Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Noche de padres

| 24
René, Olga e Ivette, juntos los tres por vez primera en 14 años, en  abril pasado. Un encuentro que duró menos de 15 días.

René, Olga e Ivette, juntos los tres por vez primera en 14 años, en abril pasado. Un encuentro que duró menos de 15 días.

No tuve hijos. Un año los evité porque estudiaba en la Universidad. En  los subsiguientes, dejé mis sueños en manos de Dios, la Vida o el destino y ninguno de los tres hizo lo que quizás sí habría podido resolver la Ciencia. El caso es que quedé sin hijos de mi vientre. Y como una Yerma moderna (sin amarguras) dediqué mi devoción por los niños a los hijos de mis hermanos, de mis amigos y de mis amores. Hoy siento que todos son un poco míos, pero sé que solo son totalmente de sus progenitores. No hablo de propiedad, hablo de amor. Nadie puede amarnos como aquellos que nos procrearon amándose.

Lo supe por mi madre, que presumía de saber el instante exacto en que quedaba embarazada -como si un arcángel le trajera aviso- y de no haber dormido completamente ni una sola vez después que nacimos sus hijos. Lo confirmo ahora con mi padre, que a los 81 años no puede irse a la cama cada noche sin saber cómo ha sido nuestro día.

Lo sufrí anoche junto a los padres de una adolescente que Cuba conoce desde que era una traviesa chiquilla de enormes ojos color aceituna. Hablo de René González y Olga Salanueva, él en Estados Unidos, ella en Cuba  y de Ivette,  la hija de ambos, “perdida” por unas horas en la multitud de un concierto en un parque de La Habana.

La madre había dado permiso a la hija -de 14 años- para ir con unas amigas a un concierto en el parque Lennon. Cuando ya iban a dar las 11 de la noche y “de la niña ni el pelo”, Olga decidió pasar a ver el ambiente y recogerla. Intentando descifrar rostros, descubrió espantada a varios jóvenes con botellas de ron en las manos. Entonces se empeñó a fondo en la localización de Ivette, pero la espigada figura adolescente no era visible desde ningún ángulo en la multitud. Hubiera gritado llamándola, pero no parecía sensato. La garganta más poderosa se perdería como el suspiro de un gorrión, entre los altos decibeles del concierto.

Fue entonces que comenzaron los 60 largos minutos de ansiosa búsqueda de una madre en Cuba y un padre en Estados Unidos. Ella, taladrando con los ojos la noche salpicada de flashes. Él timbrando el celular de su esposa, sin descanso y…sin respuesta. ¿Cómo oír algo en un concierto de rock a cielo abierto?

Cuando sonó el mío como alternativa, me sorprendió ansiosa la voz comúnmente serena de René: “¿Dónde están? ¿Por qué Olguita no me contesta?” A punto de irme a la cama, del otro lado de la ciudad, solo atiné a decirle en tono de consuelo: “No te preocupes, no está sola. Irmita (la hija mayor) y su esposo están con ella y el ambiente en el concierto es bueno…en cuanto pare la música Ivette aparece”.

“¿Pero cuánta gente hay allí?”. La voz de René seguía siendo ansiosa. Era fácil  imaginarlo desesperado en la impotencia de encontrarse en un sitio absurdo y lejano, mientras su esposa cumplía, otra vez, los roles de ambos en la custodia familiar.

Antes de llegar el primer minuto del Día de las Madres, Ivette apareció sudada y ajena al desespero de Olga y René. Él  fue el primero en saberlo. Después de lograr la comunicación con su esposa, no había tenido fuerzas para colgar el teléfono.

