre el supuesto hecho de que el 18 de septiembre vio a Oswald recibir 6 mil 500 dólares en la embajada cubana en la ciudad de México. Alvarado aseguraba que el dinero era el pago por matar al presidente.

La CIA sospechó de inmediato de la credibilidad de esta información porque la FBI tenía pruebas concretas de que Oswald estaba en Nueva Orleáns el 18 de septiembre; los documentos de inmigración mostraban que no había viajado a México hasta el 26 de septiembre. Alvarado fue retenido en una casa de seguridad de la CIA y luego entregado a las autoridades mexicanas para que lo siguieran interrogando. Éste no pasó la prueba del polígrafo de esa agencia y se retractó de sus afirmaciones. De acuerdo con el informe ultrasecreto de la CIA El asesinato del presidente Kennedy, Alvarado admitió ante autoridades mexicanas que su relato era una fabricación diseñada para provocar que Estados Unidos sacara a Castro de Cuba a patadas.

Castro también observaba ocurrir una conspiración, muy diferente. El 23 de noviembre transmitió una declaración por la radio cubana en la que calificaba el asesinato de Kennedy de conspiración maquiavélica contra nuestro país, que buscaba justificar de inmediato una agresiva política contra Cuba… construida con la sangre aún tibia y el cuerpo insepulto de su presidente, trágicamente asesinado. Oswald, declaró Castro, pudo haber sido un instrumento de los sectores más reaccionarios que han estado tramando esta siniestra conspiración, y que pueden haber planeado el asesinato de Kennedy por estar en desacuerdo con su política internacional.

Al momento en que ocurría esa dramática declaración, Castro sabía algo de la política internacional de Kennedy que el resto del mundo no supo: en los días que lo asesinaron, el presidente estadunidense exploraba activamente un acercamiento con Cuba y trabajaba en secreto con Castro para instaurar negociaciones secretas con el fin de mejorar las relaciones. En noviembre de 1963, Cuba no tenía razones para asesinar a Kennedy porque estaba involucrada en la creación de una diplomacia por canales secretos que hubiera podido conducir a la normalización de relaciones. En el mismo momento en que se cometió el asesinato, Castro sostenía una reunión con un emisario que Kennedy había enviado a La Habana en misión de paz.

Pláticas secretas Cuba-EU

Las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos comenzaron, irónicamente, tras un flagrante acto de agresión de Washington: la invasión paramilitar de Playa Girón. Después de la victoria cubana sobre una incursión armada que contó con apoyo de la CIA, el presidente y su hermano Robert Kennedy enviaron al abogado James Donovan para negociar la liberación de más de mil miembros de la incursión que fueron capturados. Durante el curso de varias sesiones de negociación en el otoño de 1962, Donovan gestionó un arreglo para abastecer la isla con 62 millones de dólares en alimentos y medicinas a cambio de la liberación de los prisioneros.

Este hombre no sólo obtuvo la libertad de los prisioneros, sino la confianza de Fidel Castro.
En la primavera de 1963, Donovan regresó a La Habana varias veces para negociar con Castro la liberación de dos docenas de estadunidenses –tres de ellos agentes de la CIA– encarcelados en prisiones cubanas bajo los cargos de espionaje y sabotaje. Durante el curso de estas reuniones, por vez primera Castro planteó el punto de la restauración de relaciones. Dada la acrimonia y la hostilidad de lo ocurrido en el pasado reciente, cómo podrían Estados Unidos y Cuba proceder con el asunto, preguntó a Donovan.

¿Sabe cómo hacen el amor los puercoespines?, respondió Donovan. Con sumo cuidado. Y es así como ustedes y Estados Unidos deberían proceder con este asunto.

Cuando el informe de Donovan sobre el interés de Castro en sentarse a conversar para normalizar relaciones llegó al escritorio de Kennedy, la Casa Blanca comenzó a considerar la posibilidad de un enfoque dulce hacia Castro. Los ayudantes de mayor rango argumentaron que Estados Unidos debía exigir a Castro que dejara atrás sus relaciones con los soviéticos como precondición de cualquier plática. Pero el presidente se impuso; ordenó a sus asistentes más cercanos que comenzaran a pensar en términos más flexibles al negociar con Castro, y dejó claro, según algunos documentos desclasificados de la Casa Blanca, que se mostró muy interesado en proseguir en esta opción.

