Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Conte Agüero, rostro de la falsedad, la maldad y la inmoralidad

| 5
Foto del momento del arresto de Luis Conte Agüero por parte de la policía de Miami. JUAN CARLOS CHAVEZ / El Nuevo Herald

Foto del momento del arresto de Luis Conte Agüero por parte de la policía de Miami. JUAN CARLOS CHAVEZ / El Nuevo Herald

Con absoluta certeza puedo decir que el nombre de Luis Conte Agüero no le va a decir nada a la mayor parte de la población actual de Cuba, y mucho menos a sus jóvenes. Aquí, afortunadamente, es un desconocido, pero en Miami, donde ya lleva medio siglo de andanzas ante los micrófonos de las emisoras de radio y las cámaras de la televisión, si lo conocen bien, y no solo por su voz tronante o su discurso mentiroso y calumnioso, sino por haberse convertido en portavoz de la mafia terrorista y, de modo particular, de Luis Posada Carriles, uno de los autores intelectuales del crimen de Barbados.

En ocasión de la farsa judicial de El Paso, tal como lo acaba de reconocer El Nuevo Herald, vocero de los elementos cubano-americanos más extremistas de Miami, el periodista Conte Agüero fue promotor e impulsor de una campaña para la recogida de fondos financieros para la “defensa legal” del terrorista Posada Carriles.

Ahora, Conte Agüero, que ya tiene la friolera de 87 años, lo han detenido bajo la acusación de abusos sexuales a una niña de diez años y acoso constante a la madre de la criatura.

A los que vivimos los años iniciales de la Revolución no nos sorprende, por supuesto, tal comportamiento de ese personaje. Dentro de las investigaciones que he estado haciendo en los últimos años sobre la historia de la prensa y los periodistas cubanos, fue ineludible contar pasajes de la vida de Conte Agüero. Lo hice en un libro titulado “Dígase la palabra moral”, referido a los años 1959 y 1960, que solamente vio la luz digitalmente.

Y me basé, fundamentalmente, en una comparecencia pública de Fidel Castro, a finales de marzo de 1960, en la cual lo desnudó por completo en razón de que Conte Agüero, en un espacio diario que Goar Mestre le había abierto en CMQ-TV, y en las páginas de los periódicos Diario de la Marina y Avance, trató de clavarle a la revolución el afiliado cuchillo del divisionismo.  Enseñando sus uñas y dientes, quien solía identificarse como “la voz más alta de Oriente”, planteó entre otras disquisiciones filosóficas la necesidad de salvar la revolución del materialismo ateo. Trató, en fin, de hacer daño al naciente proceso revolucionario.

En esa comparecencia, Fidel Castro hizo una pormenorizada semblanza de Conte Agüero, a quien conoció en la Universidad de la Habana y había apoyado en su aspiración a la presidencia de la FEU, aunque era de los que menos posibilidades para resultar electo. “Me pareció una persona inteligente. Hablaba bien, o hablaba “bonito” y me parecía que estaba bien inspirado (…) Siempre fui amigo de él, no sé si él fue amigo mío. En aquella época, él era Luis Conte; yo no era nadie. Él hablaba mucho por radio, tenía prestigio y siempre mantuve un buen concepto de él”.

Poco antes del 26 de Julio de 1953, Fidel pensó que Conte Agüero podía desempeñar un papel, hablando por radio, mientras los asaltantes del Moncada se apoderaban del cuartel. “No estaba en una postura insurreccional, pero, sin embargo, yo presumí de que si aquella madrugada lo iba a buscar y lo llevaba hasta el campamento donde estaban reunidos los rifles y los hombres, y le decía: “En este momento vamos a hacer esta acción. Cuando nosotros tomemos el cuartel, vete a la estación y lee este papel…” Por razones emocionales, de amistad o de patriotismo yo creía que él aceptaría asumir esa función. Cuando lo fui a buscar, en horas de la madrugada, a su casa en Santiago de Cuba, no estaba, se encontraba en La Habana (…); él seguía hablando por la misma estación, pero no estaba hablando desde Oriente, sino desde La Habana”.

Después de los acontecimientos del Moncada, Conte Agüero habló en una de sus transmisiones radiales a favor de los combatientes asesinados por la dictadura. Posteriormente, cuando Fidel y otros combatientes están presos en Isla de Pinos, se constituye en un defensor de ellos. “…nosotros lo oíamos todos los días cuando estábamos en la prisión, sus editoriales, sus escritos favorables a nosotros, defendiéndonos. En fin, se había identificado con lo que nosotros habíamos hecho y nos defendía, lo cual era un motivo de gratitud y de reconocimiento por parte nuestra (…)”-

Y también Fidel Castro contó en esa intervención: “De ahí nace aquella consideración tan especial que yo tuve para él…”

La actitud de Conte Agüero empieza a cambiar después de la salida de Fidel de la prisión.

