Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

La prensa cubana, en la encrucijada

| 13

periodismoHace exactamente 24 años, 2 meses y 12 días, Eduardo Galeano publicó lo siguiente en el entonces de izquierda periódico español El País:

“La prensa cubana parece de otro planeta y la burocracia de la Isla tiene para cada solución, un problema (…) La burocracia usa explicaciones mágicas para absolverse de responsabilidad y lavarse las manos. Está todo claro: cualquier duda se hace sospechosa de herejía: los largos años del bloqueo tienen la culpa de cualquier ineficiencia, y, en tiempos de guerra, las órdenes de arriba no se discuten. El lenguaje de consignas sustituye la realidad que es por la que debe ser. “Bajó la orientación”-dice el burócrata, y así trasmite una sentencia divina”.

Tanto tiempo después pareciera que podemos suscribir en muchos sentidos aquellas palabras y que, en lo concerniente a la prensa, giramos en torno a un punto muy similar. ¿Tendremos que admitirnos incapaces de resolver el problema? ¿Será que la mentalidad de “plaza sitiada” podrá más que el espíritu libertario del socialismo, a la hora de encuadrar el debate público en los medios masivos? ¿Nos resignaremos a contemplar cómo las audiencias –sobre todo las jóvenes- nos “pasan la cuenta” de modo lento y progresivo?

Este 14 de marzo nuestro país celebró el Día de la Prensa en la antesala de un aniversario mayor: los cincuenta años de la Unión de Periodistas de Cuba. Y en medio, además, de una actualización del modelo económico, que invita a pensar el futuro no desde el “vivir al día”, sino desde la planeación y el diseño estratégico.

Probablemente nunca como ahora se impone la discusión en torno a qué tipo de prensa debiera acompañar ese proceso y cómo generar una comunicación a la altura y la complejidad de esta época. Si no entendemos la necesidad de ajustar las competencias, prácticas y modos de gestión de nuestra prensa a las demandas del cambio cultural actual, corremos el riesgo de perder credibilidad frente a las audiencias y retrasar no solo el desarrollo profesional del campo periodístico, sino el de toda la sociedad.

No voy a repetir lo que ya se sabe: que se ha diversificado exponencialmente el acceso de los públicos a la información; que se han multiplicado las vías –formales e informales- de circulación de noticias; que han proliferado las redes sociales y una blogosfera vigorosa, repartida entre sectores heterogéneos; que el modelo de información continua de Telesur nos sube la parada y goza de una reputación indiscutible, por su inmediatez y atractivo estético…

Más bien, quiero subrayar la dimensión de los factores anteriores no como riesgos, sino como oportunidad histórica. Las limitaciones de espacio, la escasez de papel o los impactos nefastos del Periodo Especial sobre la infraestructura de la prensa, son cada vez menos un obstáculo. El capital periodístico formado durante años en universidades del país, y la instrucción de una ciudadanía cuya cultura política seguramente rebasa la de América Latina, van encontrando cauce en los medios sociales como protagonistas del debate público.

Los cambios en los emisores de noticias, en los receptores y en la naturaleza de los propios mensajes están subvirtiendo las bases sobre las que se erigió tradicionalmente el proceso comunicativo. Dentro de ese contexto, las potencialidades para representar la diversidad de la sociedad, darle voz a la ciudadanía y profundizar nuestra cultura de participación se muestran ilimitadas. Si dichas prácticas cristalizaran en un nuevo modelo de comunicación, nos toca estudiarlo, estructurarlo y encauzarlo hacia los propósitos emancipadores del ideal socialista. Cualquier piedra en el camino será incomparablemente menor al saldo de disponer –sin tener que esperar otros 24 años, dos meses y 12 días-, de una prensa que se parezca más a nosotros mismos.