En abril de 1963, en su último viaje a Cuba, Donovan presentó a Castro con una corresponsal de ABC News, Lisa Howard, que había viajado a La Habana a realizar un especial televisivo sobre la revolución cubana. Howard remplazó a Donovan como interlocutora central en este prolongado esfuerzo secreto por entablar unas primeras conversaciones serias, frente a frente, para mejorar las relaciones. A su regreso de Cuba, la CIA se reunió con ella en Miami y la interrogó acerca de si había un claro interés de Castro en el mejoramiento de las relaciones. En un memorando ultrasecreto que llegó al escritorio del presidente, el director adjunto de la CIA, Richard Helms, informó: en definitiva Howard quiere impresionar al gobierno estadunidense con dos datos: Castro está listo para discutir un acercamiento y ella está lista para discutir el asunto con él si se lo pide el gobierno de Estados Unidos.

Como era de esperarse, la CIA se opuso tajantemente a cualquier diálogo con Cuba. La agencia tenía la autoridad institucional para proseguir con sus esfuerzos de frenar la revolución por medios encubiertos. En un memorando apresurado que fue enviado a la Casa Blanca el primero de mayo de 1963, el director de la CIA, John McCone, solicitó que no se diera por el momento ningún paso en el acercamiento, y apremió a que Washington fuera lo más limitado en sus discusiones en torno a un proceso de arreglo con Castro.

Pero en el otoño de 1963, Washington y La Habana activamente emprendieron pasos hacia unas negociaciones reales. En septiembre, Howard utilizó una fiesta en su casa de Manhattan, en la calle 74 Este, como cobertura para la primera reunión entre un funcionario cubano (el embajador ante Naciones Unidas Carlos Lechuga) y un funcionario estadunidense (el embajador adjunto ante la ONU William Attwood).

Attwood dijo a Lechuga que por lo menos había interés de la Casa Blanca en las conversaciones secretas, si existía algo de lo cual hablar. También apuntó quela CIA maneja la política con Cuba. Tras la reunión, Castro y Kennedy utilizaron a Howard como intermediaria para comenzar a pasar mensajes en torno a los posibles arreglos para efectuar una sesión de negociaciones entre ambas naciones.

El 5 de noviembre, el sistema de grabaciones secretas de la Oficina Oval de Kennedy registró una conversación con su asesor en seguridad nacional, McGoerge Bundy, sobre si enviar a William Attwood (que en ese momento servía como adjunto del embajador estadunidense Adlai Stevenson en Naciones Unidas) a reunirse en secreto con Castro.

Bundy dijo al presidente: Attwood tiene ahora una invitación para ir a hablar con Castro acerca de condiciones y términos bajo los cuales estaría interesado en discutir sus relaciones con Estados Unidos. Se escucha al presidente acceder a la idea, pero pregunta si es posible sacar a Attwood de la nómina antes de que vaya, para sanearlo, haciéndolo ver como un ciudadano cualquiera en caso de que se filtrara el rumor de la reunión secreta.

El 14 de noviembre, Howard arregló que Attwood fuera a su casa y hablara vía telefónica con el asistente principal de Castro, René Vallejo, buscando obtener la agenda de los cubanos para una reunión secreta en La Habana con el comandante cubano. Vallejo accedió a transmitir una propuesta al embajador Lechuga, quien informaría a los estadunidenses. Cuando Attwood pasó esta información a Bundy en la Casa Blanca, éste le dijo: cuando reciba la agenda, el presidente querrá verme en la Casa Blanca para decidir qué decir y si hay que ir [a la isla] o cómo proceder.

Eso fue el 19 de noviembre, recuerda Attwood. Tres días antes del asesinato.

