Imprimir
Inicio » Noticias, Medios  »

“Que tu memoria no descanse en paz, que sigas trabajando en guerra”

| 5 |
Honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Qué pequeña la casona de 23 e I, qué caluroso y estrecho su salón con ínfulas de teatro, este 16 de agosto de 2017, en que se despiden las cenizas de Antonio Moltó Martorell, aquel que supo, como nadie, darle espíritu de hogar a la Casa de la Prensa. Mentía Sabina al decir que ya los duelos no se atreven a dolernos demasiado.

Desde los jardines hasta el patio, periodistas de todas las generaciones, pasan frente a la vasija donde su cuerpo, su largo y nervudo cuerpo, convertido en polvo, descansa. Hay penas en los rostros y gente que se abraza llorando. Raúl Garcés, el decano de Comunicación se aferra a unas gafas para esconder la gradación de su tristeza, como Ángela Oramas, la viuda de Marrero. Se declaran huérfanos de Moltó, como dirá Rosa Miriam Elizalde, un poco más tarde.

Una hermosa corona, a nombre del General Presidente, Raúl Castro, abre el tradicional homenaje de flores engranadas. Decenas más cubren la pared galería, bajo la escalera curva del viejo palacete del Vedado, donde hoy sólo hay una foto enorme, la más entrañable, posiblemente: Moltó abraza la llave de su ciudad, la heroica Santiago. Compartiendo mesa, junto a las cenizas, las numerosas medallas que ganó, la réplica del machete de Gómez, que le entregó las FAR y la pluma de carey sobre las teclas del Premio nacional de Periodismo “José Martí” por la obra de la vida.

En el pasillo no cabe un alma, ni en los corredores aledaños. Todos quisieran, pero ni apretujados caben, entrar al salón principal, desde donde un video reproduce su voz apasionada, convocando a los más nuevos a la dura pelea por el periodismo que nos debemos, en nombre de la UPEC, que nació en el fragor del primer combate para defender a la Revolución del cerco mediático imperial.

En primera fila están los cinco hijos –cuatro varones y una hembra- y está Rebeca, la esposa, contemporánea de los más jóvenes de ellos, la muchacha enamorada que hizo de consagrada enfermera y cumplió todas sus voluntades, incluida la de guardarlo de las miradas compasivas de los amigos cuando el cáncer empezó a devorar su elegante figura y lo dejó sin fuerzas para caminar o discutir amistosamente, del polvo a la nube, como buen cubano rellollo y orgulloso santiaguero.

Bárbara Doval, una de las vicepresidentas, conduce el  acto, después del canto emocionado del himno. Agradece la presencia de los compañeros del departamento Ideológico del Partido, del que fue disciplinado militante Moltó –aunque sin guardarse jamás las lógicas discrepancias del militante verdadero-; de la Secretaria General de la FMC, del ministro de Cultura y la secretaria de su sindicato, de los presidentes de la UNEAC y del ICAP; de periodistas de todas las filiales de la UPEC en provincias que están asistiendo por internet a la ceremonia con la misma emoción con que, desde la madrugada triste del martes 15, llenaron de mensajes de dolor sus perfiles en Facebook.

Bárbara va leyendo algunos, mientras llegan al micrófono Tubal Páez, presidente de honor de la UPEC con todos los argumentos que le permiten  afirmar que “Moltó no murió en la cama, murió en combate”; Juan Carlos Camaño, presidente de FELAP, para extender el abrazo del gremio latinoamericano y José Alejandro Rodríguez y  Luis Sexto, sus inseparables de “Hablando claro”, aquel  programa que Moltó fundó en los oscuros 90, para echar luz sobre el túnel sin puerta de salida a la vista en que la sociedad  cubana entraba.

“Moltó es un hallazgo humano”, dice Pepe y bendice que en él “se hayan entrecruzado, sin separarse jamás, el hombre público y el ser personal”. Luis lee su crónica con la voz rota por la pérdida de su “sombra”, elogia la humildad con que siempre se apartó para levantar a los demás y clama porque “su memoria no descanse en paz, que siga trabajando en guerra”.

Otro Pepe, el director de Bohemia, recuerda los viejos días en Santiago, cuando la información de la radio se tomaba de los diarios. Moltó, que estaba en la radio terminó invirtiendo los papeles y los diarios empezaron a beber noticias del éter. Capítulo aparte para sus años “Haciendo Radio” que comentamos Marina Menéndez y quien escribe esta crónica de duelo. Aquellas madrugadas nos marcaron a todos, al mando de un director empeñado  en que diéramos la noticia primero y mantuviéramos siempre el oído y el oficio pegado a los problemas de la gente. Carlos Rafael Jiménez, el “caballero de la calle” y Ana Teresa Badía, que siguen madrugando como entonces, se perdían en el tumulto que nunca pudo acceder a la sala.

Detrás vendrían Marta Rojas, con su testimonio de los días compartidos en la casa del escritor José Soler Puig en Santiago y sus apreciaciones sobre el hombre culto y muy informado que siempre fue y Rosa Miriam Elizalde para afirmar categóricamente que “Moltó era un hombre muy joven”, que murió lamentando no tener más vidas para ver lo que viene en materia de tecnología si nos ponemos al día con internet,  al mismo tiempo que se desvelaba por los jubilados, los discapacitados, los enfermos, los aquejados por la soledad y el olvido, que hoy se sienten huérfanos con la partida de su presidente.

Juana Carrasco, presidenta del tribunal de premios, sintetizó la cercanía de todas y todos, recordando las mil y una vez que Moltó la llamó para una misión y, sentados ambos en los sillones que le dieron calidez de habitación familiar a su oficina, convirtió en charla de hermanos la tarea gremial más  perentoria.

