Imprimir
Inicio » Opinión  »

¿Otra vez elecciones en Cuba?

| 12

Para algunos  en el mundo debe haberles sonado algo raro el anuncio del Consejo de Estado de la República de Cuba sobre que el domingo 25 de abril se efectuarán las elecciones para delegados a las 169 Asambleas Municipales del Poder Popular.

Eso es perfectamente comprensible, pues uno de los componentes principales de la guerra mediática contra la Revolución cubana ha sido negar, escamotear o silenciar la realización de elecciones democráticas: las parciales, cada dos años y medio, para elegir a delegados (concejales), y las generales, cada cinco, para elegir a los diputados nacionales e integrantes de las asambleas provinciales.

Cuba entra en su décimo tercer proceso electoral desde 1976 con la participación entusiasta y responsable de todos los ciudadanos mayores de 16 años de edad. En esta ocasión se trata de elecciones parciales.

Con la tergiversación, la desinformación y la exclusión de las elecciones en Cuba de la

agenda informativa de cada uno, los dueños de los grandes medios de comunicación han intentado afianzar su siniestro mensaje de que los dirigentes en Cuba, a diferentes niveles, no son electos por el pueblo. Aunque afortunadamente en los últimos años, sobre todo luego de la irrupción de la web, los controles mediáticos se han ido resquebrajando aceleradamente, y la verdad sobre la realidad de Cuba, en las elecciones y en otros acontecimientos y temas, se ha ido abriendo paso.

No dar información sobre las elecciones en Cuba, como tampoco a su obra de salud, educación, seguridad social y otros temas, obedece a que los poderosos del mundo del capital temen la propagación de su ejemplo, a la vez que quede completamente al desnudo la ficción de democracia y libertad que por siglos se ha vendido al mundo.

Apreciamos, sin embargo, que el implacable decursar del  tiempo es adverso a los que tienden muros de silencio. Aunque aún andan por ahí algunos comentaristas tarifados o políticos defensores de intereses ajenos o adversos a los pueblos que siguen afirmando que “bajo la dictadura de los Castro en Cuba no hay democracia ni libertad ni elecciones”. Se trata de una consigna que se repite frecuentemente para hacer honor a aquel pensamiento de un ideólogo del nazismo de que una mentira repetida mil veces podría convertirse en una verdad.

A la luz de las elecciones convocadas para el próximo 25 de abril, quiero solamente comentarles en este artículo, dentro de la mayor brevedad posible, cuatro rasgos del proceso electoral en Cuba, aún susceptibles de perfeccionamiento, que marcan sustanciales diferencias con los mecanismos existentes para la celebración de elecciones en las llamadas “democracias representativas”. Esos aspectos son: 1) Registro Electoral; 2) Asambleas de Nominación de Candidatos a Delegados; 3) Propaganda Electoral; y 4) La votación y escrutinio.

El Registro Electoral es automático, universal, gratuito y público. Al nacer un cubano no sólo tiene derecho a recibir educación y salud gratuitamente, sino que cuando arriba a los 16 años de edad automáticamente se le inscribe en el Registro Electoral. Por razones de sexo, religión, raza o filosofía política a nadie se le excluye. Tampoco si pertenece a los cuerpos de defensa y seguridad del país. A nadie se le cobra un solo centavo por aparecer inscripto, y mucho menos se le somete a engorrosos trámites burocráticos como exigirles fotos, sellos del timbre o la toma de huellas dactilares. El Registro es público, se expone en lugares de masiva afluencia del pueblo en cada circunscripción..

Todo ese mecanismo público posibilita, desde los inicios del proceso electoral, que cada ciudadano con capacidad legal pueda ejercer su derecho de elegir o resultar elegido. E impide la posibilidad de fraude, lo que es muy común en países que se llaman democráticos. La base del fraude en todas partes está, en primer lugar, en que la inmensa mayoría de los electores no saben quienes tienen derecho a votar. Eso sólo lo conocen o dominan unas pocas maquinarias políticas. Y, por eso, hay muertos que votan varias veces, o, como pasa en Estados Unidos, numerosos ciudadanos no son incluidos en los registros porque alguna vez fueron condenados por los tribunales, a pesar de haber cumplido sus sentencias.