“Yo no creía -expresó Fidel-que en Cuba se pudieran resolver los problemas por las vías normales de las urnas y del voto y de la política. Cuando salí de la prisión me propuse demostrarles a los demás que tenía razón en eso, de que no había solución por vía política, y entonces efectivamente hablamos de que podrían haber soluciones si había tales garantías y tales y tales derechos…

“Los hechos empezaron a demostrarlo a los pocos días. Yo me puse a hablar, a escribir en el periódico La Calle, por otro lado tenía un programa de televisión semanal, y por otro lado la hora del Partido Ortodoxo…A los pocos días empezaron a caer prohibiciones. Cuando voy a hablar por la estación de televisión, todo el mundo podía hablar menos yo. Hay una mesa redonda, una discusión, me habían invitado, todo el mundo puede ir menos yo. Se dio el caso de un tipo de censura curiosísima, porque no se censuraba una estación, un programa, se censuraba a un individuo. Un tipo de censura invento absoluto de Vasconcelos y de toda la gente que estaba allí. Fui a otro programa del Partido Ortodoxo y había una comunicación donde todo el mundo podía hablar menos yo. Así no me fue quedando nada más que Bohemia y publicar un artículo en el periódico La Calle, donde escribía de vez en cuando…Pero al fin se decidieron clausurar La Calle, que era el último que quedaba donde podía decir algo. Todas las vías para la lucha cívica estaban cerradas y había que conseguir demostrar lo que era cierto: que cualquier esperanza de solución cívica  a la situación era infundada.

“La tiranía de Batista como parte de su sistema polítiquero de siempre, permitía la oposición, es decir, una oposición suya sola, hecha a la medida de sus intereses. Lo que no permitiría jamás la tiranía batistiana es que le discutieran el Poder… En consecuencia, un día hice una declaraciones: dije que me habían cerrado todas las puertas… Había tenido un acto al que me habían invitado y lo habían prohibido. Si casi no podía caminar por la calle, y más nada, ni radio, ni televisión, ni periódico, ni mitin, ni nada, no podía hacer absolutamente nada, y entonces hice unas declaraciones y me marché. Dije que me iba y que de viajes como aquellos que emprendía no se regresaba o se regresaba con la tiranía descabezada a los pies.

“Ya en ese momento, Conte Agüero estaba en absoluta discrepancia con nuestro modo de opinar. Pensaba que eso era una cosa romántica, errónea por completo, que la época de los mambises se había acabado aquí para siempre, que las ideas mías en materia de insurrección eran propias de la época de las caballerías y el machete. Que era absolutamente imposible, que el camino correcto era el camino de él.

“A Luis Conte Agüero no lo clausuraban. ¿Por qué no clausuraban a Conte Agüero, por qué lo dejaban hablar y lo dejaban escribir, y no le quitaban de la televisión y no le quitaban de nada? Sencillamente porque no constituía ningún peligro para la tiranía”.

Se produjo el desembarco del Granma a finales de 1956 y el inicio de la lucha armada en la Sierra Maestra. Los rebeldes habían logrado importantes victorias y sobrevivido a cuatro ofensivas del Ejército de Batista. El mito de la invencibilidad del Ejército se hacía trizas. La conciencia revolucionaria del pueblo estaba en alza en febrero de 1958, tras 14 meses de combates y sobrevivencia en la Sierra. Entonces, Conte Agüero, en lugar de alentar a los rebeldes, exhortarlos a seguir la lucha, escribe un artículo en una Bohemia que sale sin censura, titulado “Carta al Patriota”, donde plantea todo lo contrario.

Entre otras cosas, Conte Agüero dice: “La rebeldía debe detenerse cuando equivale al suicidio de los rebeldes. Debe ser frenado el heroísmo que no triunfa y se traduce en muerte y duelo… La muerte es una locura cuando su función es cebar la tiranía. No hay heroísmo inútil, pero el heroísmo impetuoso puede ser menos útil que la meditación serena. Meditemos…”

Y le dice al Comandante Fidel Castro: “Tu plan tiene relativo éxito, tus legiones rigen los turquinos. No obstante, el pueblo no brinda el concurso en el grado necesario… El régimen no ha podido liquidarte. Tu no has podido liquidar al régimen. Tienes todas las aureolas de líder; Batista todas las fuerzas del poder. Crees desafiar la inmortalidad. Batista no decrece en lo esencial de su autoridad. Existe una potencia moral y un poder real; el poder moral convence y no vence; el poder real vence y no convence…”