Vencido el susto, madre, hija y amigas comenzaron la caminata de poco más de un kilómetro, rumbo a casa. Quizás ninguna reparó en que ya había comenzado  el segundo domingo de mayo. Agotada física y emocionalmente, a lo sumo Olga pensaría lo diferente que habría sido todo de estar René. Para empezar, el primer regalo de este Día de las Madres pudo haber sido enfrentar juntos la búsqueda de su hija o traerla, orgulloso padre, él solo de vuelta.*

*Ivette tenía 4 meses de edad cuando el FBI asaltó la casa donde vivían en Miami y se llevó a su padre preso. Con su esposo en aislamiento y esperando juicio,  Olga sufrió la hostilidad del acoso político de esa ciudad,  mientras trabajaba incansablemente para alimentar a sus hijas. De un golpe perdió carro, casa y los escasos bienes materiales que poseían. Fue arrestada y deportada a Cuba en el 2000, sin derecho a visa para visitarlo a él en prisión. Cumplida la sentencia, René salió de la cárcel en octubre de 2011, pero ha sido obligado a permanecer tres años bajo libertad vigilada dentro de Estados Unidos. Se supone que esa condición busca garantizar la reinserción del ex recluso en el seno de la sociedad y la familia. ¿Cómo podría lograrlo René,  a tantas millas de distancia de Cuba, de Olga y de las hijas de ambos?

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Lucilo dijo:

    Gracias, Arleen, por esta joyita tan de tu estilo.

  • Carol dijo:

    Muy original

  • Yo dijo:

    Era de rock el concierto???, fue algo mas ameno a pesar de las botellas de ron, si Rene estuviera en Cuba quizas hasta hubiese acompañado a su niña…
    Yo tengo 24 años y aun mis padres me esperan despiertos cuando salgo, es inevitable que se preocupen.

  • Marcus Dutra dijo:

    Y yo te llamo Madre por el amor que me inspiras Arleen, asi como el amor de los 5 hermanos que tengo y que mas temprano que tarde regresaràn a nuestra casa!

  • FREDDY dijo:

    bello Arlen.

  • Amauris Domínguez Meriño dijo:

    Gracias de Lunes para ti Arleen, gracias por narrar los avatares de esas personas, no conocidas personalmente pero tan nuestras, tan apegadas al corazón de cada cubano de bien.

  • guillermo perez roman dijo:

    Arleen un modo diferente e ingenioso de mostrar cuanto gravita sobre ellos todo absolutamente todo cada evento ordinario de su familia , saludos a tu padre Rodi y familia Guillermito desde Trinidad y Tobago donde trabajo por un tpo en una brigada medica Cubana

  • Alexis Schlachter dijo:

    Mi felicitación se une a la de multitud de lectores de CUBADEBATE. Es un trabajo periodístico hermoso que conmueve los corazones.

  • marcia jerez valón dijo:

    Bella la reseña, colega, felicidades.

  • Juan Carlos de Chile dijo:

    ..ESTIMADA ARLEEN, HACE AÑOS LA CONOCI POR ESTOS MEDIOS, POR SUS COMENTARIOS Y COMO MODERADORA DE LAS MESAS REDONDAS…..ADEMAS DE SER MUY ATRACTIVA LA FELICITO POR SU SENSIBILIDAD Y TERNURA CUANDO HACE SUS ESCRITOS Y COMENTARIOS….SIEMPRE RECIUERDO SIN EQUIVOCARME QUE USTED …Y TODOS LOS CUBANOS Y DEIRIGENTES SON ADMIRADOS POR SU VALENTIA, TESON, CONSTANCIA Y DIGNIDAD DE DEENDER A SU PUEBLO Y A LA HUMANIDAD EMPEÑANDOSE EN INTENTAR CON IRMESA Y DECICIÓN QUE OTRO MUNDO ES POSIBLE…..GRACIAS ESTIMADA ARLEEN….VIVA CUBA Y SU PUEBLO Y LOS REVOLUCIONARIOS DEL MUNDO!!!!!!!!!!!!