Lo que más distingue y diferencia a las elecciones en Cuba de otras son las asambleas de nominación de candidatos. En otros países la esencia del sistema democrático es que los candidatos surjan de los partidos, de la competencia entre varios partidos y candidatos. Eso no es así en Cuba. Los candidatos no salen de ninguna maquinaria política. El Partido Comunista de Cuba, fuerza dirigente de la sociedad y el Estado, no es una organización con propósitos electorales. Ni postula, ni elige ni revoca a ninguno de los miles de hombres y mujeres que ocupan los cargos representativos del Estado cubano. Entre sus fines nunca ha estado ni estará ganar bancas en la Asamblea Nacional o en las Asambleas Provinciales o Municipales del Poder Popular. En cada uno de los procesos celebrados hasta la fecha han sido propuestos y elegidos numerosos militantes del Partido, porque sus conciudadanos los consideraron personas con méritos y aptitudes, pero no debido a su militancia.

Los cubanos y cubanas tienen el privilegio de postular a sus candidatos sobre la base de sus méritos y capacidad, en asambleas de residentes en barrios, demarcaciones o áreas en las ciudades o en el campo. A mano alzada se hace la votación en esas asambleas, donde resulta electo aquel propuesto que obtenga mayor número de votos. En cada circunscripción electoral hoy varias áreas de nominación, y la Ley Electoral garantiza que al menos dos candidatos, y hasta 8, puedan ser los que aparezcan en las boletas para la elección de delegados del  próximo 25 de abril.

Otro rasgo del proceso electoral en Cuba es la ausencia de propaganda costosa y ruidosa, la mercantilización que está presente en otros países, donde hay una carrera por la obtención de fondos o por privilegiar a una u otra firma de relaciones públicas. Ninguno de los candidatos postulados en Cuba puede hacer propaganda en su favor y, por supuesto, ninguno necesita ser rico o disponer de fondos o ayuda financiera para dar a conocerse. En las plazas y calles no hay actos en favor de candidato alguno, ni manifestaciones ni carros altoparlantes ni pasquines con sus fotos, ni promesas electoreras; en la radio y la televisión, tampoco; en la prensa escrita, tampoco. La única propaganda la ejecutan las autoridades electorales y consiste en la exposición en lugares públicos en la misma área de residencia de los electores de la biografía y foto de cada uno de los candidatos. Ningún candidato es privilegiado sobre otro. En las biografías se exponen méritos alcanzados en la vida social, a fin de que los electores puedan tener elementos sobre condiciones personales, prestigio y capacidad para servir al pueblo de cada uno de los candidatos y emitir libremente su voto por el que considere el mejor.

El rasgo final que queremos comentar es la votación y el escrutinio público. En Cuba no es obligatorio el voto. Como lo establece el Artículo 3 de la Ley Electoral, es libre, igual y secreto, y cada elector tiene derecho a un solo voto. Nadie tiene, pues, nada que temer si no acude a su colegio electoral el día de las elecciones o si decide entregar su boleta en blanco o anularla. No ocurre como en muchos países donde el voto es obligatorio y la gente va compulsada para evitar que le impongan una multa, lo lleven a los tribunales o incluso para no perder un empleo. Mientras en otros países, incluyendo Estados Unidos, la esencia radica en que la mayoría no vote, en Cuba se garantiza que todo el que desee pueda hacerlo. En lo elecciones efectuadas en Cuba desde 1976 a la fecha, como promedio, 97 % de los electores han ido a votar. En las últimas tres lo hicieron más de 8 millones de electores inscriptos.