El acto final de Kennedy

Pero Kennedy también envió a Castro otro mensaje de potencial reconciliación. Su emisario, el periodista francés Jean Daniel, se reunió con Kennedy en Washington para discutir el asunto Cuba. El presidente le dio un mensaje para Fidel Castro: son posibles mejores relaciones, y ambos países deben trabajar para poner fin a las hostilidades. El 22 de noviembre Daniel pasó ese mensaje a Castro, y los dos lo discutían con optimismo en el almuerzo cuando Castro recibió una llamada telefónica informando que le habían disparado a Kennedy. Esto es terrible, dijo Castro a Daniel, dándose cuenta de que su misión se había abortado por la bala de un asesino. Ahí quedó tu misión de paz.

Entonces Castro predijo con precisión: van a decir que nosotros lo hicimos.

Entre las controversias que continúan en torno a posibles teorías conspirativas, lo que se pierde en la discusión histórica del asesinato es que el último acto de Kennedy como presidente fue acercarse a Castro y ofrecer la posibilidad de una relación bilateral diferente entre La Habana y Washington. Cincuenta años después, el potencial que Kennedy avizoró, en relación con una coexistencia entre la revolución cubana y Estados Unidos, tiene todavía que cumplirse. Como parte de la conmemoración de su legado, debemos recordar, reconsiderar y revisar su visión de un cese de hostilidades en el Caribe.

Peter Kombluh dirige el Proyecto de Documentación sobre Cuba en el Archivo de Seguridad Nacional en Washington y es coautor, con William LeoGrande, del libro de próxima aparición Talking with Cuba: The hidden history of diplomacy between the United States and Cuba

(Tomado de La Jornada, México. Traducción: Ramón Vera Herrera)

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • drastor241 dijo:

    muy buen articulo….

    • julito dijo:

      Muy importante que estas verdades salgan a la luz, quedando demostrado una vez la doble moral de las cupulas gobernantes en Estados Unidos y cunto son capaces de hacer para cumplir sus objetivos de gobierno mundial.

  • R@UL ERNESTO dijo:

    Muy bueno.
    También vale aclarar que el presidente buscaba (además de un acercamiento)los medios para quitarle a la CIA su autoridad institucional y en breve periodo desintegrarla, pues veía claramente que la presidencia estaba sujeta a esta agencia de inteligencia y el abuso de poder creciente que está cogía con el paso de los tiempos.

  • Ruly dijo:

    El hombre y el león viajeros

    En cierta ocasión viajaban juntos un hombre y un león. Iban disputando que quién era más, cuando al pie del camino encontraron una estela de piedra que representaba a un hombre estrangulando a un león.

    – Ahí ves cómo somos más fuertes que vosotros dijo el hombre enseñándosela al león.

    – Si los leones supieran esculpir – respondió el león con una sonrisa-, verías a muchos más hombres entre las garras del león.

    Moraleja: No nos jactemos con palabras vanas de lo que la experiencia desmiente con claridad.

  • JL_VILLLALON dijo:

    Realmente interesante este artículo como amante de la historia en general este es un de los capítulos más interesantes de la historia reciente no solo de Cuba y USA sino de todo el mundo, no cabe duda que en aquellos instantes Cuba constituía unos de los centros en torno a los que se movían las relaciones entre las dos potencias más grandes de la Tierra que en ese instante regían casi por completo el rumbo de la humanidad. Estas nuevas informaciones son bastante esclarecedoras de cuanto acercamiento existía en ese momento entre Kennedy y Fidel, y al mismo tiempo es una demostración de que el movil de la CIA para asesinarlo era indiscutiblemente este acercamiento con la Revolución Cubana. Pienso que todavía quedan muchas informaciones respecto al tema por ver la luz y que algún día este asunto quedará aclarado del todo.