(Tomado de CubaAhora)

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Juliocesar dijo:

    Buen artículo, Garcés, que debe insitar a la reflexión entre los profesionales del periodismo.
    Perder credibilidad? Debe revisar ese frase que es muy benebolente.
    En el NTV lo único que ha cambiado son la imagen física de los locutores que en varias generaciones han envejecido leyendo noticias de la misma forma, cambiando un poquito la gráfica obligados por los cambios tecnológicos y de formato del equipamiento.
    Ya a la Mesa Redonda le está pasando lo mismo, si alguna vez fue diferente, luego de que dejó de tratar los temas por los cuáles surgió. Anuncian un tema de los que la gente quiere que se trate en los medios, en sus medios, un tema nacional por supuesto, y luego, cuando se acaba, viene la decepción por la forma tan fría en como se trató. Aceptándole justificaciones, demagogias y muelas a cualquier dirigente o funcionario de un organismo o institución invitado. Dónde está el látigo aunque sea piadoso del que habló Martí.
    En prensa escrita nos hemos conformado tanto con el hecho de que el único periodico que circula diariamente es el Granma que ya ni pensamos en eso y con una tirada tan limitada que hay que ser un jubilado activísimo para poder obtenerlo. Que dicho sea de paso ha vuelto a vivir con la sección “Cartas a la dirección”. Que por cierto, a pesar de que muchos de esos artículos, reportes o denuncias están escritos por ciudadanos comunes, que no han estudiado periodismo ni nada que se le parezca, casi siempre resultan más amenos, fluidos y mejor escritos que muchos de los artículos escritos por los periodistas que se publican en nuestra prensa.
    Por otra parte, observo como una dividisón de clases entre los periodistas. Una que escribe en los sitios digitales y escribe de forma desprejuiciada, abierta, casi sin tabues y otra que trabaja para el resto de los espacios, que se mantienen en la edad de hielo, aunque utilicen para ello lo último en tecnología. A estos últimos pareciera que se les ha prohibido tratar los temas que se tratan habitualmente en la calle de la forma que se hace y eso los ha hecho quedarse atrás y poco a poco ser apartados de las preferencias del público.
    Los cánones informativos que han establecido los sitios digitales que no tiene circulación impresa, que cada vez son más, y últimamente Telesur, distan tanto de lo que estamos acostumbrados los cubanos que vivimos en Cuba que me da la impresión que estamos asistiendo a una guerra entre David y Goliat donde David (este segundo tipo de periodistas de los que hablo anteriormente) no tiene ni siquiera una onda para defenderse.
    Claro, afortunadamente tenemos nuestras honrosas excepciones, pero créame, no mueven molino. Y lo demuestra el tiempo que llevamos tratando este tema y nada cambia.
    Con todo lo que tiene por hacer y aportar la prensa en todos los frentes, más el llamado que ha hecho nuestro Presidente ya hace algún tiempo, para que todavía estemos gastando valiosas energías en esto.
    Saludos.

  • albert dijo:

    Creo que Cubadebate y Juventud Rebelde aventajan al resto de la prensa escrita, radial y televisiva, en romper las redes del secretismo. Juventud Rebelde tiene de vanguardia a la seccion de cartas de los lectores que dirije Jose Alejandro, y Cubadebate las secciones de deporte, donde se dicen cosas que reflejan los problemas y las opiniones de los cubanos que viajan en guagua.

  • la amiga del 11 dijo:

    Suerte de ese mundo cubano y socialista que puede debatir que prensa quiere y le interesa tener, en este lugar de Europa donde estoy los que vamos en “guaguas” nunca podremos lograr que alguien oiga nuestros reclamos sobre la prensa que queremos, bueno es que ya ni la prensa podemos comprar… hay temas que son tabú y de los que nadie puede hablar sin un guión marcado, uno de ellos es Cuba, también hay personajes y paises que no se pueden “tocar” ni con el pétalo de una rosa, leo en los medios que hay países malísimos que deben ser atacados, y sus civiles muertos para que haya democracia, esos medios son los mismos que me hacen sentir menos porque no pude comprar esto o aquello que anuncian a página completa.

    Si vieran cuantas mentiras y tergiversación en estos días para ocultarnos la grandeza de Chavez, para minimizar el amor de los venezolanos, su prosperidad y dignidad.

    Cuidado que siempre acaben culpando a los periodistas y a su “falta de profesionalidad” y ojo no solo piensen en la prensa para criticar, no dejen por favor de mostrar una hermosa obra de dignidad ni hagan caso a aquellos que quieren convencerlos de que todo lo hacen mal.