El conteo de los votos en las elecciones cubanas es público, y puede ser presenciado en cada colegio por todos los ciudadanos que lo deseen, incluso la prensa nacional o extranjera. Y, además, los elegidos lo son solo si alcanzan más del 50 por ciento de los votos válidos emitidos, y ellos rinden cuenta a sus electores y pueden ser revocados en cualquier momento de su mandato.

Aspiro simplemente a que con estos rasgos enunciados, un lector sin información sobre la realidad cubana responda a algunas elementales preguntas, como las siguientes: ¿dónde hay mayor transparencia electoral y mayor libertad y democracia? y ¿dónde se ha logrado mejores resultados electorales: en países con muchos partidos políticos, muchos candidatos, mucha propaganda o en la Cuba silenciada o manipulada por los grandes medios, monopolizados por un puñado de empresas y magnates cada vez más reducido?

Y aspiro, además, a que algún día, al menos, en la gran prensa cese el muro de silencio que se ha levantado sobre las elecciones en Cuba, al igual que en otros temas como la obra de salud pública y la educación, y ello pueda ser fuente de conocimiento para otros pueblos que merecen un mayor respeto y un futuro de más libertades y democracia.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ABEL dijo:

    Saludos para todos
    De acuerdo con usted lo que está escrito en su artículo funciona. Una pregunta.
    La asamblea nacional tiene más de 500 diputado y desde 1976 llega su existencia.
    ¿Usted puede decirme en que ocasión algún diputado a introducido algún proyecto de ley a discusión, de forma independiente o a título personal a pesar de que es perfectamente constitucional que así lo haga?, con gusto quisiera que alguien me respondiera.
    ¿Por qué las sesiones de las comisiones y el pleno no son públicas para que el pueblo pueda escuchar lo que habla sus representarte? Me parece que todas las sesiones de los parlamentos en el mundo son abiertas al público o no.
    Para saber si realmente esta metología que usted platea funciona. O solo son elegidos para levantar la mano.
    Saludo

  • Miguel Castiblanco dijo:

    #1, #2.

    En Cuba es el pueblo quien propone las reformas, el pueblo quien las acepta o rechaza, y el pueblo quien las lleva a cabo. Desde este paradigma un político no es quien decide cuales cosas hacer y cuales no, pues puede ceder a sobornos u otros métodos de corrupción, es el pueblo quien decide, y un político es simplemente quien los lidera en el proceso para conseguir las metas propuestas.

    Es una democracia ‘de abajo hacia arriba’, y no como en la mayoría de países, donde las decisiones se toman de ‘arriba hacia abajo’, cayendo en corrupción y traicionando al pueblo.

    Saludos

  • h20 dijo:

    Viva la democracia socialista. Cuba es un ejemplo y los Cubanos deben estar orgullosos de no ser maquinas que solo sirven para comprar.

    Viva el internacionalismo.

  • Arnold August dijo:

    Me imagino que los dos comentarios que me preceden son escritos por cubanos. Yo no soy cubano, soy canadiense. Asistí en 1997, 2000 y 2007 en el marco de mi trabajo en muchísimas asambleas de nominación de vecinos que tienen el derecho a postular candidatos en el marco de las elecciones a las Asambleas Municipales. Además fue testigo directo a las otras etapas de elecciones generales para las provincias y el parlamento. No es posible ahora revisar todo esto proceso incluyendo el papel de las Comisiones de Candidaturas para elecciones a Diputados a las cuales Andrés hace una referencia y que de toda forma no es previstos en estas elecciones parciales en que el voto unido no hay nada que ver. No obstante, tengo una sugerencia si tengan interés a perfeccionar el sistema político y mejorar los servicios económicos (como el ejemplo mencionado de pan). ¿Porque no se presentan con la ayuda de al menos uno otro vecino en las áreas de nominación para ser postulado como candidato a las elecciones municipales? Ustedes tienen la suerte de ser postulados y elegidos sin un peso y sin la participación de un partido político. Toda mi experiencia en su sistema la demuestra. Su Constitución es una moderna en que es indicado que la soberanía resida en el pueblo. En los países capitalistas, no lo tenemos esta oportunidad ni este tipo de constitución moderna. Todo el proceso político se encuentra en las manos de la minoría rica que contralan los partidos políticos que postulan sus candidatos respectivos. Es por eso que solamente alrededor de 50%, o menos, de los ciudadanos votan en estos países. En el Poder Popular cubano tendrán muchas aliados para perfeccionar el sistema, a partir de los delegados de base hasta el Presidente propio de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón. Yo lo vi por mis propios ojos lo que están haciendo para perfeccionar los sistemas político y económico que no son perfectos, lo sabemos todos, ¿verdad? Pero al menos ustedes tienen la oportunidad participar y perfeccionar un sistema que vale la pena a mejorar. Por acá en el Norte, no…al menos para el pueblo.
    Arnold August
    Canadá.