Añade Conte Agüero en esa carta: “La vista se te nubla de rojo y negro como los colores de la bandera del 26 de Julio. Esas evocaciones son amarras, rómpelas en nombre del futuro, que si es digna la lealtad a ellas, es más digna la preocupación por los que van a morir. Piensa que aumentarán las escenas que te atormentan hoy, y que el luto llevará a otros hogares su negro mensaje: La vigencia combativa de la Sierra y su influencia sobre el país, constituyen una amenaza a la autoridad, no una crisis de la autoridad, y por esa amenaza es muy alto el precio que se paga…”

Se trataba de una carta indignante y traidora, de una carta contra la fe del pueblo, de una carta escrita para sembrar la duda sobre el éxito de la Revolución. Conte Agüero pretendió lograr lo que no había logrado la tiranía tras 14 meses de lucha guerrillera en la Sierra Maestra, tras más de seis años de lucha popular en campos y ciudades. La respuesta de Fidel Castro a esa canallesca carta de Conte Agüero fue continuar la lucha armada que diez meses más tarde se coronaría en victoria del pueblo y en derrota de la dictadura.

Tras el triunfo, la Revolución fue generosa con Conte Agüero. No le tiró la puerta a la cara. No lo trató mal. Haber cometido un error como ese de la Carta al Patriota no implicó ninguna represalia ni acción contra ese periodista. En la hora de la victoria se presenta como “el mejor amigo de Fidel” y, a título de esa supuesta amistad, hace gestiones en emisoras de radio y televisión para que le den espacios para transmitir sus comentarios. Incluso, cuando Fidel realiza una gira por países de América del Sur, Luis Conte Agüero, en representación de CMQ, monta en el avión junto con otros reporteros.

Sobre esa gira, Fidel Castro contó en la referida comparecencia ante las cámaras de la televisión: “…los periodistas que fueron con nosotros pueden ser testigos todos de unos detalles que son anecdóticos y que tienen de trágico y que tienen hasta de simpático.  Al señor Luis Conte le dio por conversar conmigo siempre antes de llegar a las paradas, darme información de los personajes, de los políticos, todo en el avión… Había que escuchar los cuentos de Conte antes de detenernos… Y cuando yo acababa de pronunciar un discurso en la Conferencia de Buenos Aires, en Río de Janeiro o en cualquier parte, ahí estaba Conte, reunido con todos los demás periodistas, que no hacían más que morirse de risa, diciéndoles: “qué memoria tiene, es un monstruo… ha repetido palabra por palabra y lo ha dicho exactamente sin quitarle una coma a lo que yo le dictaba”. Un periodista en el estudio durante la comparecencia del Primer Ministro acotó que en la Conferencia de Buenos Aires, todos los periodistas se pusieron de acuerdo para que después que Fidel terminara de hacer su informe, ir a felicitar a Conte Agüero por lo bien que le había hecho el discurso.

“Luis Conte en su vanidad -agregó Fidel–, que es una de sus tremendas pasiones, esta es una pasión en él, el amor a sí mismo, se daba a decir tranquilamente, pues aquella cosa…  Todo el mundo le tenía una tremenda mala voluntad a Conte Agüero, y por culpa de Conte Agüero todavía estoy sintiendo la crítica a este señor, de que era un descarado, un oportunista, de que si fue el que escribió la Carta al Patriota, y yo siempre generosamente explicando; que no importaba… quizás porque recordábamos todavía los favores que había hecho una vez…”

En aquellos meses iniciales del triunfo revolucionario, Conte Agüero, en otro bajo procedimiento, se puso a recopilar cartas de Fidel a él y a sus familiares, cartas privadas, donde se hablaba bien de él, de lo que había hecho en los tiempos en que actuó de forma correcta, e, inconsultamente, sin tomar en consideración que su autor era en esos momentos el Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, se puso a publicarlas. Y, más adelante, hizo algo aún más censurable: escribió una biografía de Fidel Castro y la publicó como libro.

Al respecto, Fidel Castro expresó: “…Y un buen día me encuentro con que el libro hasta está circulando por la calle. Se trata de la biografía no sólo de un personaje que está vivo, y de una serie de personas en un proceso, que están vivas, sino que además esa persona está ocupando el cargo de Primer Ministro del país, que tiene que tener tacto y cuidado de usar todas las formas posibles para los que componen la nacionalidad, todos los sectores, para que todos los grupos que han

participado de una manera o de otra en la Revolución, se mantengan unidos, como ha sido nuestra política…”

La publicación de ese libro fue otra acción divisionista de Conte Agüero. Falseaba los hechos y el pensamiento de Fidel Castro. Puso en boca del Primer Ministro conceptos que jamás había expresado como, por ejemplo, “Abajo la Dictadura, abajo el militarismo, aboguemos por nuestro liberalismo” o “Machadismo y batistianismo, sinónimos de anarquismo y comunismo”. Según Conte, los había tomado de unas notas manuscritas por Fidel en el libro “Poesías completas de Martí”, edición Aguilar, 1953.