    • victor dijo:

      Por favor, con respecto a algunos comentarios sobre la prensa en el extranjero: pido que nunca nos vaya a servir de consuelo que en otros países hay problemas con la prensa y sus dueños. Aqui en Cuba, los dueños somos nosotros y queremos la prensa que nos merecemos al igual que en otras esferas de la vida

  • Antonio López dijo:

    Muy de acuerdo con el comentario de la amiga del 11.Aquí,en la España de la “libertad de prensa, del pluripartidismo y la democracia burguesa” existen muchos medios de comunicación. Periódicos,emisoras radiales y cadenas de televisión, pero todos, absolutamente TODOS solo sirven a los intereses y al paladar de la clase antagónica.Si los desahucios a familias sin recursos,los suicidios ante la presión de la banca y de las propias leyes al no poder pagar las hipotecas, la pérdida galopante de derechos civiles o políticos,la brutalidad de los elementos de represión del propio sistema democrático burgués,especializados en el uso de las pelotas de goma, mojamazos en las espaldas de los obreros o detención de menores, los millones de despedidos con o sin ERES,la falta de expectativas para acceder a un puesto de trabajo de uno de cada dos jóvenes menores de 26 años,el tijeretazo a la legislación laboral, la privatización de la sanidad o la enseñanza,incluida la Universidad o la corrupción fueran tratados informativamente hablando por plumas de periodistas revolucionarios otro gallo muy distinto cantaría en este pueblo.Precisamente por eso no hay un solo profesional de la información que contraactualmente pertenezca a cualquier medio genérico de los muchos que existen, (y en esto la Iglesia Católica cuenta con un ramillete muy amplio)que ose analizar en su medio estos temas desde posiciones, no ya revolucionarias, sino simplemente de izquierdas. La respuesta del dueño del medio sería inmediata:el despido y el silencio.No obstante, y ya que Raúl Garcés hace alusión a el diario EL PAÍS,otrora con ciertos atisbos de progresía hoy diluída y convertido en mascarón de proa del neoliberalismo, habría que recordar que su máximo representante, su Consejero Delegado, el Sr. Cebrián desde hace años viene compartiendo estrategias, puntos de vista, mesas y manteles con personajes de tan poca tradición democrática como los integrantes del Club Billdenberg, del que él forma parte.?Y que decir de la cobertura informativa de estos medios españoles cuando de Cuba, Venezuela o Palestina se trata¿ A modo de ejemplo: desde el 12 de Septiembre de 1998(14 años,6 meses y 4 días ) los 5 antiterroristas cubanos presos en las cárceles del imperio son intencionadamente silenciados. La visita a este país de cualquier dama mercenaria vestida de blanco y con la chequera en el bolso es suficiente para abrir informativos o cabeceras de periódicos, creando las matrices de opinión al paladar de los dueños de estas grandes corporaciones. Yo, Garcés, pienso que los que realmente estamos en una encrucijada somos aquéllos que nos reclamamos como disidentes del capitalismo que viviendo en países capitalistas no contamos ni con un par de renglones en página alguna ni un par de minutos en cadena de radio o televión de las que tanto proliferan para podernos defender de tanta bazofia y mentiras informativas de estos indignos medios que tanto daño le siguen haciendo a nuestra sociedad. Por eso prefiero las cuatro hojillas del revolucionario diario Granma o la Mesa Redonda de la TV Cubana que todo el mamotreto de medios privados y públicos que con la impunidad que le concede el sistema mismo han hecho de la mentira, la patraña,la desinformación,la tergiversación y los silencios cómplices su código de barras. Saludos desde Andalucía.

  • Francisco Y. dijo:

    Magnifico articulo, nuestra prensa es muy lenta y los que leen u oyen las informaciones del extranjero nos vapulean con informaciones que nuestra prensa emite a los 3 dias de sucedido el hecho y presentado con la version de “ellos”, porque no tener nosotros la nuestra para poder combatir las que dan los medios tendenciosos.

  • gilberto dijo:

    mi opinion personal, que por no ser periodista obviamente carece de muchos elementos,
    es que la prensa cubana debe abrir espacio a la opinion personal de los periodistas sobre hechos y realidades, ofreciendo a la poblacion un espectro amplio de valoraciones, a partir del cual la gente tenga la opcion de formarse un criterio propio

    no es asi, las noticias o analisis sensibles, vienen prefabricados desde arriba y con un estrecho margen a la creatividad del periodista, que recibe la propuesta sobre tema y enfoque.

    asi no hay pluralidad dentro de la misma revolucion, y la unanimidad no es otra cosa que una copita de vidrio, vidrio, el material mas duro, o de los mas duros y al mismo tiempo el mas fragil.