  • Mr. Richie Lennon dijo:

    Podemos decir que a parte de Fidel y se que muchos mas, yo tambien soy un admirador de el Presidente ultimado. Como persona se que estuvo muy coaxionado con lo que tenia que hacer y lo que debia hacer, todo el que ha seguido la vida de John Kennedy sabe que las cosas que hizo, al final no cuadraban con sus ideas. Quiso rectificar ante su conciencia y ante la historia sus hechos, y no le dieron tiempo, es por eso que merece la admiracion de cualquiera. Cada 22 de Noviembre dedico el dia entero a pasar mi Documentacion audiovisual en la casa, con mis hijos y esposa, rindiendole respeto a este hombre, JFK es una de mis preferidas, y asi como pasan peliculas emblematicas en la television cubana como el brigadista, clandestinos, caravana etc, yo pongo JFK. Hay una pelicula que salio no hace mucho, esta recien sacada del horno, por lo menos para los que podemos conseguir las peliculas que salen y se llama Parkland, es la del Hospital donde lo atendieron y le dieron los primeros auxilios despues de los disparos, la filmacion de Sapruder y los tres dias que le sucedieron con las investigaciones. Pero debo admitir, que aun, el efecto del nudo en la garaganta que siento al ver todos los documentales y peliculas que poseo, despues de tantos años se repite al menos todos los 22 de Noviembre. Algun dia le hare una cancion a John, solo que es un problema de musas, quiero hacer algo especial, y de las cosas que han surgido, aun pienso que deba terminarla y arreglarla.
    «A veces jugamos a ser dios, con monedas de una sola cara», ese es mi verso preferido hasta el momento.

    • Yevgeny Pepelyayev dijo:

      Amigo, Kennedy no llegó vivo al hospital, usted dirá que recibió allí los primeros servicios postmortem.

      Gracias

  • Salgado dijo:

    Pragmatico articulo,desarticulador de malos presagios y juicioso su contenido,es evidente que este crimen de lesa humanidad contra el Presidente Kennedy hiba a ser en primer lugar un pretexto para poder invadir a Cuba, ademas de desmeritarla tambien ante la opinion publica,detras de este desastre estuvo la mano de la CIA en primer lugar utilizando a un propio nativo en la realizacion del acto,Fidel estaba claro cuando conociendo los acontecimiento expreso que ahora le echarian la culpa a Cuba…Esa espinita pienso que en gran medida la tienen clavada ya que pudieron cumlir con su objetivo ,es por ello tambien que mantienen el bloqueo. Saludos.

  • Sincero dijo:

    Es muy probable que esa haya sido una de las causas de su asesinato

  • NOVA_boy dijo:

    Muchas son las teorías que se extienden sobre las causas probables que motivaron el atentado que termino dando muerte al presidente Kennedy. Pero una las más fuertes es justo la que coincide con que dicho presidente estaba teniendo un acercamiento con Cuba que para nada gustaba o convenía a los interés de algunos integrantes del círculo de poder en ese país.

  • UCita dijo:

    Muy interesante el articulo, no sabia sobre estas negociaciones de posible paz, probablemente la misma CIA tiene que ver con la muerte de Kennedy al no estar de acuerdo con negociaciones.

  • Angeles dijo:

    Yo tambien creo lo que dice el articulo, Castro no estuvo involucrado.

  • shagrat dijo:

    La pura verdad, es el articulo mas creíble que han sacado por estos días.

  • Shagrath dijo:

    La pura verdad, es el articulo mas creíble que han sacado por estos días.

  • Cubanito de pura sepa dijo:

    Que interesante articulo, sabia de estas negociaciones, pero no tenia detalles

  • julio dijo:

    Muy buen artículo, coincido con drastor241…

  • Bernardo dijo:

    Recomendaria divulgar algunas cosas relacionadas con este tema que se encuentran en el libro «Los 1000 dias de Kennedy», del congresista Mc Gobent.

    El tema mas que interesante, es útil, sobre todo para los mas jóvenes.

    Me gustaria que CUBADEBATE le diera continuidad al tema.

    Gracias,

    Bernardo

  • Albe dijo:

    Los mismos asesinos que salieron de acá en contra de la revolución Cubana y en combinación con la CIA al conocer de un posible arreglo entre los EE.UU y la revolución Cubana asesinaron a Kennedy.

    • Sincero dijo:

      Eso es lo que siempre he pensado, este artículo parece confirmarlo

  • Rolando Capdevila dijo:

    Un articulo muy interesante para la historia. Fidel – patria o muerte- mismo deberia esceibir sobre este tan importante historico suceso.

