Imprimir
Inicio » Opinión  »

Miami y el escándalo del Medicaid

| +

• CIEN personas mueren cada mes en Florida, víctimas del lucrativo tráfico de recetas de medicamentos. Y más personas mueren por esta causa en el condado de Miami-Dade que en cualquier otro condado de este Estado. Entre los criminales responsables del colosal racket que así asesinan cobardemente a más de mil personas por año se distingue el perfil de un connotado terrorista anti-cubano, Antonio Tony Calatayud, una figura política miamense bien identificada a los cabecillas que orientan la política de George W. Bush hacia Cuba.

El Gobierno de Jeb Bush ha presentado, en una operación de maquillaje extremadamente hábil, todos los datos de un gigantesco escándalo del Medicaid, de una forma que le evita reconocer la menor responsabilidad en un fenómeno que no solo provoca anualmente una verdadera masacre sino que afecta seriamente las finanzas del Estado de la Florida.

En realidad el fraude del Medicaid en este Estado es tan extenso que la propia hija de Bush, Noelle, fue arrestada en alguna oportunidad haciéndose pasar por un médico para adquirir ilegalmente Xanax, un medicamento cuya compra es restringida, tal como este comentarista ultra conservador quien también fue inculpado de compra ilícita de Oxycontin.

La desastrosa situación del negocio de los medicamentos en la Florida fue destapada por una serie de reportajes del diario Sun-Sentinel que, bajo el título "Drogando a los pobres", descubrió que el Estado falló en no obstaculizar el abuso de costosos medicamentos tales como: pastillas para dormir, tranquilizantes y otros narcóticos reembolsados por el sistema de seguro Medicaid.

Además de denunciar la falta de ética del 3% de los médicos que entregan los dos tercios de las recetas de narcóticos, el periódico identificó millones de dólares de facturas fraudulentas de farmacias que usan las identidades de clientes económicamente desfavorecidos o de médicos fallecidos.

PERDIDAS DE $1,300 MILLONES AL AÑO

En la Florida, "el fraude a los seguros de salud gubernamentales Medicaid y Medicare, puede costar a los contribuyentes unos $1,300 millones el año que viene", reportaba hace unos días el Nuevo Herald de Miami.

''Y es una cifra conservadora, porque nadie sabe realmente a cuánto asciende'', comentaba al periódico el fiscal estatal, Charlie Crist, al presentar ayer un informe de un grand jury que investigó esta trágica situación.

El jury calculó que 10 por ciento del dinero consagrado por el Estado al Medicaid paga estafas.

Y en el solo condado de Miami-Dade, reino de la mafia cubanoamericana, se calcula que el fraude ascendió "por lo menos" a $500 millones en los últimos cuatro años. Entre enero del 2002 y junio de este año, se calcula un fraude de unos $100 millones en cinco tipos de medicinas.

''El problema es mucho más grave en Miami-Dade [que en el resto del estado]'', precisa el informe, citado por El Nuevo.

El informe explica cómo médicos recetan narcóticos que las farmacias cobran al Medicaid, a cambio de un porcentaje de las ganancias que aparecen cuando los pacientes venden la medicina a ''corredores'', quienes se las vuelven a vender a las farmacias. Medicaid paga varias veces por la misma medicina.

"No llego a imaginar la naturaleza de chupadores de sangre de un médico o un farmacólogo que se envuelve en un proceso que pone en peligro la vida de un paciente", comentó el Coronel James McDonough, Jefe del Buró de Control de las Drogas del Estado, citado por la Associated Press.

El informe indica que el fraude está "orquestado por redes altamente organizadas que reclutan a los beneficiarios del Medicaid, a veces directamente en el parqueo de clínicas o de oficinas de médicos, para vender sus drogas con regularidad".

Las farmacias luego cobran el Medicaid con las recetas fraudulentas.

CALATAYUD: 1 300 FALSAS RECETAS Y FACTURAS

Son 1 300 de estas falsas recetas y facturas que se le incautaron a Antonio Calatayud, cabecilla muy conocido de la mafia terrorista de Miami, en el momento de su arresto el 23 de enero del 2003, según lo que revelaron entonces el Fiscal del Estado Charlie Crist y su colega de Miami-Dade Katherine Fernández Rundle.

