Imprimir
Inicio » Opinión  »

Política de EEUU hacia Cuba más solitaria que nunca

| +

La política agresiva impuesta a Cuba por el régimen del mandatario norteamericano, George W. Bush, y sus predecesores en la Casa Blanca, está hoy más aislada que nunca antes, y condenada definitivamente a su sepultura, tras casi medio siglo de continuos y estrepitosos fracasos.

Mientras Washington se sumerge cada vez más en su soledad imperial por su creciente desprestigio internacional, Cuba en cambio recibe mayor respaldo mundial a su prolongada resistencia y lucha contra la guerra económica, financiera y comercial que le han aplicado las sucesivas administraciones estadounidenses.

Con solo observar el actual escenario internacional se puede constatar que el aislamiento que padece la política de bloqueo de Estados Unidos hacia la isla caribeña es hoy un hecho que no tiene precedentes en las últimas cinco décadas.

Ejemplos al respecto son notorios, desde el reciente ingreso de Cuba en el Grupo de Rio, hasta el restablecimiento del dialogo político y la cooperación entre la nación latinoamericana y la Unión Europea (UE), materializado en octubre pasado durante una visita a La Habana del comisario de esa institución regional, Louis Michel.

Ambos acontecimientos demuestran que la persistencia de Washington de sitiar a la mayor de las Antillas se ha quedado únicamente en una alucinación de los regímenes de la Casa Blanca, y un sueño frustrado de los enemigos de la Revolución cubana.

Otro hecho que evidencia la soledad que sufre el gobierno norteamericano fue la aprobación casi unánime en la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), también en octubre último, de una nueva resolución que por decimoséptima ocasión condenó el bloqueo impuesto a la pequeña isla caribeña.

El dictamen de la Asamblea General fue adoptado con el voto a favor de 185 países, y Estados Unidos se quedó completamente desolado, además de ser criticada su conducta agresiva hacia Cuba como nunca antes por representantes de diferentes naciones que usaron de la palabra en la sede de la ONU en Nueva York.

El año que está por concluir y principalmente su segundo semestre ha sido especialmente trágico para la política de cerco impuesta a Cuba, que para más desconcierto de Washington ha estrechado sus relaciones con estados como Brasil, China y Rusia, considerados potencias emergentes.

En los dos últimos meses los presidentes de Brasil, Luiz I. Lula da Silva, y de China, Hu Jintao, visitaron La Habana, y dejaron patentizado el alto nivel de los nexos con la mayor de las Antillas, que en los venideros días espera recibir asimismo al mandatario ruso, Dimitri Medvedev.

Además de su ingreso en el Grupo de Rio, un importante organismo de integración latinoamericana, Cuba ha intensificado sus vínculos con la mayoría de los países de esa región, al igual que con sus vecinos caribeños, con quienes celebrará en diciembre próximo la tercera cumbre de Caricom, que tendrá como sede la oriental ciudad de Santiago de Cuba.

Los augurios para la postura de asedio hacia Cuba de Estados Unidos no pueden ser peores. Más temprano que tarde Washington tendrá que sepultar esa obstinada hostilidad porque irremediablemente su soledad lo obligará a ello.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Patricio Montesinos

Patricio Montesinos

Periodista español residente en La Paz, Bolivia. Es corresponsal de Cubadebate.

Vea también