  • JULIANO SIQUEIRA dijo:

    SENHORA ARLEEN, SEU TEXTO, HUMANO E BELO, DEIXOU-ME EMOCIONADO. A MIM, UM VETERANO DA LUTA DE CLASSES. QUE, NO ENTANTO,”JAMAIS PERDEU A TERNURA”. MESMO COM DIFICULDADES, PARA EXPRESSÁ-LA. SOU PAI. OS MEUS VIAJARAM AO INFINITO E CONTINUAM AO MEU LADO, NA MEMÓRIA, NAS LEMBRANÇAS, NA INSUPERÁVEL SAUDADE. QUANDO SAÍ DO CÁRCERE E VOLTEI À CASA PATERNA, À NOITE, FINGINDO DORMIR, SENTIA OS MEUS VELHOS SE APROXIMAREM DA REDE E COMENTAREM, FELIZES, “NOSSO FILHO ESTÁ VIVO”. JÁ NÃO ERA MAIS NENHUMA CRIANÇA. MAS, PELO GESTO E VENCENDO TEMORES, DORMIA A SONO SOLTO. QUANDO NASCERAM OS MEUS, CHEGANDO EM CASA, QUALQUER HORA QUE FOSSE, PRIMEIRO, IA VÊ-LOS, NA “PAZ DE CRIANÇA DORMINDO”. FILHOS, OS TEMOS, PARA SEMPRE, MENINOS E MENINAS. NÃO FICAM VELHOS. AO RENÉ DESEJO, COM O SENTIMENTO DE PAI E TODA SOLIDARIEDADE POSSÍVEL, QUE DURMA, EM BREVE, COM OLGA E IVETTE.

  • Eva dijo:

    !Qué pena!De haberlo sabido, yo también hubiese salido a buscarla, vivo en el Vedado… ¿Para qué está la familia entonces?
    Las que somos madres, y ya pasamos por hijos adolescentes, conocemos muy bien de esas preocupaciones. Pero, en fin, nuestro país es tranquilo, para nada tiene que ver con otros de la región en donde impera la violencia.
    Un abrazo a René y a toda la familia.
    Ayer admiré mucho más a la madre de René en la entrevista que apareció ayer en el noticiero del mediodía. !Qué valores transmitió! !Qué grandeza! Estirpe de las madres cubanas.

    De nuevo un abrazo,
    EVA

  • José Alberto Gómez Pérez dijo:

    Excelente crónica Arleen,
    Muchas gracias,

    JA

  • Alina dijo:

    Muy linda tu crónica Arleen
    un abrazo para René y toda su familia
    muchas gracias
    apf

  • René F. Cañizares González dijo:

    Arleen:
    Tu crónica: estupenda, humana, maternal; extraída de un simple pasaje de la vida cotidiana de quienes por obra del absurdo imperial, no tienen vida cotidiana.
    Me atrevo a asegurar que si en lugar de ir al nutrido concierto en el parque de Lennon, Ivette y sus amistades hubieran elegido acudir al Latino a disfrutar del magnífico juego de pelota del play off de la final occidental entre Industriales y Matanzas, alrededor de 60,000 pares de ojos de cubanos y visitantes en la medida en que la fueran descubriendo ya hecha una jovencita, estarían pendientes de “la hija de René y Olga”, sabiendo que su padre, víctima del absurdo de la despiadada venganza política, está impedido de cumplir esa tierna función porque el gobierno que preside el honorable Premio Nobel de la Guerra, en su impotencia, se empeña en combatir el terrorismo, persiguiendo, condenando y encerrando a los verdaderos antiterroristas por ser patriotas inclaudicables.

    René F. Cañizares González
    Desde La Habana, Cuba
    QUE LINDA ES CUBA

  • Williams V.w dijo:

    Arleen eres madre porque igualmente te preocupas por los sueños de los demás y por transmitir los mensajes que alimentan el alma de los revolucionarios, te desvelas por las injusticias que se cometen en este mundo y das lo mejor de tí por un mundo mejor.

