Imprimir
Inicio » Opinión, Economía  »

Dime populista, y te diré quién eres

| 4
América Latina

América Latina

Cerrar la brecha en la dispar distribución de la riqueza sigue hoy como asignatura pendiente en América Latina, donde políticas inclusivas de gobiernos de izquierda son tachadas de populistas por quienes adversan los cambios en la región.

Baste recordar que pese al crecimiento económico sostenido y los buenos augurios para este año, 66 millones de latinoamericanos viven en la indigencia y 36 millones son analfabetos.

Para Alejandro Werner, director del Fondo Monetario Internacional, en la última década "América Latina ha logrado mejoras significativas en lo que respecta a la desigualdad del ingreso y la reducción de la pobreza".

Aun así, acota, la región todavía tiene una de las tasas de pobreza y desigualdad más altas del mundo.

Werner considera indispensable "la implementación de programas de impacto social", para recortar la brecha, según declaró al Boletín Digital del FMI.

La anterior sugerencia resulta punto de coincidencia con los empeños de procesos que marcan el rumbo en el continente, y cuyos detractores califican de populista la impronta social de gobiernos como los de Venezuela, Ecuador y Bolivia.

Programas como las "misiones", que en la tierra de Hugo Chávez expanden los derechos a la educación, la salud, al empleo y la vivienda, por mencionar algunas, han elevado la calidad vida de ese pueblo.

Totalmente distinto es el panorama venezolano actual respecto al que provocó el estallido popular conocido como El Caracazo, el 27 de febrero de 1989.

Ese día miles de personas se sublevaron contra la asfixia provocada por políticas neoliberales y prácticas corruptas del gobierno de Carlos Andrés Pérez.

Para entonces, el 80 por ciento de la población vivía bajo el umbral de la pobreza, reducida hoy al 21,2 por ciento y en seis por ciento la pobreza extrema.

Son realidades como esta las que obvian voceros de la derecha, incluidos medios de comunicación privados, en permanente campaña para descalificar a la revolución bolivariana.

Recientemente el diario El Nuevo Herald titulaba desde Miami que "el modelo chavista se va a pique", obviando que la economía venezolana creció cinco por ciento el pasado año.

Y si para Hugo Chávez la "razón amorosa" explicaba su relación con el pueblo, para John Paul Rathbone, editor para América Latina del diario Financial Times, con la muerte del líder bolivariano "surgen dudas sobre el futuro de esta rama populista".

En la misma tónica anda el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti, quien declaró al diario peruano El Comercio que "el socialismo del siglo XXI es solo un rótulo populista".

Otro a quien le endilgan la etiqueta es a Rafael Correa, quien ganó en noviembre de 2006 sus primeros comicios presidenciales luego de una década de franca ingobernabilidad en Ecuador.

Antes habían sido derrocados por insurrecciones populares Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez, en medio de la quiebra masiva del sistema financiero, huelgas generales y levantamientos indígenas.

Correa, en su discurso de toma de posesión anunciaba entonces la "lucha por una Revolución Ciudadana, consistente en el cambio radical, profundo y rápido del sistema político, económico y social vigente".

Esas transformaciones han colocado a Ecuador entre los países que más aceleradamente esta cerrando la brecha social que antes provocó la emigración de miles y miles de sus ciudadanos.

Mientras en Europa la crisis provoca desempleo y desahucios, en Quito el gobierno implementa programas para facilitar el retorno de sus emigrados, atacar la pobreza, la insalubridad y expandir la educación.

Agenda Patriótica 2025 es, por su parte, la propuesta del presidente Evo Morales para construir la Bolivia del futuro, basada en la ejecución de proyectos y planes de desarrollo económico y social.

Entre sus metas se encuentran la erradicación de la extrema pobreza; la socialización y universalización de los servicios básicos de salud, educación y deportes.

Y aunque los índices socioeconómicos de Bolivia mejoran de año en año, para los enemigos del presidente indígena, sus políticas son contrarias a la ley del mercado y, por tanto, destinadas al fracaso.

Pero más allá de las campañas por desdibujar el legado de Chávez, y por satanizar a Rafael Correa y a Evo Morales, la alta tasa de aprobación a sus políticas confirman que, en Latinoamérica, el cambio de época pasa por la inversión social.

 

 

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • hugo salvador dijo:

    pues el sistema colombiano no es populista.pero el desempleo es del 15% el subempleo es del 70%.total el 85% esta en la pobreza absoluta.un fracaso rotundo de la oligarquia y del capitalismo q no tiene salida para resolver los problemas de su sistema corrupto criminal

  • eldris dijo:

    Colombia un país inseguro, con alta tasa de criminalidad, no son capaces de ponerse de acuerdo el gobierno con la FARC, comunidades enteras arrasadas por las inundaciones, Uruguay en la época de José María Sanguinetti, exilio, abusos, decadencia del sistema capitalista, Costa Rica no necesitan ejercito para defender su territorio, pero tampoco garantizan la educación para todos sus ciudadanos, John Paul Rathbone critica y tiene dudas sobre la rama populista del desaparecido amigo y hermano Hugo Chávez, yo quiero expresar mi opinión, si el populismo tiene que ver con erradicar las injusticias sociales, el hambre, la ignorancia, la desatención de los gobiernos que solo se enriquecieron a costa de los hombres y mujeres nobles de este continente, entonces seamos más populista en función de mitigar los efectos del capitalismo salvaje y su política neoliberal, abajo las recetas del Fondo Monetario Internacional que han traído como consecuencias los descalabro de las economías mundiales, POPULISMO VIENE DE PUEBLO, ESO NO SE ENTIENDE POR EL SR. Werner.

  • STARUP dijo:

    EL POPULISMO ES LA OPCIÓN DE LAS NACIONES EN VÍAS DE DESARROLLO, CON UNA BUENA DOSIS DE SOCIALISMO MODERNO DEL SIGLO 21, CON AMOR, COOPERACIÓN Y DESARROLLO JUSTO PARA TODOS.

    EL LIBERALISMO CAPITALISTA HIPOCRITA, PARASITO Y OPORTUNISTA ES LA OPCIÓN DE LAS NACIONES DESARROLLADA, CON UNA BUENA DOSIS DE MANIPULACIÓN, DESINFORMACIÓN, CORRUPCIÓN Y MUCHO DINERO SUCIO PARA ENGANÑAR A BUENA PARTE DE LA HUMANIDAD.

  • Jose Rafael Carrillo Morales. dijo:

    Saludos CD:
    Desde el rincón anticapitalista de Los Guayos, Carabobo, Venezuela. Agradeciendo eternamente las atenciones del pueblo cubano hacia nuestro líder eterno, Hugo Chávez, su desinterés y su don de gentes. Aquí en Venezuela se está comenzando a debatir sobre el "punto de no retorno" hacia el ideal socialista. Considero, que para dar ejemplo y paliar un poco la desigualdad de nuestras sociedades, se deben igualar los salarios o sueldos de todos los revolucionarios. Debemos ser iguales ante Dios y ante las leyes. Demostremos al mundo que el capitalismo es la muerte y busquemos la igualdad económica, todos a ganar el mismo sueldo, con las honrosas excepciones de viudas y huérfanos. Gracias.

Se han publicado 4 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Orlando Oramas León

Orlando Oramas León

Periodista cubano, subdirector del diario Granma.

Vea también