Imprimir
Inicio » Opinión  »

Yo sí puedo

| +

   

Desde Caracas, Francisco Ponce (84 años), nos dice que escribirá la primera carta de su vida, y la dirigirá a Hugo Chávez, porque él, dice, “nos ha abierto los ojos a los venezolanos”. La campaña Misión Robinson, recorrió como noticia el mundo, pero en Costa Rica la prensa comercial la minimizó. En ella sólo hay insultos y ataques contra Hugo Chávez (La Nación 7/12/03). Misión Robinson es un Plan Nacional de Alfabetización. El nombre es el seudónimo de Simón Rodríguez, el maestro de Bolivar. El objetivo es alfabetizar a un millón y medio de personas. Empezó en julio del 2003 y no debe quedar ni un solo analfabeto el 2004. El método Yo sí puedo fue donado por Cuba, y tiene el reconocimiento de la UNESCO. (El reconocimiento del Premio Rey Sejong a este método, resalta el ejemplo solidario de Cuba, que lo lleva a compartir experiencias y a participar, en forma destacada en el desarrollo del sistema no formal de educación).

Hay en el mundo 860 millones de analfabetos y se estima que en América Latina y el Caribe de 42,9 millones de analfabetos existentes en 1995, solo se podrá reducir en 1,7 millones para el 2005 con los planes tradicionales. Un Plan Piloto indicó que el método cubano -de carácter universal- es perfectamente viable. Cuenta con los medios (TV, VHS y 65 clases grabadas) que en 2 horas diarias y durante 7 semanas enseñan a leer y a escribir a un iletrado. Participan como facilitadores 100,000 voluntarios venezolanos, muchos de ellos integrantes de la Fuerza Armada Nacional. Pero a este noble gesto de Cuba y a la loable tarea del gobierno de Venezuela, la tiranía mediática venezolana llama “cubanización”, y han desatado una campaña de calumnias, infamias y desinformación, acusando a Chávez de inculcar el comunismo. Aunque la pedagoga cubana Leonela Relys (creadora del método) dice que “en ninguna de las 65 clases ni en la cartilla van a encontrar una sola referencia política”, la oposición no escucha.

Bolívar dijo que “por la ignorancia nos han dominado más que por la fuerza” por eso “el objeto más noble que puede ocupar al hombre es el de ilustrar a sus semejantes”. Pero los que odian a Cuba no entienden. Ignoran que Cuba fue el primer país del mundo en erradicar el analfabetismo y lo que hoy hace es dar a Venezuela el método y los medios para que los usen. Surge la pregunta ¿cómo hablar de libertad o democracia cuando millones de personas son analfabetos totales o funcionales y carecen de criterios para analizar programas o contenidos que ignoran por completo? Tiene razón Fidel Castro al decir que “A lo largo de la historia, la ignorancia ha sido el aliado inseparable y esencial de los explotadores y opresores” y que “masas de analfabetos y semianalfabetos es lo que desean con vehemencia los privilegiados y los amos del mundo”.

Para enfado de estos amos, la alfabetización avanza en Venezuela; utilizando los recursos pedagógicos, una joven voluntaria y un soldado ayudan, con paciencia y amor, a cada grupo de 20 estudiantes para que a través de las imágenes, aprendan las primeras vocales, como antesala de las primeras palabras. Hay silencio, atención total y lágrimas en los ojos. Al día siguiente, el regreso, la puntualidad absoluta, interés y aprendizaje. Por primera vez hombres y mujeres, jóvenes y adultos, se sientan ante una cartilla de alfabetización y se familiarizan con un lápiz.

Desde allá -para los que odian a Cuba-, María del Carmen Rivero (73 años), hace una demostración de lo que aprendió en  la lección 23; sus primeras palabras con la letra “S” son: salud, solución, solidaridad, sonrisa, sol, saber, sentir y soñar…

Abner Barrera Rivera
Profesor Estudios Latinoamericanos
Costa Rica

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Abner Barrera Rivera

Periodista y profesor del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Costa Rica.

Vea también