Antonio, el mayor de sus hijos, agradeció el homenaje en nombre de los familiares y Aixa Hevia, la vicepresidenta primera de la UPEC, extendió las gracias a todos los médicos que le dieron más de una sobrevida. Ella cerró la jornada leyendo la declaración de sus compañeros de la Presidencia: “El mayor y verdadero homenaje se lo haremos a Moltó en los próximos meses, en el camino al X Congreso, en la medida en que logremos mantener con vida y ampliar sus ideas y  seamos fieles a esa capacidad de aglutinar que le han reconocido gran parte de sus colegas en las últimas horas. Que defendamos como él el derecho de la sociedad cubana a tener un sistema de medios públicos de vocación socialista y por ello con una expresión más realista, razonada y equilibrada de las realidades que vive el país.

“Lo que acaba de irse ya no era él. A él tenemos la responsabilidad de mantenerlo vivo, con su don de gente, sus dotes de comunicador y ese sentido de servicio a la Revolución por encima de dolores físicos o de otro carácter. Nos toca hacer que jamás se pierda su capacidad para unirnos y entusiasmarnos en los momentos más críticos.

“Hagamos un mejor periodismo y seremos consecuentes con su legado político y profesional.”

Asistentes a las honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Asistentes a las honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Intervención de José Alejandro Rodríguez durante las honras fúnebres a Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Intervención de José Alejandro Rodríguez durante las honras fúnebres a Antonio Moltó Martorell. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Asistentes a las honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorel. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Asistentes a las honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorel. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Firma del libro de condolencias por el fallecimiento del destacado periodista Antonio Moltó Martorell. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Firma del libro de condolencias por el fallecimiento del destacado periodista Antonio Moltó Martorell. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Honras fúnebres al destacado periodista Antonio Moltó Martorell, quien fuera presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Foto: Irene Pérez/ Cubadebate.

Homenaje a Antonio Moltó en Villa Clara

Por Enrique Moreno Gimeranez

Los periodistas de Villa Clara rindieron este miércoles un emotivo homenaje a Antonio Moltó Martorell, al colega, al maestro de generaciones, al amigo, al Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), quien falleciera el pasado martes 15 de agosto en La Habana, víctima de cáncer.

La actividad realizada en la Casa de la Prensa de la provincia contó con la presencia de Yudith Rodríguez Hernández, miembro del Comité Central del Partido y de su Buró Provincial en Villa Clara; Esperanza González Barceló, Vicepresidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, y profesionales de la comunicación del territorio.

José Antonio Fulgueiras, Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba en Villa Clara, dedicó la Crónica para El Molto como le decíamos sus amigos, sus subordinados y sus periodistas.

“Gustaba de venir a Villa Clara y lo hizo muchas veces en las Jornadas de la Prensa o a premiar un concurso de la Upec, participar en un programa de Alta Tensión, colgar medallas en el campeonato de softbol, entregar diplomas en el festival de la radio, o sencillamente  llevarle unos tabaquitos a su amigo Pantoja, otrora compañero de Radio Progreso”, expresó José Antonio Fulgueiras.

Uno de esos grandes amigos y Premio Nacional de Periodismo “José Martí” por la Obra de la Vida Luis Orlando Pantoja manifestó que “es una suerte tener personas así, Moltó no es un hombre que se pueda olvidar por su tenacidad, necesitamos compañeros tenaces.”

La jornada concluyó cuando los profesionales de la prensa en Villa Clara firmaron el libro de condolencias y depositaron una rosa roja en tributo a Antonio Moltó Martorell, el santiaguero cuyas cualidades como ser humano, como revolucionario y como periodista impulsaron a sus compañeros a elegirlo como Presidente de la Unión de Periodistas de Cuba. Así aconteció este miércoles el homenaje de los periodistas del territorio para este hombre, nuestro ¡Hasta Siempre, Moltó!

(Tomado de CMHW)

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Ulises (Informatico) dijo:

    Gran periodista, amigo y hombre, es muy lamentable su perdida, siempre tuve mucho respeto y admiracion por el, mis condolencias a familiares y miembros de la UPEC.

  • Rosa María. dijo:

    Arleen, gracias por tu crónica. Mi amor, simpatía, admiración y respeto eternos a Moltó, hermano. Un abrazo.

  • Jolubaro dijo:

    Cuánto le hace falta a este país periodistas de la talla de Moltó, ojalá sepán honrarlo.

  • Roxana dijo:

    Desde Guantánamo también le rendimos el merecido homenaje, en nuestra casa de la Prensa en la provincia más oriental, que también fue suya. A los más jóvenes de este lado d ela isla, con menos ocasión de compartir con él, nos queda de todas formas su legado profesional y lierazgo al frente de la organización. A sus familiares y amigos nuestras condolencias. EPD, Moltó.

  • Mercedes del Risco Cabrera dijo:

    Arleem, en esas palabras tan tristes y a la ves emotivas, encierras la valía de este cubano que se nos va físicamente, lo escuchaba a el junto a sus compañeros en Radio Rebelde _Hablando Claro, el nos convoca a ser mejores y este será nuestro eterno homenaje.

Se han publicado 5 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Arleen Rodríguez Derivet

Arleen Rodríguez Derivet

Periodista cubana y conductora del programa de la televisión cubana “Mesa Redonda”, que transmite una emisión especial para Telesur. Es coautora del libro “El Camaján”.

Irene Pérez

Irene Pérez

Graduada de Periodismo en la Universidad de La Habana. Fotorreportera de Cubadebate. En twitter: @irenefotos

Vea también