  • Paolo Rossignoli dijo:

    Otro elemento que distingue bien un proceso electoral socialista es que la tarea politica que hay despues de ser elegido, es un gran sacrificio y eso se hace no por ganar un grande salario, ma para beneficiar el pueblo.

  • Olimpio Rodriguez Santos dijo:

    EL CAPITALISMO NO ES LA SOLUCION DE LOS PROBLEMAS HUMANOS Y LO DEMUESTRA EL HECHO DE COMO ANDAN SEMBRANDO EL TERROR POR EL MUNDO Y UTILIZANDO LOS RECURSOS NATURALES DEL PLANETA ACABANDO CON EL PROPIO PLANETA Y EL HOMBRE.

    EL IMPERIALISMO SE AUTODESTRUYE Y DESTRUYE AL MUNDO.

    LA SOLUCION LA TIENE EL SOCIALISMO, PERO PARA ELLO TIENE QUE PERFECIONARSE Y LAS ELECCIONES SON EL PUNTO DE PARTIDA. DE LO CONTRARIO PASA COMO EN LA EUROPA DEL ESTE.

    ES CIERTO QUE HAY QUE VER MAS LA PRESENCIA DEL PUEBLO EN LAS ELECCIONES DE DIPUTADOS Y EL PARTIDO DEBE PARTICIPAR COMO PUEBLO NO COMO PARTIDO.

    MUCHAS VECES CUANDO VAMOS AL VOTO SECRETO NO CONOCEMOS PRACTICAMENTE A NADIE DE LAS PERSONAS POR LAS QUE DEBEMOS VOTAR Y POR EL AQUELLO DE QUE EL VOTO DEBE SER UNIDO VOTAMOS POR ALGUIEN QUE DESPUES NO CUMPLE CON QUIENES LO HAN ELEGIDO.

    SOBRE LOS PARLAMENTARIOS O DIPUTADOS AL PARLAMENTO NUNCA HE PARTICIPADO EN LA ELECCION DE ELLOS Y CASI NI SON CONOCIDOS.
    LA FORMA EN QUE SON ELEGIDOS NO ME PARECE SEA LA MAS ADECUADA Y DEBERIA ANALIZARSE.

    HACE UNA SEMANA CONVERSE CON UN PARLAMENTARIO Y FUE POR SIMPLE COINCIDENCIA.

    NUNCA HE ENTENDIDO COMO PUEDEN LLEVAR AL PARLAMENTO LO QUE DESEA EL PUEBLO SI NO SE REUNEN CON EL.

    HABLO POR EJEMPLO DE COSAS TAN IMPORTANTES COMO MODIFICAR UNA LEY O PROPONER UNA NUEVA.

    SENCILLAMENTE REPITO QUE CON LOS DEDOS DE LAS MANOS PODEMOS CONTAR LAS DEFICIENCIAS MAYORES QUE TENEMOS Y SER EL MEJOR PAIS DEL MUNDO. LEVANTEMOS ESA MANO PARA QUE SE VEA.

