Imprimir
Inicio » Opinión, Medios  »

La prensa no debiera ser patrimonio de nadie, porque es en realidad patrimonio de todos

| 16
Raúl Garcés al intervenir en nombre de los periodistas de los medios cubanos que recibieron la Distinción “Félix Elmuza”, de la UPEC. Foto: Cubaperiodistas.

Raúl Garcés al intervenir en nombre de los periodistas de los medios cubanos que recibieron la Distinción “Félix Elmuza”, de la UPEC. Foto: Cubaperiodistas.

Palabras de Raúl Garcés Corra, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, al hablar en nombre de los periodistas cubanos que recibieron la Distinción “Félix Elmuza” de la UPEC.

Entre las cosas que más me han entusiasmado siempre del Periodismo, y que al mismo tiempo más me asustan, está la tarea que me han dado ahora: hablar en nombre de los demás. Eso de la hoja en blanco, la cámara de la televisión con el bombillo rojo encendido, o la radio abriendo los micrófonos, es una puerta abierta para que demos voz a los otros, para que miles y miles de ciudadanos cuenten sus historias a través de nosotros y pueden visibilizarlas a escala masiva, en pocas palabras, es un infinita responsabilidad.

Yo no puedo pretender, ni remotamente, ponerme en la piel de todos mis compañeros, pero estoy seguro de que, al menos, podría interpretar el entusiasmos del que somos partícipes y el orgullo nuestro por recibir la distinción Félix Elmuza. Y es un entusiasmo que nace de varias razones:

Primero: el hecho de que compartamos este momento con intelectuales como Fernando Martínez Heredia, con escritores como Mirta Yáñez, con médicos, con profesores universitarios, con gente que, en suma, invierte una parte importante de sus días en construir el futuro de este país. Gente honesta, gente que ha sorteado obstáculos de todo tipo en medio del camino, gente que ve en el tamaño descomunal de nuestros desafíos, más que una amenaza, una oportunidad para trabajar más, para pensar más, para comprometernos más con el destino de Cuba.

No es fortuito que la UPEC reconozca a periodistas y no periodistas, porque esta profesión no se construye solo en las redacciones, o en los estudios de radio y televisión. Esta profesión depende más bien de la vida misma. La prensa no debiera ser patrimonio de nadie, porque es en realidad patrimonio de todos. Una prensa deliberativa es la que hace valer la fuerza del argumento, la que está al tanto de las mejores ideas, la que escudriña en la sociedad hasta el cansancio para encontrar las mejores fuentes, los mejores datos, el lenguaje más seductor, si es que queremos dotar de bases sólidas la arquitectura de nuestro discurso público.

Segundo: como nunca, estamos justamente en el medio de un cambio de paradigma. No voy a hablar aquí de la sociedad de la información, ni de la estructura reticular de la comunicación en redes. Lo que me interesa subrayar es que la tecnología permite hoy a una vicerrectora de la Universidad de La Habana, a un médico, a grandes intelectuales, encontrarse en las redes sociales o en la blogosfera para contar sus vivencias sin mediaciones. En términos de tiempo histórico nunca nuestros médicos, nuestros maestros, nuestros artistas, nuestros científicos, estuvieron tan cerca de convertirse potencialmente en periodistas.

El reto es grandísimo para el periodismo, que debiera gestionar su lugar en la sociedad sobre la base de articular más eficientemente la totalidad de sus discursos. Y también para la sociedad, que debiera asegurarse de contar con mecanismos de autorregulación suficientemente eficaces como para que la serenidad, la ética, la conversación argumentaba, prevalezcan sobre la iracundia y el diálogo de sordos.

Tercero: les tengo una buena noticia. Cincuenta años de Revolución han parido miles, cientos de miles de hombres nuevos. Los vemos todos los días en las aulas universitarias, con cultura política para dar la batalla, con preguntas audaces para desafiar a sus profesores, con capacidad de trabajo y criterio para imponerse y hacerse valer. Están saliendo en masa para las redacciones, y la radio, y la televisión, y los medios digitales y, en un abrir y cerrar de ojos, se nos hacen subdirectores, editores, jefes de redacciones. Y directores de programas informativos y directores de periódicos… Hay que garantizar que los de más experiencia y los más nuevos compartan los valores de la cultura profesional del periodismo revolucionario, que, por definición, no debiera hacer concesiones a la banalidad, y necesita ser cada vez más inclusivo, más libertario, y por eso mismo, más socialista.

