Imprimir
Inicio » Noticias, Ciencia y Tecnología  »

Conozca la historia del ordenador que salvó a Apple

Publicado en: Canal USB
En este artículo: Apple, Computación, Steve Jobs, Tecnología
| 5 |

Como otras de las creaciones de Steve Jobs, la génesis de la creación del iMac, que este mes cumple 20 años, marcó un antes y un después en la historia de la informática de consumo. Corría 1998 y el fundador de Apple acababa de regresar a la empresa para intentar salvarla cuando estaba al borde del cierre. Esta es la historia de cómo dos genios, el propio Jobs y el responsable de diseño Jonathan Jony Ive, dos personajes con una gran desconfianza inicial mutua, fueron capaces de rescatar a la empresa con un producto adelantado a su tiempo.

Jobs había sido el hombre que no sólo fundó Apple, sino que lanzó un producto, el ordenador Macintosh, basado en sus convicciones personales, que cambió la forma en la que debían ser los ordenadores, con pantallas amigables para los usuarios. Ventanas, punteros y ratones.

Steve Jobs estuvo a punto de anular la presentación porque la unidad de CD era de bandeja y no de ranura

Eso sucedió en 1984. Catorce años después, la informática había avanzado mucho y, aunque Apple tenía ordenadores potentes de gama profesional, había perdido su halo de popularidad.

El fundador de la compañía necesitaba algo nuevo para rescatarla de sus cenizas y pensó una evolución de lo que en su día fue el Macintosh, una máquina sencilla de manejar, de instalar, sin complicaciones. Lista para funcionar en cuanto se sacaba de la caja. Un ordenador todo en uno pensado para trabajar conectado a internet y que llevaba incorporados dos altavoces frontales.

De los múltiples diseños que presentaron a Jobs, el de la pantalla que miraba ligeramente inclinada hacia arriba fue el que acabó por imponerse. La audacia del diseño, algo nunca visto en un mercado repleto de carcasas blancas y beige, era enorme por varios motivos.

El iMac salió a la venta en agosto de 1998 por 1.299 dólares.

En primer lugar, el genial fundador de Apple decidió prescindir de la disquetera que llevaban entonces todas las computadoras personales. En su lugar, el iMac –un nombre que se acabó imponiendo porque el equipo de marketing no halló nada mejor– llevaría un lector de CD. Toda una osadía en la época. Puesto a llevar conectores, el USB era lo más práctico. Nueva apuesta por la sencillez pese a que nadie más lo hacía. El tiempo acabaría por darle la razón

Para acabar de rematar su nueva revolución, el iMac llevaba un asa en la parte superior trasera, que transmitía sensación de ligereza pese a los casi 16 kilos que pesaba y de poca utilidad práctica en un ordenador de sobremesa, (destinado a moverse poco de sitio). El culmen de la máquina era su cubierta de plástico translúcido. Desde que creó el Apple I, Jobs había exigido siempre a sus ingenieros que las máquinas tuvieran un buen aspecto, ordenado, por dentro. No importaba que nadie pudiera verlo.

Esta vez sí. La cubierta translúcida en color azul Bondi (por la famosa playa australiana) fue una de las obsesiones de Jobs, que llegó a discutir profusamente con los responsables de publicidad porque, a su juicio, las fotografías de los anuncios no reproducían fielmente el color real.

Como ocurrió con el Macintosh la salida del iMac tropezó con grandes inconvenientes, Cuando todo estaba preparado para la presentación, en mayo de 1998, todo estuvo a punto de suspenderse. En los ensayos, Jobs se fijó en un pequeño botón bajo la pantalla. Lo pulsó y salió la bandeja del CD. Se puso hecho una furia. Él aseguraba que había pedido que la unidad de disco fuera de ranura y no de bandeja.

Jobs estuvo a punto de anular la presentación, aunque después de muchas discusiones accedió a presentarlo si sus ingenieros le prometían cambiar las próximas versiones con una ranura, una decisión que en el futuro impediría a Apple que su ordenador fuera de los primeros en tener CD con escritura . No se quejó, en cambio del poco práctico ratón con forma de disco con el que equiparon la máquina.

El iMac salió a la venta en agosto de 1998 por 1.299 dólares. A finales de ese año se habían vendido 800.000 unidades y Apple se salvó. Hoy, la estilizada figura de los modelos que lo han sucedido a lo largo de estos años son un icono del diseño tecnológico.

(Tomado de La Vanguardia)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • yham200 dijo:

    Para mi uno de los grandes genios que dio este mundo, si hoy la tecnologia esta donde esta, sin dudas en gran parte se lo debemos a el, mis respetos donde quiera que este

    • David dijo:

      A Steve Jobs lo han puesto como un dios y no entiendo por qué, Steve wozniak es realmente el genio detrás de los cimientos de Apple, fue el que hizo todo el trabajo en sus inicios y luego fue el que dirigió el equipo de desarrollo que sacó todos los pc que posicionaron a apple como una empresa pionera en cuanto al desarrollo de pc y de software para las mismas. Lo único que se puede agradecer a Jobs, es por haberle dicho que no a una buena cantidad de ideas (quizas buenas, quizas malas), hasta que los ingenieros dieran con un producto de calidad y diferente, que fuera facil de usar por todos.

      • asd dijo:

        si amigo wozniak habra sido el genio de los codigos pero sin Sjobs estaria jugando tetris todavia por no tener claridad de q hacer con su incuestionable talento, jobs fue el unico capaz de soñar y hacer posible Apple,el iPhone, iPad y unas cuantas cosas mas

      • Juan Manuel Fernandez dijo:

        David enviame tu correo que te haré llegar un articulo sobre los dos Steve. Te gustaran. Mi correo es jfernandezh@udg.co.cu. Saludos

  • javier dijo:

    Honor a ese genio perfeccionista Steve Jobs.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Vea también