  • Jose Enrique Perez dijo:

    Visionarias las palabras de Galeano, nadie fuera de Cuba, del lado de los amigos nos conoce como el. Anuestro periodismo con honrosas excepciones le falta combatividad y realismo.
    Nuestro pais cambia para bien, la maxima direccion nos impulsa al cambio, las masas lo desean y estan dispuestas a seguir a nuestros lideres PERO los que supuestamente deben ejecutar esos cambios o sea los eslabones intermedios de direccion lo frenan por temor a perder su manojo ante el control obrero,aqui la prensa revolucionaria tiene mucho que hacer, solo deseo que su trabajo se parezca ala realidad

  • Juan Luis Climent dijo:

    Cuanto me alegra, que un periodista y profesor al que admiro, ponga en el tapete el tema. La prensa nuestra, mal que nos pese, no solo está burocratisada, sino que casi está obsoleta, a pesar de transmitir diariamente a Telesur, donde trabajan, además periodistas cubanos, no aprendemos nada de este medio, por ejemplo; el Noticiero “Estelar” de la TV, de estelar sólo tiene el nombre, todo encasillado, nada rompe los esqemas de hace décadas, hoy los medios masivos, las redes sociales, Internet, parece que nada enseñan, y las noticias que leo muchas vecs en Cubadebate o en otros medios, nunca los leo en Granma, o Juventud Rebelde, o en Trabajadores, por poner tres ejemplos, o las leo cuando carecen de inmediatez. Muchos años llevamos hablando del tema, pero no se cambia. Otro ejemplo, en programa televisivo los “Dirigentes” de los canales de Tv anunciaron cambios, sólo veo el del 48 con Telesur, los demás, !bien, gracias!, cambiarán cuando ya sea tarde, y mientras tanto, el enemigo nos da noticias y “primicias” que después es demasiado tarde par aclarar o desmentir. Gracias Garcés, muchas gracias.

  • Alexei Rivera Acosta dijo:

    Interesante y atractivo tema toca el autor. Leí el artículo, luego las opiniones de los internautas.

    Al leer las opiniones simpatizo con la de Juliocesar, pero también lo hago con las de albert , la amiga del 11, Antonio López y gilberto .

    En mi opinión la prensa nacional debe evolucionar a la par del momento que estamos viviendo. Soy joven y por supuesto no me las sé todas, pero me enorgullezco de mi interés de estar siempre informado, aunque hago el ridículo antes mis amigos cercanos cuando me ven revisar cubadebate y leyendo el granma. Siempre he notado algo en la prensa cubana que para mi está mal, y es el hecho de que analiza bastante bien los problemas de otros países, pero los propios no. Se hace, por ejemplo un análisis fuerte de la economía de EE.UU, pero la nuestra no se analiza con la misma intensidad.

    Los periodistas deberían primero brindar la información, luego exponer sus opiniones personales, que al ser profesionales, deberían ser estas bien fundamentadas; nunca me ha gustado que me den la información “masticada”, con un solo enfoque, con un solo punto de vista, sino por el contrario examinar yo mismo la información, para arrivar a una conclusión yo mismo, y además compararla con la opinión o análisis del periodista.

    Además los periodistas deben hacer preguntas polémicas cuando el momento lo amerite. Por ejemplo, cuando se habla de pelota en Cuba, muchas son las opiniones y muchas las interrogantes y dudas de los aficionados, pero que decepción nos llevamos cuando los periodistas no hacen ni una sola pregunta fuerte a un directivo de la Comisión Nacional de Beisbol.

    TeleSur nos ha mostrado qué lejos estamos de hacer un noticiero a la par de lo que se hace hoy en el mundo. Debemos actualizarnos, pero sin llegar a los extremos de la prensa servil que hacían mención en par de opiniones anteriores. Y los periodistas digitales deberían ayudar a sus colegas de la prensa escrita, radial y televisiva, pues han tomado la delantera en este aspecto. Pero hay que hacerlo con objetividad, para no hacer el ridículo, porque poner al finalizar el Noticiero Estelar, los contactos del mismo, en Twiter y Facebook, está cerca de ser una burla al pueblo cubano, que hoy no tiene acceso a esas redes sociales en su inmensa mayoría.