A Fidel le extraño aquello pues jamás había tenido la costumbre de escribir sobre un libro. Pero, no obstante, pidió que le buscasen ese libro de Martí. Comprueba que no es suya la letra de lo escrito en el libro, y hace los siguientes comentarios ante las cámaras de televisión: “Un señor que dice ha recibido tantas cartas mías, y hasta las publica… ¿cómo no va a conocer mi letra? Y de repente pone pensamientos como míos”. Quien había manuscrito ese libro de poesías de Martí fue un tal Juan Gómez, quien incluso había firmado ese libro como expresión de propiedad. Esta acción sucia de Conte Agüero colmó la copa de la tolerancia.

Frustrado y resentido, el comentarista pasó a construirse una imagen de furibundo anticomunista. Y su destino final fue irse a vivir fuera del país. A Miami. Y allí ha vivido, más de 50 años, de la industria anticastrista. Vendiendo la imágenes de que “Miami es la capital anticomunista del mundo”, de que Ileana Ros Lehtinen, Bob Menéndez, Díaz Balart, David Rivera y otros legisladores son figuras “limpias y dignas” y que Posada Carriles es “todo dignidad, todo vergüenza” y que la Brigada 2506 que estuvo en Bahía de Cochinos y su presidente Félix Rodríguez, otro terrorista ex agente de la CIA, “brillan sin parpadeos”.

Aunque nuestra juventud y la mayoría de nuestro pueblo no oyó hablar nunca de Conte Agüero, lo dicho es suficiente para que puedan identificarlo como un rostro de la falsedad, la maldad y la inmoralidad.

Y gente como él son los que sueñan con volver a instaurar el capitalismo y el dominio imperialista en Cuba, en fin todo el pasado de oprobio, desvergüenzas y esclavitud.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Carlos Valdés Sarmiento dijo:

    Recuerdo un libro que leí de adolecente, “Cartas de mi hermano Fidel”, ahora quisiera verlo pues no recuerdo si era “a mi hermano Fidel” o “de mi hermano Fidel”, creo que fueron en la etapa de la cárcel.
    También recuerdo haber oido a este señor por radio y TV, lo que no leí nada de él nunca, salvo este libro, que por mi corta edad no creo haber entendido.

  • Ramon Fonseca dijo:

    RECUERDO DE NIÑO QUE EL OTRO BUITRE Y ENEMIGO DE EL PARDO LLADA ,LEBUTIZO COMO LA MULATA JACARANDOSA ¿O FUE AL REVES?
    a PESAR DE MI CORTA EDAD SABIA DEL PORQUE MI PADRE QUERA ORTODOXO DECIA DEEL QUERA UN DESCARADO AL IGUAL QUE PARDO LLADA . SON UN EJEMPLO DE UN PERIODISMO QUE AUN SUEÑAN EN MIAMI CON VOLVER A EJERCELO AQUI

  • gilberto dijo:

    amigo Ramon,
    ni siquiera le cabe el calificativo de “periodismo”, el solo se pone e intenta poner supositorios politicos.

    pero ya no les da tiempo ni a el ni a los que quedan, porque la ley de la vida la tienen encima, y lo que ellos han hecho y el mal que han sembrado, se va a sus tumbas, si se materializa entonces en gusanos o escarabajos de cementerios, igual me da.

  • Ernesto Glez dijo:

    Verdad que la historia no perdona….Casi todo está explicado en ella.

    De ese tipo de persona está llena la crápula bastitiana que en minoría todavía trata de hacernos la vida imposible a los cubanos desde Miami.

  • gilberto dijo:

    amigo Ernesto, es porque no salimos a votar,
    es porque los cuatro gatos esos montan hasta las guaguas con ancianos de Leon Medical Center, y los llevan a votar. como les estan diciendo ahora (preparandolos para 2012) que les estan quitando la ayuda del gobierno, cuando es todo lo contrario.

    pero nosotros no votamos, llegado el momento nuestra generacion “no esta pa eso”, nos vamos en un bote a pescar con unos amigos ese week end.

    ya rozamos los 50 quienes nacimos alla y fuimos pioneros, somos la mayoria, y ahi estan las urnas.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Marrero

Juan Marrero

Periodista cubano, vicepresidente de la Unión de Periodistas de Cuba

Vea también