  • Rodrigvm dijo:

    No hay duda que este asesinato fue producto de la derecha yanqui.

  • Nancyta dijo:

    Me uno a la propuesta de Bernardo. Sería interesante que Cubadebate le diera continuidad al tema. La CIA debe tener la respuesta sobre el asesinato de Kennedy.

  • Leo dijo:

    Excelente artículo. Muchas gracias por hacerlo llegar a nosotros Cubadebate.

  • ivan dijo:

    fue mucha la porqueria que salio de cuba en el periodo del 59 al 66 pues era mucha la porqueria que habia dentro de cuba en los anos del 50 al 59, esa porqueria existe hoy en dia pero en miami y ha rondado la presidencia de obama durante todo su mandato,obama al igual que el puerco sepin hace el amor con cuidado ha tenido que gobernar con mucho cuidado.

  • julito dijo:

    Muy importante que se conozcan estas verdades que demuestran la doble moral de los grupos gobernantes en Estados Unidos quedando al descubierto todo lo que son capacess de hacer pàra lograr sus objetivos de gobierno mundial.

  • Firo dijo:

    Muy interesante el artículo. No sabía nada de esta información, ni del acercamiento con Cuba a través de las reuniones secretas. Es bueno que esta información se diga.
    Lo que no acabo de entender es por qué esta información es tomada de un medio Mexicano (??) ¿Es que en Cuba no se sabe esa información como para publicarla en medios oficiales de nuestro país? Y yo, cubano 100% me tengo que enterar de todo esto por lo que diga un medio mexicano? (Claro, citado por Cubadebate, pero cogido de un medio mexicano) Ño! …de madre!

  • Firo dijo:

    Muy interesante el artículo. No sabía nada de esta información, ni del acercamiento con Cuba a través de las reuniones secretas. Es bueno que esta información se diga.
    Lo que no acabo de entender es por qué esta información es tomada de un medio Mexicano (??) ¿Es que en Cuba no se sabe esa información como para publicarla en medios oficiales de nuestro país? Y yo, cubano 100% me tengo que enterar de todo esto por lo que diga un medio mexicano? (Claro, citado por Cubadebate, pero cogido de un medio mexicano) Ño! …de madre

  • Pierre dijo:

    Interesante artículo.
    Un tema que me apasiona, desde joven vi en este asesinato la mano sucia de los que no querían acercamiento con Cuba, con la antigua URSS, ni sobre el tema del desarme nuclear.
    Kennedy, fue fuerte con Cuba, heredo la invasión de Playa Girón de un gobierno republicano, sabía que no podía renunciar a ella, era una acción del sistema politico de USA contra Cuba, no se dejó coaccionar y con sangre fría no autorizó a involucrarse más a USA con una invasión nuestro país, de producirse sería bueno preguntarse Cuantas vidas de cubanos y de soldados de USA hubiera costado en la infraestructura del país?
    Su proyectado Plan Mangosta nos costó, muchos cubanos asesinados por acto de terrorismo, mutilados y destrucción de propiedades cubanas.
    El objetivo era un alzamiento civil en Cuba a finales de 1962, lo que se completaría con una invasión directa de fuerzas militares de USA a Cuba.
    En la Crisis de Octubre de 1962, los grandes halcones de la política contra Cuba de su gobierno le instaban a lanzar un ataque contra Cuba con armas nucleares, el pregunto: Es un 100 por ciento efectiva? le contestaron, no cerca de un 90%, no autorizo, sabía que su país hubiera recibido como respuesta algunos de los cohetes nucleares instalados en Cuba y que estaban listos para ser lanzados, vuelvo a la pregunta anterior: Cuántas vidas de cubanos, soldados norteamericanos, de la URSS, de otros países del mundo, civiles, destrucción de ciudades? en fin una guerra nuclear, un conflicto se sabe cómo comienza, mas no cómo termina.
    He reflexionado sobre lo que Kennedy no autorizó, ni cuando Playa Girón, ni cuando la Crisis de Octubre de 1962, Mis conclusiones son: Con su negativa a seguir los consejos de sus asesores para actuar salvo millones de vidas en todo el mundo, y que triste pago con la suya.
    El conocimiento de quien lo asesino y los autores intelectuales se darán a conocer a 100 años de su asesinato. Se sabe o no se sabe, cuanta hipocresía en la política y falta de respeto en primer lugar a los ciudadanos de USA y del mundo.
    Importante seguir por los investigadores, seguir descubriendo aristas de tan repugnante asesinato.
    El noble pueblo de USA necesita conocer la verdad, de conocerla se asombraran cuanto le han mentido y escondido sobre el asesinato de un presidente electo según la democracia adoptada en ese país.