La nota de prensa de la oficina Crist señalaba que "una auditoría extensa mostró que las cuentas de la farmacia al programa Medicaid fueron mucho más altas que sus facturas de compra. Los resultados de la auditoría revelaron claramente que Primera Farmacia Latina Inc., a través de su propietario, (Antonio Tony Calatayud) cometió un fraude contra el programa Medicaid del Estado de Florida por el orden de 290.944 dólares."

En aquel mismo momento, Calatayud acababa de dirigir una ruidosa campaña en Miami en contra del Presidente venezolano Hugo Chávez y actuaba como enlace estadounidense del ‘sindicalista' venezolano Carlos Ortega.

El arresto resultó un tremendo golpe para los círculos más extremistas de la mafia cubano-americana de Miami cuando se supo cómo, para estafar al Medicaid, el dueño de farmacia y supuesto defensor de los derechos humanos en Cuba, no titubeó en usar ilegalmente las identidades de sus clientes más desfavorecidos.

Con amplia trayectoria terrorista al lado de Jorge Más Canosa y Luis Posada Carriles, el ex líder del Partido Independiente Cubano, dirigente de Proyecto Cubano, comentarista de La Ponderosa, y promotor de la campaña contra Chávez, Calatayud era sin duda una de las figuras más "prestigiosas" de la Miami mafiosa contrarrevolucionaria.

''Las identidades de algunos de los ciudadanos más vulnerables fueron usadas ilegalmente, y se obtuvieron fondos del Estado con propósitos fraudulentos'', reveló entonces Charlie Crist, fiscal general de la Florida quien ordenó el arresto del estafador.

El ‘líder' miamense se enfrentó a cargo por robo y conspiración para delinquir, que pueden teóricamente valerle 30 años de cárcel y una multa de $10 000, así como otros doce cargos por fraude al Medicaid que podrían añadir a la cuenta 5 años más de prisión y otra multa de $5 000… por cada cargo.

UNOS ANTECENDES QUE HABLAN POR SÍ MISMO

Aunque el Nuevo Herald se abstiene de mencionarlo, Calatayud tiene un importante antecedente en el campo de la apropiación ilícita de fondos; en 1978, fue investigado por las autoridades por malversar el dinero del programa ‘Ayuda a los Ancianos', junto con los terroristas miamenses Rafael y Raúl Villaverde Lamadrid, Pedro Lucas Roig y Antonio de la Cova.

Calatayud es un veterano de la fracasada invasión a Cuba por Playa Girón, en abril de 1961. Participó entonces en la operación ordenada por la CIA y dirigida por el terrorista Higinio Díaz Anné. A bordo del barco El Patoño, bojeó a Cuba en días previos a la invasión mercenaria. En esta excursión también

participaron Jorge Mas Canosa (luego creador de la terrorista Fundación Nacional Cubanaoamericana), José Antonio Ortiz y José Dionisio Suárez

Esquivel, quien luego asesinará al ex Canciller chileno Orlando Letelier y a su joven colaboradora norteamericana Ronni Moffit.

Calatayud participó en varias conspiraciones terroristas cuando pertenecía a la RECE, siempre al lado de Jorge Mas Canosa, entonces un activo operativo de la CIA (RECE fue fundada y pagada directamente por la Bacardí y la CIA). Desde sus primeros pasos participaron en sus actividades terroristas peligrosísimos individuos, entre otros, dos de los más fanáticos terroristas del hemisferio, según el propio FBI, Luis Posada Carriles, actualmente preso en Panamá, y el pediatra asesino Orlando Bosch, quien vive actualmente en Miami.

Fue desde la RECE que preparó la infiltración de un grupo de terroristas en Cuba, al frente del cual estaba Amancio Mosqueda, conocido como Yarey.

El conocido investigador cubano Jorge Luis Méndez señala cómo Calatayud ordenó y dirigió el atentado con bomba que voló la oficina comercial de Cuba en Montreal, Canadá y que causó la muerte al joven diplomático cubano Sergio Pérez Castillo el 4 de abril de 1972.

