Imprimir
Inicio » Opinión  »

Cuba se convierte en un huracán de victorias

| +

Con la misma intensidad que tres huracanes azotaron Cuba en 2008, la isla caribeña continua  cosechando victorias sin precedentes que viene acumulando desde el pasado año, y que continúan sin freno en lo que va del 2009, para desconsuelo de sus cada vez menos y debilitados adversarios.

Los graves daños que le ocasionaron los ciclones Ike, Gustav y Paloma no han detenido ni un solo instante a Cuba, que lejos de amilanarse ha  conquistado relevantes triunfos internacionales, como el conseguido el pasado jueves en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que tiene su sede en Ginebra, Suiza.

Allí la mayor de las Antillas logró un amplio respaldo al pasar el Examen Universal (EPU), un procedimiento del Consejo de Derechos Humanos que debe asegurar la imparcialidad y la no politización de los debates en ese nuevo órgano de la ONU, creado en 2006.

En el análisis de Cuba, la mayoría de las delegaciones que intervinieron reconocieron los logros alcanzados por la pequeña nación latinoamericana en materia de derechos humanos, desde el triunfo de su Revolución hace ya medio siglo.

Representantes de 51 países, de los 60 que usaron de la palabra, resaltaron los éxitos de la isla en educación, salud, solidaridad internacional y defensa de su soberanía, y la calificaron de nación vanguardia en la colaboración con el llamado Tercer Mundo, para desolación de unos pocos que persistieron en el mismo lenguaje hostil de fracasados ex regímenes norteamericanos como el de George W. Bush.

Una vez más el bloqueo económico, comercial y financiero que le impone Estados Unidos a Cuba desde hace cinco décadas fue censurado por casi la totalidad de los delegados que intervinieron en el foro, quienes subrayaron que a pesar de esa conducta agresiva y absurda de Washington la mayor de las Antillas no solo ha sobrevivido, sino también progresado.

La administración norteamericana, que hoy lidera el presidente Barack Obama, volvió a escuchar el reclamo mundial de que se ponga fin de una vez por todas al ilegal cerco que injustamente se le aplica al pueblo cubano por únicamente defender su soberanía e independencia.

Nunca antes en la historia, tantas voces y en tan poco tiempo se han alzado para demandar a Washington el cese de esa política hostil. En octubre pasado 185 naciones dieron su voto favorable en la Asamblea General de la ONU a una  nueva resolución que condenó el bloqueo a Cuba.

También en diciembre último, en una multicumbre celebrada en Brasil, 33 estados latinoamericanos rechazaron esa postura norteamericana, y llamaron a Obama a cambiar la  conducta de la Casa Blanca hacia la isla caribeña.

En esa misma cita, Cuba ingresó oficialmente en el importante Grupo de Rio, y fue arropada por sus integrantes, lo que constituyó un golpe letal al aislamiento que Washington ha insistido en imponerle.

A juicio de analistas, ese pretendido aislamiento ha sido derrocado irreversiblemente con la intensificación de las relaciones de Cuba con América Latina e importantes países de otras latitudes, como Rusia, China, Angola y Argelia, y la reapertura además en el 2008 del dialogo y la cooperación con la Unión Europea.

Precisamente el presidente cubano, Raúl Castro, está a punto de concluir una fructífera gira que lo llevó a Rusia, Angola y Argelia, después de su positivo periplo a fines del pasado año por Brasil y Venezuela.

Mientras tanto, un desfile de mandatarios latinoamericanos, según han dado en llamar medios de prensa internacionales, se ha escenificado La Habana en los últimos meses, y continuará en las próximas semanas, con el objetivo de ampliar los nexos de sus respectivos países con Cuba.

Hay quien dice que cuando la mayor de las Antillas parece estar en tiempos difíciles, renace como un ave fénix. Eso no es otra cosa que gracias a la unidad y a la fuerza de su pueblo.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también