Imprimir
Inicio » Opinión, Cultura  »

Alicia Alonso

| 3

"La vista ya no da como antes", le dice a una vieja alumna, mientras le cuenta de sus últimas presentaciones en el exterior. De los aplausos le cuenta, de la vibración de otros públicos al verla, de las miradas casi hipnotizadas, de la vida... Y la vida está ahí, siempre llena de todas las formas de la tierra, que es como decir del cuerpo, o sea de los colores. Aunque cuando piensa en el mirar un poco apagado de estos días la voz cambia...

"Pero qué importa la vista cuando llevas adentro todo el movimiento del mundo", le responde su alumna, quien sabe y conoce que ella siempre tendrá ojos para ver mientras su cuerpo vuele. Y las imágenes estarán ahí, mientras haya un escenario donde bailar, donde caminar por el aire, donde crear todas la esculturas posibles e imposibles, donde acariciar el cielo con las manos y los pies...

Ella anda por los setenta y cada vez que sube a un tablado, de los tantos que la piden por el mundo, sigue siendo una jovencita y sigue haciendo envidiar toda la vida de su cuerpo, que es como envidiar que no hayan pasado los años, o que pasaron pero nadie los vio. Y cada vez que baila deja toda la imagen y la imaginación y la pasión y los sueños que lleva adentro, que es como llevar a toda Cuba en su bailar, a su Marianao, a todos los haceres de la Revolución.

El movimiento lo lleva en la piel desde pequeñita, cuando muchos la miraban raramente por el tal placer. Y entonces se fue a Estados Unidos a estudiar ballet clásico, pero en él se sintió como presa, como que vio que su cuerpo necesitaba más libertad para hablar con toda la poesía, para reír y llorar al mismo tiempo. Y allí comenzó a dibujar otras figuras para su cuerpo, y supo romper todas las maneras de moverse que había antes.

Y ya con toda la libertad encima, cuando los barbudos ingresan a La Habana, se vuelve a la isla para tomarse todo lo bueno de la danza de todos los lugares y toda la magia de todos los rincones de su país, y así crear nuevas cosas. Y el baile se hizo parte de la vida de este lugarcito del Caribe, donde ella, Alicia, es como una almita en movimiento.

(Tomado de Prensa Latina)

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • ele dijo:

    Alicia, por siempre

    Alicia no se nos fue,
    ahora está en el cielo,
    un ángel, en pleno vuelo,
    está enseñando Ballet.

    Ella volverá otra vez,
    como Giselle, bailando,
    una niña, comenzando,
    a bailar allá en su casa
    y como el tiempo no pasa
    la estaremos esperando

  • Miguel Enrique dijo:

    Y se hizo la justicia
    con este digno homenaje
    pues su danza es del linaje
    de una reina, una Patricia.
    Siempre viva estará Alicia,
    porque no hubo partida,
    la Patria la lleva erguida
    en un merecido altar
    y la sabrá recordar
    por siempre en la eterna vida.

  • EL POETA YUMURINO dijo:

    !! ALICIA,…SEGUIRA BAILANDO !!
    -1-
    La noticia conmovió
    al país y la cultura
    Alicia,… por su altura
    al ballet engrandeció
    su partida aconteció
    a poco de su centenario
    pero deja el legendario
    ejemplo de sabiduría
    que Viengsay defendería
    con orgullo extraordinario.
    -2-
    El nivel,… la maestría
    de la Compañía Cubana
    a la patria engalana
    con respeto y simpatía
    Alicia,… bien mostraría
    al mundo tanto virtuosismo
    pues en ella el conformismo
    jamás la acompaño
    pues a los jóvenes enseño
    con amor y dinamismo.
    -3-
    Su presencia cada día
    siempre estará presente
    como el faro floreciente
    que al bailar nos ofrecía
    con ese candil que ofrecía
    el brillo de su actuación
    con vítores y distinción
    el mundo la fue premiando
    pues,….Alicia seguirá bailando
    ¡! Defendiendo la Revolución ¡!.
    ---000---
    EL POETA YUMURINO
    23 de Octubre de 2019

Se han publicado 3 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Kintto Lucas

Kintto Lucas

Periodista y escritor ecuatoriano-uruguayo. Fue vicecanciller de Ecuador entre 2010 y 2012 y embajador de Uruguay para Unasur, Celac y Alba en 2013. Premio Lationamericano de Periodismo José Martí 1990. Es autor de más de quince libros, entre otros, "Mujeres del Siglo XX", "La rebelión de los indios", "Apuntes sobre fútbol" y "El arca de la realidad, de la cultura del silencio a Wikileaks".

Vea también