    EXPRESEMONOS CON HONRADEZ, HONESTIDAD, JUSTICIA, SOLIDARIDAD Y VALOR DESDE LO MAS PROFUNDO DE NUESTRA EXISTENCIA COMO SERES HUMANOS.

    Dr. Olimpio Rodríguez Santos
    Especialista II Grado en Alergología
    Prof. Facultad de Comunicación Universidad “Ignacio Agramonte”
    Prof. I.S.C.M. “Carlos J. Finlay” Camagüey Cuba

    E-Mail: olimpiors@finlay.cmw.sld.cu

  • Fernando Valencia Rosas dijo:

    Para el primer comentario:
    Compañero Abel, ¿tú afirmas que “te parece que todas las sesiones de los parlamentos en el mundo son abiertas al público o no”?
    Te invito a México, para que te percates por cuenta propia cómo no sólo las sesiones de la Cámara de Senadores y de Diputados, sino propiamente los recintos o sus respectivos edificios, se encuentran permanentemente sitiados o blindados con la Policía Federal (fuertemente armada), personal encubierto, tanquetas, etc. Y más, como repito, cuando van a aprobar una ley de suma trascendencia.
    Obviamente, son cuantiosas las veces en que ha habido golpes o violencia física en contra de la gente cuando ésta va a manifestarse como consecuencia del desacuerdo de las leyes (antipopulares) que aprueban dichos “politicastros”. Así lo vimos -y es sólo un, un ejemplo- en la pasada Ley de Ingresos para el 2010; cuando a puerta cerrada se decidió imponer impuestos de lo más altos e irracionales hacia el pueblo común y corriente. Y claro, las grandes empresas, como Televisa, CEMEX, Bimbio, Femsa, TV Azteca, etc., quedaron exentos de cargas fiscales. Y no sólo eso, sino que el Congreso aprobó una ley donde se especifica que queda prohibido otorgar los nombres de las empresas que se vieron beneficiadas con esta Ley de Ingresos. Entonces, ¿es una dictadura o una democracia?
    Inclusive, en México son también cuantiosas las ocasiones en que para sesionar o aprobar una ley, el Senado tiene que trasladarse a otros recintos o edificios ante la presión y manifestación populares. La Cámara de Diputados no tiene que hacer eso, porque a esa le brindan más protección: cercan con vallas, barras, policía, perros, tanquetas, francotiradores, etc., dos kilómetros a la redonda.
    Entonces, tampoco hay que hablar en términos absolutos afirmando que “parece que todas las sesiones de los parlamentos en el mundo son abiertas al público o no.”
    En Cuba, no creo que blinden la Asamblea Nacional del Poder Popular; o que se trasladen a otro recinto ante la gran manifestación del pueblo cubano mostrando su inconformidad.
    Saludos cordiales y respetuosos a todos desde la antigua México-Tenochtitlan
    Fernando,
    13/01/2010.

  • yosvany dijo:

    Una intrAnet de barrio (circunscripcion106.poderpopular.cu) permitiría a los electores potenciar a aquellos jóvenes que tienen las virtudes y solo necesitan motivación para representarnos. También incrementarían 10 veces la cantidad de intercambios de un delegado con sus vecinos: una contestadora con identificador de llamadas (25cuc), una cuenta de email nacional (delegado106@enet.cu), un celular con sms y mms activados (30cuc). La misma tecnología que ya tenemos, enfocada hacia la población permite que ella genere muchas soluciones nuevas :-)
    La intrAnet conecta a los 3 elementos: la gente con problemas, la gente con soluciones, y el delegado. Permite el seguimiento y archiva las mejores soluciones para cada tipo de problema social. La intrAnet es omnidireccional y aplicable a todas las ramas de la sociedad.
    La transparencia de nuestro sistema es indiscutible. Y supongo que la representatividad de la generación del 60 y 70, se alcance este año, multiplicando la motivación social del sector más productivo de la nación, puente hacia los más jóvenes. Quizás se publiquen las estadísticas de edades de los nominados, no solo de género y raza.