El 1973, el miamense planificó, organizó y financió en la organización Joven Cuba, un atentado contra la Embajada de Cuba en París, Francia, que fracasó cuando resultó muerto el terrorista Juan Felipe de la Cruz, en el momento que activaba la bomba en el hotel Avranville, el 3 de agosto de ese año.

Propugnó el desastroso concepto de "guerra por los caminos del mundo" que desarrolló la Coordinadora de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) fundada por Orlando Bosch y que provocó una interminable cadena de atentados sangrientos tanto en Estados Unidos como en varios otros países.

Méndez señala que el FBI, en su documento desclasificado número 105-304390, enviado por la oficina de esa agencia en Miami a su Director en Washington el 16 de agosto de 1978, sobre las acciones terroristas de la llamada CORU, registra que Calatayud, dirigente de la CORU dirigió una reunión de esa agrupación, el 2 de agosto de 1977. El encuentro tenía como objetivo organizar acciones y recaudar fondos para liberar al también terrorista Orestes Ruiz Hernández, detenido en México por el asesinato del técnico cubano Artagñán Díaz Díaz

Este crimen ocurrió el 23 de julio de 1976 como resultado del intento de secuestro al cónsul de Cuba en Mérida. La reunión tuvo lugar en las oficinas de otro terrorista, Pedro Lucas Roig. Otro de los asistentes fue Gaspar Jiménez

Escobedo… cómplice de Orestes Ruiz y segundo hombre a cargo de la CORU.

El estafador miamense también participó activamente en una conspiración para asesinar al Presidente cubano Fidel Castro mientras visitaba a México. Había pedido personalmente a otro "veterano" mercenario, Manuel Camargo, residente en este país, realizar un "estudio" del aeropuerto y de otros lugares de interés de la capital mexicana con el fin de realizar un atentado cuyo plan fracasó.

Calatayud luego dirigió el Partido Independiente Cubano, un grupúsculo identificado con la "línea dura" (leer terrorista) de la fauna de South Florida, después se afilió a la Junta Patriótica Cubana de tendencia terrorista.

Fue Director de Información de WQBA La Cubanísima en la década del 90. Últimamente, encabezó el Proyecto Cubano dándose el título de Director General.

Desde 1999 aparece como propietario de la Primera Farmacia Latina Inc., ubicado en el 300 S.W. 107 Ave, Sweetwater, en Miami.

EL PARAISO DE LA IMPUNIDAD

Siendo una figura importante de la cúpula mafiosa cubanoamericana, Calatayud rápidamente encontró a un juez complaciente que le otorgó su liberación bajo fianza, al reconocer que era un ciudadano honrado de esta comunidad… famosa por el número de delincuentes políticos por metro cuadrado.

En una ciudad donde Orlando Bosch, el terrorista "más peligroso del hemisferio" ha sido liberado por orden de George Bush padre, no se puede encarcelar a un estafador si tiene en el bolsillo sus credenciales de partidario del terror.

Por supuesto, en sus ‘revelaciones' sobre el escándalo del Medicaid, el fiscal Chris evitó pronunciar el nombre de Calatayud y de mencionar la extensión de su red en Miami-Dade, zona privilegiada por los defraudadores del sistema de salud.

Aunque la prensa oficialista norteamericana se contorsiona para evitar de ver aquella realidad, Miami sigue dominada por la misma mafia habanera que ocupó los mejores asientos en la década del 60, al llegar, huyendo, de la Cuba revolucionaria.

Y hoy día, los ‘hermanos' de Calatayud no solo reinan en la metrópoli de South Florida sino también en la propia Casa Blanca donde, hace unas semanas, el presidente George W. Bush ofrecía, en el Rose Garden, un caluroso abrazo a su amigo terrorista Luis Zúñiga Rey, bajo los ojos de Ninoska Lucrecia Pérez-Castellón, Jefa de la organización miamense que agrupa una verdadera colección de fanáticos del terrorismo. •

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Jean-Guy Allard

Jean-Guy Allard

Periodista canadiense radicado en Cuba. Es autor del libro "Auge y caída de Reporteros Sin Fronteras".