  • DiAnPeLoQue dijo:

    LEAN ESTO, A PROPÓSITO DEL ANIVERSARIO 50 DEL ASESINATO DE J.F.K.

    Para el presidente Kennedy, Estados Unidos fue responsable de la dictadura de Batista y los atrasos de Cuba en la década de los 50

    El 24 de octubre de 1963, John F. Kennedy, que ocupaba la presidencia de Estados Unidos, sostuvo una entrevista con el periodista Jean Daniel Bensaid, que trabajaba para el diario francés L Express.
    Durante su estancia en Estados Unidos, Jean Daniel conoció al periodista Ben Bradlee, de la revista Newsweek, al que confesó viajaría a Cuba para entrevistar a Fidel Castro. Bradlee se lo informó al presidente Kennedy y este se interesó en tener una entrevista con Jean Daniel, cuyo propósito era enviar un mensaje a Fidel Castro.
    El doctor Néstor García Iturbe (*) en su artículo CUBA.- ESTADOS UNIDOS.- Kennedy, hace 49 años, publicado el 19 de octubre de 2012, nos entrega la traducción de un largo fragmento de la entrevista entre el periodista francés y el mandatario norteamericano, donde Kennedy reconoce la responsabilidad de Estados Unidos por el sostenimiento de la dictadura de Fulgencio Batista y la humillante colonización económica de Cuba en la década de los cincuenta.
    Yo creo que no hay un país en el mundo, incluyendo cualquiera y todos los países que han estado bajo dominación colonial, donde la colonización económica, humillación y explotación fueran peores que en Cuba, en parte debido a la política de mi país durante el régimen de Batista.
    Yo estoy de acuerdo con lo que planteó Fidel Castro en la Sierra Maestra, cuando con toda justificación reclamaba justicia y especialmente anhelaba liberar a Cuba de la corrupción. Inclusive puedo ir más allá: en cierto sentido era como si Batista fuera la encarnación de un número de pecados cometidos por Estados Unidos.
    Ahora debemos pagar por esos pecados. Sobre el régimen de Batista, yo estoy de acuerdo con los primeros revolucionaros cubanos. Eso está perfectamente claro.
    Como señala García Iturbe en su artículo, este pronunciamiento no debió resultar muy agradable a los batistianos que se encontraban en Estados Unidos, incluyendo los que formaron parte de la Brigada 2506 y los que ya hacían sus primeros intentos de participación en la política del país. Ni les gustará ahora tampoco, cuando tratan de edulcorar aquella aciaga época de miseria y terror.
    Tampoco debió sonar muy bien en los oídos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Pentágono donde la solución de Cuba no estaba en conversaciones, sino en invasiones.

    (*) Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, del Consejo Científico del Instituto Superior de Relaciones Internacionales y miembro adjunto de la Asociación Cubana de Derecho Internacional. Escribe en periódicos y revistas nacionales y extranjeros y participa como conferenciante, en distintas Universidades y Centros de Estudios de Cuba, Estados Unidos y otros países.

  • José Molina Vidal dijo:

    Claro que el lobby sionísta que desde la Segunda guerra Mundial se había logrado establecer definitivamente en Washington (incluso creando los mártires necesarios para ello en el barco de 1939), no iba a permitir que esto se llevara a cabo. Éste lobby tiene el conocimiento(propio y sumamente secreto) de muchos miles de años así, como su acerbo cultural ya no tan enunciado. Y logicamente (tratando de adelantarnos…como ellos mismos hicieron) no era conveniente que «se ablandaran» ante un «paisito» como Cuba, y un verdadero Lider como Fidel. Gracias Molina

  • PJ dijo:

    Coíncido con Rolando Capdevila, el Comandante pudiera darnos más detalles en una de sus esperadas Reflexiones, en la que nos pueda ilustrar como la extrema derecha salida de Cuba al trinufo de la Revolución tiene su mano en este magnicidio.

