Imprimir
Inicio » Opinión  »

El “Grammilio” se habla en inglés

En este artículo: Cultura, Juanes, Música, Premios Grammy
| +

  Pedro de la Hoz  

Al Grammy Latino le llaman irónicamente “Grammilio”, por la influencia decisiva que ejerce el capo Emilio Estefan en la toma de decisiones. Sin pudor alguno, el tema ganador este año en el rubro de Canción del Año, interpretada por Bacilos, saludó en el primer verso a Emilio, como símbolo de la “prosperidad cultural” de Miami.
 
Pero esto no fue lo único que llamó la atención en la ceremonia, sino mucho más aún el hecho de que un evento que se supone exalte el potencial de la música creada en el ámbito lusoiberoamericano, haya sido hablado, de punta a cabo, en inglés.

El colmo del sinsentido lo protagonizó el multilaureado Juanes, de Colombia. Enfundado en una camiseta que rezaba Se habla español, agradeció en inglés cada uno de sus premios.

El espectáculo fue concebido como un gran show enaltecedor de la ciudad de Miami como presunta capital cultural del mundo latino, con el ¿comediante? George López mascullando un inglés lamentable. Por supuesto, que también fue diseñado para jerarquizar las categorías de más rápido y fácil consumo.

De tal manera, 30 de los 41 premios se proclamaron durante una sesión previa a la ceremonia en el anfiteatro. En ese marco estrecho se hicieron notar dos ausencias: la de Ibrahim Ferrer y Orishas. El veterano sonero se impuso en Mejor Álbum Tropical Tradicional por Buenos hermanos, mientras que Orishas mayoreó con Emigrante en Mejor Álbum de Rap / Hip Hop.

Ibrahim y Orishas fueron discriminados por la conjura urdida por la mafia cubanoamericana de Miami, la directiva de la Academia Latina de las Artes y Las Ciencias de la Grabación y el gobierno de los Estados Unidos, que impidieron que los cubanos nominados al Premio ingresaran a territorio norteamericano.

En días pasados, Ibrahím Ferrer tildó de “absurda” la atmósfera creada en Miami respecto a la asistencia de los cubanos nominados a la gala de premiación de los Grammys Latinos. “Se trata -dijo-de un evento internacional, y nos asiste el derecho de participar, por qué van a prohibírnoslo. Obstaculizarlo es un atropello, una forma de discriminación”

“Soy un hombre pacífico -añadió-, lo mío es la cultura, cantar, alegrar a la gente, representar a mi país, a mi pedacito de
tierra, dondequiera que voy”.

Con mucho tino, el diario mexicano La Jornada sacó las siguientes conclusiones de estos vergonzosos episodios, al decir que “los observadores del mundo del espectáculo, del turismo y del circuito de actividades internacionales tomarán nota de los alcances que puede tener la intolerancia política en una ciudad como Miami, que aspira a convertirse en sede del Acuerdo de Libre Comercio de América (ALCA), con una imagen cosmopolita y multicultural”.

Haga un comentario



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Pedro de la Hoz

Pedro de la Hoz

Periodista cubano, jefe de la página cultural del diario Granma.

Vea también