    Mientras tanto felicidades a Cubadebate por permitir la diversidad de opiniones, siempre en búsqueda de mejorar nuestra sociedad.

    Salu2

  • Giordan dijo:

    Raúl:
    Muy atinado tu comentario. Además de los argumentos que brindas, en Cuba, a mi modo de ver después de 21 años trabajando en la radio, la falta de una ley orgánica que rectoreé el uso de los medios de comunicación nos pone a los profesionales del medio a merced de las interpretaciones ideo-politicas de funcionarios y burócratas a todos los niveles, lo cual produce una especie de disonancia entre la Política de Difusión aprobada por el Partido y la ejecución de esa política en los territorios. El propio hecho de que los medios se subordinen administrativamente -y financieramente, etc- a los gobiernos territoriales, pone al profesional del medio a merced de la interpretación subjetiva que el representante en el territorio de ese gobierno tiene, y la vida nos demuestra que no siempre los intereses de esos representantes son los del país y el proyecto social de la nación, por diversos motivos. Si un periodista denuncia determinada arbitrariedad o negligencia de un funcionario con poder en un territorio, está merced de la interpretación ideo.política que otros funcionarios hagan de su tarabajo, tiene que ir a llorar a la UPEC o a la UNEAC, Y NO HAYUN CUERPO LEGAL QUE LE RESPALDE. Entonces el periodista tiene una doble y hasta triple presión: la del pueblo, la de los funcionarios que le dirigen, la de la Política Editorial. Todavía me estoy acordando de la intervención del director del periódico Granma durante la Conferencia del partido. NUNCA ESTUVO TAN CLARO LAZARO BARREDO.

  • jorge ignacio dijo:

    Fernando Rojas, Viceministro de Cultura dijo

    —Cuba necesita prensa revolucionaria no oficial. Es una necesidad. Cuando escucho al Primer Secretario del Partido, lo que ha dicho sobre la prensa, y leo los propios documentos del Partido, recuerdo esa idea. Nosotros necesitamos que la información no se asocie solo a lo que se informa sobre la gestión del gobierno porque se produce una limitación de base para el periodismo, en particular para el periodismo de opinión, para el crítico, incluso para el noticioso, que tendría que insistir en los defectos de esa gestión gubernamental y política. Una de las cosas que tendría que resolver el periodismo es considerarse no oficial, o no necesariamente oficial, en una medida mucho mayor de la que hoy se considera en algunos medios. Y al mismo tiempo, revolucionario. Es el reto: una prensa revolucionaria no oficial que permita una mirada crítica, que no signifique tener que responder estrictamente a la gestión del gobierno, sino todo lo contrario: poder enfatizar en las lagunas, los errores, los problemas, decir descarnadamente lo que pasa. El periodismo tiene capacidad suficiente para cumplir esa función, pero, al mismo tiempo, hay que crearle condiciones para que lo haga. El periodista no puede sentirse inseguro si va a seguir esas pautas que nos está trazando la dirección del Partido, pero tenemos que crearle condiciones para que no se sienta inseguro a la hora de hacer este ejercicio crítico.

    http://www.caimanbarbudo.cu/entrevistas/2012/01/el-periodismo-cubano-gran-asignatura-pendiente/

  • mauricio go dijo:

    Ardua tarea queda por delante, pues se trata de romper tabúes y atavismos que durante largos años nos han lacerado. Se trata de revolucionar los conceptos de “Servicios” que se tienen, hacer lo que dijo en los años cincuenta del pasado siglo el compositor de boleros Duarte, cuando escribió: “bájate de esa nube y ven aquí a la realidad”.
    Pragmatismo, cubanía, verdad, responsabilidad y entrega al servir, deben ser los cimientos en que se sustente lo que se ha de “entregar” al pueblo cubano. Es mi criterio luego de haber vivido todos estos años de Revolución.

Se han publicado 13 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Raul Garcés

Raul Garcés

Doctor en Comunicación y Decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.