  • Gonzalo Goldschein dijo:

    Fernando, lo que Abel habrá querido decir, es que si no lo son al menos deberían serlas. En Argentina, sucede exactamente lo mismo. Los canales públicos, trasmiten solo sesiones de suma importancia, y fragmentos de ellas. El medio sesiones, NO FUNCIONAN. En la pagina del Senado de la nacion Argentina, hay un link a un supuesto streaming en vivo de las sesiones, el cual, efectivamente no anda.

  • Gonzalo Goldschein dijo:

    Corrección:
    El medio por el cual se transmitirían las sesiones, NO FUNCIONA.

  • Carliendell Magalhães dijo:

    Não sou cubano, mas sou militante da esquerda socialista no Brasil, estudate de Geografia e acima de tudo, um defensor da política implantada pelos camaradas revolucionários após a Gloriosa Revlução Cubana. A imagem veiculada pelos meios de comunicação não só aqui no Brasil, mas em vários países do mundo é uma imagem desvirtuada e equivicada, sendo seu único objetivo esconder as vitórias do governo comunista em Cuba!
    Caradas, no Brasil somos obrigados a votar e se não o fizermos, sofremos puniçoes. Somos obrigados a ir às urnas legitimar um proceso antidemocrático e falacioso. Somos obrigados a legitimar os mandatos de deputados, senadores, governadores, prefeitos… corruptos que nada querem resolver no diz respeito a condição social de nosso povo. Políticos esses que recebem dinheiro das grandes empresas e do grande capital imperialista, para que depois de eleitos, mantenham a exploração da classe trabalhadora.
    Políticos que deixam morrer crianças em filas de hospitais, que deixam milhares de pessoas sem acesso a educação, que patrocinam a criminalidade.

    Nós lutamos todos os dias para mudar essa realidade.
    E isso se consolida em um novo modelo de eleição. O nosso está longe de ser democratico, limpo e verdadeiramente justo!

    É por isso que acredito no que os companheiros a frente do Governo de Cuba já fizeram por este país. Com imcompravel coragem foram capazes de dizer NÃO ao neoliberalismo e as politicas desumanas dos Grandes Impetialistas e fazer de Cuba um exemplo munidial com relação à saúde, educação, por exemplo.

    Viva Cuba democrática e livre do Capitalismo!

    Saudações!!!

  • Professor Kico CEBRAPAZ-PARANÁ dijo:

    O Centro Brasileiro de Solidariedae aos Povos e Luta pela Paz-Paraná e a Associação Cultural José Marti-Paraná esteve com “22 Amigos de Cuba-Paraná” (BRASIL) na ilha em janeiro/2010.

    Pudemos constatar a dignidade de um povo que defende as vitórias da revolução e seus dirigentes.

    A arte (musicalidade, dança e pinturas) aparecem por todos os locais que estivemos (7 cidades), ao lado do Capitólio quem diria, bustos de Tiradentes e José Bonifácio na PÇ dos Mártires.

    Com simpatia e simplicidade este povo que já nos cativava pela luta, agora nos encanta pela admiração com o Brasil, além das novelas, estarão torcendo pela seleção verde amarela na copa da África do Sul.

    Já temos mais “22 Amigos de Cuba-Paraná para conhecer Cuba” agora em julho/2010 e estamos acertando um 2º grupo pois a procura esta grande.

    Se você não foi, precisa ir.
    Pátria ou morte,
    Venceremos!

    Saudações Socialistas,
    Professor Kico CEBRAPAZ-PR

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Juan Marrero

Juan Marrero

Periodista cubano, vicepresidente de la Unión de Periodistas de Cuba

Vea también