  • AOM dijo:

    La información de que se estaba produciendo un acercamiento por parte deL gobierno de JFK para cambiar las relaciones con Cuba no son nuevas y en otros momentos se han dado a conocer, pues yo recuerdo que hace algún tiempo por medios de prensa nacionales se informó de que en el momento del asecinato de JFK se estaba celebrando una reunión entre el comandante en jefe Fidel y el enviado de Kenedy con el objetivo de establecer conversaciones para mejorar las relaciones entre ambos gobiernos.

  • Lagardere dijo:

    Hay que tener en cuenta que con la excepción de Kruschov, los demás participantes del drama eran lideres jóvenes e impulsivos, algunos con más experiencia política que otros, Kennedy tenía hecha una tesis de geopolítica donde le daba gran importancia a la disminución de tensiones como un factor propiciador del desarrollo, McNamara había profetizado el papel estratégico de China en un futuro no muy lejano, Fidel Castro tenía ante sí el desafío de defender la independencia de un país a costa de lo que fuese y había sufrido una fuerte decepción ante los soviéticos en el momento más álgido de la crisis de los misiles, pero también sabía que el rumbo que llevaba Kennedy con la Alianza para el Progreso era el modo más efectivo de combatir la expansión de los movimientos revolucionarios armados, dejándolos sin base social como detonante, sabía también que acercarse a Kennedy era ponerse a mal con los rusos, era por tanto, Fidel Castro, en ese momento un hombre con dos frentes de guerra y una nación por la cual respondía con sus decisiones, era en ese momento el líder más desafiante y comprometido, Kruschov por su posterior acercamiento a Kennedy fué destituido del PCUS, era una época de tensiones extremas, donde cualquier decisión, por paranormal que pareciera, podía ser tomada.
    Kennedy quizá cometió el error de adelantarse a su tiempo, y fué víctima de todos, hasta de sí mismo, no supo ver entre el bosque de tensiones de donde vendría el verdadero peligro, se pueden hacer mil conjeturas, decenas de acusaciones, millones de teorías, pero hay algo que está claro: JFK no le convenía a nadie. Los proyectos que tenían en mente todos los líderes de aquel momento, sean cuales fueren sus intenciones, no incluían verdaderamente la paz, había una especie de bravuconería global donde cada cual quería sobresalir aun a costa de sus pueblos.
    Los norteamericanos, a los cuales costará siglos entenderlos, tenían un doble sentimiento hacia su líder, por un lado lo veían como un mesías de paz, por el otro hubiesen querido que fuese un poco más cowboy, Kennedy escogió el primer camino y al final, como Gandhi, Martin Luther King, Lumumba, Allende, etc., escogió la cruz.
    Los que lo sobrevivieron quizá tengan un lugar en la historia, supieron tener la inteligencia de no convertirse en víctimas, se hicieron a un lado en el momento oportuno, pero sus memoriales no estarán bañados en el verdadero oro que es la paz de los agradecidos y la memoria de los millones que no murieron aquel fatídico Octubre del 62.
    Rusia ya mutó y por tanto tiene un futuro previsible, Estados Unidos mantiene su desafío global y Cuba, la más pequeña, la más anónima, sigue siendo la estrella solitaria que navega orgullosa en el golfo de la incertidumbre, negándose a recalar en las costas de nadie que no sea su propia soberanía, pagando el precio de no tener un sueño confiable y sin un horizonte definido, teniendo frente a si, no olvidar, a los que no renuncian jamás, a cualquier precio, a esperar el momento de subastarla en los mercados inmundos.

Se han publicado 35 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Peter Kornbluh

Peter Kornbluh

Investigador norteamericano. Dirige el Cuba Documentation Project y el Chile Documentation Project del Archivo de Seguridad Nacional, de la Universidad George Washington.

Vea también