Yo no digo que estemos andando sobre un lecho de rosas -yo soy consciente de que no andamos sobre un lecho de rosas. Lo que quiero remarcar es que, a pesar de los obstáculos, estamos en mejores condiciones que otras muchas sociedades de América Latina para gestionar el cambio cultural y que tenemos masa crítica suficiente para dar saltos más ambiciosos en materia de comunicación.

Y eso es un punto de partida que a nosotros, los que hoy recibimos la Distinción “Félix Elmuza” nos hace orgullosos y reitero, nos sitúa en el compromiso y en la batalla irrenunciable por un mejor periodismo y un país mejor.

En nombre de todos mis compañeros, a la UPEC querida y entrañable, a su Presidente querido y entrañable, muchas gracias.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Eduardo González S. dijo:

    Expreso mi total apoyo a las palabras de Garcés. Hago votos porque mejore nuestro periodismo de entrevista donde impera “lo políticamente correcto”, no hay retos y sí muchos lugares comunes, las preguntas son las del más facilista cliché y por tanto, sin que hable el entrevistado, las repuestas ya se conocen y están permeadas de lo insulso. Esto es periodismo chatarra y no necesitamos algo así. Esto es típico en las entrevistas del periodismo deportivo sobre todo.

  • sariol jose dijo:

    Buen articulo, pero lo que hace falta es que sea leido por Las personas que toman Las decisiones, de lo contrario es solo letra muerta

  • marvin dijo:

    se necesita un peridismo d este tiempo, q no se limite y no se autocensure. no podemos seguir teniendo un peridismo estatico y a la espera d orientaciones d arriba, xq seguiremos estando embarcados y al remolque d la noticia. x si no se han dado cuenta, cuba esta cambiando en el ambito informatico y comunicacional. si lo q sucede en cuba no me lo dice la prensa cubana, lo voy a buscar en cuanto medio posible exista en el mundo xq tengo herramientas para hacerlo.
    en este mundo globalizado ya no hay secreto d nada. esta revolucion nos ha dado un alto nivel d instruccion y preparacion para analizar cualquier tipo d temas x muy variados y complejos q sean y ademas, somos cubanos q nos las sabemos todas y hablamos d todo. desde hace tiempo se esta lllamando a la prensa a un cambio, y la prensa sigue siendo la misma, no cambian nada. hemos confundido unidad con unanimidad y la prensa es complice d ese hecho, x no saber criticar o cuestionar los sucesos q suceden en la sociedad. una prensa q no es espontanea, q actua con demasiada cautela, q espera orientaciones d arriba, y al final no informa nada. ahi estan todos los periodicos todos diciendo la misma noticia y al final no dicen nada. a nadie en cuba le interesa el desplome d la bolsa d valores d new york o d japon, cuando aqui el cubano d a pie esta pasando trabajo para ir a trabajar y llevar la comida a su casa.
    necesitamos una prensa q busque la informacion, q emplace, q critique, q juzgue, q d valoraciones, q increpe a cualquier funcionario x mucha jerarquia q tenga, xq aqui el poder es del pueblo, y esta es una revolucion d los humildes x los humildes y para los humildes.
    el respeto hacia los funcionarios publicos no se puede convertir en parabans, para no hacerles las preguntas q se cuestiona en la calle el cubano d a pie, y dejar d hacer las preguntas q quiere el funcionario q le hagan.
    … cambiar todo lo q tenga q ser cambiado …, ojala no se quede en las tantas consignas q tenemos y nos gusta repetir y todo sigue igual.