  • Mercedes dijo:

    Como siempre Arleen, admirable su trabajo, le escuché en Haciendo Radio, te escucho en el Programa dedicado a los Cinco Héroes, “La luz en la oscuridad”, que esta de Aniversario, y mis mas sinceras felicitaciones, excelentes tus artículos sobre todo excelente cubana .Aprovechar y felicitar a las madres de los Cinco y esposas,al escucharlas en el noticiero nacional, se me hizo un nudo en la garganta cuando habló Mirtha.

  • odalys barrabia dijo:

    un día como del año 2000 o tal vez 2001 estaba en el aeropuerto de santiago de Cuba, yo venía de un trabajo que había hecho en Guantánamo, al rato se me acerca una señora muy arreglada y hermosísima y sin conocerme me empieza a hablar de que su hija no tenía aún niños y ella estaba preocupada porque su hija trabajaba mucho, resulta que esa señora que conversó conmigo era la mamá de Arleen que orgullosa de los éxitos de su hija decidió trasmitirme de algún modo su preocupación pero sobre todo su comprensión ante una hija que lo entregaba todo sin descanso a los demás, nunca se me olvidó el rostro de aquella madre que yo no conocía pero conocía a su hija siempre trabajando para informar al pueblo. no hago distingos entre madre biológica o no, las mujeres cubanas y sobre todo las que trabajan como Arleen día a día para hacernos felices son extraordinarias madres, Felicidades Arleen

  • Arleen dijo:

    Gracias a todos por las hermosas palabras. Lo que cuento ocurrió exactamente así. Pero ni la historia mejor contada puede trasmitir la angustia de aquel padre, que no encontraba respuesta en la llamada a su casa ni en el celular de su esposa. En el tiempo en que permanecimos juntas, yo le preguntaba a Olga por los dos años que pasó entre la detención de René y la de ella en el 2000 y me di cuenta de lo poco que aun sabemos del sufrimiento de esas familias. De esas mujeres que llevan el peso del hogar, de la formación de los hijos, que duermen solas todas las noches de sus vidas hace 14 años, amando y siendo amadas por hombres condenados solo por servir a su país y a la paz.
    Odalys, para ti un agradecimiento especial. Describiste a mi madre con mucho cariño. Ella nunca fue una mujer presumida, pero tenía un alma tan hermosa que se le salía por los ojos. Quienes la conocieron lo saben. A veces pienso que la vida no me dio hijos naturales porque se le fue todo lo que me tocaba en los padres que me dio. Del amor de ellos aprendí a valorar el amor de pareja. Y creo que moriré aspirando a compartir algo así.

  • jesus dijo:

    Esa tarea de madre y padre , la asumio Olguita desde la manana del 7 de diciembre de 1990 , en que Rene emprendio el vuelo que lo conduciria a la historia.
    Hay numerosas anecdotas . Pero hay una que se asemeja a la que cuenta Arleen . Un dia del ya lejano 1996, cuando Olguita vivia en casa de los Viejos , por haberse derrumbado el edificio en que residia hasta entonces y ser alojada en un “Albergue Init” , lease Posada, llego al Reparto Bahia un circo , que se instalo a unos 330 metros de la casa. Tras muchos ruegos , Irmita y Michel , fueron a la funcion del anochecer , con la condicon de ser recogidos a la salida. Cuando regresamos a la casa , un apagon!!!!Irse la luz , y Olguita salir por la puerta , fueron acciones simultaneas. A duras penas pude seguirla, y cuando llegamos al circo ,tuve que impedir que se precipitara por la entrada de la carpa , que era una boca de lobo . Fueron minutos interminables , hasta los dos primos salieron cogidos de la mano, sanos y salvo. El regreso fue una letania : no vas mas sola al circo.
    Pero gracias a esa preocupacion ,Irmita sorteo los dificiles tiempos del transito a la adolescencia en Cuba , hasta que en 1998, se reencontro con su padre, y ambos , pudieron dedicarle el escaso tiempo que les otorgaron. DE esa preocupacion de ambos , son fruto las mas bellas sobrinas del mundo.

Se han publicado 24 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Vea también