Imprimir
Inicio » Noticias, Salud  »

El suicidio de la semilla transgénica

En este artículo: Agricultura, dinero, Salud, Transgénicos
| 2

Sobre la semilla,

ya se escribió bastante,

sobre el dueño de la historia de las semillas,

un poco menos, pero

sobre el dueño de la semilla transgénica,

hay algunas cosas que decir.

Como por ejemplo que es un buen amigo

de presidentes, ministros y legisladores,

que nace del dinero

y vive para cuidar el dinero,

que cuidar el dinero

es cuidar la semilla transgénica,

que cuidar la semilla transgénica

es cuidar el monopolio sobre la vida,

que sus buenos amigos,

son muy poca cosa

para el dueño de la semilla transgénica,

que igual cuidan su dinero

cuidando la semilla transgénica,

y que el dueño de la historia de las semillas

se va quedando sin semilla y sin cosecha

por culpa del dueño de la semilla transgénica.

A veces, el dueño de la semilla transgénica

es generoso con sus amigos

un día se levantó y dijo:

a mis amigos les debo un regalito.

Entonces fue y les depositó

en sus cuentas off shore,

unos dolaritos para el buen vivir.

También habría que decir:

que la semilla transgénica es suicida,

pero el dueño de la semilla transgénica

no lo es.

Lo peor de todo,

es que los amigos

del dueño de la semilla transgénica

y los locutores de televisión

no son transgénicos todavía.

Lea también el podcast sobre los transgénicos

Es absurdo prohibir los transgénicos: Dos científicos conversan con Cubadebate (+ Podcast)

(Tomado de Firmas Selectas)

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Rodney dijo:

    No concuerdo con ud. Su visión cuenta solamente una parte de la historia, los monopolios capitalistas empobreciendo a los campesinos aun más imponiendo los derechos de propiedad intelectual sobre sus semillas. PERO, esta no es la situación de Cuba. Donde las instituciones de la Biotecnología trabajan para el pueblo. La ciencia, la ingeniería genética en este caso, tienen mucho que aportar al desarrollo de la agricultura en Cuba.

  • GALA dijo:

    El conocimiento de la radioactividadd y el desarrollo posterior de la física nuclear llevó al hombre a construir las bombas lanzadas en Hirochima y Nagasaki y todas las que hoy amenazan a la humanidad, pero las ciencias nucleares han beneficiado a la humanidad en la producción de electricidad y en la medicina por solo citar dos ejemplos. Ningún conocimiento humano y tecnología desarrollada es mala persé sino por el uso que se le de y la moral del que la usa. La tecnología de los transgenicos puede resolver muchos problemas de alimentación en la poblacion mundial cada vez mas creciente, tiene sus riesgos como los han tenido todas las tecnologías anteriores, solo hay que conocerlos, regularlos y manejarlos adecuadamente. En Cuba la ciencia está al servicio del pueblo ( de la nacion, de todos los ciudadanos), y la tecnología de los transgénicos que dominamos puede constribuir también al desarrollo del país en la esfera agroalimentaria, no como única vía para incrementar la producción y lograr la soberanía alimentaria sino como una opción más, pero no debemos dejar de utilizarla porque Monsantos haya cometido incontables atrocidades. No es la lógica de la tecnología la que depreda el medio ambiente, la que acaba con la economía y la vida de otros, es la lógica de las trasnacionales, el capital, las ganancias, el egoismo la que permite que se use la tecnología para eso.

Se han publicado 2 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kintto Lucas

Kintto Lucas

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Fue vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Lationamericano de Periodismo José Martí 1990. Es autor de más de quince libros, entre otros, “Mujeres del Siglo XX”, “La rebelión de los indios”, “Apuntes sobre fútbol” y “El arca de la realidad, de la cultura del silencio a Wikileaks”.

Vea también