  • Pioneer dijo:

    Profesor a lo mejor le estoy buscando la 5 pata al felino pero son compatibles ” autorregulación suficientemente eficaces”-“ser cada vez más inclusivo, más libertario” y
    “libertario”-“socialista” a mi parecer no , pero si me explicara a lo mejor entenderia.

  • SOCIALISTA SIGLO XXI dijo:

    Raul, y por que si no es patrimonio de nadie si lo es solo de los que pueden decir siempre lo que quieren decir.
    Muy poco refleja la prensa lo que piensan las personas del comun que son mayoria.
    Por que no se ve reflejado en la prensa la preocupacion diaria de los ciudadanos que es ademas reiterativa.
    Por que los medios reflejan una realidad distinta a la que se vie en el pais.
    Solo en la Tv se ve la agricultura floreciente que luego nadie ve en las placitas.
    Por que nunca se cuestiona a trantos funcionarios ineptos que viven solo de sus cargos.
    Por que los dirigentes no salen a dar la cara y responder ante tanta carencia y muchas por insuficiencias en el funcionamientos de organismos y empresas.
    Y pudiéramos seguir enumerando. gracias

  • Arturo dijo:

    Incluso ni del Dpto. Ideologico.

    • Preocupao dijo:

      Ouch!

  • Ernesto dijo:

    Una opinión: Me hubiese gustado un discurso más inclusivo, al recibir la distinción Félix Elmuza. Si, aunque parezca contradictorio. Percibo el texto elaborado desde el prisma del profesor universitario y no del periodista, independientemente de que en el autor confluyen ambas profesiones. Por ejemplo al referirse al impacto de las TICs en el sector (redes sociales), considera en su artículo la posibilidad de que estén mas cerca de ser periodista los médicos, maestros, artistas, científicos cuando todos sabemos que la sociedad es mucho más que eso. Vuelve a caer en esa división intelectual cuando se refiere a cientos de miles de hombres nuevos y los identifica solo saliendo de las aulas universitarias…¿Dónde quedó la referencia a la clase obrera, a los cientos de miles de no profesionales universitarios que contribuyen a la imprescindible labor de la prensa?…. Repito, es solo una opinión.

  • michael dijo:

    La prensa en Cuba a veces deja mucho q desear. Como es posible q la prensa deportiva no pueda mencionar a heroes del 1 clasico de beisbol como son Yadel Marti y Yulieski Gurriel o a historicos como es el capitan de capitanes Antonio Pacheco.

  • Ismaelillo dijo:

    Felicitaciones a los periodistas que han sido galardonados. Ojalá todos nuestros periodistas merecieran ser galardonados, pero lamentablemente son muy pocos los que merecen estas distinciones. A la mayoría de nuestros periodistas les falta el valor para que la verdad se imponga sobre la simulación, la doble moral, la autocensura, el miedo a ser catalogados como “conflictivos”, “autosuficientes”, “reformistas”, “extremistas”, “inmaduros”, etc. cuando tratan de publicar informaciones sobre temas vedados, sobre las limitaciones al ejercicio de su profesión, sobre la corrupción, sobre la lentitud de los cambios que necesita nuestro país, etc. El día que la mayoría de nuestros periodistas pueda expresarse libremente sobre los temas nacionales e internacionales, sobre temas políticos y económicos, sobre la falta de virtudes en grandes grupos sociales, etc. nuestra prensa ganará el respeto y la admiración de nuestro pueblo.

  • Eduardo Ortega dijo:

    Cálidas felicitaciones a todos los que recibieron la Distinción; en especial al Dr. Raúl Garcés también por su excelente discurso, que ofrece ideas claves. Me permito resaltar: “La prensa no debiera ser patrimonio de nadie, porque es en realidad patrimonio de todos”. Uno de los más grandes retos que tiene todo el sistema de prensa en Cuba es darle la oportunidad a las grandes masas a expresarse públicamente, utilizando todas las vías y medios disponibles y otros que todavía están por crearse; para que las opiniones de la gente más sencilla lleguen a todos lados y sean conocidas. En estos más de 50 años de Revolución la gente humilde del pueblo tuvimos el acceso a las aulas universitarias; se formaron miles y miles de profesionales; son los que hoy tienen la “cultura política para dar la batalla”. Cuando la UCLV le otorgó la condición de Doctor Honoris Causa, el Ché dijo a los estudiantes “que el estudio no es patrimonio de nadie, y que la Casa de Estudios donde ustedes realizan sus tareas no es patrimonio de nadie, pertenece al pueblo entero de Cuba, y al pueblo se la darán o el pueblo la tomará”; y dijo a sus colegas “por eso quisiera que ustedes, hoy dueños de la Universidad, se la dieran al pueblo”. Eso hemos hecho y debemos seguir haciendo. Nuestros profesores y estudiantes universitarios son eso, parte del pueblo. Hoy es más importante que nunca que aquellos de dónde venimos tengan todas las oportunidades para expresarse abiertamente, libremente; y a ello contribuirán los profesionales revolucionarios sean graduados o no de periodismo. Eso es lo que hará aún más fuerte a nuestra Revolución. SALUDOS!

  • Eduardo Ortega dijo:

    Felicitaciones también a todos los que hacen trabajo periodístico, sean graduados del sector o no, sean cubanos o no, que esten haciendo su trabajo con honestidad por la felicidad, la prosperidad y el avance de nuestro pueblo y de nuestra Revolución. SALUDOS!

  • Pedro dijo:

    Mientras no exista una ley de prensa que fije los derechos y deberes de cada parte, vamos a seguir en lo mismo. El problema es que todo es “de boca” y así no vamos a llegar a ningún lugar.

  • Aliuska Milan dijo:

    Aprovecho el espacio para felicitar a todos los periodistas cubanos en este Día de la Prensa teniendo prensente simpre las enseñanzas del maestro cuando expresó:La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo.

  • Arturo@1975 dijo:

    Profe Garcés, no he sido, ni soy alumno suyo, pero me da un enorme placer escucharlo en la mesa redonda y otros espacios publicos donde podemos contar con su oratoria. De verdad que es muy interesante oirlo hablar, porque se deja entender muy bien, y nos lleva por el camino del convencimiento, con elementos por supuesto, de lo que nos quiere explicar o exponer.

  • almagorstein dijo:

    Coincido con Garcés en muchas cosas. Al periodismo le falta muchísimo para ser el reflejo crítico, analítico de la sociedad donde vivimos, con sus contradicciones, sueños y esperanzas, le falta mucho nivel, no intelectual sino de “criticidad” objetiva y sugerente. “Todo dentro de la Revolución, NADA fuera de ella” esa deber se la permanente consigna de cada persona que diga ser periodista. Pero sin crítica dentro de la Revolución el periodista se convierte en cómplice de la mediocridad, de las injusticias (que las tenemos), de la chapucería; sin riesgo y valentía no se puede ser peridista DENTRO DE LA REVOLUCIÓN. Un ejemplo de esto esta en los “censores” de este propio medio de CUBADEBATE. Yo siempre he sido muy crítico al valorar escritos de periodistas en este medio, pero cada crítica ha sido positiva y acompañada de segurencias DENTRO DE LA REVOLUCION. Sin embargo los editores de CUBADEBATE no piensan así y no me han publicado innumerables comentarios. Piensan que criticar es estar contra la Revolución. Y si es así, amigos míos, es imposible hacer periodismo. Mediten bien las cosas, pues el periodismo sin la opinión del pueblo que lee sus comentarios no es nada. No se puede ser periodista de complacencia “hacia arriba” y crítico “hacia abajo”. Se debe ser crítico-objetivo hacia ambos lados, amigos míos, para sacar a flote las verdades y las verdaderas soluciones en beneficio de todos y de todo, desenmascarando a los demagogos y falsos, elogiando moderadamente a los exitosos. Todo lo que dice Garcés es cierto, PERO CADA PERIODISTA DEBE LLEVARLO A LA PRÁCTICA, único criterio de la verdad.

Se han publicado 16 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Raul Garcés

Raul Garcés

Doctor en Comunicación y Decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.

Vea también